Archivo de la etiqueta: transmutacion

Historia de un Ser…

Hoy te cuento la historia de un ser en estado alterado que vivía en lo alto de un cerro y que empezó a cantar odas al viento. Apaciguaba su ser el intenso entendimiento de que es su expresión que lo llena de amor. Ya entendida la materia, percibió que cuando lo hacía circulaba su energía y lo ponía en estado de alegría y plenitud.

Este es el relato de una dinámica fácil y práctica, de cómo nos transformamos reviviendo los momentos motivacionales simples, que siempre hemos cargado en nuestro corazón. Cuando hacemos lo que nos nace del corazón elevamos nuestra frecuencia vibratoria de paz, entramos en un estado de flujo y reconexión con nosotros mismos y todo lo que existe alrededor.

Haciendo cosas simples como cantar, reír, cocinar, compartir, leer, escribir, o cualquier otra cosa que hagamos con amor, logramos sentir nuevas dimensiones de las mismas situaciones y percibir nuevos aspectos de las mismas personas. Es maravilloso percibir como simples acciones inclusivas pueden expandir nuestra percepción y enseñarnos que siempre hay otras maneras de canalizar la energía, como destinándola a construir hábitos que nos hagan sentir más conectados con todo y todos a nuestro alrededor.

Hagamos una lista de todo lo que nos aleje de estar tranquilos y otra de todo lo que nos genera paz. Volvamos hábitos diarios todos los que nos conecten con la fluidez del momento presente y empecemos a ejercitar la expresión desde nuestro corazón (integridad, coherencia, transparencia y respeto) (clic aquí para leer sobre empoderar hábitos).

Con amor,
Ángel

Transmutando la Palabra Corrupción

Para transmutar la corrupción necesitamos entender realmente lo que es, ya que muchos nos hemos referido a ella aplicándola exclusivamente a las personas que están en el poder y que tienen acceso a dinero en grandes cantidades, sea en una empresa o en la política, y el término en realidad permea la sociedad, pues el gobierno de cada lugar es un reflejo de lo que domina en el grupo que es representado a nivel interior, así que si queremos cambios en la manera en que nos organizamos como humanidad es necesario que aprendamos a ser más íntegros, desde la raíz.

Corromper es alterar la forma de algo, aparecen otras definiciones de la misma RAE enfocándose en el aspecto negativo como dañar, pervertir, etc., pero la base es la alteración. Usando la definición como base podemos entender que la corrupción como tal no es mala, podemos hacerla constructiva alterando la forma de algo para que podamos construir juntos.

De acuerdo con la definición, la corrupción para el lado negativo podría representarse como una incoherencia, ¿decimos algo y no lo hacemos?, ¿irrespetamos las leyes cuando no nos están viendo?, ¿nos mostramos como salvadores y/o buenas personas para aprovecharnos de los demás o de las situaciones (o para mejorar nuestra imagen)?, ¿tomamos las cosas de otros porque consideramos que no las necesitan, ya que tienen dinero para comprarlas?, ¿queremos un mundo mejor, pero esperemos que los otros emprendan las acciones para mejorarlo?, ¿somos incoherentes de alguna manera en lo que sentimos, pensamos, decimos y hacemos?, ¿creemos que siempre el fin justifica los medios?

La propuesta de hoy, con la intención de que asumamos la responsabilidad de ser más íntegros a cada minuto, es que apliquemos la corrupción con su definición constructiva, que alteremos la forma de todo aquello en nuestras vidas que ha dejado de construirnos para que hagamos parte efectiva del cambio que queremos con nuestra iniciativa propia. Para esto no necesitamos seguidores, ni grupos, apenas compromiso y amor con nosotros mismos, así, con el tiempo, percibimos que tenemos un impacto constructivo en todo, y todos, lo que nos rodea. Aquí hay algunas maneras de empezar a transmutar la palabra corrupción de una manera constructiva:

  1. EXPRESARNOS COHERENTEMENTE: podemos usar nuestro canal de expresión (cuerpo) para transmitir de manera asertiva, con gestos, acciones y palabras lo que sentimos, con la intención de construir desde nuestro corazón (clic aquí para leer sobre conectarnos a nuestro corazón). Recordemos hacer coherente nuestra intención, alinear sentimiento, pensamiento, palabra y acción.

  2. NUTRIRNOS COHERENTEMENTE: nuestras células necesitan mucho menos de lo que creemos (clic aquí para leer sobre nutrientes y alimentos necesarios para el funcionamiento apropiado de nuestras células) y al dar prioridad a lo que necesitamos disminuimos el consumo de alimentos innecesarios, lo que impacta constructivamente nuestra salud y la del planeta, pues aumentamos nuestra energía y generamos menos desechos inorgánicos, entre otras cosas.

  3. RELACIONARNOS COHERENTEMENTE: cuando nos conectamos con nuestros talentos, y principios, nos sentimos naturalmente más conectados con el respeto por todo, lo que consecuentemente nos lleva a relacionarnos con personas conectadas a sus talentos y principios, cuando esto ocurre cada momento de cualquier relación de nuestra vida nos abre la mente a una nueva perspectiva, pues dejamos de querer tener la razón para querer compartir y crecer juntos. RELACIONÁNDONOS COHERENTEMENTE CON NOSOTROS MISMOS NOS RELACIONAMOS COHERENTEMENTE CON EL MUNDO (click aquí para leer sobre construir con solidez) .

  4. USAR LOS RECURSOS COHERENTEMENTE: necesitamos mucho menos de lo que alguna vez imaginamos, por eso es esencial que evaluemos constantemente la manera de mantener en nuestra vida apenas lo necesario. El hecho de que pensemos que necesitamos tanto nos carga con muchas emociones que vienen de nuestro miedo a la escasez, cuando tenemos confianza en nosotros mismos de manera integral todo se transforma (Clic aquí para leer sobre transformar necesidades no tan necesarias).

Estos cuatro puntos han sido mi brújula los últimos meses, he percibido que vivir una vida coherente en todos los aspectos hace parte de la tranquilidad, de manera consciente o inconsciente, y de que cada pequeña acción puede hacer una gran diferencia desde adentro hacia afuera. ¿Y tú, qué practicas que tiene un impacto constructivo en el mundo?

Con amor,
Ángel

Transmutación del Ser: 4 aspectos para conectarnos con quienes realmente somos

Nuestra vida es una construcción personal que puede ser inconsciente o consciente. Todo lo que se manifiesta es nuestra responsabilidad, depende de nosotros decidir asumirlo de manera consciente para conectarnos con quienes realmente somos e desapegarnos de quien creemos ser.

Ser quienes realmente somos es reconocer que la responsabilidad sobre lo que pensamos, sentimos y expresamos es nuestra, las decisiones de todo lo que existe en nuestra vida las hemos tomado nosotros (así a veces no parezca, basta apenas una decisión para cambiar el presente). Para eso debemos ser lo más conscientes que podamos sobre nuestro propio sistema de percepción, entender cómo funciona nos lleva a una comprensión más profunda de nosotros mismos (clic aquí para comprar el libro 7 Niveles Para el Empoderamiento Personal).

Para entender mejor quienes realmente somos es necesario percibir, integrar y transformar conscientemente estos 4 aspectos:

  1. Creencias: los filtros que impactan nuestra percepción del mundo.
  2. Emociones: reacciones que nos llevan a tomar decisiones de manera mental e impulsiva.
  3. Acciones: la manera en que nos nutrimos, nos fortalecemos, nos enfocamos y usamos el cuerpo para expresarnos.
  4. Palabras: las opiniones e ideas que transmitimos.

Nuestra verdadera esencia está en nuestro estado de flujo y paz, a medida que ampliamos nuestra perspectiva, escogemos la mentalidad, el sentimiento y la expresión más alineados a nuestra verdad, volviéndonos más coherentes con nuestro deseo de integración de corazón (clic aquí para leer sobre coherencia).

Contribuyamos y seamos auténticos, trabajemos por un mundo más consciente.

Con amor,
Ángel