Archivo de la etiqueta: hábitos

Historia de un Ser…

Hoy te cuento la historia de un ser en estado alterado que vivía en lo alto de un cerro y que empezó a cantar odas al viento. Apaciguaba su ser el intenso entendimiento de que es su expresión que lo llena de amor. Ya entendida la materia, percibió que cuando lo hacía circulaba su energía y lo ponía en estado de alegría y plenitud.

Este es el relato de una dinámica fácil y práctica, de cómo nos transformamos reviviendo los momentos motivacionales simples, que siempre hemos cargado en nuestro corazón. Cuando hacemos lo que nos nace del corazón elevamos nuestra frecuencia vibratoria de paz, entramos en un estado de flujo y reconexión con nosotros mismos y todo lo que existe alrededor.

Haciendo cosas simples como cantar, reír, cocinar, compartir, leer, escribir, o cualquier otra cosa que hagamos con amor, logramos sentir nuevas dimensiones de las mismas situaciones y percibir nuevos aspectos de las mismas personas. Es maravilloso percibir como simples acciones inclusivas pueden expandir nuestra percepción y enseñarnos que siempre hay otras maneras de canalizar la energía, como destinándola a construir hábitos que nos hagan sentir más conectados con todo y todos a nuestro alrededor.

Hagamos una lista de todo lo que nos aleje de estar tranquilos y otra de todo lo que nos genera paz. Volvamos hábitos diarios todos los que nos conecten con la fluidez del momento presente y empecemos a ejercitar la expresión desde nuestro corazón (integridad, coherencia, transparencia y respeto) (clic aquí para leer sobre empoderar hábitos).

Con amor,
Ángel

Estableciendo Límites: cómo construir el respeto personal

A medida que vamos expandiendo nuestra consciencia personal aumentamos nuestra conexión con quienes realmente somos (clic aquí para leer sobre la transmutación del ser) y adquiriendo nuevos hábitos empoderamos nuestras raíces, las creencias y necesidades, de esta manera logramos acceder a una parte de nosotros que nos motiva a ejercitar el respeto (clic aquí para leer sobre respeto).

Nos han transmitido que todo viene desde adentro y realmente es tan simple como eso. Cuando queremos ser respetados es muy importante que sepamos respetar, de corazón. Pero, ¿cómo sabemos si estamos respetando o no, si no conocemos nuestros límites personales y los de los demás (clic aquí para reflexionar sobre el respeto)? Aquí el autoconocimiento, la autoconfianza, el respeto y la comunicación transparente juegan un papel muy importante, pues sólo nosotros mismos podemos saber que es lo que queremos, lo que nos gusta y lo que necesitamos, y cuando esto está alineado al respeto y a la constructividad, y así mismo es comunicado, es realmente de corazón.

Siguiendo estos pasos podemos ser más asertivos al establecer nuestros propios límites a partir de nuestro corazón:

  1. Empoderar creencias: tenemos creencias que hacen que ejerzamos una falta de respeto propio. Por ejemplo “si decimos “NO” nos quedamos solos” o “decir siempre “SÍ” es necesario para ser una buena persona”. Esto son creencias, al abrirnos totalmente sin imponer límites nos hacemos daño y damos ese ejemplo a quienes nos rodean, por eso es importante verificar el motivo por el cual hemos dejado de construir lo que deseamos (clic aquí para leer sobre empoderar creencias).
  2. Conexión interior, nuestro deseo: ponernos en contacto con lo que realmente somos nos ayuda a proyectarnos en la vida y a construir los límites necesarios para nuestro desarrollo. Si queremos un trabajo en el que podamos tener un horario flexible podemos conseguirlo, para eso debemos mandar hojas de vida a las empresas que ofrecen este beneficio o crear nuestro propio negocio (eso sería un límite que nos ayuda a construir lo que queremos). RECORDEMOS QUE LO QUE DESEAMOS DE CORAZÓN SIEMPRE ESTÁ CONECTADO A LA TRANSPARENCIA, AL RESPETO Y A LA CONSTRUCTIVIDAD (clic aquí para leer sobre reconocer lo que es de corazón).
  3. Límites claros: cuando decidimos lo que queremos en nuestra vida personal, profesional, amorosa, etc., podemos establecer límites claros que nos traigan los resultados que queremos. Lo ideal es que estos límites estén alineados al corazón, es decir, que sean desapegados y entiendan la libertad de ser del otro, para que así podamos construir asertivamente.
  4. Comunicación y aplicación: para finalizar el proceso es importante que comuniquemos nuestra realidad a las partes involucradas y que apliquemos lo que deseamos. Si deseamos una relación donde reinen la fidelidad, la lealtad, el respeto y la libertad de ser quien somos, debemos actuar coherentemente con ese deseo, trabajar en nosotros mismos lo que queremos para poder ofrecerlo también.

Esto es un ciclo importante para conectarnos en un nivel más amoroso con el mundo, haciendo de él un hábito sentimos que nuestras relaciones se transforman y se hacen más tranquilas.

Después de dos años de trabajar en una empresa, me dí cuenta de que mi deseo es estar con las personas y asistirlas en ser una versión más apropiada de si mismas y tener tiempo durante el día para cuidarme a mi misma, el límite que establecí con el tiempo fue “trabajar donde pueda asistir a los demás y cuidarme a mi misma”. Eso cambia totalmente mi vida. ¿Y tú? ¿Has aplicado algún límite que te ha permitido mejorar tu vida?

Con amor,
Ángel

Sublimación de Nuestra Experiencia 1: Definición y Contextualización

Hoy, mientras tomaba mi jugo bomba de nutrientes, reflexionaba sobre el hecho de sentirme en éxtasis cuando lo consumo, y no es sólo porque su sabor me produzca placer, sino porque todo lo que representa a nivel nutricional y energético, para mi, lo hace ser una de las cosas sagradas en mi vida. Me he dado cuenta de que nosotros mismos podemos construir sentimientos sublimes sobre cosas que parecen simples y a las cuales normalmente no les damos mucha importancia, es cuestión de vivir el momento plenamente y ampliar nuestra consciencia sobre nosotros mismos. A esto se le llama SUBLIMACIÓN, que, según la definición del diccionario de la RAE, es engrandecer, exaltar, ensalzar, elevar a un grado superior.

Durante nuestra vida, casi siempre de manera inconsciente, hemos sublimado varias cosas, algunas destructivas, conectándolas con la manera en que nos sentíamos a nivel emocional y mental en determinado momento, y también hemos relacionado aspectos, que pueden ser constructivos para nosotros, con momentos negativos a nivel emocional y mental. Cuando nos empezamos a dar cuenta de eso percibimos el origen de muchos de nuestros vicios a la comida, al cigarrillo, a la emoción, al juego, a las personas, al sexo, a las drogas, a la bebida, etc., y descubrimos que podemos conectar de manera consciente hábitos más constructivos a través del sentimiento de amor a nosotros mismos.

Cada acción trae consecuencias, sean a corto o largo plazo, es por esto que es importante que empecemos a escoger de manera más consciente y asertiva las decisiones que queremos tomar para impactar nuestra vida, en nuestra salud, niveles de energía, relaciones con nosotros mismos y con los demás, etc., de manera constructiva. Por este motivo, esta semana nos enfocaremos en conocer maneras simples de sublimar diversas áreas de nuestra vida desde los mínimos detalles.

La reflexión que queda para hoy es: ¿Qué hemos sublimado que es destructivo para nosotros?

Hábitos Constructivos: 2 pasos para analizar y empoderar hábitos

En estos días han surgido muchas conversaciones relacionadas a los hábitos, que podemos percibir como la manera de representar nuestra disciplina. Muchas veces pensamos que no somos disciplinados porque no logramos hacer lo que pensamos que sería más constructivo para nosotros, pero la verdad es que somos disciplinados con nuestros hábitos destructivos y además les tenemos un apego emocional que necesitamos soltar cuando realmente queremos transformar nuestra vida.

La cuestión no es que seamos disciplinados, sino que seamos libres para ser lo más apropiado para nosotros mismos, de acuerdo a lo que vivimos.

Cuando evaluamos la causa de nuestros hábitos destructivos normalmente encontramos ideas basadas en creencias o una canalización inconsciente de nuestra propia energía. Ya los hábitos constructivos generalmente tienen un propósito dentro de nuestra experiencia, y se encajan en nuestra vida porque nos hacen conectarnos con nuestro estado de flujo (niveles constantes de energía fluida, tranquilidad, reconexión con nosotros mismos, salud, etc.).

Viendo así las cosas podemos aplicar estos dos pasos para identificar y remplazar los hábitos que no tienen propósito constructivo en nuestra vida en este momento:

  1. Escojamos un hábito y preguntémonos: ¿Para qué hacemos eso?, ¿por qué lo hacemos?, ¿cuánto tiempo le dedicamos a este hábito durante el día?, ¿tiene un propósito constructivo para nosotros y quienes nos rodean?
  2. Si la respuesta a la última pregunta es NO, podemos continuar. Ahora preguntémonos de nuevo: ¿Qué podríamos hacer en ese tiempo que invertimos en el hábito destructivo?, ¿hay algún hábito constructivo que queremos incluir en nuestra vida?, ¿podemos construir algo diferente durante ese tiempo?

Recordemos que hábitos son todas las reacciones, o acciones, que manifestamos repetidamente en nuestra vida como querer tener la razón, estar pendiente de la aprobación de los demás a través de lo que piensan o dicen sobre nosotros, comer por llenarnos, justificarnos por todo, continuar conflictos, etc. Todo puede ser transformado cuando analizamos con amor que es lo que realmente nos construye. Cada hábito constructivo que integramos nos saca de un círculo vicioso y nos abre hacia un espiral de evolución a partir del autoconocimiento.