Archivo de la etiqueta: salud

Nuestro Cuerpo

Más allá de lo que sabemos de nuestro cuerpo desde afuera encontramos nuestra configuración personal, la forma en la que responde nuestro cuerpo a lo externo desde el modelo mental y emocional que hemos construido (clic aquí para leer sobre empoderamiento personal).

Los motivos por los que manifestamos cualquier tipo de alteración en nuestro cuerpo son variados, pues todos tenemos nuestra propia construcción, lo esencial aquí es dejar de acostumbrarnos a la incomodidad, para comprometernos a identificar los hábitos mentales y emocionales que nos llevan hasta ella (clic aquí para leer sobre sinceridad con nosotros).

Los escapes a nuestra realidad emocional nos llevan a excesos, una mente que nos da la razón en todo y justifica nuestro comportamiento puede ser la principal causa de todas nuestras alteraciones (clic aquí para leer sobre costumbres).

Para empezar a explorar nuestra propia condición corporal, podemos percibir los pensamientos que surgen cuando sentimos incomodidad en el cuerpo y cambiar el hábito de alimentarlos a integrarlos, entendiendo que es una decisión y que esa energía enfocada en ellos puede aumentar nuestro sentimiento de paz (clic aquí para leer sobre pensamientos y emociones).

¿Lo que pensamos, decimos y hacemos en cada momento es una decisión que viene completamente de nuestra paz interior? (Clic aquí para leer sobre paz total)

3 preguntas para desapegarnos de creencias alimentarias

Ahora que seguimos los 4 pasos para expandir nuestra consciencia nutricional (clic aquí para leer sobre la expansión de la consciencia nutricional) podemos enfocarnos en la importancia de trabajar el DESAPEGO.

Hemos tenido los mismos hábitos por mucho tiempo, algunas veces sin saber exactamente el porqué y otras pensando que lo que consumimos es “bueno para la salud“. Gracias al ejercicio de la consciencia podemos percibir que cada cuerpo reacciona de manera diferente, así como las personas reaccionamos de maneras diferentes a una misma situación.

El cuerpo es sabio, muchas veces esa sabiduría comienza en el mismo momento en que vemos o comemos algo. La idea de una nutrición consciente es saber cuáles de los alimentos que nos gustan, y nos sientan bien, tienen más nutrientes, para así enriquecer nuestra dieta y transformarla en una fuente de energía más eficiente.

A partir de ahora, la invitación es para que nos desapeguemos de lo que creemos a cerca de la alimentación para que podamos abrir nuestra mente a la idea de la nutrición. Hagámonos 3 simples preguntas:

  1. ¿Qué comemos sólo porque dicen que es bueno para la salud?
  2. ¿Es realmente bueno para nosotros?
  3. ¿Disfrutamos su sabor y nuestro cuerpo reacciona bien cuando comemos eso?

Creemos hábitos basados en la integración del conocimiento científico y de nuestra sabiduría natural (clic aquí para leer sobre micronutrientes y renegeración celular). Hoy en día mi dieta está enfocada en el consumo de frutas, frutos secos, semillas y granos, con alto contenido de micronutrientes. ¿Y tu dieta? ¿Qué comes todos los días y por qué lo comes?

Con amor,
Ángel

Micronutrientes Parte 2: Regenerando nuestras células

Ahora que entendemos que para nutrirnos mejor necesitamos comer menos pero con más calidad (clic aquí para leer la primera parte de la serie Micronutrientes) podemos entender mejor como se integran los alimentos funcionales para potenciar la regeneración celular.

Nuestras células se regeneran si nosotros les damos el ambiente apropiado y el tiempo para hacerlo, es por eso que debemos evitar los excesos, tanto de cosas consideradas “buenas” como de las consideradas “malas”, todo lo que nuestro cuerpo realmente necesita a nivel nutricional (micro y macronutrientes) debe ser consumido de manera consciente en la medida apropiada para nuestro propio cuerpo, es por eso que es tan importante percibir las reacciones que surgen a cada alimento que consumimos por separado, considerando que puede tener reacciones desde el momento en que lo olemos hasta el momento en que sale totalmente del cuerpo (clic aquí para leer el artículo sobre expansión de la consciencia nutricional).

Ahora imaginemos que cada hábito constructivo que tenemos (nutrirnos, respirar mejor, hacer alguna actividad física, cuidar nuestra salud emocional, dormir mejor) está potenciando la regeneración celular y manteniendo el funcionamiento de nuestro cuerpo estable, y que cada hábito destructivo que tenemos (consumir alimentos vacíos, fumar, beber en exceso, mantenernos emocionales, respirar de manera inadecuada, ser sedentarios, dormir mal) está degenerando cada vez más cada una de nuestras células y, consecuentemente, nuestros órganos, causando alteraciones en el funcionamiento de nuestro cuerpo que lo llevan a estados en que no podemos continuar empoderados de nuestra propia vida, pues somos cada vez más dependientes de lo que nos ayude a recuperar nuestro estado natural de salud (que nosotros mismos hemos deteriorado con nuestros hábitos destructivos, y que por lo tanto podemos revertirlos).

Entendiendo mejor que podemos asumir la responsabilidad por realmente cuidar nuestro cuerpo, como prioridad principal, ya que si tenemos salud podemos desempeñarnos mejor en lo que amamos hacer, veamos cómo los alimentos funcionales, aquellos llenos de nutrientes esenciales que potencian nuestra salud, nos asisten en construir un ambiente apropiado para que nuestras células continúen su proceso de regeneración trayendo salud a nuestro cuerpo y niveles más altos de energía:

  1. APORTE DE ENERGÍA LIMPIA: Al consumir alimentos naturales, ricos en micro y macronutrientes, que sean aceptados por las células, ellas continúan su proceso de obtener lo que necesitan sin tener que combatir aquello que no pueden aceptar, por lo tanto su energía es limpia y enfocada en mantener su proceso funcional en nuestro cuerpo. Esto lo hacen principalmente las frutas, los vegetales, los cereales, los frutos secos y las semillas, por su alto contenido en carbohidratos y grasas saludables.

  2. CRECIMIENTO Y REGENERACIÓN: Mientras nuestro cuerpo está en crecimiento necesita materia para que las células se dividan y logren formar las estructuras necesarias, cuando llegamos a la edad adulta las células necesitan la materia apropiada para mantenerse en constante regeneración y para renovar células muertas de órganos como la piel. Para el crecimiento y la regeneración los principales alimentos son los cereales, los frutos secos, las semillas y el agua (mineralizada), por su alto contenido de proteínas y minerales.

  3. REGULACIÓN: Dentro de las células ocurren reacciones químicas que necesitan, especialmente, la presencia de vitaminas para ocurrir. Aquí encontramos la necesidad de consumir frutas, frutos secos, vegetales y agua, por su alto contenido en vitaminas y minerales.

Yo llevo una dieta basada en frutas, vegetales, cereales, frutos secos, semillas germinadas, y la cantidad apropiada de agua mineralizada para mi cuerpo, que es donde puedo encontrar todos los nutrientes que necesito, lo único que consumo de fuente animal son huevos (una o dos veces por mes), pues son mi fuente de vitamina B12 (por ahora), ya que prefiero alimentarme apropiadamente a tener que incluir cualquier tipo de suplemento en mi dieta. ¿Y tú?, ¿en qué basas tu dieta?, ¿te funciona?

Energía Extra: 7 carbohidratos para tener una salud perfecta

Ya hemos leído sobre la importancia de las proteínas en nuestra dieta, ya que son ellas las responsables por la regeneración celular (clic aquí para leer el artículo completo), lo que hace que su consumo sea esencial.

Ahora conozcamos un poco mejor los carbohidratos. Los carbohidratos son otro macronutriente importante para el cuerpo. En el libro Nutrición Humana en el Mundo en Desarrollo (disponible en Español en la página de la Organización de las Naciones Unidas Para la Agricultura y la Alimentación – FAO), el Profesor de Nutrición Internacional, Michael C. Latham dice que los carbohidratos son compuestos que contienen carbono, hidrógeno y oxígeno. Durante el metabolismo se queman para producir energía, y liberan dióxido de carbono (CO2) y agua (H2O). Los carbohidratos en la dieta humana están sobre todo en forma de almidones y diversos azúcares. Los carbohidratos se pueden dividir en tres grupos:

  • monosacáridos, ejemplo, glucosa, fructosa, galactosa;
  • disacáridos, ejemplo, sacarosa (azúcar de mesa), lactosa, maltosa;
  • polisacáridos, ejemplo, almidón, glicógeno (almidón animal), celulosa.

Los carbohidratos representan energía para el cuerpo. Una manera inteligente de consumir carbohidratos sería conocer cuáles son más ricos en nutrientes y son mejor aceptados por el cuerpo de las personas de acuerdo a la dieta del tipo sanguíneo. A continuación vemos una lista de 7 alimentos que mejoran nuestros niveles de energía y nutrición en el cuerpo:

  1. Arroz Integral
  2. Nueces del Nogal
  3. Uvas
  4. Nueces de Macadamia
  5. Piña
  6. Pera
  7. Linaza

Simples alimentos pueden mejorar notablemente las funciones de nuestras células y, consecuentemente, de nuestro cuerpo. Invirtamos en nuestra nutrición y mantengamos perfecta nuestra salud.

FUENTES:

Con amor,
Ángel

Regeneración Celular: 6 alimentos para aumentar la ingestión diaria de proteína

<

p style=”text-align: justify;”>

Todos somos diferentes y es importante que aprendamos a entender las señales de nuestro cuerpo para alimentarlo de una manera más eficiente. Siguiendo los 4 pasos para expandir la consciencia nutricional (clic aquí para leer el artículo completo) logramos ponernos en contacto con la reacción que los alimentos causan y, así, integrarlo a nuestra dieta. Recordemos que es necesario desapegarnos de algunas creencias limitantes (clic aquí para leer el artículo sobre creencias) con respecto a ciertos alimentos que parecen hasta milagrosos, como vimos en los artículos anteriores, para poder transformar efectivamente alimentación en nutrición (clic aquí para leer sobre regeneración celular y micronutrientes).

Vamos a definir alimentación y nutrición para entender la diferencia. La alimentación consiste en consumir sustancias para mantener nuestras funciones vitales, es la manera en que le damos energía al cuerpo. La alimentación ocurre, principalmente, basada en la consciencia de los macronutrientes, proteínas, carbohidratos y lípidos (grasas). La nutrición consiste en proporcionar sustancias necesarias para nuestra conservación y crecimiento, aquí percibimos el cuerpo como un organismo en constante estado de evolución y regeneración que necesita macro y micronutrientes, vitaminas y minerales, para poder conservar el equilibrio y, consecuentemente, crear un estado de salud perfecta.

Conozcamos un poco sobre las proteínas y su importancia en nuestra dieta. En el libro Nutrición Humana en el Mundo en Desarrollo (disponible en Español en la página de la Organización de las Naciones Unidas Para la Agricultura y la Alimentación – FAO), el Profesor de Nutrición Internacional, Michael C. Latham, dice lo siguiente sobre las proteínas. Las proteínas contienen carbono, hidrógeno, oxígeno, nitrógeno y, a menudo, azufre. Son muy importantes para el crecimiento y la reparación de los tejidos corporales. Las proteínas son el principal componente estructural de las células y constituyen la mayor porción de sustancia de los músculos y órganos (aparte del agua).

Las proteínas son necesarias:

  • para el crecimiento y el desarrollo corporal;
  • para el mantenimiento y la reparación del cuerpo, y para el reemplazo de tejidos desgastados o dañados;
  • para producir enzimas metabólicas y digestivas;
  • como constituyente esencial de ciertas hormonas, por ejemplo, tiroxina e insulina.

Aunque las proteínas liberan energía, su importancia principal radica más bien en que son un constituyente esencial de todas las células. Todas las células pueden necesitar reemplazarse de tiempo en tiempo, y para este reemplazo es indispensable el aporte de proteínas.

Cualquier proteína que se consuma en exceso de la cantidad requerida para el crecimiento, reposición celular y de líquidos, y varias otras funciones metabólicas, se utiliza como fuente de energía, lo que se logra mediante la transformación de proteína en carbohidrato. Si los carbohidratos y la grasa en la dieta no suministran una cantidad de energía adecuada, entonces se utiliza la proteína para suministrar energía; como resultado hay menos proteína disponible para el crecimiento, reposición celular y otras necesidades metabólicas. Este punto es esencialmente importante para los niños, que necesitan proteínas adicionales para el crecimiento. Si reciben muy poca cantidad de alimento para sus necesidades energéticas, la proteína se utiliza para las necesidades diarias de energía y no para el crecimiento.

Ahora que sabemos la importancia de las proteínas en nuestro cuerpo es necesario que nos hagamos algunas preguntas para saber si estamos consumiendo diariamente una buena cantidad de proteínas:

  1. ¿Qué alimentos consumimos todos los días?
  2. ¿Sabemos si contienen proteína?
  3. ¿Cuál es la cantidad de alimentos con proteína que consumimos diariamente?

Si en nuestra dieta están faltando fuentes de proteína podemos integrar estos alimentos a nuestra dieta:

  1. Almendras (21 grs de proteína en cada 100 grs) – TODOS LOS TIPOS SANGUÍNEOS MENOS AB
  2. Nueces del Nogal (15 grs de proteína en cada 100 grs) – TODOS LOS TIPOS SANGUÍNEOS
  3. Nueces de Macadamia (8 grs de proteína en cada 100 grs) – TODOS LOS TIPOS SANGUÍNEOS
  4. Maní (26 grs de proteína en cada 100 grs) – TIPOS SANGUÍNEOS A y AB
  5. Linaza (14 grs de proteína en cada 100 grs) – TODOS LOS TIPOS SANGUÍNEOS
  6. Huevos Cocidos (13 grs de proteína en cada 100 grs) – TODOS LOS TIPOS SANGUÍNEOS

Recordemos que mientras más limpio esté nuestro intestino mejor se dará la absorción de nutrientes, por eso es importante mantener una dieta saludable con cantidad suficiente de agua y fibras (clic aquí para leer el artículo sobre absorción de nutrientes).

<

p style=”text-align: right;”>Con amor,
Ángel

FUENTES:

El poder de la gratitud

¿Nos damos cuenta de las bendiciones que tenemos en nuestra vida? , muchas veces el día a día, la cotidianidad, el corre corre entre labores nos hacen (o más bien permitimos) dejar de lado lo esencial, que en general “es invisible a los ojos” y podemos caer en centrarnos en las circunstancias que no van quizás como realmente quisiéramos o deseamos. Sintiendo de manera negativa, con comportamientos y palabras que mas que construir en beneficio de obtener resultados positivos nos sumergen en ciclos de negatividad en todo lo que nos rodea … por ello es tan importante el “Poder de la gratitud”, practiquemos día a día el agradecimiento. Agradecer el nuevo día en que amanecemos, agradecer a nuestro cuerpo las funciones que ejecuta constantemente para que el organismo funcione, agradecer nuestro ser, nuestro espíritu, agradecer la lluvia y el sol… el alimento… Practicar agradecer los inconvenientes que se presentan, los cuales nos llevaran a un resultado mucho mejor de lo esperado, porque desde la esencia del corazón y con la certeza de que la vida es cíclica, desde el agradecimiento logramos llegar a donde deseemos. Recordar …

de lo que entregamos recibimos, como el símbolo infinito… todo va y regresa, así que no esperemos a cambio, porque la vida se encarga de devolvernos lo que entregamos!