terminar

Terminamos, ¿y ahora?

 

Un tema muy recurrente en las conversaciones que he tenido esta semana ha sido el fin de las relaciones, unas veces bien definido, otras ni tanto, pero al final tienen en común que nos sacan de nuestra zona de confort y nos hacen cuestionarnos sobre muchas cosas. Pero, ¿qué podemos hacer cuando esto sucede para acostumbrarnos al espacio que deja la costumbre de la presencia del otro? Ese es el tema de hoy.

Primero es importante que tengamos un tiempo a solas para observar de forma objetiva la relación y los sentimientos que hemos tenido durante el tiempo que hemos estado juntos, pues esto nos lleva a entender que debemos hacer algunos ajustes en varios aspectos de nosotros mismos, desde decidir qué esperamos de una relación hasta definir los principios básicos que la misma debe tener como base, esto es lo que nos lleva a decidir con más asertividad en qué momento podemos dar el paso para entrar en una nueva relación.

Después de haber encontrado los motivos que nos llevaron a la relación, y las necesidades por detrás de ellas, es importante que logremos soltar lo que ya no hace parte de nuestra construcción, en muchos casos guardamos la esperanza de volver porque no tenemos la certeza de lo que queremos construir, por eso es tan importante que aprendamos a ser claros y coherentes con nosotros mismos, para poder expresar eso a los otros.

Por último, es necesario asumir nuestra responsabilidad sobre todo lo que ha sucedido, aceptar que mientras seamos los mismos a nivel de creencias y emociones no hay como mantener cambios, que agraden al otro, que nos hagan sentir bien con nosotros mismos a largo plazo. Nosotros cambiamos por una necesidad interna de estar más alineados con nuestro propio momento, los otros sólo pueden ser una inspiración para nuestro cambio pero somos nosotros quienes decidimos cuándo es hora de hacerlo, y si eso nos permite fluir con nuestros principios y valores.

Para finalizar, veamos algunos pasos que han resultado útiles en la vida de las personas que conozco que han terminado sus relaciones, y en mi vida después de haber terminado una relación de 9 años:

  1. Dedicar el tiempo que pasaríamos con la persona a hacer algo que nos guste hacer solos. En mi caso, y en el personas que conozco, escribir siempre ha sido un momento de reconexión conmigo misma, me permite canalizar cualquier emoción y hasta darme cuenta de cosas que siento, de las que no era consciente. Cualquier actividad que nos sirva como forma de expresión puede ser útil para el proceso de conocernos a nosotros mismos.
  2. Permitirnos conectarnos con personas diferentes a nuestros amigos y familia para ampliar nuestros puntos de vista.
  3. Darnos el espacio y el tiempo para hacer, practicamente, “NADA”, esos momentos sin compromisos en que podemos fluir con nuestra propia compañía nos abren nuevas posibilidades.

Es importante entender que el sentimiento que hemos construido por la persona permanece, siempre continua como parte de nosotros, simplemente sabemos que necesitamos seguir adelante transformando los límites de la relación para continuar nuestro propio trabajo de autoconocimiento y evolución.

Tenemos siempre la posibilidad de buscar diferentes formas de relacionarnos con el mundo, podemos escoger vivir pudiendo ser quien realmente somos, con transparencia y sinceridad, y conocer personas que escogen ese camino también, pues es así que podemos construir bases sólidas y potenciadoras.

Con amor,
Ángel

Contacto:

Email: empowered.angel@outlook.com
WhatsApp: +57 305 3715480

Artículos PEAhttps://empoweringangle.com/category/angel/
Linkedinwww.linkedin.com/in/empoweredangel
Instagramhttps://www.instagram.com/empowered.angel/
Facebookhttps://www.facebook.com/empowered.angel0/

 

Comenta