Archivo de la etiqueta: expresión

El Placer de Aprender: Autoeducación

Con la intención de producir una profunda reflexión sobre la educación en nuestra sociedad, he escrito este libro en el que abordo aspectos esenciales de la educación y su contribución a la construcción individual y social. A partir de nuestra reflexión, podemos construir nuestra propia forma de contribuir para una educación desde la integridad del ser humano para la integridad de la sociedad.

Es a través del conocimiento y de la reflexión que creamos coherencia entre quienes somos y donde vivimos, por esto, es esencial entender que cada uno de nosotros es parte fundamental en la educación de nuestra sociedad. Lo que hacemos en nuestro presente construye nuestro futuro.

Este libro de fácil lectura está disponible para envío por email.

Comunicar

La comunicación es un aspecto muy importante en nuestra vida, más de lo que podemos pensar. Hemos aprendido a comunicarnos de diferentes maneras a través de gestos, expresiones, palabras y actos para transmitir lo que pensamos y sentimos, la cuestión es aprender a comunicarnos de la manera más apropiada para nosotros, pues cada uno tiene un mundo mental, sentimental y físico diferente, por lo tanto es esencial conectarnos con nosotros mismos para comunicarnos con todo lo que somos.

Cuando percibimos la comunicación como una herramienta de construcción, entendemos que es esencial trabajar nuestra coherencia entre lo que sentimos, pensamos, decimos y hacemos, pues cada uno de estos aspectos fortalece lo que construimos.

Hay momentos apropiados para comunicarnos, para mantener el silencio, para transmitir lo que somos, para construir con todo y todos alrededor, la comunicación es la forma de expresar nuestra intención, a partir de aquí construimos nuestra vida.

Intención Consciente de Paz

Nuestra vida es una manifestación de nuestra programación mental y de nuestra paz. Cuando expresamos algo desde las emociones positivas o negativas nuestra mente se activa para justificar lo que hacemos y decimos independiente de la percepción social sobre eso.

Cuando entendemos que las emociones existen porque las alimentamos desde nuestro modelo mental, que puede o no estar alineado con nuestra paz, queda claro que podemos integrar las emociones dentro de nosotros, para percibirlas e identificar lo que podemos alinear de nuestro mundo mental, de manera consciente, a nuestra paz integral.

Cada emoción es expresada automáticamente por el impulso del momento, al integrar nuestras emociones construimos conscientemente nuestro sentimiento de paz, así lo potenciamos y aprendemos a actuar de acuerdo al momento presente desde nuestra certeza de paz.

Para integrar nuestras emociones, más allá de los nombres que les hemos dado, es esencial sentirlas. Podemos hacerlo acostados recordando todo lo que hemos vivido, tanto lo que consideramos positivo como lo que consideramos negativo, percibiendo las sensaciones que tenemos en el cuerpo y dejando que fluyan a nuestro corazón para transformarlas en entendimiento sobre nuestra paz.

Este proceso se potencia enfocando nuestros pensamientos, sentimientos, palabras e acciones, y desde la intención de asumir la responsabilidad por la manera en que expresamos nuestra esencia y de integrar nuestras emociones para encontrar las maneras auténticas en que expresamos nuestra paz.

Libertad

La libertad es parte de nosotros desde que nacemos. Somos libres de construir nuestra propia vida, y, para esto, es esencial que conozcamos el impacto que tienen nuestros pensamientos, sentimientos y expresión desde nuestra intención.

Cuando sucede algo en nuestra vida, y lo entendemos como consecuencia de nuestras decisiones, logramos aprender a reconocer nuestras motivaciones y a ajustarlas para construir lo que queremos desde nuestra paz.

Construir desde nuestra paz nos permite aprender a nuestro ritmo lo que está alineado con nuestra vida y transforma nuestra relación con nosotros mismos y con el mundo, pues entendemos que cada uno de nosotros tiene la libertad de escoger esta opción de construcción y de tomar las decisiones apropiadas desde su paz en el presente.

La libertad de ser quienes somos es esencial para transformar la sociedad actual, pues percibimos la importancia de enfocarnos en construir vidas más sostenibles en todos los aspectos.

Creciendo a través de la Recreación

Cuando nos enfocamos en construir desde nuestra paz, la recreación es un aspecto esencial, ya que es la manera de integrar todas las áreas de nuestra vida en nuestro propio propósito de paz. Es momento de aprender más sobre nuestra forma personal de construir lo que nos hace fluir. Es tan sencillo como vivir en nuestro propio presente y tomar decisiones desde nuestra paz en cada momento. Esto quiere decir que estamos tan conscientes y conectados con nuestra esencia, que confiamos en cada decisión que tomamos desde la paz para construir una vida íntegra. Podemos decidir vivir nuestra vida como un todo, donde nuestras áreas personal y profesional se hacen una, pues permitimos que nuestra esencia sea la base de todo y expresamos nuestra autenticidad. De esta manera, percibimos el tiempo diferente, apenas entendemos que nuestra área personal contribuye para nuestra área profesional, y que nuestra área profesional también contribuye para nuestra área personal, así que la planificación se hace dispensable y cada momento podemos recrearnos y disfrutar la vida. La información que recibimos a través de las conversaciones, películas, libros, música, o cualquier otra fuente, puede ser usada para recrear todo lo que construimos desde nuestro propósito de paz. Esto nos hace sentir que estamos siempre construyendo un mundo de paz, con cada decisión que tomamos.

Familia

Es esencial que entendamos la definición de ciertas palabras para experimentar su significado como realmente es, esto puede transformarnos y conectarnos mentalmente con nuestra paz.



Según el diccionario de la RAE, familia es un conjunto de personas que tienen alguna condición, opinión o tendencia común. Siguiendo al pie de la letra esta definición, podemos entender que todos somos familia, pues tenemos en común la condición de estar en el mismo planeta.



He conocido muchas situaciones de personas que apenas se conocen se sienten en casa, que tienen afinidad muy profunda con personas que no imaginaban que podrían relacionarse en niveles altos de intimidad mental, sentimental y física, y que han entendido que familia somos todos.



Para potenciar nuestra paz debemos aprender a decidir en el presente lo que es más apropiado para nuestra construcción desde la integridad, esto incluye todo tipo de relaciones, allí donde nos sentimos libres de expresar nuestra verdad de corazón es dónde debemos invertir nuestra energía.

Con amor,
Ángel

Instinto, Intuición y Propósito

Para construir todo en nuestra vida, es esencial que empecemos a expresarnos más alineados con nuestro propósito de paz, pues eso potencia la integración de todo lo que somos para construir la sociedad en paz con la que siempre soñamos. Cuando invertimos nuestros recursos en pensamientos y expresiones coherentes con ese sueño, con su significado apropiado, damos más energía a aquello que queremos, así los resultados son cada vez más evidentes.

Como sociedad hemos usado el término instinto, que por definición es una reacción animal de conservación, para justificar nuestras decisiones, lo que en algún momento en el que no sabíamos comunicarnos y respetarnos puede haber sido útil, pero que hoy en día podemos cambiarlo por el uso de la palabra intuición, que es la facultad de entender las cosas instantáneamente, es decir, ahora que podemos enfocarnos en construir desde una comunicación más transparente y relaciones más auténticas, podemos confiar en nuestra intuición para continuar nuestro desarrollo sostenible.

Este camino de construcción es una serie de decisiones que nos lleva a proyectar el estado de nuestra vibración actual, con los elementos conscientes e inconscientes, por este motivo, cuando nuestro deseo es la paz universal, es necesario integrar el pensamiento constante del deseo de manifestar esa paz que viene de aceptar nuestra esencia, esto programa nuestro inconsciente, para que estemos cada vez más alineados a nuestra integridad, y guía nuestra intuición para mantenernos siempre por ese camino de infinito aprendizaje desde todo lo que potencia nuestra paz en el presente.

A medida que, como individuos sociales, hacemos de la paz nuestro propósito en común, el resto de los recursos se transforman en el medio para llegar a la paz, algunos necesitan ser ajustados, otros apenas potenciados, pero, al final, todo nos enseña que la integración es inherente al propósito de la paz (clic aquí para leer sobre activar nuestro modo propósito).

Con amor,
Ángel

El Juego de la Vida

La vida es básicamente un juego en el que aprendemos las reglas básicas del lugar en el que estamos para poder “encajar” en el modelo actual. Cuando pensamos en ello como un rompecabezas es como si cogiéramos cualquier pieza y la encajáramos a la fuerza donde no se encaja naturalmente, al final se obtiene incoherencia. Cuando empezamos a cuestionarnos sobre todo en nuestra vida, percibimos que hay estrategias de juego que nos permiten conocernos profundamente para poder realmente encajar en ese rompecabezas en infinita expansión, es ahí cuando el resultado que tenemos es coherente.

Aplicando el mismo ejemplo del rompecabezas a nuestra propia vida, podemos percibir que, desde la incoherencia, tenemos varias posibilidades de encajar a la fuerza nuestras propias piezas, todo lo que somos, sea por el dominio de nuestra mente o por los patrones inconscientes que cargamos, pero sólo una manera de encajar todo naturalmente: construyendo desde lo que potencia nuestra paz.

Así que para quienes queremos construir una sociedad íntegra, coherente, transparente y sostenible desde la paz interior, aquí hay algunas acciones que podemos integrar a nuestra vida para inspirar la integridad desde el ejemplo:

  1. Autenticidad: ser auténticos va más allá de lo evidente, es conocernos de verdad, entender que es lo que realmente potencia nuestra paz interior para ponerlo en práctica y construir desde nuestros talentos integrados a nuestra personalidad, la manera apropiada para contribuir en este momento, dejar de seguir modelos para seguir nuestro corazón.

  2. Contribución: ejercitando nuestra autenticidad, entendemos que la competencia se vuelve obsoleta, pues aprendemos a construir nuestros propios sueños sin necesidad de ganar o querer lo mismo que alguien, es de esta manera que contribuimos, hacemos apenas lo necesario desde la certeza de quienes somos en esencia (clic aquí para leer sobre integración de nuestra esencia).

  3. Expresión: a medida que contribuimos desde nuestra autenticidad, percibimos la importancia de ajustar nuestra expresión personal. La forma en que pensamos y sentimos está tan alineada y coherente que al hacer un gesto, llevar a cabo una acción o emitir cualquier palabra que esté desalineada con ellos, percibimos que hay otras formas que necesitamos buscar y ejercitar para darle coherencia y poder a lo que transmitimos, sobre todo cuando somos conscientes de la importancia de ser el ejemplo de lo que queremos construir como sociedad.

La regla del juego de la vida más importante para construir es: pensamiento, sentimiento y expresión deben estar alineados a un propósito, depende de nosotros decidir hacerlo desde nuestro propósito de paz (clic aquí para leer sobre activar nuestro modo propósito).

Con amor,
Ángel

Manifestando La Verdad de Nuestro Corazón

A medida que crecemos y nos conocemos con más profundidad a través de nuestras decisiones y experiencias, logramos identificar aquello que nos mantiene en nuestra paz y lo que nos saca de ella, sea positiva o negativamente. Este proceso de autoconocimiento y autoanálisis es esencial para que aprendamos a identificar la verdad de nuestro corazón y la “verdad” que viene de nuestro sistema de creencias (que ha construido nuestro mundo emocional de manera inconsciente, y muchas veces bastante desalineado de nuestro corazón, principalmente por la creencia de la separación).

Así como podemos conectarnos con lo que nuestra mente cree que es nuestra realidad (pertenecer a extremos para segregar por el deseo de competir y comparar), podemos conectarnos con la sabiduría integral de nuestro corazón, aquella que nos lleva a actuar desde nuestra paz para aprender de manera objetiva sobre nuestra experiencia desde nuestra percepción personal, desde la integridad, alineada al contexto, colocando nuestra mente a su disposición para construir desde la autenticidad en unidad y efectivamente contribuir.

Para manifestar la verdad de nuestro corazón es esencial que nos conectemos conscientemente con nuestro sistema perceptivo, aquí comparto estas simples acciones que podemos integrar para entender que nuestra vida depende menos de las opiniones personales (de nosotros y de los demás) cuando la vivimos desde la transparencia, el respeto, la integridad y la coherencia:

  1. FLUIR CON CONSCIENCIA: para fluir con consciencia es necesario que instalemos la creencia de actuar desde la integridad, la coherencia, el respeto y la transparencia, pues así sintonizamos nuestra mente con la frecuencia vibratoria del corazón. Teniendo esta creencia que potencia nuestro corazón desde la mente, necesitamos percibir las señales que recibimos a través de nuestro sistema perceptivo e ir fluyendo donde sentimos verdadera paz (si tenemos muchas opciones, necesitamos aumentar nuestra afinación con el corazón, para esto hay un ejercicio que ha sido útil para mi [clic aquí para aprender el ejercicio de integración de emociones], pues integra las vibraciones de emociones y pensamientos que generan distracción en cualquier extremo para volver a nuestro centro).

  2. AJUSTAR NUESTRA COHERENCIA: nuestro corazón sabe que todo lo externo es un reflejo de lo interno, que nos muestra si es necesario hacer un ajuste o si estamos en el camino apropiado para nosotros, por esto, para potenciar la sabiduría de nuestro corazón a través de la mente, debemos instalar la creencia de que todo lo que juzgamos, u opinamos, positiva o negativamente, es un reflejo de nosotros que nos permite aprender y ajustar nuestra vibración desde nuestra experiencia personal. Por ejemplo, queremos paz y responsabilizamos a todo alrededor porque ella no se manifiesta, pero estamos llenos de conflictos internos, por lo tanto, la ausencia de conflictos externamente sólo se manifiesta cuando hemos encontrado nuestra paz interna, que es aceptar e integrar todo lo que realmente somos al contexto social en el que estamos, como agentes constructores parte del todo. Aquí podemos integrar nuevamente el ejercicio del punto anterior para entender desde nuestra paz lo que necesitamos ajustar en nuestros pensamientos, sentimientos y expresión (clic aquí para leer sobre nuestra coherencia).

  3. ALINEAR NUESTRA EXPRESIÓN: para alinear nuestra expresión a la frecuencia vibratoria del corazón es necesario ejercitar maneras diferentes de expresarnos, escuchar con total presencia, comunicar sólo lo que tenemos certeza de que contribuye a la construcción externa de nuestra paz interior, en el momento presente, enfocar nuestra atención en conocernos a nosotros mismos y hacer lo más apropiado desde nuestros talentos y habilidades personales. Instalar la creencia de que nuestros pensamientos, sentimientos y palabras son poderosos nos permite percibir la importancia de alinearlos desde un propósito que permea todas las áreas de nuestra vida para potenciar el deseo de nuestro corazón con toda la intención.

  4. EJERCITAR LA AUTENTICIDAD EN LA UNIDAD: esta es la creencia más importante de todas, pues fortalece nuestro discernimiento para encontrar la medida apropiada de todo en nuestra vida, prepara nuestra mente para percibir la conexión entre todo y todos, para construir el respeto desde nuestros hábitos, para recordar que todas nuestras decisiones tienen un impacto en el sistema, en el todo. Expresando quienes realmente somos las barreras existentes empiezan a caer, y sólo lo verdaderamente esencial para nuestra vida se mantiene y revela su perfecto propósito en nuestra existencia (clic aqui para leer sobre conexión con la neutralidad).

La verdad de nuestro corazón se expresa normalmente en cierto grado de inconsciencia mezclado con nuestros modelos mentales y emociones, depende de nosotros potenciarla desde nuestra mente y estar conscientes de actuar fomentando la integración en todas las áreas de nuestra vida, pues así extendemos ese modelo a la sociedad a través de nuestro ejemplo y creamos maneras más conectivas de relacionarnos como individuos sociales.

Con amor,
Ángel

Historia de un Ser…

Hoy te cuento la historia de un ser en estado alterado que vivía en lo alto de un cerro y que empezó a cantar odas al viento. Apaciguaba su ser el intenso entendimiento de que es su expresión que lo llena de amor. Ya entendida la materia, percibió que cuando lo hacía circulaba su energía y lo ponía en estado de alegría y plenitud.

Este es el relato de una dinámica fácil y práctica, de cómo nos transformamos reviviendo los momentos motivacionales simples, que siempre hemos cargado en nuestro corazón. Cuando hacemos lo que nos nace del corazón elevamos nuestra frecuencia vibratoria de paz, entramos en un estado de flujo y reconexión con nosotros mismos y todo lo que existe alrededor.

Haciendo cosas simples como cantar, reír, cocinar, compartir, leer, escribir, o cualquier otra cosa que hagamos con amor, logramos sentir nuevas dimensiones de las mismas situaciones y percibir nuevos aspectos de las mismas personas. Es maravilloso percibir como simples acciones inclusivas pueden expandir nuestra percepción y enseñarnos que siempre hay otras maneras de canalizar la energía, como destinándola a construir hábitos que nos hagan sentir más conectados con todo y todos a nuestro alrededor.

Hagamos una lista de todo lo que nos aleje de estar tranquilos y otra de todo lo que nos genera paz. Volvamos hábitos diarios todos los que nos conecten con la fluidez del momento presente y empecemos a ejercitar la expresión desde nuestro corazón (integridad, coherencia, transparencia y respeto) (clic aquí para leer sobre empoderar hábitos).

Con amor,
Ángel