Archivo de la etiqueta: pensamiento

Libertad

La libertad es parte de nosotros desde que nacemos. Somos libres de construir nuestra propia vida, y, para esto, es esencial que conozcamos el impacto que tienen nuestros pensamientos, sentimientos y expresión desde nuestra intención.

Cuando sucede algo en nuestra vida, y lo entendemos como consecuencia de nuestras decisiones, logramos aprender a reconocer nuestras motivaciones y a ajustarlas para construir lo que queremos desde nuestra paz.

Construir desde nuestra paz nos permite aprender a nuestro ritmo lo que está alineado con nuestra vida y transforma nuestra relación con nosotros mismos y con el mundo, pues entendemos que cada uno de nosotros tiene la libertad de escoger esta opción de construcción y de tomar las decisiones apropiadas desde su paz en el presente.

La libertad de ser quienes somos es esencial para transformar la sociedad actual, pues percibimos la importancia de enfocarnos en construir vidas más sostenibles en todos los aspectos.

¿Empoderamiento Personal?

Desde que comencé a interesarme intensa y conscientemente en mi proceso de autoconocimiento, he percibido lo importante que es el Empoderamiento Personal. Desde mi percepción, el Empoderamiento Personal es una forma de integración que incluye el mundo interno y externo de cada uno de nosotros. Es conocernos y entendernos, tan profundamente, que logremos conectarnos, de la manera más asertiva y coherente posible, con todos los recursos que tenemos disponibles para integrarlos a nuestro contexto. A partir de este proceso llegamos a entender nuestra propia realidad como una construcción hecha a partir de percepciones, muchas veces regidas por la sociedad, y percibimos el nivel de coherencia que hay entre lo que sentimos, pensamos, decimos, hacemos y vivimos.

He decidido dedicarme a este asunto porque me parece maravilloso el hecho de que podamos migrar de un estado reactivo, crítico, comparativo, competitivo, destructivo y en el que culpamos, a uno activo, de aceptación, de autenticidad, de contribución, constructivo y en el que asumimos nuestra propia responsabilidad (clic aquí para leer sobre responsabilidad). Para mí, el Empoderamiento Personal ha sido la manera más apropiada de asumir mi poder personal desde mi corazón, poniéndome en contacto con la integridad de la totalidad de lo que soy y de como contextualizo eso en mi presente, eso ha sido sorprendente, pues he percibido que todo lo que tenía que pensaba que me haría sentir plena era una cuestión mental que fui construyendo a medida que crecía, ahora que realmente sé quien soy, de corazón, puedo discernir de manera apropiada para dar y recibir con gratitud (clic aquí para leer sobre gratitud).

Este proceso, desde mi percepción, tiene como propósito integrar la mente al corazón, fortalecer la intención, donde pasamos de destruir desde las reacciones emocionales generadoras de conflictos, a construir, a través del pensamiento alineado al sentimiento de paz y unidad, a actuar escogiendo de manera más asertiva las palabras y actos que exteriorizamos. Percibimos quien creemos ser para construir desde quien realmente somos, para poder volver a confiar en nosotros mismos, conociéndonos, respetándonos y aceptándonos totalmente, integrándonos así, de una manera más constructiva, al contexto social en el que vivimos.

Para integrar este proceso en tu vida puedes comprar el libro electrónico, para impresión, 7 Niveles Para el Empoderamiento Personal, donde comparto técnicas e información, fáciles de entender e integrar a la rutina diaria, para conocer e integrar nuestras dimensiones como seres humanos y poder construir con más consciencia desde nuestro corazón (clic aquí para comprar el libro electrónico para impresión).

Con amor,
Ángel

Mente Constructiva: 4 pasos para reprogramar nuestros pensamientos

Para ser y estar conscientes de nuestra expresión (gestos, palabras, actos, emociones) el primer paso es ejercitar la presencia mental, la cual logramos a través de la integración de nuestra percepción del mundo y nuestra atención, como leímos y practicamos en el artículo 4 pasos para mantener la mente en el presente (clic aquí para leer el artículo completo).

Cuando nuestra mente está presente, podemos enfocarla en nuestro propio proceso de construcción, pero ¿cómo puede ser útil?, fácil, vamos a empezar a trabajarlo por partes. En este artículo entenderemos cómo usar la mente presente para reprogramar nuestros propios pensamientos, ya que son ellos los responsables por la tercera parte de nuestro estado de ánimo y nivel de energía (por los otros dos tercios la percepción y la expresión).

Todos hemos crecido en ambientes diferentes y, de forma inconsciente, estamos sometidos, constantemente, a información que nos hace enfocarnos en el lado “destructivo” de la vida. Y, como es lo que más recibimos, vemos que nuestras conversaciones con las personas se vuelven un campo fértil para hablar de los demás, quejarnos, sentir pesar, citar tragedias, en fin, de hablar de cosas que no podemos transformar. Y eso efectivamente influencia nuestro humor y nuestra energía.

Hoy vamos a enfocar nuestra atención en cómo sintonizarnos, conscientemente, con el lado constructivo de la vida para reprogramar nuestros pensamientos (clic aquí para leer sobre empoderamiento de hábitos). Para esto vamos a seguir estos 4 pasos diariamente hasta integrarlos a nuestros hábitos:

    1. Buscar fuentes de información constructiva para remplazar la información destructiva. Puede ser a través de internet, televisión, personas con las que interactuamos, etc. Por ejemplo, en vez de investigar sobre lo que le hace mal al cuerpo, buscar sobre lo que le hace bien.
    1. Percibir los pensamientos que surgen durante el día. Si generan preocupación, ansiedad o cualquier sensación destructiva vamos a buscar motivos constructivos personales para resignificarlos. Por ejemplo, pienso que necesito dinero para pagar una cuenta, veo que puedo organizar una rifa, hacer un trabajo extra o vender algo que no me sirve y me doy cuenta de que puedo conseguir el dinero, entonces enfoco mis pensamientos en la acción que voy a tomar para conseguir la cantidad necesaria, puede ser que hasta consiga más.
    2. Enfocar los pensamientos en nosotros mismos, y en los proyectos en los que estamos involucrados, pues es donde podemos efectivamente asumir la responsabilidad de la transformación. ¿Para qué pensar en los motivos de otras personas, que son responsabilidad de ellas, si podemos estar usando ese tiempo para expandir nuestra consciencia y construir? Pensemos en eso.
  1. Encontrar, por lo menos una vez al día, un lugar en el que admiremos todo lo que percibimos con nuestro sistema perceptivo, y nos sintamos tranquilos, y pensemos en todo lo constructivo que hemos vivido y como podemos integrarlo a nuestra vida, a nuestros proyectos.

Es nuestra decisión escoger con lo que queremos conectarnos (clic aquí para leer sobre conectarnos con nuestro corazón). Entre más personas conscientes de su propia vida y dispuestas a contribuir de manera asertiva, tenemos mejores resultados remodelando el mundo en que vivimos, construyendo todos los días con más asertividad e innovando para transformar lo que sea necesario. Yo elijo conectarme con lo que contribuye para mi integridad para transformar el mundo con la contribución de todos y todo a mi alrededor, ¿y tú?

Compartamos este método fácil con las personas que quieran recuperar su energía y sentirse empoderadas.

4 pasos para mantener la mente en el presente

Cuando interactuamos con nosotros mismos y con todo alrededor es importante ser conscientes de actuar más y reaccionar menos. Hoy vamos a concentrarnos en los pensamientos, lo que pasa por nuestra mente en cada momento.

En el 2016 participé en un entrenamiento para construir una comunicación mas asertiva y el mensaje es muy claro, cargamos diversos filtros de los cuales muchas veces no estamos conscientes, nuestros juicios y comparaciones basados en las propias creencias (que a veces nos da seguridad porque otras personas también las han comprado), y estos filtros hacen que nuestra mente esté siempre reaccionando a lo que vivimos en vez de estar presente (clic aquí para leer sobre decidir por convicción).

Muchas veces, si estamos hablando con alguien, empezamos a juzgar lo que dice, en nuestra mente, sea de manera positiva o negativa, y ya tenemos una respuesta preparada. En algunos casos la persona ni siquiera ha terminado de hablar y ya respondemos (antes de que se nos olvide). Y lo mismo hacemos continuamente en casi todo lo que hacemos. Cocinamos pensando en la hora, nos bañamos pensando en que ponernos, etc., cualquier situación vuelve nuestra mente un ocho cuando no somos conscientes de traerla al momento presente.

Hoy vamos a seguir estos pasos para traer nuestra mente al “aquí y ahora” y entrenarla para que actúe a partir del momento, en vez de reaccionar a partir de los filtros:

  1. Escoger una sola acción para enfocar la atención mental.
  2. Concentrarse en la persona y/o en la acción que está ocurriendo.
  3. Si aparece un pensamiento dejarlo pasar y volver al punto de concentración.
  4. Sentir, con todos nuestro sistema perceptivo, lo que se está viviendo.

A medida que practicamos siguiendo esos pasos, nuestra mente se va habituando al nuevo patrón de comportamiento y cambia nuestro estado de atención y conexión con la vida. Comparte este texto con quien pueda necesitarlo y cuéntanos tu experiencia. ¿Tu mente vive en el futuro, en el pasado o en el presente?

Con amor,
Ángel

Decidiendo por Convicción

En esta última semana he estado presente en situaciones en que he percibido que necesitamos conectarnos con lo que somos, y cómo estamos, en el momento actual y entenderlo como un resultado personal de nuestras propias decisiones. ¿Qué pasaría si en este momento llega alguien que conoce nuestros más profundos deseos y nos vende la idea perfecta para hacerlos realidad?, ¿aceptaríamos de cualquier manera, o evaluaríamos si la idea está alineada a nuestros valores, principios y corazón (clic aquí para leer sobre conexión con el corazón)?, ¿reflexionaríamos sobre el beneficio real que trae al entorno, o nos convenceríamos con nuestra propia mente de que si me hace feliz hace feliz al mundo?

Estamos en una época en que tenemos mucha más información disponible sobre lo que necesitamos y, por lo tanto, podemos decidir de manera más consciente (clic aquí para leer sobre construir paz con consciencia). Además es esencial que nos sintamos a nosotros mismos, pues allí podemos encontrar respuestas que sólo podemos sentir por dentro, que nadie más puede percibir. Pensemos en un momento en que tuvimos que decidir sobre algo y, al pensar en aceptar, todo se nos revolvió por dentro, nuestro cuerpo gritaba “NOOO” y nuestra mente y sus deseos gritaban “SIIIII”; esto es información interior y es necesario que la consideremos y la integremos, coherentemente, con la información externa, para decidir más conectados con nosotros mismos (clic aquí para leer sobre coherencia).

Podemos escoger tomar la decisión apropiada para nosotros dentro del medio en el que estamos, respetando nuestros límites y los límites de los demás, respetando el medio ambiente y las leyes del lugar en que estamos. Recordemos que TODO, LO QUE SENTIMOS, PENSAMOS, DECIMOS Y HACEMOS, TIENE UN IMPACTO INTERNO Y EXTERNO, entonces ¿estamos dispuestos a tomar decisiones que impacten constructiva y sosteniblemente a nosotros mismos y a todo a nuestro alrededor?

Todo en la vida requiere una construcción, lo que funciona para unos no funciona para otros, por eso es muy importante que aprendamos a través de nuestra experiencia. Podemos hacerlo aplicando lo que aprendemos de otros, o integrando la información que recibimos a lo que ya nos funciona. Preguntémonos lo siguiente: ¿a largo plazo todo lo que nos dicen que hagamos tiene un desarrollo sostenible y un impacto positivo en nosotros, nuestra familia, la sociedad y el planeta? Para llegar a esta respuesta necesitaríamos conocer transparente e integralmente la vida de la persona que lo aplica, y esa información no la tenemos, entonces ¿que tal si empezamos por aceptar quienes somos y donde estamos, reconocemos qué hemos hecho en la vida que nos ha funcionado y transformamos lo que no en aprendizaje para crear nuestra propia forma de hacer las cosas? (clic aquí para leer sobre transparencia)

Esta reflexión viene de mi sentimiento de unidad, de lo que vivo y de lo que percibo. Estoy convencida de que siendo más conscientes y coherentes, desde nuestro interior, logramos expresar consciencia y coherencia en el planeta en que vivimos. Podemos elegir, yo elijo decidir de manera constructiva, sostenible y coherente con una sociedad más humana. Interiorizando lo que recibimos encontramos las respuestas que necesitamos.

Con amor,
Ángel

Creencias Empoderantes: 3 pasos para identificar y transformar creencias

Manteniendo la mente en el presente (clic aquí para leer el texto sobre mente presente) y teniendo pensamientos constructivos (clic aquí para leer el texto sobre mente constructiva) logramos conectarnos al mundo desde una perspectiva más amplia, donde reconocemos pequeñas cosas que no habíamos percibido antes. Sensaciones que vienen de las más variadas fuentes y nos permiten conocer un poco más sobre nosotros.

Para reforzar el proceso constructivo del pensamiento vamos a traer a la consciencia el sistema de creencias, que es una parte importante de nuestro ruido mental limitante, pues está instalado, funciona automáticamente y, muchas veces, es incoherente con lo que realmente queremos.

Siguiendo estos 3 pasos podemos identificar qué creencias traemos, si son limitantes o empoderantes, y transformarlas.

  1. Identificar la creencia origen del pensamiento que surge.
  2. Responder la pregunta: ¿esta creencia me empodera o empodera a las otras personas? Si la respuesta es “SI” aquí termina el ejercicio con esa creencia, si la respuesta es “NO” seguimos al tercer paso.
  3. Transformar la creencia limitante en creencia empoderante.

El proceso es simple, voy a poner un ejemplo para que quede más claro.

  1. Pensamiento: A esa edad es imposible tener esa oportunidad –> Creencia: después de cierta edad no hay oportunidades.
  2. Esta creencia es limitante, para mí y para los otros.
  3. Creencia Empoderante: las oportunidades dependen de la preparación y la actitud de las personas.

En algunos momentos para hacer la transformación vamos a tener que buscar hechos que nos muestren que nuestra creencia no es una verdad absoluta. En este caso veo a mi alrededor personas que con la edad se han vuelto más completos como profesionales y su experiencia y conocimiento los han llevado a ser referencia en su área, pues ellos creen que hay oportunidades para quien tiene habilidades y conocimientos integrados a su propia personalidad y en eso han trabajado siempre.

La clave para construir es el empoderamiento, tanto el nuestro como el de los demás, entonces concentrémonos en compartir más conocimiento y experiencia en nuestras interacciones para mejorar nuestro trabajo en equipo.

Con amor,
Ángel