Archivo de la etiqueta: oxigeno

Oxigenando el cuerpo con el hierro

Ya sabemos que el Calcio es de gran importancia para el cuerpo para mantener los huesos firmes (clic aquí para leer sobre calcio). Ahora vamos a conocer un poco más sobre el hierro. La principal función de este mineral es el transporte de oxígeno a varios sitios del cuerpo como pulmones, tejidos y corazón. El cuerpo es, sin embargo, eficiente, económico y conservador en el uso del hierro, por lo cual pocas cantidades de hierro son necesarias, lo que hace de las fuentes vegetales una buena opción para nuestro consumo, ya que el tipo de hierro presente tiene un porcentaje de absorción más bajo que el de las fuentes animales.

Es importante conocer cómo optimizar la absorción del hierro y los alimentos que contienen mayores concentraciones del mineral.

  1. El hierro es mejor absorbido cuando se consume vitamina C (la limonada es una gran aliada y alcalinizante).
  2. Los siguientes alimentos son ricos en hierro y en micronutrientes que mejoran su absorción (como la vitamina C):
    • Linaza: 4,7 mg de hierro a cada 100 grs. – Dejar en remojo por mínimo 24 horas y lavar antes de consumir las semillas licuadas.
    • Nueces del nogal: 2 mg de hierro a cada 100 grs. – Dejar en remojo por mínimo 24 horas y lavar antes de consumirlas.
    • Almendras: 3,1 mg de hierro a cada 100 grs. – Dejar en remojo por mínimo 24 horas y lavar antes de consumirlas.
    • Kale: 0,5 mg de hierro a cada 100 grs.

Como podemos percibir, las nueces y semillas son alimentos funcionales ricos en minerales, por este motivo es importante incluir en nuestra dieta las que mejor nos funcionan (clic aquí para ampliar la percepción sobre nuestro cuerpo).

FUENTE:

Con amor,
Ángel

Contacto:

Email: empowered.angel@outlook.com

Artículos PEAhttps://empoweringangle.com/category/angel/
Linkedinwww.linkedin.com/in/empoweredangel
Instagramhttps://www.instagram.com/empowered.angel/
Facebookhttps://www.facebook.com/empowered.angel0/

Potenciando Nuestra Respiración

La respiración es una parte esencial de nuestro proceso de nutrición, ya que el oxígeno que entra a nuestros pulmones es transportado a todas las células de nuestro cuerpo para llevar a cabo el proceso de respiración celular, que ocurre en las mitocondrias, y que, a través de la oxidación de los nutrientes dados al cuerpo a partir de nuestra nutrición (clic aquí para leer sobre micronutrientes y regeneración celular) produce la energía que nuestro cuerpo necesita para mantener nuestras funciones vitales y permitirnos poner nuestra creatividad en marcha (clic aquí para leer sobre creatividad desde la sublimación).

A medida que conocemos mejor nuestro cuerpo logramos entender que hay una manera más apropiada de respirar para aprovechar el 100% de nuestra capacidad pulmonar y aumentar nuestros niveles de energía comiendo apenas lo apropiado para nuestro momento (clic aquí para leer sobre nutriendo más comiendo menos). Siguiendo estos simples pasos podemos potenciar nuestra respiración:

  1. Posición: la posición más apropiada para una respiración más eficiente es mantenernos con la espalda recta, sea acostados o sentados, con los hombros abiertos y el abdomen contraído.

  2. Inhalación: para una respiración más eficiente es esencial que inhalemos el aire por la nariz (para quienes hemos tenido rinitis y nos hemos acostumbrado a respirar por la boca necesitamos volver poco a poco a acostumbrar la nariz para que el aire se abra el espacio que le pertenece dentro de la vía aérea nasal (clic aquí para leer sobre cómo me libré de la rinitis), pues la nariz sirve como filtro del aire que respiramos.

  3. Movimiento externo: a medida que va entrando el aire a los pulmones el movimiento externo de expansión debe comenzar en la parte alta del abdomen (donde está el diafragma) y expandirse hacia el esternón (expandiendo el pecho y manteniendo los hombros quietos), cuando sale el aire el movimiento de contracción comienza en el esternón y finaliza en la parte alta del abdomen.

  4. Exhalación: cuando hemos expandido totalmente el esternón podemos iniciar una exhalación lenta por la nariz.

Para aumentar nuestra capacidad pulmonar podemos realizar esta respiración nasal completa contando los segundos mientras inhalamos, mantenemos el aire, exhalamos y esperamos para iniciar el proceso de nuevo. A medida que aumentamos la cantidad de segundos en estos procesos percibimos un aumento de nuestra tranquilidad y de nuestra energía personal y creativa. La idea es mantener esta respiración en todo momento, así que necesitamos integrar esta práctica para percibir su efecto en todas las áreas de nuestra vida.

Con amor,
Ángel