Archivo de la etiqueta: conexión

Dar y Recibir en la Medida Apropiada

Todo en nuestra vida puede ser percibido como recurso, el tiempo, el dinero, la energía, la expresión, los pensamientos, etc. Mientras más somos conscientes de los intercambios de recursos presentes en cada situación, mejor entendemos que todo tiene un momento y forma apropiados para ser dado y recibido, somos libres para decidirlo.

Todos somos únicos, así que nuestra forma de contribuir en cada momento es diferente, por lo tanto, cuando respetamos la autenticidad, podemos decidir recibir la contribución única de todo y todos. Así como cuando compramos algo damos dinero y recibimos un producto o servicio, debemos entender que todo recurso de contribución puede ser diferente.

Somos libres de decir “SÍ” a nuestra paz, de saludar a quien queremos, de conversar con quien queremos, de responder a quien queremos, de construir con quien queremos y de aprender a expresarnos desde la certeza de que sabemos lo que es apropiado para nuestro momento presente.

Dar y recibir son dos acciones siempre presentes en nuestra vida, dos acciones que en la medida apropiada nos abren un camino de tranquilidad en el que tenemos la certeza de estar contribuyendo desde nuestra paz para la construcción de la paz que queremos.

Costumbres

La costumbre puede habernos llevado a abrazar muchos lugares emocionales en nuestra vida, pero también nos puede traer de regreso a casa, reconectarnos con nosotros mismos (clic aquí para leer sobre venir a nosotros).

Podemos cambiar de hábitos un sinnúmero de veces (clic aquí para leer sobre cambio de hábitos), pero hay un hábito que fortalece nuestra confianza en nosotros mismos, intensifica nuestra autosuficiencia, nos lleva a encontrar la medida apropiada para expresarnos y para dar y recibir, es tomar cada decisión desde nuestra paz.

Decidir desde nuestra paz nos lleva a aceptar que estamos en constante movimiento, más allá del tiempo y del espacio, y que la única forma de encontrar paz afuera es seguir la paz que sentimos dentro en el presente.

La costumbre de decidir desde nuestro sentimiento de paz revela una faceta tranquila y conectada de nosotros mismos. Nuestra integridad nos lleva a permanecer en un estado de flujo en el que en todo momento encontramos recreación integrada a nuestra creatividad y a la forma de contribución personal desde nuestra autenticidad (clic aquí para leer sobre recreación).

Más allá de las etiquetas


Nuestra mente busca definir todo lo que vivimos para fortalecer nuestra identidad, pero podemos entrenarla para que se identifique con la seguridad de vivir en el presente.

Vivir en el presente implica entender que todo está en constante movimiento y que al mismo tiempo hay consistencia cuando construimos desde nuestra paz interior.

Somos todo, tenemos el potencial de construir paz dirigiendo nuestros recursos, de manera consciente, hacia ese propósito, las etiquetas integradas potencian esa construcción, estar totalmente alineados con cada una de nuestras decisiones de pensamientos, sentimientos, palabras y acciones es la base para ser la paz que queremos del mundo.

Nuestra experiencia más allá de las etiquetas revela nuestras verdaderas afinidades y nuestra autenticidad, nos permite aceptar que somos más de lo que pensamos y nos lleva a ampliar nuestra percepción sobre nuestra realidad.

La evidencia está en nuestra experiencia, depende de nosotros percibirla y decidir sintonizar con aquello que realmente queremos construir.

Creciendo a través de la Recreación

Cuando nos enfocamos en construir desde nuestra paz, la recreación es un aspecto esencial, ya que es la manera de integrar todas las áreas de nuestra vida en nuestro propio propósito de paz. Es momento de aprender más sobre nuestra forma personal de construir lo que nos hace fluir. Es tan sencillo como vivir en nuestro propio presente y tomar decisiones desde nuestra paz en cada momento. Esto quiere decir que estamos tan conscientes y conectados con nuestra esencia, que confiamos en cada decisión que tomamos desde la paz para construir una vida íntegra. Podemos decidir vivir nuestra vida como un todo, donde nuestras áreas personal y profesional se hacen una, pues permitimos que nuestra esencia sea la base de todo y expresamos nuestra autenticidad. De esta manera, percibimos el tiempo diferente, apenas entendemos que nuestra área personal contribuye para nuestra área profesional, y que nuestra área profesional también contribuye para nuestra área personal, así que la planificación se hace dispensable y cada momento podemos recrearnos y disfrutar la vida. La información que recibimos a través de las conversaciones, películas, libros, música, o cualquier otra fuente, puede ser usada para recrear todo lo que construimos desde nuestro propósito de paz. Esto nos hace sentir que estamos siempre construyendo un mundo de paz, con cada decisión que tomamos.

Mente Constructiva: 4 pasos para reprogramar nuestros pensamientos

Para ser y estar conscientes de nuestra expresión (gestos, palabras, actos, emociones) el primer paso es ejercitar la presencia mental, la cual logramos a través de la integración de nuestra percepción del mundo y nuestra atención, como leímos y practicamos en el artículo 4 pasos para mantener la mente en el presente (clic aquí para leer el artículo completo).

Cuando nuestra mente está presente, podemos enfocarla en nuestro propio proceso de construcción, pero ¿cómo puede ser útil?, fácil, vamos a empezar a trabajarlo por partes. En este artículo entenderemos cómo usar la mente presente para reprogramar nuestros propios pensamientos, ya que son ellos los responsables por la tercera parte de nuestro estado de ánimo y nivel de energía (por los otros dos tercios la percepción y la expresión).

Todos hemos crecido en ambientes diferentes y, de forma inconsciente, estamos sometidos, constantemente, a información que nos hace enfocarnos en el lado “destructivo” de la vida. Y, como es lo que más recibimos, vemos que nuestras conversaciones con las personas se vuelven un campo fértil para hablar de los demás, quejarnos, sentir pesar, citar tragedias, en fin, de hablar de cosas que no podemos transformar. Y eso efectivamente influencia nuestro humor y nuestra energía.

Hoy vamos a enfocar nuestra atención en cómo sintonizarnos, conscientemente, con el lado constructivo de la vida para reprogramar nuestros pensamientos (clic aquí para leer sobre empoderamiento de hábitos). Para esto vamos a seguir estos 4 pasos diariamente hasta integrarlos a nuestros hábitos:

    1. Buscar fuentes de información constructiva para remplazar la información destructiva. Puede ser a través de internet, televisión, personas con las que interactuamos, etc. Por ejemplo, en vez de investigar sobre lo que le hace mal al cuerpo, buscar sobre lo que le hace bien.
    1. Percibir los pensamientos que surgen durante el día. Si generan preocupación, ansiedad o cualquier sensación destructiva vamos a buscar motivos constructivos personales para resignificarlos. Por ejemplo, pienso que necesito dinero para pagar una cuenta, veo que puedo organizar una rifa, hacer un trabajo extra o vender algo que no me sirve y me doy cuenta de que puedo conseguir el dinero, entonces enfoco mis pensamientos en la acción que voy a tomar para conseguir la cantidad necesaria, puede ser que hasta consiga más.
    2. Enfocar los pensamientos en nosotros mismos, y en los proyectos en los que estamos involucrados, pues es donde podemos efectivamente asumir la responsabilidad de la transformación. ¿Para qué pensar en los motivos de otras personas, que son responsabilidad de ellas, si podemos estar usando ese tiempo para expandir nuestra consciencia y construir? Pensemos en eso.
  1. Encontrar, por lo menos una vez al día, un lugar en el que admiremos todo lo que percibimos con nuestro sistema perceptivo, y nos sintamos tranquilos, y pensemos en todo lo constructivo que hemos vivido y como podemos integrarlo a nuestra vida, a nuestros proyectos.

Es nuestra decisión escoger con lo que queremos conectarnos (clic aquí para leer sobre conectarnos con nuestro corazón). Entre más personas conscientes de su propia vida y dispuestas a contribuir de manera asertiva, tenemos mejores resultados remodelando el mundo en que vivimos, construyendo todos los días con más asertividad e innovando para transformar lo que sea necesario. Yo elijo conectarme con lo que contribuye para mi integridad para transformar el mundo con la contribución de todos y todo a mi alrededor, ¿y tú?

Compartamos este método fácil con las personas que quieran recuperar su energía y sentirse empoderadas.

Transmutando la Palabra Corrupción

Para transmutar la corrupción necesitamos entender realmente lo que es, ya que muchos nos hemos referido a ella aplicándola exclusivamente a las personas que están en el poder y que tienen acceso a dinero en grandes cantidades, sea en una empresa o en la política, y el término en realidad permea la sociedad, pues el gobierno de cada lugar es un reflejo de lo que domina en el grupo que es representado a nivel interior, así que si queremos cambios en la manera en que nos organizamos como humanidad es necesario que aprendamos a ser más íntegros, desde la raíz.

Corromper es alterar la forma de algo, aparecen otras definiciones de la misma RAE enfocándose en el aspecto negativo como dañar, pervertir, etc., pero la base es la alteración. Usando la definición como base podemos entender que la corrupción como tal no es mala, podemos hacerla constructiva alterando la forma de algo para que podamos construir juntos.

De acuerdo con la definición, la corrupción para el lado negativo podría representarse como una incoherencia, ¿decimos algo y no lo hacemos?, ¿irrespetamos las leyes cuando no nos están viendo?, ¿nos mostramos como salvadores y/o buenas personas para aprovecharnos de los demás o de las situaciones (o para mejorar nuestra imagen)?, ¿tomamos las cosas de otros porque consideramos que no las necesitan, ya que tienen dinero para comprarlas?, ¿queremos un mundo mejor, pero esperemos que los otros emprendan las acciones para mejorarlo?, ¿somos incoherentes de alguna manera en lo que sentimos, pensamos, decimos y hacemos?, ¿creemos que siempre el fin justifica los medios?

La propuesta de hoy, con la intención de que asumamos la responsabilidad de ser más íntegros a cada minuto, es que apliquemos la corrupción con su definición constructiva, que alteremos la forma de todo aquello en nuestras vidas que ha dejado de construirnos para que hagamos parte efectiva del cambio que queremos con nuestra iniciativa propia. Para esto no necesitamos seguidores, ni grupos, apenas compromiso y amor con nosotros mismos, así, con el tiempo, percibimos que tenemos un impacto constructivo en todo, y todos, lo que nos rodea. Aquí hay algunas maneras de empezar a transmutar la palabra corrupción de una manera constructiva:

  1. EXPRESARNOS COHERENTEMENTE: podemos usar nuestro canal de expresión (cuerpo) para transmitir de manera asertiva, con gestos, acciones y palabras lo que sentimos, con la intención de construir desde nuestro corazón (clic aquí para leer sobre conectarnos a nuestro corazón). Recordemos hacer coherente nuestra intención, alinear sentimiento, pensamiento, palabra y acción.

  2. NUTRIRNOS COHERENTEMENTE: nuestras células necesitan mucho menos de lo que creemos (clic aquí para leer sobre nutrientes y alimentos necesarios para el funcionamiento apropiado de nuestras células) y al dar prioridad a lo que necesitamos disminuimos el consumo de alimentos innecesarios, lo que impacta constructivamente nuestra salud y la del planeta, pues aumentamos nuestra energía y generamos menos desechos inorgánicos, entre otras cosas.

  3. RELACIONARNOS COHERENTEMENTE: cuando nos conectamos con nuestros talentos, y principios, nos sentimos naturalmente más conectados con el respeto por todo, lo que consecuentemente nos lleva a relacionarnos con personas conectadas a sus talentos y principios, cuando esto ocurre cada momento de cualquier relación de nuestra vida nos abre la mente a una nueva perspectiva, pues dejamos de querer tener la razón para querer compartir y crecer juntos. RELACIONÁNDONOS COHERENTEMENTE CON NOSOTROS MISMOS NOS RELACIONAMOS COHERENTEMENTE CON EL MUNDO (click aquí para leer sobre construir con solidez) .

  4. USAR LOS RECURSOS COHERENTEMENTE: necesitamos mucho menos de lo que alguna vez imaginamos, por eso es esencial que evaluemos constantemente la manera de mantener en nuestra vida apenas lo necesario. El hecho de que pensemos que necesitamos tanto nos carga con muchas emociones que vienen de nuestro miedo a la escasez, cuando tenemos confianza en nosotros mismos de manera integral todo se transforma (Clic aquí para leer sobre transformar necesidades no tan necesarias).

Estos cuatro puntos han sido mi brújula los últimos meses, he percibido que vivir una vida coherente en todos los aspectos hace parte de la tranquilidad, de manera consciente o inconsciente, y de que cada pequeña acción puede hacer una gran diferencia desde adentro hacia afuera. ¿Y tú, qué practicas que tiene un impacto constructivo en el mundo?

Con amor,
Ángel

Conectándonos Con Nuestro Corazón

En el último artículo hemos aprendido sobre la manera de sublimar nuestra experiencia a través de nuestros mundos mental, creativo, sexual y emocional (clic aquí para leer sobre sublimación), y estos asuntos están totalmente conectados con nuestra conexión personal con nuestro corazón.

Nuestro corazón es nuestro guía, siempre que vivimos en calma, hacemos lo que nos trae paz, nos concentramos con nuestros talentos y permanecemos en nuestro propio estado de flujo, nos sentimos naturalmente alineados a la vida misma. En el momento en que nuestra mente se alinea a nuestra verdadera naturaleza y su deseo, esos que respetan nuestros propios límites y sueños a través de la calma de nuestras interacciones, vivimos una vida más coherente, pues es el momento de gran satisfacción que existe como consecuencia de la total aceptación de quienes somos. Para aprender a través del amor es necesario que nos conectemos con nuestro corazón y sigamos poniendo toda nuestra intención en ello (pensamiento, sentimiento y expresión).

Para conectarnos con nuestro corazón es importante que trabajemos nuestra propia coherencia para llegar a nuestra autosuficiencia personal. La coherencia personal es la consecuencia de una evaluación consciente de nuestro deseo del corazón, de lo que disfrutamos realmente hacer, para poder integrarlo a nuestro presente y a nuestro contexto, y construir así bases sólidas para nuestro desenvolvimiento en todas las áreas de nuestra vida. Cada momento y cada paso dado con más consciencia y certeza, nos fortalece de adentro hacia afuera, haciendo que se potencie nuestro poder personal, haciéndonos autosuficientes a través de nuestro propio talento y contributivos para conectarnos con los talentos de los demás para construir una sociedad consciente y sostenible.

Entendiendo que nuestra realidad vivida desde el corazón es la medida apropiada entre receptividad y actividad en todas las áreas de nuestra vida, podemos hacernos las siguientes preguntas para conocernos un poco mejor y poder actuar en consecuencia:

  1. ¿Con que tipos de seres fluimos?, con jóvenes, con perros, con plantas, con niños, con seres microscópicos, con nuestra familia, con nuestra pareja, con nuestros amigos, etc. Hay muchas opciones que podemos considerar para entender un poco más sobre lo que traemos en nuestro corazón como talento principal.

  2. ¿Cuales son las actividades con las que más fluimos durante el día?, hay muchas actividades que nos pueden gustar como cocinar, cantar, limpiar, cuidar, escribir, leer, viajar, etc. Es importante que sepamos realmente que es en lo que fluimos haciendo, esas actividades en las que perdemos la noción del tiempo porque nos conectamos totalmente con ellas, sobre todo las integradas a los tipos de seres con los que más fluimos.

  3. ¿Qué podríamos hacer que nos genere ingresos y nos permita fluir? Aquí necesitamos integrar todo con lo que fluimos y ponerlo en el contexto en el que nos encontramos. Por ejemplo, si fluimos más con los niños y haciendo música podemos iniciar un proyecto de música para niños en el parque de nuestro barrio, que de acuerdo con nuestra propia experiencia puede expandirse o permanecer donde fue establecido. Recordemos que todo lo que nos hace fluir puede ser remunerado, pues es un servicio que estamos prestando a través de nuestro talento, nuestra pasión y nuestra inversión de recursos para fortalecerlos.

Nuestro corazón sólo nos lleva por los caminos que conocemos en todos los niveles, donde somos más conscientes del terreno en que pisamos, entonces siempre que tengamos una decisión importante respiremos profundamente y pensemos en cada una de las opciones que tenemos con calma, aquella que nos genere más tranquilidad es la que estamos preparados para escoger con todas las consecuencias que pueda generar. Recordemos que así no conozcamos las leyes ellas se aplican en todo momento, entonces observemos bien las consecuencias que han generado nuestras reacciones a lo largo de la vida (en el área de relaciones de pareja, de amistades, familiares, laborales, estudiantiles, etc) y conozcamos más sobre las leyes del lugar donde vivimos, así tomaremos decisiones cada vez más asertivas y constructivas para nosotros mismos.

Con amor,
Ángel

Hijos Conscientes: 6 acciones para armonizar nuestro hogar

Somos todos hijos, a veces creamos vínculos con personas nuevas en nuestras vidas que nos acogen como familia, otras vivimos la experiencia con nuestra familia de sangre, lo cierto es que somos todos hijos y ser hijo es encontrar la manera de integrarse a los padres a través del respeto y el amor. Ahora que sabemos cómo ejercitar el respeto (clic aquí para leer el artículo sobre el respeto) podemos entender mejor lo que como hijos podemos hacer cada día.

Nuestros padres nos transmiten su experiencia y así nos muestran diferentes maneras de vivir. El hecho de tenerlos en nuestra vida no significa que tenemos que ser iguales a ellos sino que podemos aprender de ellos y enseñarles (clic aquí para leer el texto sobre diferencias). La familia es una estructura llena de diversidad en la que, al aplicar la aceptación y el respeto (clic aquí para leer el texto sobre respeto consciente), logramos enriquecer nuestros puntos de vista para integrarlos a nuestra experiencia.

Veamos algunas acciones útiles para armonizar la vida en familia siendo hijos más conscientes:

  1. Absorber lo mejor que haya en el medio evitando juzgar.
  2. Asumir la responsabilidad de nuestra vida, evitar culpar.
  3. Colaborar con la armonía y el mantenimiento del hogar.
  4. Establecer y respetar los espacios y límites (clic aquí para leer el texto sobre límites).
  5. Estar abiertos a la comunicación.
  6. Agradecer por ser y estar en familia.

En nuestro hogar podemos, de manera más tranquila, aprender a vivir por gusto, sin obligaciones. Cuando nos empoderamos de nuestro hogar descubrimos la importancia del trabajo en equipo. Como hijos debemos entender que somos todos diferentes y que para trabajar los desafíos que se presentan en la familia es importante que aprendamos a comunicarnos. Normalmente los padres dan lo mejor que pueden desde su experiencia, aunque a los ojos de algunos parezca lo contrario. Ni los hijos ni los padres tenemos manuales, por este motivo es importante que se cree un espacio sano de comunicación en el que se puedan expresar los puntos de vista en un ambiente de aceptación y respeto.

Yo decido hacer parte activa de la armonía y mantenimiento de mi hogar aquí y ahora. ¿Y tú?

Con amor,
Ángel

Sublimación de Nuestra Experiencia 4: Sexo

Ya hemos entendido como nuestra energía creativa es esencial en nuestro proceso reconectivo (click aquí para leer el artículo sobre sublimación de la energía creativa), así que podemos integrarla a la sublimación del sexo.

La energía sexual es también energía creativa que, al sublimarla de manera constructiva, nos conecta con nuestra esencia a través del amor. Nuestra energía sexual está conectada a procesos de atracción en nuestra propia percepción, que pueden fortalecer las conexiones a través de nuestro mundo emocional, mental y/o físico. Como leímos en la sublimación de la realidad mental (click aquí para leer el artículo completo) percibimos sólo las cosas a las que les damos atención, así que a medida que vamos conociéndonos a través de nuestra propia experiencia, tenemos la opción de expandir nuestra consciencia personal para aprender a conectar con nuestras propias señales personales y así de manera más asertiva con el mundo.

Reconociendo cómo nuestras emociones, pensamientos y percepciones influyen en la manera en que experimentamos nuestra energía sexual, podemos seguir pasos simples para sublimarla de manera constructiva y en armonía con todos y todo a nuestro alrededor.

  1. Preguntémonos: ¿Que motivos nos llevan a vivir nuestra sexualidad como lo hemos decidido?, ¿que sentimos y pensamos después del acto sexual o del orgasmo? Ejemplo: mi motivo para iniciar mi vida sexual fue mi baja autoestima, siempre pensé que el sexo era una manera de controlar a mi pareja para tenerla a mi lado. Mientras tuve ese pensamiento era común sentirme adolorida y vacía, como si algo me faltara que no podía encontrar fuera de mí, muchas veces me sentía cansada, como si no tuviera energía, pero pensaba que eso era normal.

  2. Con los pensamientos, y emociones, destructivos identificados, podemos trabajar transformándolos en acciones constructivas que nos empoderan. Ejemplo: Investigando descubrí que no era normal sentirme como me sentía y empecé a leer sobre varios asuntos y a sentirme más a mi misma en cada momento, mi consciencia sobre mi energía sexual se amplió y hoy percibo que no es sólo una cuestión de mis mundos emocional, físico y mental, sino que también incluye mi mundo sentimental y los mundos emocional, físico, mental y sentimental de la persona con la que permito que se establezca esa relación.

  3. Enfoquemos nuestra energía en el presente y aprendamos algo nuevo sobre nosotros y las maneras de que tengamos un impacto más constructivo en nuestras propias relaciones a través de nuestra interacción personal integrada a nuestras señales interiores.

La reflexión que queda para hoy es: ¿Enfocamos nuestra energía sexual por convicción personal o por complacer a los demás?

Con amor,
Ángel

COMO SE ORIGINAN LOS LIMITES MENTALES

COMO SE ORIGINAN LOS LIMITES MENTALES 

Los seres humanos somos gobernados por el subconsciente, esto quiere decir  que lo que ahora eres, crees, haces y en general tu forma de ser, es producto de experiencias que has vivido  a lo largo de la vida, muchas de las cuales ni siquiera tuviste tiempo de analizar.

La influencia familiar, el entorno donde nos movemos (colegio, universidad, trabajo) juega un rol  en la estructura de nuestra mente. Las experiencias a los que diariamente nos encontramos expuestos han originado ideas positivas y otras negativas. Estas circunstancias  se convierten en la forma de encontrar no solo nuestros límites sino también en la herramienta para poder desarrollar habilidades o re descubrir talentos y no dejar que estos límites mentales se apoderen de nosotros.

Las barreras mentales tienen origen en algunas de las siguientes circunstancias:

 

Traumas y malas experiencias:

Cuando se tiene una mala experiencia con un alto efecto emocional, eso genera algunas barreras mentales para el futuro.

Por ejemplo: un niño que a menudo es reprimido y castigado severamente, puede volverse tímido, inseguro y quizás con tendencia a la violencia, pero también podemos encontrar personas que superan estas experiencias y se convierten en todo lo contrario.

El constante miedo a lo desconocido:

Es común el miedo a lo desconocido, por ello uno de los miedos más comunes es el miedo al éxito, el afán por permanecer dentro de la  zona de confort o comodidad  y siempre querer jugar a lo seguro. Para triunfar es obligatorio que venzamos esos pensamientos y empecemos a construir un camino donde el aprendizaje sea continuo, la disciplina empiece a forjar una nueva mente y la aventura o el deseo de descubrir y ver diferentes alternativas nos  lleven a dar unos buenos pasos .

Se quieren evitar incomodidades:

Es normal que queramos evitar incomodidades, por tal razón cuando establecemos metas que nos exigen grandes cambios y pasos, en varias oportunidades no somos  capaces de intentarlo, otros no soportamos la presión, pero cabe clara que cada vez somos más los que  podemos superar nuestras barreras mentales hasta triunfar.