Archivo de la etiqueta: enfoque

4 pasos para mantener la mente en el presente

Cuando interactuamos con nosotros mismos y con todo alrededor es importante ser conscientes de actuar más y reaccionar menos. Hoy vamos a concentrarnos en los pensamientos, lo que pasa por nuestra mente en cada momento.

En el 2016 participé en un entrenamiento para construir una comunicación mas asertiva y el mensaje es muy claro, cargamos diversos filtros de los cuales muchas veces no estamos conscientes, nuestros juicios y comparaciones basados en las propias creencias (que a veces nos da seguridad porque otras personas también las han comprado), y estos filtros hacen que nuestra mente esté siempre reaccionando a lo que vivimos en vez de estar presente (clic aquí para leer sobre decidir por convicción).

Muchas veces, si estamos hablando con alguien, empezamos a juzgar lo que dice, en nuestra mente, sea de manera positiva o negativa, y ya tenemos una respuesta preparada. En algunos casos la persona ni siquiera ha terminado de hablar y ya respondemos (antes de que se nos olvide). Y lo mismo hacemos continuamente en casi todo lo que hacemos. Cocinamos pensando en la hora, nos bañamos pensando en que ponernos, etc., cualquier situación vuelve nuestra mente un ocho cuando no somos conscientes de traerla al momento presente.

Hoy vamos a seguir estos pasos para traer nuestra mente al “aquí y ahora” y entrenarla para que actúe a partir del momento, en vez de reaccionar a partir de los filtros:

  1. Escoger una sola acción para enfocar la atención mental.
  2. Concentrarse en la persona y/o en la acción que está ocurriendo.
  3. Si aparece un pensamiento dejarlo pasar y volver al punto de concentración.
  4. Sentir, con todos nuestro sistema perceptivo, lo que se está viviendo.

A medida que practicamos siguiendo esos pasos, nuestra mente se va habituando al nuevo patrón de comportamiento y cambia nuestro estado de atención y conexión con la vida. Comparte este texto con quien pueda necesitarlo y cuéntanos tu experiencia. ¿Tu mente vive en el futuro, en el pasado o en el presente?

Con amor,
Ángel

3 preguntas para transformar la relación interior

Las relaciones son tan simples como queremos verlas. Es importante que la primer relación que analicemos en nuestra vida para tener relaciones mejores sea nuestra relación con nosotros mismos. Las relaciones que tenemos con las personas depende del valor que nos damos y de los límites que establecemos (clic aquí para leer el texto sobre establecer límites).

Hoy vamos a hacernos unas preguntas para responderlas conscientemente, con toda sinceridad, a nosotros mismos.

  1. ¿Cómo me trato cuando algo no sale como lo había planeado?
  2. ¿Me acepto como soy o trato de ser lo que los demás desean?
  3. ¿Asumo la responsabilidad de mi vida y mis decisiones? (clic aquí para leer el texto sobre decidir por convicción)

Es importante entender que es con nosotros mismos que tenemos que ejercitar todos los aspectos que sentimos que están faltando en nuestra vida. Lo que esperamos de los otros debe ser algo que damos, saber dar y recibir es muy importante para la armonía de las relaciones.

Cuando empezamos a trabajar la paciencia, la aceptación, la disciplina y la responsabilidad desde nuestro interior, y con nosotros mismos, nos sentimos más completos y cómodos.

Al cambiar el enfoque, e integrar lo externo y lo interno, logramos entender la importancia de tomar cada decisión en nuestra vida con la mayor calma y certeza posibles (clic aquí para leer el texto sobre polaridades como aprendizaje). De esta manera nuestras relaciones con el mundo se transforman, comprendemos que cada uno necesita ser completamente responsable por si mismo y así vivimos de una manera más reflexiva.

Después de mucho tiempo de estar responsabilizando a las personas, y a la vida, por todo, decidí asumir mi responsabilidad y me he sentido realmente empoderada, (clic aquí para comprar el libro 7 Niveles Para el Empoderamiento Personal) me acepto, me conozco y sé lo que quiero, así que dirijo mi energía para construir la vida que quiero en sociedad. ¿Y tú?

Recuerda compartir este texto con alguien a quien pueda parecerle útil y compartir tu experiencia con nosotros en los comentarios. ¿Cómo vives tu relación contigo?

Con amor,
Ángel

COMO SE ORIGINAN LOS LIMITES MENTALES

COMO SE ORIGINAN LOS LIMITES MENTALES 

Los seres humanos somos gobernados por el subconsciente, esto quiere decir  que lo que ahora eres, crees, haces y en general tu forma de ser, es producto de experiencias que has vivido  a lo largo de la vida, muchas de las cuales ni siquiera tuviste tiempo de analizar.

La influencia familiar, el entorno donde nos movemos (colegio, universidad, trabajo) juega un rol  en la estructura de nuestra mente. Las experiencias a los que diariamente nos encontramos expuestos han originado ideas positivas y otras negativas. Estas circunstancias  se convierten en la forma de encontrar no solo nuestros límites sino también en la herramienta para poder desarrollar habilidades o re descubrir talentos y no dejar que estos límites mentales se apoderen de nosotros.

Las barreras mentales tienen origen en algunas de las siguientes circunstancias:

 

Traumas y malas experiencias:

Cuando se tiene una mala experiencia con un alto efecto emocional, eso genera algunas barreras mentales para el futuro.

Por ejemplo: un niño que a menudo es reprimido y castigado severamente, puede volverse tímido, inseguro y quizás con tendencia a la violencia, pero también podemos encontrar personas que superan estas experiencias y se convierten en todo lo contrario.

El constante miedo a lo desconocido:

Es común el miedo a lo desconocido, por ello uno de los miedos más comunes es el miedo al éxito, el afán por permanecer dentro de la  zona de confort o comodidad  y siempre querer jugar a lo seguro. Para triunfar es obligatorio que venzamos esos pensamientos y empecemos a construir un camino donde el aprendizaje sea continuo, la disciplina empiece a forjar una nueva mente y la aventura o el deseo de descubrir y ver diferentes alternativas nos  lleven a dar unos buenos pasos .

Se quieren evitar incomodidades:

Es normal que queramos evitar incomodidades, por tal razón cuando establecemos metas que nos exigen grandes cambios y pasos, en varias oportunidades no somos  capaces de intentarlo, otros no soportamos la presión, pero cabe clara que cada vez somos más los que  podemos superar nuestras barreras mentales hasta triunfar.

Límites Mentales

Después de conocer, escuchar, charlar con muchas personas que se encuentran   como en una especie de caja, donde la parte emocional, económica y hasta espiritual no nos permiten  ver más allá de lo cotidiano, es suprema mente necesario, e importante buscar otra realidad.

Las personas a diario pasamos por varios acontecimientos, tenemos ciertas barreras, muros, paredes, obstáculos que están en nuestra mente, un poder considerable que de no ser consiente puede que tengan un gran impacto en nuestra vida.

Claro que sí se puede salir de esa caja como la llamamos pero muy seguramente han escuchado de los límites mentales y ese es el tema que vamos a compartir.

Lo primero y muy necesario es que tengamos claro  Qué es un Limite Mental,

Entonces son los pensamientos que nos limitan en diferentes áreas de la vida, haciendo que hagamos unas cosas cuando quisiéramos estar haciendo otras o haciendo que no hagamos nada cuando quisiéramos hacer algo.

O sea que un límite mental es todo tipo de pensamientos, o  creencia que no nos  permite avanzar hacia el logro de un objetivo y afectan nuestro desarrollo personal, emocional, sentimental, espiritual y económico.

Poder superar lo que  nos limita es indispensable, esencial para poder pasar de la mente  a la acción y así conseguir el resultado, que al fin y al cabo de una u otra forma nos permite salir de nuestra zona de confort.

Por ejemplo:

 

Decir ¡no puedo! Sin siquiera haberlo intentado.

Sentimientos de culpa irrazonables.

Las ideas negativas.

La búsqueda de excusas

Creencias inapropiadas.

Anclar tu mente a las malas experiencias del pasado

 

Estos límites o barreras son los que no nos permiten avanzar, ni crecer, ni creer y por tal motivo nos volvemos personas mecánicas, donde los sueños, lo queríamos y lo que nos apasionaba quedaron en el olvido o definitivamente  una vana ilusión.

¿Te gustaría volver a creer, a soñar, o encontrar una oportunidad donde puedas tener una mejor calidad de vida?