Archivo de la etiqueta: emociones

Sinceridad

Los seres humanos, como parte de la naturaleza, tenemos nuestro propio camino para construir, esto lo reconocemos cuando sentimos paz en nuestra vida en todo lo que pensamos, decimos y hacemos.

Siendo sinceros con nosotros mismos, percibimos que muchos de los hábitos que hemos adquirido no nos traen paz, apenas nos causan emociones que consideramos positivas y los usamos como la válvula de escape de la realidad como es, así evitamos lidiar con nuestros conflictos internos manteniendo la falsa realidad de que todo eso nos hace sentir en casa (clic aquí para leer sobre viniendo a nosotros).

El hábito de dejar nuestra mente receptiva para nuestro deseo de paz nos lleva a reconectarnos con nosotros mismos como individuos sociales (clic aquí para leer sobre contribución social), a percibir nuestros conflictos para integrarlos y a construir nuestra vida desde la simplicidad de nuestra propia paz interior (clic aquí para leer sobre modelo de paz).

Pensamientos y Emociones

Cada pensamiento, emoción, palabra y acción tiene una intención que nace de nuestro sistema de creencias, una programación inconsciente con la que hemos concordado para satisfacer las necesidades que hemos creado en nuestra experiencia.

Cuando empezamos a relacionarnos con el mundo, nuestra programación está presente, nuestra forma de pensar, sentir, actuar y expresarnos es influenciada por ella, lo que nos lleva a construir desde la familiaridad de priorizar nuestro placer emocional.

Cada emoción se alimenta de los pensamientos presentes y de nuestra programación inconsciente atrás de ellos, aquello que los justifica. De esta manera entendemos que para integrar la energía de nuestras emociones negativas y positivas, es esencial instalar creencias que nos permitan conectar con nuestra paz en el presente.

La felicidad en un sistema de creencias, puede ser la tristeza en otro, la paz que sentimos en el presente es una señal de que estamos haciendo apenas nuestra parte, respetamos cada construcción personal, encontramos nuestra medida apropiada.

Intención Consciente de Paz

Nuestra vida es una manifestación de nuestra programación mental y de nuestra paz. Cuando expresamos algo desde las emociones positivas o negativas nuestra mente se activa para justificar lo que hacemos y decimos independiente de la percepción social sobre eso.

Cuando entendemos que las emociones existen porque las alimentamos desde nuestro modelo mental, que puede o no estar alineado con nuestra paz, queda claro que podemos integrar las emociones dentro de nosotros, para percibirlas e identificar lo que podemos alinear de nuestro mundo mental, de manera consciente, a nuestra paz integral.

Cada emoción es expresada automáticamente por el impulso del momento, al integrar nuestras emociones construimos conscientemente nuestro sentimiento de paz, así lo potenciamos y aprendemos a actuar de acuerdo al momento presente desde nuestra certeza de paz.

Para integrar nuestras emociones, más allá de los nombres que les hemos dado, es esencial sentirlas. Podemos hacerlo acostados recordando todo lo que hemos vivido, tanto lo que consideramos positivo como lo que consideramos negativo, percibiendo las sensaciones que tenemos en el cuerpo y dejando que fluyan a nuestro corazón para transformarlas en entendimiento sobre nuestra paz.

Este proceso se potencia enfocando nuestros pensamientos, sentimientos, palabras e acciones, y desde la intención de asumir la responsabilidad por la manera en que expresamos nuestra esencia y de integrar nuestras emociones para encontrar las maneras auténticas en que expresamos nuestra paz.

ENERGIZAR: Construcción Presente

Siempre es tiempo de ampliar nuestra percepción y conocer más sobre nuestros propios procesos energéticos, pues sólo quien conoce su propia energía puede tomar las decisiones más apropiadas para construir desde su paz interior.



He escrito este libro durante mi propio proceso de identificación de aquello que me energiza en el presente y que, consecuentemente, me lleva a invertir mi energía de la manera más apropiada posible desde mi propósito de contribuir como individuo social desde mi paz.

En las casi 20 páginas, encontramos información que podemos integrar para hacernos más conscientes del uso de nuestra propia energía desde nuestras emociones hasta nuestra nutrición.

Recordando que cada una de nuestras decisiones construye nuestro destino, entendemos la importancia de tomar decisiones alineadas a nuestra paz, pues es así que entre todos construimos la paz mundial que queremos.

Activando Nuestro Modo Propósito

Es común encontrar personas juzgando a otras por sus vicios, sobre todo cuando hablamos de sustancias como el alcohol y las drogas, pero, ¿somos conscientes de nuestros propios vicios? Desde pequeños tenemos vicios, de los cuales a veces no somos conscientes, y a medida que crecemos los fortalecemos o creamos otros, algo que parece común como hablar mal o bien de las personas, pensar de manera pesimista u optimista, consumir alimentos con o sin consciencia nutricional, ser manipuladores o sumisos, todos estos ejemplos son extremos de vicios que tenemos y que pueden, o no, ser constructivos y sostenibles en el lugar en que vivimos, pero que en determinado momento pueden transformarse en destructivos e insostenibles, sobre todo cuando desde nuestra sabiduría personal percibimos que podemos encontrar una medida apropiada para todo en la vida, sobre todo cuando tenemos un propósito (clic aquí para leer sobre armonía de la energía).

Reflexionando sobre el motivo de los vicios, he percibido que nuestros deseos mentales y emocionales nos hacen buscar satisfacción en cosas que nos hacen olvidarnos temporalmente de lo que no sabemos aceptar en nuestra vida, y lo que nos permite bajarnos de esa montaña rusa emocional es tener un propósito que integra toda nuestra vida, que nos permite reconocer nuestros talentos, trabajarlos e integrarlos al contexto, que nos lleva a usar nuestro tiempo y recursos para construir a partir de nuestros propios sentimientos, pensamientos y expresión. Para esto podemos considerar estos simples aspectos:

  1. Lo que nos gusta: usando nuestro tiempo para hacer lo que disfrutamos (sobre todo de manera independiente) nos conectamos con nuestra paz y con lo apropiado para nuestra experiencia.

  2. Lo que hacemos bien: todos tenemos diferentes talentos, lo que sabemos hacer bien y nos resulta fácil e interesante, comparado con otras áreas, expresa mucho sobre nosotros mismos y sobre cómo podemos contribuir en la sociedad.

  3. Lo que admiran de nosotros: tenemos características específicas que otros admiran en nosotros, si no sabemos qué es preguntemos, sobre todo a aquellas personas que nos conocen más.

  4. Lo que queremos transmitir: integrando los 3 aspectos anteriores podemos encontrar diversas formas creativas de expresarnos en todas las áreas de nuestras vidas, asumiendo la responsabilidad por nosotros mismos y por transmitir el deseo de conexión desde el respeto y la integridad (clic aquí para leer sobre transparencia).

Entendamos que como personas siempre somos un ejemplo que puede ser imitado, entonces podemos acoger como propósito construir paz en todas las áreas de nuestra vida a partir del autoconocimiento, la integridad, la transparencia y la coherencia, para que aprendamos a tomar decisiones más apropiadas para nuestro momento presente desde nuestra paz (clic aquí para leer sobre cómo decidir desde nuestra paz) para construir abrazando las diferencias.

Con amor,
Ángel

Manifestando la Relación que Deseamos

He pasado por varios momentos en la vida que han contribuido para una percepción más amplia y responsable sobre las relaciones. La vida vivida desde el mundo mental y emocional puede llevar a una desconexión de la integridad y del poder personal, lo que genera experimentar desde los vacíos creados por la ilusión de separación que crea personas individualistas. Esta es la base para tener relaciones con ausencia parcial, o total, de transparencia, aceptación, respeto y coherencia, comenzando desde la relación con uno mismo, y así continúa hasta que decidimos aprender a experimentar nuestra vida desde la integración de nuestros mundos mental y emocional con nuestro corazón, nuestra esencia.

La relación que tenemos con nosotros mismos es lo único que podemos manifestar en nuestra relación con todo y todos alrededor, mientras más transparentes, coherentes, respetuosos e íntegros somos con nosotros mismos, más manifestamos eso en nuestras relaciones (clic aquí para leer sobre reflejos en las relaciones). Es por esto que nuestra relación integrada, con nuestra vida, con el ambiente y con las personas, tiene propósitos claros para revelar en el presente las consecuencias de lo que hemos pensado, sentido y expresado, para que podamos transformar la manera en que nos relacionamos de adentro hacia afuera (clic aquí para leer sobre propósitos de las relaciones) .

Ahora que entendemos que sólo podemos manifestar afuera las relaciones desde nuestro estado actual, podemos reflexionar sobre estos aspectos que efectivamente nos llevan a relacionarnos con todo alrededor de una manera más consciente:

  1. TRANSPARENCIA: este aspecto comienza con el autoconocimiento, pues descubriendo nuestros motivos por detrás de cada decisión podemos analizarlos y alinearlos a la verdad de autenticidad en unidad que está en nuestro corazón. Siendo sinceros con nosotros mismos empezamos a sentir aumentar nuestra autoconfianza, lo que nos lleva a la certeza de expresar nuestros talentos, nuestro deseo de contribuir, nuestra conexión universal innata y, consecuentemente, a manifestar una realidad en la que la expresión de la verdad es siempre nuestra prioridad.

  2. COHERENCIA: a medida que nos conocemos, percibimos que necesitamos permitir que nuestro sistema perceptivo se expanda para alinear nuestra expresión a la sabiduría personal de quienes realmente somos e integrarla al contexto. Nuestros pensamientos necesitan estar más enfocados en la construcción a partir de la contribución (clic aquí para leer sobre contribución), nuestras emociones necesitan ser sentidas e integradas para expresar integridad desde el sentimiento (clic aquí para leer sobre sublimación de emociones) y nuestra expresión necesita ser más íntegra, considerando el contexto y nuestra capacidad real de contribución.

  3. ACEPTACIÓN: cuando nos aceptamos a nosotros mismos desde nuestra esencia y entendemos que todos estamos en un proceso de experimentación constante de nuestra propia realidad, logramos aceptar y entender todo y todos alrededor. Nuestro poder de decisión se enfoca en nosotros mismos, somos responsables por lo que construimos y por el impacto que eso causa en la sociedad, debemos ser el ejemplo de la integridad y de la paz que queremos del mundo (clic aquí para leer sobre construir paz).

  4. INTEGRIDAD: cuando nos conectamos con la realidad como seres íntegros, completos, que tenemos todo lo necesario para contribuir desde nuestra esencia, estamos listos para construir en el todo como una célula, asumiendo el papel que nos corresponde desde un propósito que integra todas las áreas de nuestra vida y que manifiesta relaciones enfocadas en su construcción. En el estado de integridad logramos amar desde la libertad de ser quienes somos y abrazar a todo y todos por ser quienes son, entendemos que cada relación es parte de la construcción y que de acuerdo a su propósito en nuestra vida es que debemos decidir y actuar (clic aquí para leer sobre relaciones constructivas).

Desde la verdad de nuestro corazón construimos relaciones que nos conectan y fortalecen la estructura para construir, pues aceptamos las diferencias como parte íntegra del todo y percibimos desde la esencia y el momento. Percibimos la vida como un momento, la vivimos como si sólo existiera el presente con el propósito de dejar un legado íntegro que sirva como ejemplo para evolucionar en unidad, desde el amor, desde la integración.

Con amor,
Ángel

Reflejos en las relaciones: Edición especial

Hay un tema que es muy común cuando hay falta de autoconocimiento, la injusticia, tanto en la vida profesional como en la vida personal. En el trabajo se presenta sobre todo en el reconocimiento desde la perspectiva personal de cada uno, pues lo que se percibe es la desigualdad de remuneración en relación al esfuerzo del trabajo y lo que llamamos “lambonería” en Colombia. Ya en la vida personal puede suceder en nuestras relaciones familiares, de pareja o amistades, es también la percepción de que lo que hacemos no es suficiente para las personas, que cada vez exigen más de nosotros mismos y no reconocen nuestro “esfuerzo” (pongo la palabra esfuerzo entre comillas porque eso es lo que hacemos cuando tratamos de buscar la aprobación externa, lo que no es necesario cuando empezamos a guiarnos por la aprobación interna – clic aquí para leer el artículo completo sobre Aprobación interna en 3 pasos).

Conectado al concepto de injusticia, generalmente, está el poder sobre los demás. En el trabajo, en algunos casos, las personas que tienen cargos más altos son personas que usan su poder personal para manipular a todos y todo a su alrededor, y ese es uno de los motivos para llegar a esa posición (fuera el poder que tienen por el conocimiento y la experiencia que pueden tener), obviamente si nuestro deseo es ejercer nuestro poder personal sobre nosotros mismos de alguna manera no encajamos en una posición que requiera hacer eso, ¿cierto? Ya en otro tipo de relaciones encontramos a las personas que quieren ejercer control sobre las otras y no las dejan ser ellas mismas (ojo, podemos ser nosotros mismos), aquí encontramos abuelos, padres, hijos, hermanos, parejas, amigos, que quieren que todo sea hecho a su manera y, cuando no se hace así, usan el miedo como herramienta de manipulación para obtener el control.

¿Nos hemos sentido identificados con alguna de estas situaciones? Si la respuesta es “SÍ”, continuemos leyendo esta edición especial de reflejos para que encontremos una manera asertiva de salir de esta situación y crear nuevas oportunidades en nuestra vida a partir de decisiones personales tomadas por convicción (clic aquí para leer el artículo sobre decidir por convicción).

AMBIENTE LABORAL

¿Cómo podemos actuar de manera más asertiva frente a situaciones que consideramos injustas en el ambiente laboral? Lo principal es que entendamos que es nuestra decisión estar donde estamos, los motivos pueden ser miedos o convicciones, pero siempre somos nosotros quienes decidimos estar donde estamos, y generalmente tenemos algo que aprender de ahí sobre nosotros mismos.

He escuchado muchas personas quejándose de la injusticia de personas que asumen cargos importantes haciendo menos que ellas pero también he percibido que muchas de estas personas que se quejan parece que trabajan mucho, pues a veces simplemente no están en el área para la cual tienen talento y para hacer lo mismo que los otros requieren mucho más tiempo y esfuerzo. ¿Les ha pasado esto? Podemos percibirlo fácilmente cuando hacemos algo que no nos gusta, por ejemplo, a mi no me gusta cocinar sola, y cuando lo hago me demoro más tiempo cocinando algo que la persona a la que le gusta y además no me queda tan rico, como que le falta algo. Esto es lo que sucede, necesitamos conocernos mejor para trabajar en algo para lo que tengamos talento y con lo que podamos fluir, eso evita que percibamos la situación de la ascensión de alguien que aparentemente trabaja menos como una injusticia.

Ahora, si después de que hayamos ampliado nuestra perspectiva aún percibimos que hay injusticia es hora de buscar un lugar para trabajar que sea más compatible con nuestros valores y principios. Es importante que tengamos certeza sobre lo que queremos para poder establecer los límites dentro de los cuales vamos a buscar el trabajo apropiado en una empresa compatible con nosotros (clic aquí para leer el artículo sobre establecer límites). Necesitamos confiar lo suficiente en nosotros para poder aceptar lo que nos merecemos (clic aquí para leer sobre lo que merecemos), así como entender nuestras necesidades en todos los aspectos de nuestra vida, que muchas veces pueden ser más simples de lo que parecen y nos abren posibilidades de trabajar en áreas que se encajarían en una realidad de necesidades extremas no tan necesarias (clic aquí para leer el artículo sobre identificación de necesidades).

Aquí tenemos algunas perspectivas que pueden contribuir para nuestra toma de decisiones con respecto a nuestra vida laboral:

  1. ¿Sentimos que tenemos que trabajar mucho para lograr pequeñas cosas? Percibiendo los momentos en nuestra propia vida en que sentimos que lo que hacemos nos gusta y nos permite fluir, nos damos cuenta de que es ahí cuando nos olvidamos del tiempo y de la energía que le estamos dedicando. Entonces, si hacemos algo que no nos permite fluir, que nos cansa y nos hace sentir que tenemos que esforzarnos para hacerlo necesitamos evaluar otras posibilidades para monetizar lo que hacemos a partir de nuestros talentos personales integrados. ¿Que es lo que más se nos facilita y nos gusta hacer que contribuye para la construcción de una humanidad más íntegra y como podemos monetizar eso para poder vivir en donde estamos?

  2. ¿Las necesidades materiales que tenemos son realmente necesarias? Muchas veces creamos en nuestra realidad necesidades que nos mantienen prisioneros a algo que no nos gusta en el ambiente laboral, cuando percibimos que necesitamos menos de lo que creemos logramos avanzar en nuestra vida personal, pues construimos con más calma y satisfacción nuestra vida material a través de nuestros talentos.

En mis 7 años de vida laboral, he aprendido que puedo hacer todo lo que me proponga, pero eso a veces requiere hacer cosas que no están alineadas a mis valores y principios, entonces he decidido que prefiero fluir en lo que hago con más facilidad, por eso escribo y asisto personas en sus propios procesos, así siento que soy más coherente conmigo misma y que logro conectarme de manera más genuina con todos y todo a mi alrededor, tengo tiempo para mi y para las cosas y personas que son prioridad en mi vida, hoy tengo la certeza de que no necesito todo lo que ambicionaba, y agradezco lo que llega para construir lo que realmente deseo de corazón, que se va manifestando a medida que voy viviendo. ¿Lo que haces te permite estar en paz en todas las áreas de tu vida?

RELACIONES PERSONALES

Podemos vivir injusticia en cualquier tipo de relación, sobre todo cuando somos injustos con nosotros mismos (no respetamos nuestros principios, nuestros gustos, nuestro tiempo y priorizamos satisfacer los de los demás) o cuando por miedo a estar solos, o a ser rechazados, creamos un personaje que no es necesario (sea cual sea nuestra naturaleza podemos encontrar gente compatible para relacionarnos).

En las relaciones se percibe mucho abuso de poder e injusticia, sea por el machismo, por el feminismo o por la idea de que una de las partes debe asumir el control de la relación, y todas las opciones anteriores solo construyen relaciones basadas en el miedo cuyo destino es la rutina, pues se pierden totalmente la espontaneidad y la transparencia en las interacciones, si necesitamos asumir o delegar el poder en cualquier tipo de relación deberíamos revisar nuestra falta de aceptación, pues cuando nos aceptamos totalmente percibimos la importancia que tiene el empoderamiento personal (clic aquí para leer sobre empoderamiento), cada uno de nosotros es único y cuando logramos integrar nuestro poder personal al de las otras personas construimos bases sólidas basadas en la verdad y en la transparencia, una manera sólida para construir de manera sostenible (clic aquí para leer el artículo sobre relaciones constructivas).

Muchas veces entramos en una relación basados en emociones que nos llevan a reaccionar, o a “actuar impulsivamente”, por este motivo es importante que tengamos calma para conocer a las personas y entender de qué manera se encajan en nuestra vida o si apenas están presentes para enseñarnos algo sobre nosotros mismos que no hemos percibido, y que necesitamos trabajar para entender las situaciones que manifestamos en nuestra vida, lo que nos sucede (click aquí para leer el artículo sobre el conocimiento).

Aquí tenemos algunas perspectivas que pueden contribuir para nuestra toma de decisiones con respecto a nuestras relaciones:

  1. ¿Sentimos que no recibimos lo que damos? es muy común que busquemos lo que creemos que necesitamos afuera, la cuestión es que afuera sólo encontramos lo que somos por dentro. Si nos mienten, pensemos a quien le mentimos (incluyéndonos a nosotros mismos), si nos traicionan, preguntémonos a quién hemos traicionado, si no nos cumplen lo que nos dicen, ¿a quien no le hemos cumplido lo que hemos dicho? Estamos acostumbrados a priorizar a algunas personas y darles tratamiento especial, y son esas personas las que nos pueden mostrar más fácilmente nuestras acciones y reacciones con quienes no consideramos prioridad, la responsabilidad por lo que sentimos, pensamos, decimos y hacemos es nuestra, necesitamos aprender a decidir con más consciencia (clic aquí para leer sobre coherencia).

  2. ¿Inducimos a las personas con las que nos relacionamos a hacer lo que queremos? Muchas veces creamos en nuestra realidad necesidades que nos mantienen prisioneros a la idea del poder, así que es posible que estemos atrayendo personas inseguras que estén dispuestas a buscar nuestra aprobación, dándonos gusto en todo lo que queremos (debemos tener principal cuidado con esto en las relaciones familiares y cuando criamos hijos, pues estas actitudes pueden comprometer su desarrollo sano en el mundo). Ejercer nuestro poder sobre los demás es afirmarnos que no somos lo suficientemente buenos para conectarnos con las personas libremente y permitir que ellas nos devuelvan lo que damos, pues percibimos, de manera consciente o inconsciente, que generalmente damos con incoherencia y falta de aceptación (clic aquí para leer sobre el perdón).

Durante mucho tiempo yo me comparé con las otras personas y me quejé de mi situación, quería que las personas supieran lo que me gustaba para que me dieran gusto en todo, pero me di cuenta de que a pesar de tener todo lo que creía que quería, no estaba satisfecha con nada, así que decidí trabajar en mi misma aplicando en mi vida diaria principios universales que me me asistieron para conocerme mejor y entender que sólo aumentando mi poder personal, asumiendo la responsabilidad por lo que siento, pienso y expreso de manera consciente realmente me siento cada vez más conectada conmigo misma y, consecuentemente, más tranquila (clic aquí para comprar el libro electrónico 7 Niveles Para el Empoderamiento Personal) . ¿Qué haces que te permite estar en paz?

Con amor,
Ángel

Sublimación de Nuestra Experiencia: Edición Especial

A través de nuestra experiencia personal, es perceptible que nosotros mismos podemos construir sentimientos sublimes sobre cosas que parecen simples y a las cuales normalmente no les damos mucha importancia, es cuestión de vivir el momento plenamente y ampliar nuestra consciencia sobre nosotros mismos. A esto se le llama SUBLIMACIÓN, que, según la definición del diccionario de la RAE, es engrandecer, exaltar, ensalzar, elevar a un grado superior.

Durante nuestra vida, casi siempre de manera inconsciente, hemos sublimado varias cosas, algunas destructivas, conectándolas con la manera en que nos sentíamos a nivel emocional y mental en determinado momento, y también hemos relacionado aspectos, que pueden ser constructivos para nosotros, con momentos negativos a nivel emocional y mental. Cuando nos empezamos a dar cuenta de eso percibimos el origen de muchos de nuestros vicios de comida, cigarrillo, emociones, juego, personas, sexo, drogas, bebida, etc., y descubrimos que podemos conectar de manera consciente hábitos más constructivos a través del sentimiento de amor a nosotros mismos.

Cada acción trae consecuencias, sean a corto o largo plazo, y algunas veces pueden parecer nulas, es por esto que es importante que empecemos a escoger de manera más consciente y asertiva las decisiones que queremos tomar para impactar nuestra vida, nuestra salud, niveles de energía, relaciones con nosotros mismos y con los demás, etc., de manera constructiva. Por este motivo, es esencial conocer maneras simples de sublimar diversas áreas de nuestra vida desde los mínimos detalles.

La reflexión que queda es: ¿Qué hemos sublimado que es destructivo para nosotros? Ahora que tenemos esa respuesta conozcamos la sublimación de nuestro mundo mental, creativo, sexual, emocional y sentimental, en este mismo artículo que es una edición especial enfocada en la expansión de consciencia, la ampliación de perspectiva sobre lo que podemos llamar de mundo invisible y sensible (¿etéreo?).

1. SUBLIMACIÓN DE NUESTRA REALIDAD MENTAL: Base de nuestras relaciones

La realidad que existe en nuestra mente, la que nutrimos, es la manera en que vivimos nuestra propia experiencia. Tenemos varias opciones y percibimos sólo las cosas a las que les damos atención, porque además es lo que más nos comunican, ya que nos conectamos e identificamos con ello. Entonces si decidimos ver todo como una adversidad, o un desafío, nuestra vida nos muestra eso en todo lo que hacemos, ya cuando decidimos ver todo como un aprendizaje vivimos la vida como una experiencia infinita de conocimiento. Es por este motivo que es tan importante que verifiquemos la realidad que estamos nutriendo en nuestra mente.

Reconociendo cómo nuestra mente influye en la manera en que experimentamos nuestro presente, podemos seguir pasos simples para sublimar nuestra realidad mental de manera constructiva y en armonía con todos y todo a nuestro alrededor.

  • Preguntémonos: ¿Que pensamientos tenemos durante el día que nos generan angustia, estrés, ansiedad, tristeza?, ¿qué situaciones diarias intensifican esos pensamientos y esas emociones? Ejemplo: si pensamos en la situación del país nos sentimos inseguros, esto se intensifica al ver noticieros y hablar con las personas sobre el tema.

  • Con los pensamientos, y emociones, destructivos identificados, podemos trabajar transformándolos en acciones constructivas que nos empoderan. Ejemplo: buscamos la manera de disminuir las necesidades que no son necesarias (clic aquí para ver un paso a paso para evaluar nuestras necesidades), de vivir con lo necesario, de ahorrar lo que nos entra ahora, de identificar nuestros talentos para trabajar contribuyendo con la construcción de modelos más constructivos, coherentes y transparentes, donde sea que estemos, esto construye nuestra autoconfianza.

  • Identifiquemos los pensamientos y situaciones en nuestro día que nos traen tranquilidad y nos hacen tener confianza en nosotros mismos. Ejemplo: cuando nos enfocamos en hacer algo para lo que tenemos talento, cuando pasamos tiempo con nosotros mismos, con nuestros hijos, con animales, con personas, con la naturaleza, etc.

  • Enfoquemos nuestra energía en intención (pensamientos, sentimientos, expresión) en lo que nos hace sentirnos conectados con nosotros mismos y con el mundo. Aprendamos algo nuevo sobre nosotros y las maneras de que tengamos un impacto más constructivo desde casa.

La reflexión que queda es: ¿Cuánto tiempo dedicamos por día para sublimar lo que es constructivo para nosotros?

2. SUBLIMACIÓN DE NUESTRA CREATIVIDAD: Estado de Flujo

Cuando nutrimos una realidad empoderante, que nos reconecta con la confianza en nosotros mismos, y en la vida, empezamos a integrar la información interna y externa que recibimos de manera más auténtica para expresarla, cuestionándonos más sobre lo que nos llega, pues descubrimos que todos somos diferentes y, al mismo tiempo, hacemos parte de la realidad colectiva que existe.

Ahora que tenemos una realidad mental más constructiva y basada en lo que es más apropiado para nosotros desde nuestra propia experiencia, podemos integrar algunos pasos para aumentar nuestra reconexión personal y permitir que nuestra creatividad fluya, en todas las áreas de nuestra vida.

  • Hidratación: ¿Somos conscientes de la calidad de hidratación de nuestro cuerpo? Ejemplo: el agua que consumimos debe tener minerales esenciales para hidratarnos, podemos mineralizar el agua con sal marina, y un poco de bicarbonato de sodio, y solarizarla, a mi me ha dado muy buen resultado, mi cuerpo funciona mejor y pide menos líquido durante el día. Investiguemos y probemos con nuestro propio cuerpo.

  • Nutrición: ¿Comemos para alimentarnos o para nutrirnos? (Clic aquí para leer el artículo para expandir nuestra consciencia nutricional). Ejemplo: cuando comemos pensando sólo en balancear harinas y proteínas estamos ignorando los minerales y vitaminas, que son esenciales para el funcionamiento apropiado de nuestro cuerpo. Yo por ejemplo he dejado las carnes y los lácteos porque me he dado cuenta de que mi intestino absorbe mejor los nutrientes de los alimentos funcionales y necesito comer menos para sentirme con más energía y más salud (clic aquí para leer sobre micronutrientes y regeneración celular).

  • Respiración: ¿Sabemos cual es la calidad de nuestra respiración? Ejemplo: nuestra respiración se va volviendo más corta y usamos sólo una parte de nuestra capacidad pulmonar para oxigenar nuestro cuerpo. Yo he integrado una respiración diafragmática profunda durante el día y me he sentido más conectada y tranquila.

  • Regeneración celular: ¿Dormimos lo suficiente y damos al cuerpo lo que realmente necesita? Ejemplo: nuestro cuerpo necesita determinado tiempo para regenerarse y regularse durante el sueño, por esto es importante que sepamos cuánto tiempo necesitamos para levantarnos con disposición y energía. A medida que he mejorado mi nutrición me he dado cuenta de que mi cuerpo necesita menos tiempo cuando como lo necesario (Clic aquí para leer el artículo completo sobre regeneración celular).

Dándole atención a nuestro nivel energético, de manera integrada, permitimos que nuestra creatividad fluya con facilidad y en cualquier momento presente., logramos conectarnos con nuestro estado de flujo.

La reflexión que queda es: ¿Investigamos realmente los procesos que nos permiten ampliar nuestra consciencia personal?

3. SUBLIMACIÓN DE NUESTRA EXPERIENCIA SEXUAL: Pontenciando el amor

La energía sexual es también energía creativa que, al sublimarla de manera constructiva, nos conecta con nuestra esencia a través del amor. Nuestra energía sexual está conectada a procesos de atracción en nuestra propia percepción, que pueden fortalecer las conexiones a través de nuestro mundo emocional, mental y/o físico. Como leímos en la sublimación de la realidad mental percibimos sólo las cosas a las que les damos atención, así que a medida que vamos conociéndonos a través de nuestra propia experiencia, tenemos la opción de expandir nuestra consciencia personal para aprender a conectar con nuestras propias señales personales y así de manera más asertiva con el mundo.

Reconociendo cómo nuestras emociones, pensamientos y percepciones influyen en la manera en que experimentamos nuestra energía sexual, podemos seguir pasos simples para sublimarla de manera constructiva y en armonía con todos y todo a nuestro alrededor.

  • Preguntémonos: ¿Que motivos nos llevan a vivir nuestra sexualidad como lo hemos decidido?, ¿que sentimos y pensamos después del acto sexual o del orgasmo? Ejemplo: mi motivo para iniciar mi vida sexual fue mi baja autoestima, siempre pensé que el sexo era una manera de controlar a mi pareja para tenerla a mi lado. Mientras tuve ese pensamiento era común sentirme adolorida y vacía, como si algo me faltara que no podía encontrar fuera de mí, muchas veces me sentía cansada, como si no tuviera energía, pero pensaba que eso era normal.

  • Con los pensamientos, y emociones, destructivos identificados, podemos trabajar transformándolos en acciones constructivas que nos empoderan. Ejemplo: Investigando descubrí que no era normal sentirme como me sentía y empecé a leer sobre varios asuntos y a sentirme más a mi misma en cada momento, mi consciencia sobre mi energía sexual se amplió y hoy percibo que no es sólo una cuestión de mis mundos emocional, físico y mental, sino que también incluye mi mundo sentimental y los mundos emocional, físico, mental y sentimental de la persona con la que permito que se establezca esa relación.

  • Enfoquemos nuestra energía en el presente y aprendamos algo nuevo sobre nosotros y las maneras de que tengamos un impacto más constructivo en nuestras propias relaciones a través de nuestra interacción personal integrada a nuestras señales interiores.

La reflexión que queda es: ¿Enfocamos nuestra energía sexual por convicción personal o por complacer a los demás?

4. SUBLIMACIÓN DE NUESTRAS EMOCIONES: Construyendo el sentimiento

Las emociones son energía reactiva e inconsciente en movimiento, surgen de necesidades y creencias que hemos asumido como nuestras a lo largo de nuestra vida. Las somatizamos en el cuerpo y nos identificamos con ellas hasta el punto en que pensamos que es el lenguaje de nuestro corazón. Las emociones nos hacen reaccionar de acuerdo a lo que hemos integrado, vamos de las lágrimas a las risas, del afecto a los gritos, y viceversa. Los sentimientos son energía activa y consciente en movimiento, surgen de necesidades y creencias que se construyen a partir de lo que hay en nuestro corazón, aquello con lo que fluimos en armonía con nuestro entorno desde lo que sentimos. Los sentimos en el cuerpo como un estado de paz y coherencia con nuestra esencia. Podemos actuar a partir de nuestros sentimientos, pues nuestra comprensión de cada situación se expande de acuerdo con nuestra experiencia y la manera en que pensamos, haciéndonos más asertivos en nuestra expresión.

Conociendo las emociones y los sentimientos, podemos seguir pasos simples para sublimar nuestras emociones de manera constructiva y en armonía con nuestra esencia y nuestro corazón.

  • Preguntémonos: ¿Que pensamientos tenemos durante el día que nos generan cualquier emoción negativa o positiva?, ¿qué situaciones diarias intensifican esos pensamientos y esas emociones? Ejemplos: como ejemplo de pensamiento y emoción positiva, si pensamos en que vamos a salir con alguien que nos gusta sentimos maripositas en la barriga y cuando nos llama el pensamiento y la emoción se intensifican. Como ejemplo de pensamiento y emoción negativa, si pensamos en que alguien nos miente sentimos la emoción en alguna parte del cuerpo manifestando la impotencia y cuando nos dice algo que sabemos o pensamos que es mentira se intensifican el pensamiento y la emoción.

  • ¿Cómo reaccionamos cuando sentimos esas emociones en el cuerpo? Ejemplos: para el primer caso la reacción puede ser sonreír y ponernos nerviosos, para el segundo puede ser gritar y enfrentar a la persona.
  • ¿Cómo podríamos trabajar la emoción y actuar de manera más asertiva? Ejemplos: para trabajar la emoción necesitamos respiración diafragmática profunda hasta que nos sintamos tranquilos. Para actuar de manera más asertiva en el ejemplo positivo sonreír continua siendo asertivo, porque además se siente en la voz, y para continuar es importante que nos preguntemos si la persona con la que vamos a salir es realmente alguien con quien queremos construir algo juntos basados en la realidad de lo que es y lo que somos. Para actuar de manera más asertiva en el ejemplo negativo, una vez trabajada la emoción pensemos si hemos sido sinceros, con nosotros mismos y con los demás, y preguntémonos por qué mantenemos a esa persona en nuestra vida.

  • Evaluemos lo que hemos permitido, pues las emociones nos llevan a lugares y a personas para que aprendamos algo que no hemos querido aprender a través de la auto reflexión. Entendamos que lo que queremos de corazón, es el sentimiento de armonía con nosotros mismos que nos guía en nuestro propio camino.

La reflexión que queda es: ¿Qué tenemos que aprender sobre nosotros mismos a través de las situaciones que vivimos? (clic aquí para aprender ejercicio de consciencia emocional)

Con amor,
Ángel

Transmutación del Ser: 4 aspectos para conectarnos con quienes realmente somos

Nuestra vida es una construcción personal que puede ser inconsciente o consciente. Todo lo que se manifiesta es nuestra responsabilidad, depende de nosotros decidir asumirlo de manera consciente para conectarnos con quienes realmente somos e desapegarnos de quien creemos ser.

Ser quienes realmente somos es reconocer que la responsabilidad sobre lo que pensamos, sentimos y expresamos es nuestra, las decisiones de todo lo que existe en nuestra vida las hemos tomado nosotros (así a veces no parezca, basta apenas una decisión para cambiar el presente). Para eso debemos ser lo más conscientes que podamos sobre nuestro propio sistema de percepción, entender cómo funciona nos lleva a una comprensión más profunda de nosotros mismos (clic aquí para comprar el libro 7 Niveles Para el Empoderamiento Personal).

Para entender mejor quienes realmente somos es necesario percibir, integrar y transformar conscientemente estos 4 aspectos:

  1. Creencias: los filtros que impactan nuestra percepción del mundo.
  2. Emociones: reacciones que nos llevan a tomar decisiones de manera mental e impulsiva.
  3. Acciones: la manera en que nos nutrimos, nos fortalecemos, nos enfocamos y usamos el cuerpo para expresarnos.
  4. Palabras: las opiniones e ideas que transmitimos.

Nuestra verdadera esencia está en nuestro estado de flujo y paz, a medida que ampliamos nuestra perspectiva, escogemos la mentalidad, el sentimiento y la expresión más alineados a nuestra verdad, volviéndonos más coherentes con nuestro deseo de integración de corazón (clic aquí para leer sobre coherencia).

Contribuyamos y seamos auténticos, trabajemos por un mundo más consciente.

Con amor,
Ángel

Sublimación de Nuestra Experiencia 5: Emociones y Sentimientos

Ahora que entendemos un poco mejor qué es la sublimación (haga click aqui para leer el artículo sobre sublimación completo), y como la experimentamos a nivel mental (click aquí para leer sobre realidad mental), creativo (click aquí para leer sobre energía creativa), y sexual (click aquí para leer sobre energía sexual), podemos entender mejor la sublimación de emociones en sentimientos.

Las emociones son energía reactiva e inconsciente en movimiento, surgen de necesidades y creencias que hemos asumido como nuestras a lo largo de nuestra vida. Las somatizamos en el cuerpo y nos identificamos con ellas hasta el punto en que pensamos que es el lenguaje de nuestro corazón. Las emociones nos hacen reaccionar de acuerdo a lo que hemos integrado, vamos de las lágrimas a las risas, del afecto a los gritos, y viceversa. Los sentimientos son energía activa y consciente en movimiento, surgen de necesidades y creencias que se construyen a partir de lo que hay en nuestro corazón, aquello con lo que fluimos en armonía con nuestro entorno desde lo que sentimos. Los sentimos en el cuerpo como un estado de paz y coherencia con nuestra esencia. Podemos actuar a partir de nuestros sentimientos, pues nuestra comprensión de cada situación se expande de acuerdo con nuestra experiencia y la manera en que pensamos, haciéndonos más asertivos en nuestra expresión.

Conociendo las emociones y los sentimientos, podemos seguir pasos simples para sublimar nuestras emociones de manera constructiva y en armonía con nuestra esencia y nuestro corazón.

  1. Preguntémonos: ¿Que pensamientos tenemos durante el día que nos generan cualquier emoción negativa o positiva?, ¿qué situaciones diarias intensifican esos pensamientos y esas emociones? Ejemplos: como ejemplo de pensamiento y emoción positiva, si pensamos en que vamos a salir con alguien que nos gusta sentimos maripositas en la barriga y cuando nos llama el pensamiento y la emoción se intensifican. Como ejemplo de pensamiento y emoción negativa, si pensamos en que alguien nos miente sentimos la emoción en alguna parte del cuerpo manifestando la impotencia y cuando nos dice algo que sabemos o pensamos que es mentira se intensifican el pensamiento y la emoción.

  2. ¿Cómo reaccionamos cuando sentimos esas emociones en el cuerpo? Ejemplos: para el primer caso la reacción puede ser sonreír y ponernos nerviosos, para el segundo puede ser gritar y enfrentar a la persona.
  3. ¿Cómo podríamos trabajar la emoción y actuar de manera más asertiva? Ejemplos: para trabajar la emoción necesitamos respiración diafragmática profunda hasta que nos sintamos tranquilos. Para actuar de manera más asertiva en el ejemplo positivo sonreír continua siendo asertivo, porque además se siente en la voz, y para continuar es importante que nos preguntemos si la persona con la que vamos a salir es realmente alguien con quien queremos construir algo juntos basados en la realidad de lo que es y lo que somos. Para actuar de manera más asertiva en el ejemplo negativo, una vez trabajada la emoción pensemos si hemos sido sinceros, con nosotros mismos y con los demás, y preguntémonos por qué mantenemos a esa persona en nuestra vida.

  4. Evaluemos lo que hemos permitido, pues las emociones nos llevan a lugares y a personas para que aprendamos algo que no hemos querido aprender a través de la auto reflexión. Entendamos que lo que queremos de corazón, es el sentimiento de armonía con nosotros mismos que nos guía en nuestro propio camino.

La reflexión que queda para hoy es: ¿Qué tenemos que aprender sobre nosotros mismos a través de las situaciones que vivimos?

Con amor,
Ángel