Archivo de la etiqueta: sabiduría

Manifestando La Verdad de Nuestro Corazón

A medida que crecemos y nos conocemos con más profundidad a través de nuestras decisiones y experiencias, logramos identificar aquello que nos mantiene en nuestra paz y lo que nos saca de ella, sea positiva o negativamente. Este proceso de autoconocimiento y autoanálisis es esencial para que aprendamos a identificar la verdad de nuestro corazón y la “verdad” que viene de nuestro sistema de creencias (que ha construido nuestro mundo emocional de manera inconsciente, y muchas veces bastante desalineado de nuestro corazón, principalmente por la creencia de la separación).

Así como podemos conectarnos con lo que nuestra mente cree que es nuestra realidad (pertenecer a extremos para segregar por el deseo de competir y comparar), podemos conectarnos con la sabiduría integral de nuestro corazón, aquella que nos lleva a actuar desde nuestra paz para aprender de manera objetiva sobre nuestra experiencia desde nuestra percepción personal, desde la integridad, alineada al contexto, colocando nuestra mente a su disposición para construir desde la autenticidad en unidad y efectivamente contribuir.

Para manifestar la verdad de nuestro corazón es esencial que nos conectemos conscientemente con nuestro sistema perceptivo, aquí comparto estas simples acciones que podemos integrar para entender que nuestra vida depende menos de las opiniones personales (de nosotros y de los demás) cuando la vivimos desde la transparencia, el respeto, la integridad y la coherencia:

  1. FLUIR CON CONSCIENCIA: para fluir con consciencia es necesario que instalemos la creencia de actuar desde la integridad, la coherencia, el respeto y la transparencia, pues así sintonizamos nuestra mente con la frecuencia vibratoria del corazón. Teniendo esta creencia que potencia nuestro corazón desde la mente, necesitamos percibir las señales que recibimos a través de nuestro sistema perceptivo e ir fluyendo donde sentimos verdadera paz (si tenemos muchas opciones, necesitamos aumentar nuestra afinación con el corazón, para esto hay un ejercicio que ha sido útil para mi [clic aquí para aprender el ejercicio de integración de emociones], pues integra las vibraciones de emociones y pensamientos que generan distracción en cualquier extremo para volver a nuestro centro).

  2. AJUSTAR NUESTRA COHERENCIA: nuestro corazón sabe que todo lo externo es un reflejo de lo interno, que nos muestra si es necesario hacer un ajuste o si estamos en el camino apropiado para nosotros, por esto, para potenciar la sabiduría de nuestro corazón a través de la mente, debemos instalar la creencia de que todo lo que juzgamos, u opinamos, positiva o negativamente, es un reflejo de nosotros que nos permite aprender y ajustar nuestra vibración desde nuestra experiencia personal. Por ejemplo, queremos paz y responsabilizamos a todo alrededor porque ella no se manifiesta, pero estamos llenos de conflictos internos, por lo tanto, la ausencia de conflictos externamente sólo se manifiesta cuando hemos encontrado nuestra paz interna, que es aceptar e integrar todo lo que realmente somos al contexto social en el que estamos, como agentes constructores parte del todo. Aquí podemos integrar nuevamente el ejercicio del punto anterior para entender desde nuestra paz lo que necesitamos ajustar en nuestros pensamientos, sentimientos y expresión (clic aquí para leer sobre nuestra coherencia).

  3. ALINEAR NUESTRA EXPRESIÓN: para alinear nuestra expresión a la frecuencia vibratoria del corazón es necesario ejercitar maneras diferentes de expresarnos, escuchar con total presencia, comunicar sólo lo que tenemos certeza de que contribuye a la construcción externa de nuestra paz interior, en el momento presente, enfocar nuestra atención en conocernos a nosotros mismos y hacer lo más apropiado desde nuestros talentos y habilidades personales. Instalar la creencia de que nuestros pensamientos, sentimientos y palabras son poderosos nos permite percibir la importancia de alinearlos desde un propósito que permea todas las áreas de nuestra vida para potenciar el deseo de nuestro corazón con toda la intención.

  4. EJERCITAR LA AUTENTICIDAD EN LA UNIDAD: esta es la creencia más importante de todas, pues fortalece nuestro discernimiento para encontrar la medida apropiada de todo en nuestra vida, prepara nuestra mente para percibir la conexión entre todo y todos, para construir el respeto desde nuestros hábitos, para recordar que todas nuestras decisiones tienen un impacto en el sistema, en el todo. Expresando quienes realmente somos las barreras existentes empiezan a caer, y sólo lo verdaderamente esencial para nuestra vida se mantiene y revela su perfecto propósito en nuestra existencia (clic aqui para leer sobre conexión con la neutralidad).

La verdad de nuestro corazón se expresa normalmente en cierto grado de inconsciencia mezclado con nuestros modelos mentales y emociones, depende de nosotros potenciarla desde nuestra mente y estar conscientes de actuar fomentando la integración en todas las áreas de nuestra vida, pues así extendemos ese modelo a la sociedad a través de nuestro ejemplo y creamos maneras más conectivas de relacionarnos como individuos sociales.

Con amor,
Ángel

3 preguntas para desapegarnos de creencias alimentarias

Ahora que seguimos los 4 pasos para expandir nuestra consciencia nutricional (clic aquí para leer sobre la expansión de la consciencia nutricional) podemos enfocarnos en la importancia de trabajar el DESAPEGO.

Hemos tenido los mismos hábitos por mucho tiempo, algunas veces sin saber exactamente el porqué y otras pensando que lo que consumimos es “bueno para la salud“. Gracias al ejercicio de la consciencia podemos percibir que cada cuerpo reacciona de manera diferente, así como las personas reaccionamos de maneras diferentes a una misma situación.

El cuerpo es sabio, muchas veces esa sabiduría comienza en el mismo momento en que vemos o comemos algo. La idea de una nutrición consciente es saber cuáles de los alimentos que nos gustan, y nos sientan bien, tienen más nutrientes, para así enriquecer nuestra dieta y transformarla en una fuente de energía más eficiente.

A partir de ahora, la invitación es para que nos desapeguemos de lo que creemos a cerca de la alimentación para que podamos abrir nuestra mente a la idea de la nutrición. Hagámonos 3 simples preguntas:

  1. ¿Qué comemos sólo porque dicen que es bueno para la salud?
  2. ¿Es realmente bueno para nosotros?
  3. ¿Disfrutamos su sabor y nuestro cuerpo reacciona bien cuando comemos eso?

Creemos hábitos basados en la integración del conocimiento científico y de nuestra sabiduría natural (clic aquí para leer sobre micronutrientes y renegeración celular). Hoy en día mi dieta está enfocada en el consumo de frutas, frutos secos, semillas y granos, con alto contenido de micronutrientes. ¿Y tu dieta? ¿Qué comes todos los días y por qué lo comes?

Con amor,
Ángel

El Camino se Hace más Corto Cuando Tenemos Conocimiento

La impotencia es algo que todos hemos vivido alguna vez en la vida, la cuestión es, ¿qué hemos hecho al sentirla? Siempre tenemos opciones, algunas veces nos hemos congelado al no saber qué hacer, pero otras tal vez decidimos aprender un poco más sobre la situación para entender la manera de hacer algo diferente, puede ser desde algo simple como abrir una botella hasta algo más complejo como las relaciones personales, lo cierto es que cada vez que adquirimos más conocimiento, y lo integramos a nuestra realidad, más corto se hace el camino para lograr lo que nos proponemos.

Para construir una cultura que valore la importancia del conocimiento y la experiencia necesitamos entender que todas las situaciones “milagrosas” (que prometen dinero, sanación, etc.) sin el cambio de hábitos, y de manera “cómoda” y rápida, son un engaño a largo plazo, pues puede ser que lo que se desea aparentemente se logre pero puede volverse un problema de nuevo con el tiempo. Si hoy tenemos determinada condición física, económica o de relaciones, es porque nuestras propias decisiones nos han llevado a ellas, si resolvemos todo mágicamente y continuamos con la misma mentalidad, el mismo nivel de conocimiento y tomando el mismo tipo de decisiones lo más probable es que esas condiciones aparezcan de nuevo, y lo hacen para enseñarnos a entender que el conocimiento es esencial para nuestro desarrollo y para que evaluemos la manera en que nos comportamos, podemos considerarla correcta pero la vida nos muestra lo contrario.

Para entender e integrar la idea de adquirir conocimiento y aplicarlo a nuestra experiencia, veamos algunos indicadores de que estamos aprendiendo a agilizar nuestros propios procesos a través de ese aprendizaje:

  1. ESTADO DE FLUJO: Permanecemos en este estado mientras hacemos todo con el corazón, cada situación que se presenta logramos usarla como una lección para transformar lo que estamos haciendo, sea ajustando el rumbo o aprendiendo algo que nos permita expandir nuestras actividades. Por ejemplo, en el ambiente de trabajo fluyendo en nuestras tareas podemos encontrar nuevas herramientas para agilizar el proceso y transmitirlas a nuestros compañeros. En las relaciones alguna situación o conversación puede llevar a conocer mejor a la otra persona para mejorar la dinámica de la vida a dos. Siempre es posible aprender, basta querer (clic aquí para leer sobre conexión con el corazón).

  2. INTEGRACIÓN: Si percibimos con atención, hay mucha información que llega a nosotros durante el día, y gran parte de ella puede ser muy valiosa para nuestros propios procesos, pero para esto necesita ser integrada. Siempre que encontramos una información, sea cual sea la fuente o el asunto, podemos preguntarnos sobre cómo eso se encaja en lo que estamos viviendo en el momento presente. A medida que vamos conectándonos más con la información que recibimos y ejercitamos la integración, agilizamos nuestros procesos y logramos transmitir de manera más fácil nuestras contribuciones. Todos somos maestros y alumnos (clic aquí para leer sobre Empoderamiento Personal).

Todo tiene su tiempo, así que mientras más presentes estamos (clic aquí para leer sobre mantener la mente en el presente) más fácil es integrar lo que necesitamos para construir, pues está todo el tiempo en lo que vivimos, en lo que percibimos, en lo que creamos. El momento perfecto es ahora, a veces será para recibir y percibir, otras para dar y actuar, todo es necesario, mantengámonos en estado de flujo, y gratitud, y sintamos la diferencia.

Con amor,
Ángel