Archivo de la etiqueta: neutralidad

Ejemplo Sólido

Como seres humanos, se percibe la incoherencia que se hace presente cuando no se sabe lo que se quiere y, aún así, se busca una falsa seguridad tratando de controlar todo alrededor. De esta manera, se adquieren mecanismos para transmitir a los demás una imagen diferente de lo que se es y se justifica la hipocresía de predicar sin aplicar.

Todos podemos transformarnos, es una decisión, existe la posibilidad de que seamos una versión diferente, consciente e íntegra de nosotros mismos. Esto requiere mucha reflexión, percepción, transparencia y ejercicio de nuestra voluntad, alineada al propósito de integración y paz. Veamos algunos aspectos para ejercitar ser el ejemplo que queremos del mundo:

  1. Transparencia: percibiendo la decisión que tomamos al responder podemos entender cómo reaccionamos, para poder transformar la forma en que nos expresamos. Podemos responder con la verdad o no responder, es siempre nuestra decisión.(clic aquí para leer sobre ejercitar la transparencia)

  2. Neutralidad: siempre tenemos la opción de enfocarnos en nuestro propio proceso, de construir, de trabajar, de nutrirnos, entonces, ¿es necesario destinar nuestro tiempo y energía para juzgar o criticar, sea negativa o positivamente? No, y el tiempo y la energía que ahorramos son bienvenidos en nuestros proyectos personales. (clic aquí para leer sobre neutralidad)

  3. Respeto: la aceptación y el conocimiento nos permiten aprender a respetarnos desde lo básico que es la nutrición de nuestro cuerpo, de nuestra relación con nosotros mismos y de nuestra relación con el mundo y con los demás.(clic aquí para leer sobre el respeto).

  4. Coherencia: decimos que es importante ser coherentes, pero, ¿somos coherentes entre lo que sentimos, pensamos, decimos y hacemos?, recordemos que la coherencia sólo se logra a través de la integridad y del autoconocimiento, pues lo único que realmente queremos es construir paz desde adentro, lograr vivir la integración de nuestra verdad con la verdad de los demás, alineada al contexto. (clic aquí para leer sobre coherencia).

Escuchando, percibiendo e integrándonos como individuos sociales nos alineamos con la paz que todos deseamos, y que sólo puede ser experimentada en la sociedad cuando la sentimos dentro y aprendemos a expresarla (clic aquí para leer sobre paz).

Con amor,
Ángel

Conectándonos con la Neutralidad

Es un proceso natural que queramos tomar decisiones a partir de nuestra experiencia personal, pero cuando asumimos una postura observadora a largo plazo, descubrimos aspectos relevantes de construcción y destrucción, personales y sociales, que pueden presentarse cuando tomamos determinadas decisiones.

La neutralidad es encontrar el punto de percepción donde podemos cuestionarnos sobre todo lo que sentimos, pensamos y expresamos, es el proceso para reconocer que para construir nuestra paz interior, y manifestarla en el exterior, es esencial poner en acción nuestra certeza del corazón (clic aquí para leer sobre manifestar la verdad de nuestro corazón). Como somos 100% responsables por lo que nos sucede, pues creamos a partir de nuestros pensamientos, sentimientos y expresión, podemos entender que al conectarnos con la neutralidad estamos construyendo desde la integración, pues logramos percibir que somos células partes de un todo y que podemos transformar todo lo que existe en nuestra sociedad que continúa generando más de lo mismo.

Analicemos los siguientes aspectos dentro de nuestra construcción personal, para identificar las decisiones y creencias que nos han llevado a construir la realidad que vivimos y así poder entender la forma de conectarnos con la neutralidad que queremos construir a partir de ahora:

  1. Nos sentimos injusticiados: es momento de cuestionar si estamos siendo injustos con nosotros mismos o con los demás, recordemos que nuestras actitudes en un área en nuestra vida pueden manifestarse en otra a la que le damos más relevancia, entonces analicemos todas las situaciones de injusticia que podemos estar ejerciendo, como lo sería actuar de una manera inconsciente y egoísta con la gente, con nosotros mismos y con el medio ambiente.(clic aquí para leer sobre reflejos en las relaciones)

  2. Sentimos que no hay reconocimiento: al tener la idea de división los juicios y comparaciones están presentes, cuando entendemos que, como células, cada uno de nosotros tiene su talento, y que nuestra autenticidad real nos permite que todo funcione de una manera completa, entendemos que el reconocimiento lo hacemos en nosotros mismos y que a medida que fortalecemos desde la neutralidad nuestros talentos integrados al contexto aprendemos a reconocer que cada célula está haciendo su parte y se vuelve innecesaria la idea del reconocimiento externo. (clic aquí para leer sobre merecimiento)

  3. Queremos sobresalir: cuando estamos en modo colaborativo entendemos que sobresalir para dejar un legado es una actitud de segregación, pues para eso nos volvemos células competitivas destructivas por sólo pensar en nuestro destaque (pensemos en eso como un tumor) y automáticamente fomentamos la aparición de personas que necesitan a alguien de destaque, ya que no se conectan con ellas mismas. Cuando colaboramos, trabajamos en nuestros talentos y los transmitimos para poder integrarlos con el medio en el que estamos, podemos cambiar al mundo construyéndolo desde la colaboración. (clic aquí para leer el texto sobre construir paz desde la consciencia).

  4. Sentimos que no confiamos en nosotros: este sentimiento existe porque nos hemos acostumbrado a creer más en los demás que en nosotros mismos. Para transformar esto necesitamos conocernos e invertir nuestros recursos en trabajar nuestros talentos e integrarlos de manera neutra en nuestro entorno, mientras más confianza construimos en nosotros mismos mayor es el impacto de nuestras acciones, asumamos la responsabilidad y trabajemos en hacernos más íntegros a cada día, es así que construimos nuestra confianza personal y la confianza en el mundo y en la vida. (clic aquí para leer el texto sobre construir el respeto personal).

Recordemos que todo está siempre en armonía, así que si enfocamos nuestra energía en una polaridad su otra cara se manifiesta en nuestra vida para equilibrar aquello que estamos creando, entonces creemos desde la neutralidad, desde la idea de que todos somos capaces de asumir nuestra responsabilidad de ser seres más conscientes e íntegros y de que así podemos construir enfocándonos en la transformación de la polaridad en neutralidad de todos los sistemas desde la visión de mantener la autenticidad en la unidad.

Con amor,
Ángel

Armonía de la Energía en Contexto

Todo es energía. Con esta frase se nos facilita mucho más entender cómo funciona nuestra creación como individuos sociales. En tiempos de competitividad en deportes, política, opiniones, etc., percibimos que ninguno de los dos extremos está correcto o equivocado, cada parte tiene puntos importantes que debemos considerar para construir de manera sólida con un mismo propósito: enfocar nuestra energía (atención, pensamientos, palabras, acciones, sentimientos) en construir una sociedad íntegra, en que la meritocracia consciente y la contribución sean la base (clic aquí para leer sobre ayuda y contribución).

Según la RAE, armonía es la proporción y correspondencia de unas cosas con otras en el conjunto que componen. A partir de esta definición podemos percibir que el motivo para que exista un extremo es su opuesto (clic aquí para leer sobre polaridades), de ahí viene la importancia de que construyamos lo más próximo posible de la neutralidad. ¿Cómo hacemos eso? Simple, podemos poner en práctica los siguientes puntos en nuestra propia experiencia:

  1. Descubrir nuestros talentos: todos nacemos con algún talento, es lo que hacemos bien naturalmente y nos mantiene en estado de flujo, tranquilos y creando.
  2. Desarrollar y contextualizar nuestros talentos: cuando hemos descubierto nuestros talentos, es necesario desarrollarlos e integrarlos al contexto social en el que estamos, manteniéndonos en nuestro propósito común.
  3. Contribuir: a medida en que nos especializamos, entendemos que es esencial contribuir con nuestra intención, pues cada pensamiento, sentimiento, palabra y acción enfocados en el propósito común nos permite construir de manera eficiente y sostenible.
  4. Permitir que la comunicación fluya: con un propósito en común la comunicación enfocada en ampliar perspectivas debe fluir para integrar conscientemente las posibilidades más apropiadas para el momento.
  5. Flexibilizar: todo propósito debe ser ajustado, pues todos estamos en constante transformación, así que a medida en que nos hacemos más conscientes percibimos que es necesario que seamos flexibles para integrar nuevos elementos y hasta descartar lo que sea innecesario para nuestro propósito.

Que nuestras palabras sean para construir y sugerir a partir de nuestra propia sabiduría (conocimiento y experiencia), que nuestros talentos estén al servicio de todo lo que existe, que asumamos la responsabilidad por nuestra propia energía y confiemos en que todos estamos comprometidos de corazón con la integridad, la transparencia, el respeto y la coherencia (clic aquí para leer sobre nuestra coherencia).

Con amor,
Ángel