Archivo de la etiqueta: percepción

Compromiso

El compromiso es una idea que podemos ampliar para conectarnos cada vez más con nuestra paz interior y construir relaciones más alineadas con la confianza en nosotros mismos y en la contribución y construcción social.

Cuando nos comprometemos con algo o con alguien, existe la posibilidad de que al hacerlo dejemos de estar presentes para nosotros mismos, pues el hecho de comprometernos nos hace sentir obligados a estar ahí siempre para esa situación o persona, incluso cuando no hay manera de contribuir y no sentimos paz.

El compromiso esencial para construir desde nuestra paz interior debe ser con nosotros mismos, con la paz que sentimos en el presente sobre cada persona y situación, pues así percibimos que nuestras decisiones no dependen de lo que creemos de las personas o situaciones, sino de la paz interior en el presente, lo que incluye lo que somos conscientes que hemos percibido y lo que no (clic aquí para leer sobre sinceridad).

Todos tenemos la libertad de decidir, si lo hacemos desde la paz ejercitamos nuestra confianza en nosotros mismos para crear la realidad en paz que vivimos (clic aquí para leer sobre decisiones).

Sobre Responsabilidad

Asumir la responsabilidad por decidir de manera coherente con nuestra paz, requiere de nuestra atención a lo que pensamos, sentimos y expresamos en todo momento. Para construir con otros podemos ir más allá de las obligaciones que creamos desde lo que pensamos que necesitamos.

Cuando confiamos en nuestras decisiones para construir en el presente de forma sostenible, aumentamos la confianza en nosotros mismos y el nivel de responsabilidad por todo con lo que nos comprometemos desde la convicción y la certeza de que estamos listos para contribuir alineados a nuestra paz y al contexto presente.

Es esencial confiar en nuestra construcción personal para poder confiar en la construcción personal de todos los individuos de la sociedad y así poder construir juntos desde la libertad de ser quienes somos desde nuestra integridad.

Desde nuestra paz entendemos la medida apropiada entre dar y recibir, nos relacionamos desde la certeza de que estamos donde queremos estar y aprendemos que nuestra palabra tiene valor y que somos responsables por nosotros mismos.

Más allá de las etiquetas


Nuestra mente busca definir todo lo que vivimos para fortalecer nuestra identidad, pero podemos entrenarla para que se identifique con la seguridad de vivir en el presente.

Vivir en el presente implica entender que todo está en constante movimiento y que al mismo tiempo hay consistencia cuando construimos desde nuestra paz interior.

Somos todo, tenemos el potencial de construir paz dirigiendo nuestros recursos, de manera consciente, hacia ese propósito, las etiquetas integradas potencian esa construcción, estar totalmente alineados con cada una de nuestras decisiones de pensamientos, sentimientos, palabras y acciones es la base para ser la paz que queremos del mundo.

Nuestra experiencia más allá de las etiquetas revela nuestras verdaderas afinidades y nuestra autenticidad, nos permite aceptar que somos más de lo que pensamos y nos lleva a ampliar nuestra percepción sobre nuestra realidad.

La evidencia está en nuestra experiencia, depende de nosotros percibirla y decidir sintonizar con aquello que realmente queremos construir.

Integridad



Más allá de los modelos existentes, con los que nos identificamos tratando de encajar en la sociedad, está nuestra integridad. Para experimentar la integridad en nuestra vida, es esencial ampliar nuestra percepción sobre algunos temas, pues sólo así podemos aceptarnos como realmente somos y construir desde nuestra paz.

Nuestra mente abraza lo que nos parece bueno y rechaza lo que nos parece malo. Esto es diferente para cada uno de nosotros, por ejemplo, pudimos haber nacido en una familia que consideramos buena y nos apegamos a ella y otros en una familia que consideran mala y la rechazan, incluso hay hijos de los mismos padres que se apegan o rechazan desde su propia percepción y su búsqueda de aprobación externa.

Mientras más nos conocemos, mejor entendemos el papel de nuestra mente. Lo que en un momento consideramos bueno y nos genera apego, en otro momento podemos considerarlo malo y rechazarlo, por lo tanto la única identidad verdadera viene de la aceptación de todo lo que somos para poder decidir desde nuestro verdadero deseo de paz en el presente.

Para vivir desde la integridad, nuestra mente debe estar receptiva para entender lo que sucede como es y a partir del sentimiento de paz decidir la manera más apropiada de actuar en el presente. Esto quiere decir que aceptamos todo lo que consideramos bueno y malo en nosotros y lo integramos de la manera más apropiada en el contexto en el que estamos.

Nuestra vida puede ser percibida como un todo, cuando decidimos ser transparentes, coherentes con nuestra paz y respetuosos con nuestro espacio y recursos en todos los niveles, construimos todo a partir de ahí, esa es la base de nuestra autoconfianza y de la construcción integrada de nuestra propia experiencia.

Experiencia Potenciadora

Todos tenemos talentos personales que necesitan ser integrados a la manera en la que nos relacionamos con el mundo, pues sólo así logramos obtener resultados diferentes en nuestros emprendimientos. Para crear nuevas formas de contribuir para la construcción de una sociedad en paz, debemos comenzar a identificar lo que potencia nuestra paz interior, pues al hacerlo, nuestra percepción de éxito y de las bases para nuestra construcción cambian. Negocios sostenibles, transparentes y coherentes son el resultado de personas que invierten en su propia transparencia y coherencia desde la integridad de su esencia. La manera en la que nos relacionamos con
todo y todos alrededor es el reflejo de nuestra relación con
nosotros mismos. En la medida en la que ganamos experiencia en conectar con nuestra paz en el presente, percibimos que nuestras habilidades y nuestra forma de contribuir a partir de ellas se potencia, pues comenzamos a transformar el entretenimiento en recreación y aprendemos de la unicidad de cada momento.

Mente Pacífica

La forma en la que experimentamos nuestra vida está en nuestra mente. Cuando le damos atención a cada pensamiento en nuestra mente, entendemos los motivos por los cuales vivimos de esta manera. Cuanto más pensamos en algo, así nos guste o no, más de eso se manifiesta en nuestra vida, pero, ¿y si enfocamos nuestra mente en la construcción de la paz?

Una mente pacífica está siempre presente para percibir todo como es. Entiende que podemos aprender a nuestro propio ritmo expresándonos alineados con nuestra paz en el presente.

Percibiendo nuestra mente, la conocemos y aprendemos a lidiar con ella de acuerdo con nuestro momento presente y lo que es apropiado que procesemos, estamos abiertos para crear nuestra manera personal de integrarla a nuestra experiencia. Estas acciones son esenciales para una mente pacífica:
  1. Concentrar nuestra mente en nuestra respiración.
  2. Escuchar a todos.
  3. Activar nuestra mente en el modo percepción.


Movernos a la realidad de aprendizaje infinito es esencial para alinear nuestra mente a nuestro propósito de paz. Una mente que entiende que somos únicos como parte de todo, se alinea a si misma a lo que es realmente apropiado para contribuir a través del aprendizaje.

Ejemplo Sólido

Como seres humanos, se percibe la incoherencia que se hace presente cuando no se sabe lo que se quiere y, aún así, se busca una falsa seguridad tratando de controlar todo alrededor. De esta manera, se adquieren mecanismos para transmitir a los demás una imagen diferente de lo que se es y se justifica la hipocresía de predicar sin aplicar.

Todos podemos transformarnos, es una decisión, existe la posibilidad de que seamos una versión diferente, consciente e íntegra de nosotros mismos. Esto requiere mucha reflexión, percepción, transparencia y ejercicio de nuestra voluntad, alineada al propósito de integración y paz. Veamos algunos aspectos para ejercitar ser el ejemplo que queremos del mundo:

  1. Transparencia: percibiendo la decisión que tomamos al responder podemos entender cómo reaccionamos, para poder transformar la forma en que nos expresamos. Podemos responder con la verdad o no responder, es siempre nuestra decisión.(clic aquí para leer sobre ejercitar la transparencia)

  2. Neutralidad: siempre tenemos la opción de enfocarnos en nuestro propio proceso, de construir, de trabajar, de nutrirnos, entonces, ¿es necesario destinar nuestro tiempo y energía para juzgar o criticar, sea negativa o positivamente? No, y el tiempo y la energía que ahorramos son bienvenidos en nuestros proyectos personales. (clic aquí para leer sobre neutralidad)

  3. Respeto: la aceptación y el conocimiento nos permiten aprender a respetarnos desde lo básico que es la nutrición de nuestro cuerpo, de nuestra relación con nosotros mismos y de nuestra relación con el mundo y con los demás.(clic aquí para leer sobre el respeto).

  4. Coherencia: decimos que es importante ser coherentes, pero, ¿somos coherentes entre lo que sentimos, pensamos, decimos y hacemos?, recordemos que la coherencia sólo se logra a través de la integridad y del autoconocimiento, pues lo único que realmente queremos es construir paz desde adentro, lograr vivir la integración de nuestra verdad con la verdad de los demás, alineada al contexto. (clic aquí para leer sobre coherencia).

Escuchando, percibiendo e integrándonos como individuos sociales nos alineamos con la paz que todos deseamos, y que sólo puede ser experimentada en la sociedad cuando la sentimos dentro y aprendemos a expresarla (clic aquí para leer sobre paz).

Con amor,
Ángel

Manifestando La Verdad de Nuestro Corazón

A medida que crecemos y nos conocemos con más profundidad a través de nuestras decisiones y experiencias, logramos identificar aquello que nos mantiene en nuestra paz y lo que nos saca de ella, sea positiva o negativamente. Este proceso de autoconocimiento y autoanálisis es esencial para que aprendamos a identificar la verdad de nuestro corazón y la “verdad” que viene de nuestro sistema de creencias (que ha construido nuestro mundo emocional de manera inconsciente, y muchas veces bastante desalineado de nuestro corazón, principalmente por la creencia de la separación).

Así como podemos conectarnos con lo que nuestra mente cree que es nuestra realidad (pertenecer a extremos para segregar por el deseo de competir y comparar), podemos conectarnos con la sabiduría integral de nuestro corazón, aquella que nos lleva a actuar desde nuestra paz para aprender de manera objetiva sobre nuestra experiencia desde nuestra percepción personal, desde la integridad, alineada al contexto, colocando nuestra mente a su disposición para construir desde la autenticidad en unidad y efectivamente contribuir.

Para manifestar la verdad de nuestro corazón es esencial que nos conectemos conscientemente con nuestro sistema perceptivo, aquí comparto estas simples acciones que podemos integrar para entender que nuestra vida depende menos de las opiniones personales (de nosotros y de los demás) cuando la vivimos desde la transparencia, el respeto, la integridad y la coherencia:

  1. FLUIR CON CONSCIENCIA: para fluir con consciencia es necesario que instalemos la creencia de actuar desde la integridad, la coherencia, el respeto y la transparencia, pues así sintonizamos nuestra mente con la frecuencia vibratoria del corazón. Teniendo esta creencia que potencia nuestro corazón desde la mente, necesitamos percibir las señales que recibimos a través de nuestro sistema perceptivo e ir fluyendo donde sentimos verdadera paz (si tenemos muchas opciones, necesitamos aumentar nuestra afinación con el corazón, para esto hay un ejercicio que ha sido útil para mi [clic aquí para aprender el ejercicio de integración de emociones], pues integra las vibraciones de emociones y pensamientos que generan distracción en cualquier extremo para volver a nuestro centro).

  2. AJUSTAR NUESTRA COHERENCIA: nuestro corazón sabe que todo lo externo es un reflejo de lo interno, que nos muestra si es necesario hacer un ajuste o si estamos en el camino apropiado para nosotros, por esto, para potenciar la sabiduría de nuestro corazón a través de la mente, debemos instalar la creencia de que todo lo que juzgamos, u opinamos, positiva o negativamente, es un reflejo de nosotros que nos permite aprender y ajustar nuestra vibración desde nuestra experiencia personal. Por ejemplo, queremos paz y responsabilizamos a todo alrededor porque ella no se manifiesta, pero estamos llenos de conflictos internos, por lo tanto, la ausencia de conflictos externamente sólo se manifiesta cuando hemos encontrado nuestra paz interna, que es aceptar e integrar todo lo que realmente somos al contexto social en el que estamos, como agentes constructores parte del todo. Aquí podemos integrar nuevamente el ejercicio del punto anterior para entender desde nuestra paz lo que necesitamos ajustar en nuestros pensamientos, sentimientos y expresión (clic aquí para leer sobre nuestra coherencia).

  3. ALINEAR NUESTRA EXPRESIÓN: para alinear nuestra expresión a la frecuencia vibratoria del corazón es necesario ejercitar maneras diferentes de expresarnos, escuchar con total presencia, comunicar sólo lo que tenemos certeza de que contribuye a la construcción externa de nuestra paz interior, en el momento presente, enfocar nuestra atención en conocernos a nosotros mismos y hacer lo más apropiado desde nuestros talentos y habilidades personales. Instalar la creencia de que nuestros pensamientos, sentimientos y palabras son poderosos nos permite percibir la importancia de alinearlos desde un propósito que permea todas las áreas de nuestra vida para potenciar el deseo de nuestro corazón con toda la intención.

  4. EJERCITAR LA AUTENTICIDAD EN LA UNIDAD: esta es la creencia más importante de todas, pues fortalece nuestro discernimiento para encontrar la medida apropiada de todo en nuestra vida, prepara nuestra mente para percibir la conexión entre todo y todos, para construir el respeto desde nuestros hábitos, para recordar que todas nuestras decisiones tienen un impacto en el sistema, en el todo. Expresando quienes realmente somos las barreras existentes empiezan a caer, y sólo lo verdaderamente esencial para nuestra vida se mantiene y revela su perfecto propósito en nuestra existencia (clic aqui para leer sobre conexión con la neutralidad).

La verdad de nuestro corazón se expresa normalmente en cierto grado de inconsciencia mezclado con nuestros modelos mentales y emociones, depende de nosotros potenciarla desde nuestra mente y estar conscientes de actuar fomentando la integración en todas las áreas de nuestra vida, pues así extendemos ese modelo a la sociedad a través de nuestro ejemplo y creamos maneras más conectivas de relacionarnos como individuos sociales.

Con amor,
Ángel

6 Indicadores de Presencia y Gratitud

Para ponernos en contacto con nuevas formas de percibir el mundo es necesario que seamos más conscientes de nuestros propios procesos y de la forma en que ellos influencian nuestra interacción con el medio. En este proceso la mente es esencial, pues como aliada presente puede transformar profundamente lo que consideramos un hecho inevitable y, conectada al corazón, nos enseña a agradecer por todo lo que hay (clic aquí para leer sobre elevar nuestra experiencia).

Traer la mente al presente (clic aquí para leer sobre mente presente) es una de las mejores estrategias para poder percibir que el milagro de la vida está en los pequeños detalles, una sonrisa, un abrazo, un chiste, el sol entrando por la ventana, un té en buena compañía, un paisaje de concreto o de naturaleza que tenemos todos los días al frente, en fin, todo lo que parece igual y rutinario empieza a percibirse como único y maravilloso, sólo podemos percibir la unicidad de cada momento cuando nos permitimos ampliar nuestra percepción.

Aquí tenemos 6 indicadores que nos muestran que estamos más presentes y agradecidos.

  1. Prestamos atención a los más mínimos detalles
  2. Usamos con más intensidad nuestros sentidos para conectarnos con todo y todos
  3. Integramos mejor lo que percibimos y recibimos a lo que vivimos
  4. Percibimos la unicidad de cada momento
  5. Aprendemos más sobre las situaciones que estamos viviendo y las personas con las que nos comunicamos durante el día
  6. Nos transformamos constantemente alineados a nuestro propósito y al contexto social.

Escogiendo vivir la vida desde la gratitud y el aprendizaje infinito nos conectamos con otros ángulos de la misma realidad y logramos reconocer la magia en el ahora. Podemos escoger percibir cada momento como un milagro.

Con amor,
Ángel