Archivo de la etiqueta: reconexión

Costumbres

La costumbre puede habernos llevado a abrazar muchos lugares emocionales en nuestra vida, pero también nos puede traer de regreso a casa, reconectarnos con nosotros mismos (clic aquí para leer sobre venir a nosotros).

Podemos cambiar de hábitos un sinnúmero de veces (clic aquí para leer sobre cambio de hábitos), pero hay un hábito que fortalece nuestra confianza en nosotros mismos, intensifica nuestra autosuficiencia, nos lleva a encontrar la medida apropiada para expresarnos y para dar y recibir, es tomar cada decisión desde nuestra paz.

Decidir desde nuestra paz nos lleva a aceptar que estamos en constante movimiento, más allá del tiempo y del espacio, y que la única forma de encontrar paz afuera es seguir la paz que sentimos dentro en el presente.

La costumbre de decidir desde nuestro sentimiento de paz revela una faceta tranquila y conectada de nosotros mismos. Nuestra integridad nos lleva a permanecer en un estado de flujo en el que en todo momento encontramos recreación integrada a nuestra creatividad y a la forma de contribución personal desde nuestra autenticidad (clic aquí para leer sobre recreación).

Regulando el Metabolismo con el Yodo

En este viaje por los minerales hemos conocido un poco más sobre el Calcio (clic aquí para leer sobre el calcio) y el Hierro (clic aquí para leer sbre el hierro), y su importancia para el cuerpo. Hoy el asunto es el YODO. El cuerpo de un adulto contiene un promedio de alrededor de 20 a 50 mg de yodo, y su mayor parte se encuentra en la glándula tiroides. El yodo es esencial para la formación de la hormona tiroidea que secreta esta glándula, que es importante para la regulación del metabolismo. Las hormonas de la tiroides en los niños apoyan el crecimiento y desarrollo normal, incluso el desarrollo mental.

Es importante conocer cómo optimizar la absorción del yodo y los alimentos que contienen mayores concentraciones del mineral.

  1. El yodo es mejor absorbido cuando nuestro intestino se encuentra balanceado, esto lo logramos invirtiendo en el consumo de alimentos más naturales y orgánicos (si es posible) y consumir la cantidad de agua y ómegas suficientes para mantener nuestro intestino en movimiento.
  2. Los alimentos de origen marino (como las algas) y la sal yodada contienen los mayores niveles de yodo. (una buena porción de sushi, hasta sin tener pescado, es una buena fuente de yodo si tiene algas y sal).

El YODO es uno de los micronutrientes esenciales que necesitamos consumir en la medida apropiada para nuestro propio cuerpo (clic aquí para leer sobre regeneración celular y micronutrientes). Recordemos que nuestro cuerpo tiene una manera especial de reaccionar ante lo que ingerimos, por eso es muy importante hacernos conscientes de lo que es realmente apropiado para nosotros (clic aquí para leer sobre aumentar nuestra consciencia nutricional) Es siempre tiempo de conocer nuestro cuerpo y darle apenas lo necesario, esto hace parte de un proceso de conexión que nos lleva a desarrollar nuestra eficiencia energética, lo que nos permite aumentar nuestros niveles de creatividad y creación.

Con amor,
Ángel

FUENTE: