Archivo de la etiqueta: nutrición celular

Potenciando Nuestra Respiración

La respiración es una parte esencial de nuestro proceso de nutrición, ya que el oxígeno que entra a nuestros pulmones es transportado a todas las células de nuestro cuerpo para llevar a cabo el proceso de respiración celular, que ocurre en las mitocondrias, y que, a través de la oxidación de los nutrientes dados al cuerpo a partir de nuestra nutrición (clic aquí para leer sobre micronutrientes y regeneración celular) produce la energía que nuestro cuerpo necesita para mantener nuestras funciones vitales y permitirnos poner nuestra creatividad en marcha (clic aquí para leer sobre creatividad desde la sublimación).

A medida que conocemos mejor nuestro cuerpo logramos entender que hay una manera más apropiada de respirar para aprovechar el 100% de nuestra capacidad pulmonar y aumentar nuestros niveles de energía comiendo apenas lo apropiado para nuestro momento (clic aquí para leer sobre nutriendo más comiendo menos). Siguiendo estos simples pasos podemos potenciar nuestra respiración:

  1. Posición: la posición más apropiada para una respiración más eficiente es mantenernos con la espalda recta, sea acostados o sentados, con los hombros abiertos y el abdomen contraído.

  2. Inhalación: para una respiración más eficiente es esencial que inhalemos el aire por la nariz (para quienes hemos tenido rinitis y nos hemos acostumbrado a respirar por la boca necesitamos volver poco a poco a acostumbrar la nariz para que el aire se abra el espacio que le pertenece dentro de la vía aérea nasal (clic aquí para leer sobre cómo me libré de la rinitis), pues la nariz sirve como filtro del aire que respiramos.

  3. Movimiento externo: a medida que va entrando el aire a los pulmones el movimiento externo de expansión debe comenzar en la parte alta del abdomen (donde está el diafragma) y expandirse hacia el esternón (expandiendo el pecho y manteniendo los hombros quietos), cuando sale el aire el movimiento de contracción comienza en el esternón y finaliza en la parte alta del abdomen.

  4. Exhalación: cuando hemos expandido totalmente el esternón podemos iniciar una exhalación lenta por la nariz.

Para aumentar nuestra capacidad pulmonar podemos realizar esta respiración nasal completa contando los segundos mientras inhalamos, mantenemos el aire, exhalamos y esperamos para iniciar el proceso de nuevo. A medida que aumentamos la cantidad de segundos en estos procesos percibimos un aumento de nuestra tranquilidad y de nuestra energía personal y creativa. La idea es mantener esta respiración en todo momento, así que necesitamos integrar esta práctica para percibir su efecto en todas las áreas de nuestra vida.

Con amor,
Ángel

Regulando el Metabolismo con el Yodo

En este viaje por los minerales hemos conocido un poco más sobre el Calcio (clic aquí para leer sobre el calcio) y el Hierro (clic aquí para leer sbre el hierro), y su importancia para el cuerpo. Hoy el asunto es el YODO. El cuerpo de un adulto contiene un promedio de alrededor de 20 a 50 mg de yodo, y su mayor parte se encuentra en la glándula tiroides. El yodo es esencial para la formación de la hormona tiroidea que secreta esta glándula, que es importante para la regulación del metabolismo. Las hormonas de la tiroides en los niños apoyan el crecimiento y desarrollo normal, incluso el desarrollo mental.

Es importante conocer cómo optimizar la absorción del yodo y los alimentos que contienen mayores concentraciones del mineral.

  1. El yodo es mejor absorbido cuando nuestro intestino se encuentra balanceado, esto lo logramos invirtiendo en el consumo de alimentos más naturales y orgánicos (si es posible) y consumir la cantidad de agua y ómegas suficientes para mantener nuestro intestino en movimiento.
  2. Los alimentos de origen marino (como las algas) y la sal yodada contienen los mayores niveles de yodo. (una buena porción de sushi, hasta sin tener pescado, es una buena fuente de yodo si tiene algas y sal).

El YODO es uno de los micronutrientes esenciales que necesitamos consumir en la medida apropiada para nuestro propio cuerpo (clic aquí para leer sobre regeneración celular y micronutrientes). Recordemos que nuestro cuerpo tiene una manera especial de reaccionar ante lo que ingerimos, por eso es muy importante hacernos conscientes de lo que es realmente apropiado para nosotros (clic aquí para leer sobre aumentar nuestra consciencia nutricional) Es siempre tiempo de conocer nuestro cuerpo y darle apenas lo necesario, esto hace parte de un proceso de conexión que nos lleva a desarrollar nuestra eficiencia energética, lo que nos permite aumentar nuestros niveles de creatividad y creación.

Con amor,
Ángel

FUENTE:

Micronutrientes Parte 2: Regenerando nuestras células

Ahora que entendemos que para nutrirnos mejor necesitamos comer menos pero con más calidad (clic aquí para leer la primera parte de la serie Micronutrientes) podemos entender mejor como se integran los alimentos funcionales para potenciar la regeneración celular.

Nuestras células se regeneran si nosotros les damos el ambiente apropiado y el tiempo para hacerlo, es por eso que debemos evitar los excesos, tanto de cosas consideradas “buenas” como de las consideradas “malas”, todo lo que nuestro cuerpo realmente necesita a nivel nutricional (micro y macronutrientes) debe ser consumido de manera consciente en la medida apropiada para nuestro propio cuerpo, es por eso que es tan importante percibir las reacciones que surgen a cada alimento que consumimos por separado, considerando que puede tener reacciones desde el momento en que lo olemos hasta el momento en que sale totalmente del cuerpo (clic aquí para leer el artículo sobre expansión de la consciencia nutricional).

Ahora imaginemos que cada hábito constructivo que tenemos (nutrirnos, respirar mejor, hacer alguna actividad física, cuidar nuestra salud emocional, dormir mejor) está potenciando la regeneración celular y manteniendo el funcionamiento de nuestro cuerpo estable, y que cada hábito destructivo que tenemos (consumir alimentos vacíos, fumar, beber en exceso, mantenernos emocionales, respirar de manera inadecuada, ser sedentarios, dormir mal) está degenerando cada vez más cada una de nuestras células y, consecuentemente, nuestros órganos, causando alteraciones en el funcionamiento de nuestro cuerpo que lo llevan a estados en que no podemos continuar empoderados de nuestra propia vida, pues somos cada vez más dependientes de lo que nos ayude a recuperar nuestro estado natural de salud (que nosotros mismos hemos deteriorado con nuestros hábitos destructivos, y que por lo tanto podemos revertirlos).

Entendiendo mejor que podemos asumir la responsabilidad por realmente cuidar nuestro cuerpo, como prioridad principal, ya que si tenemos salud podemos desempeñarnos mejor en lo que amamos hacer, veamos cómo los alimentos funcionales, aquellos llenos de nutrientes esenciales que potencian nuestra salud, nos asisten en construir un ambiente apropiado para que nuestras células continúen su proceso de regeneración trayendo salud a nuestro cuerpo y niveles más altos de energía:

  1. APORTE DE ENERGÍA LIMPIA: Al consumir alimentos naturales, ricos en micro y macronutrientes, que sean aceptados por las células, ellas continúan su proceso de obtener lo que necesitan sin tener que combatir aquello que no pueden aceptar, por lo tanto su energía es limpia y enfocada en mantener su proceso funcional en nuestro cuerpo. Esto lo hacen principalmente las frutas, los vegetales, los cereales, los frutos secos y las semillas, por su alto contenido en carbohidratos y grasas saludables.

  2. CRECIMIENTO Y REGENERACIÓN: Mientras nuestro cuerpo está en crecimiento necesita materia para que las células se dividan y logren formar las estructuras necesarias, cuando llegamos a la edad adulta las células necesitan la materia apropiada para mantenerse en constante regeneración y para renovar células muertas de órganos como la piel. Para el crecimiento y la regeneración los principales alimentos son los cereales, los frutos secos, las semillas y el agua (mineralizada), por su alto contenido de proteínas y minerales.

  3. REGULACIÓN: Dentro de las células ocurren reacciones químicas que necesitan, especialmente, la presencia de vitaminas para ocurrir. Aquí encontramos la necesidad de consumir frutas, frutos secos, vegetales y agua, por su alto contenido en vitaminas y minerales.

Yo llevo una dieta basada en frutas, vegetales, cereales, frutos secos, semillas germinadas, y la cantidad apropiada de agua mineralizada para mi cuerpo, que es donde puedo encontrar todos los nutrientes que necesito, lo único que consumo de fuente animal son huevos (una o dos veces por mes), pues son mi fuente de vitamina B12 (por ahora), ya que prefiero alimentarme apropiadamente a tener que incluir cualquier tipo de suplemento en mi dieta. ¿Y tú?, ¿en qué basas tu dieta?, ¿te funciona?

Es la consciencia la que construye paz

Pasamos la vida buscando la felicidad en lo que hacemos, en lo que pensamos, en lo que comemos, en lo que decimos, en lo que sentimos, pero, todas las veces que hemos esperado encontrar la felicidad en esos momentos, ¿hemos sido conscientes de respetarnos a nosotros mismos y todo a nuestro alrededor? (clic aquí para leer sobre respeto)

Imaginemos ahora la diversidad que existe en gustos y el impacto que la búsqueda por esas sensaciones puede tener, ¿será que ese instante de felicidad emocional destruye o construye?

Veamos algunos ejemplos sobre cómo la consciencia nos conecta con más respeto a nuestra sociedad (seres y medio ambiente):

    1. Siendo conscientes de lo que necesitan nuestras células para funcionar de manera apropiada, ¿construimos cuando comemos lo que no es realmente necesario? Al nutrirnos, damos a las células lo necesario, promovemos una cultura de consumo consciente de alimentos y estimulamos la producción natural y respetuosa de alimentos (clic aquí para leer sobre micronutrientes para las células).
    1. Siendo conscientes de que necesitamos darle a nuestro cuerpo sueño de calidad y actividad física, ¿construimos cuando fomentamos la pereza en nosotros y en los demás? Al ejercitar el cuerpo y dormir lo suficiente logramos construir con más consistencia nuestra salud, lo que nos lleva a crear con más calidad, a través de los años, estilos de vida más sostenibles.
    1. Siendo conscientes de que podemos construir con hechos y palabras a partir del sentimiento de unidad, ¿construimos cuando queremos ser superiores a los demás o competir por sobrevivencia? Al ejercitar la aceptación personal de quienes somos, a través de nuestro autoconocimiento, logramos aceptar las diferencias y podemos aprender nuevas maneras de expresarnos para construir, con un propósito, un estilo diferente de hacer las cosas (clic aquí para leer sobre coherencia y autoconocimiento).
  1. Siendo conscientes de que, para tener el derecho de traer un ser humano al mundo es esencial ser un ejemplo de lo que queremos para una humanidad más unida, ¿construimos cuando decidimos satisfacer nuestros deseos sexuales sin estar dispuestos a asumir la responsabilidad por cualquier consecuencia? Al entender que podemos canalizar nuestras emociones de una manera diferente a la que hemos aprendido, decidir por convicción se vuelve parte de nuestra vida (clic aquí para leer sobre decidir por convicción) y logramos tener más claridad en el propósito de cada una de nuestras acciones, enfocando así, nuestra energía en construir a partir de nosotros mismos en unidad.

Ser feliz puede ser destructivo para la sociedad porque se ha vuelto un término usado para satisfacer los deseos personales, ser consciente es constructivo porque nos lleva a entender que cada decisión tiene un impacto en nosotros mismos y en todo a nuestro alrededor y que como seres necesitamos desarrollar nuestro conocimiento sobre el lugar donde vivimos para integrar de la manera más asertiva y constructiva posible nuestros talentos a la construcción de lo que queremos como unidad.(clic aquí para leer sobre transformación de la humanidad)

Entonces, si queremos paz, transparencia, coherencia y respeto, ¿estamos construyendo eso con cada sentimiento, pensamiento, palabra y acción en nuestra vida? (clic aquí para leer el texto sobre construcción de paz)

Con amor,
Ángel