Archivo de la etiqueta: autoconfianza

Costumbres

La costumbre puede habernos llevado a abrazar muchos lugares emocionales en nuestra vida, pero también nos puede traer de regreso a casa, reconectarnos con nosotros mismos (clic aquí para leer sobre venir a nosotros).

Podemos cambiar de hábitos un sinnúmero de veces (clic aquí para leer sobre cambio de hábitos), pero hay un hábito que fortalece nuestra confianza en nosotros mismos, intensifica nuestra autosuficiencia, nos lleva a encontrar la medida apropiada para expresarnos y para dar y recibir, es tomar cada decisión desde nuestra paz.

Decidir desde nuestra paz nos lleva a aceptar que estamos en constante movimiento, más allá del tiempo y del espacio, y que la única forma de encontrar paz afuera es seguir la paz que sentimos dentro en el presente.

La costumbre de decidir desde nuestro sentimiento de paz revela una faceta tranquila y conectada de nosotros mismos. Nuestra integridad nos lleva a permanecer en un estado de flujo en el que en todo momento encontramos recreación integrada a nuestra creatividad y a la forma de contribución personal desde nuestra autenticidad (clic aquí para leer sobre recreación).

Sobre Responsabilidad

Asumir la responsabilidad por decidir de manera coherente con nuestra paz, requiere de nuestra atención a lo que pensamos, sentimos y expresamos en todo momento. Para construir con otros podemos ir más allá de las obligaciones que creamos desde lo que pensamos que necesitamos.

Cuando confiamos en nuestras decisiones para construir en el presente de forma sostenible, aumentamos la confianza en nosotros mismos y el nivel de responsabilidad por todo con lo que nos comprometemos desde la convicción y la certeza de que estamos listos para contribuir alineados a nuestra paz y al contexto presente.

Es esencial confiar en nuestra construcción personal para poder confiar en la construcción personal de todos los individuos de la sociedad y así poder construir juntos desde la libertad de ser quienes somos desde nuestra integridad.

Desde nuestra paz entendemos la medida apropiada entre dar y recibir, nos relacionamos desde la certeza de que estamos donde queremos estar y aprendemos que nuestra palabra tiene valor y que somos responsables por nosotros mismos.

Autonomía Esencial

Uno de los aspectos esenciales que deberíamos integrar a nuestra experiencia para aumentar nuestra confianza personal es la autonomía, ya que a medida que entendemos quienes realmente somos y cómo poner eso en el contexto, percibimos que la construcción de nuestra vida depende totalmente del grado de compromiso que tenemos con nosotros mismos como individuos sociales.

Cada uno de nosotros tiene un grado diferente de autonomía en todas las áreas de la vida, desde la emocional hasta la material, que debe ser ajustado a medida que avanzamos en nuestro camino, pues, sobre todo, como parte de la sociedad, es esencial que desarrollemos nuestra autonomía para tomar decisiones desde nuestra integridad, para hacer que los procesos sociales sean más eficientes.

Desde nuestra propia experiencia, los siguientes aspectos necesitan más autonomía para ser desarrollados e integrados como elementos esenciales de nuestra autenticidad, pues son ellos los que construyen una autoconfianza de bases sólidas que nos permite continuar construyendo desde la certeza de nuestra contribución personal:

  1. Habilidades Personales: nacemos con determinadas habilidades que podemos potenciar, de varias maneras, a través de nuestra experiencia, al reconocerlas, integrarlas y colocarlas en el contexto social podemos contribuir en diferentes áreas que tengan el mismo propósito en común (clic aquí para leer sobre propósito).

  2. Expresión Coherente: mientras más coherencia existe entre lo que pensamos, sentimos y expresamos, más energía enfocada en nuestro propósito de paz tenemos (clic aquí para leer sobre construcción de paz).

Como individuos sociales es esencial que cultivemos la autonomía de construcción de nuestra autenticidad integrada al contexto social en que estamos, cuando todos contribuimos desde nuestra paz interior, gracias a la total aceptación e integración, la sociedad refleja nuestra integridad.

Con amor,
Ángel

Estableciendo Límites: cómo construir el respeto personal

A medida que vamos expandiendo nuestra consciencia personal aumentamos nuestra conexión con quienes realmente somos (clic aquí para leer sobre la transmutación del ser) y adquiriendo nuevos hábitos empoderamos nuestras raíces, las creencias y necesidades, de esta manera logramos acceder a una parte de nosotros que nos motiva a ejercitar el respeto (clic aquí para leer sobre respeto).

Nos han transmitido que todo viene desde adentro y realmente es tan simple como eso. Cuando queremos ser respetados es muy importante que sepamos respetar, de corazón. Pero, ¿cómo sabemos si estamos respetando o no, si no conocemos nuestros límites personales y los de los demás (clic aquí para reflexionar sobre el respeto)? Aquí el autoconocimiento, la autoconfianza, el respeto y la comunicación transparente juegan un papel muy importante, pues sólo nosotros mismos podemos saber que es lo que queremos, lo que nos gusta y lo que necesitamos, y cuando esto está alineado al respeto y a la constructividad, y así mismo es comunicado, es realmente de corazón.

Siguiendo estos pasos podemos ser más asertivos al establecer nuestros propios límites a partir de nuestro corazón:

  1. Empoderar creencias: tenemos creencias que hacen que ejerzamos una falta de respeto propio. Por ejemplo “si decimos “NO” nos quedamos solos” o “decir siempre “SÍ” es necesario para ser una buena persona”. Esto son creencias, al abrirnos totalmente sin imponer límites nos hacemos daño y damos ese ejemplo a quienes nos rodean, por eso es importante verificar el motivo por el cual hemos dejado de construir lo que deseamos (clic aquí para leer sobre empoderar creencias).
  2. Conexión interior, nuestro deseo: ponernos en contacto con lo que realmente somos nos ayuda a proyectarnos en la vida y a construir los límites necesarios para nuestro desarrollo. Si queremos un trabajo en el que podamos tener un horario flexible podemos conseguirlo, para eso debemos mandar hojas de vida a las empresas que ofrecen este beneficio o crear nuestro propio negocio (eso sería un límite que nos ayuda a construir lo que queremos). RECORDEMOS QUE LO QUE DESEAMOS DE CORAZÓN SIEMPRE ESTÁ CONECTADO A LA TRANSPARENCIA, AL RESPETO Y A LA CONSTRUCTIVIDAD (clic aquí para leer sobre reconocer lo que es de corazón).
  3. Límites claros: cuando decidimos lo que queremos en nuestra vida personal, profesional, amorosa, etc., podemos establecer límites claros que nos traigan los resultados que queremos. Lo ideal es que estos límites estén alineados al corazón, es decir, que sean desapegados y entiendan la libertad de ser del otro, para que así podamos construir asertivamente.
  4. Comunicación y aplicación: para finalizar el proceso es importante que comuniquemos nuestra realidad a las partes involucradas y que apliquemos lo que deseamos. Si deseamos una relación donde reinen la fidelidad, la lealtad, el respeto y la libertad de ser quien somos, debemos actuar coherentemente con ese deseo, trabajar en nosotros mismos lo que queremos para poder ofrecerlo también.

Esto es un ciclo importante para conectarnos en un nivel más amoroso con el mundo, haciendo de él un hábito sentimos que nuestras relaciones se transforman y se hacen más tranquilas.

Después de dos años de trabajar en una empresa, me dí cuenta de que mi deseo es estar con las personas y asistirlas en ser una versión más apropiada de si mismas y tener tiempo durante el día para cuidarme a mi misma, el límite que establecí con el tiempo fue “trabajar donde pueda asistir a los demás y cuidarme a mi misma”. Eso cambia totalmente mi vida. ¿Y tú? ¿Has aplicado algún límite que te ha permitido mejorar tu vida?

Con amor,
Ángel

Injusticia y Poder Parte 2: Ambiente Laboral

Retomando la serie de injusticia y poder, el tema central hoy es cómo podemos actuar de manera más asertiva frente a esta situación en el ambiente laboral. Lo principal en esta situación es que entendamos que es nuestra decisión estar donde estamos, los motivos pueden ser miedos o convicciones, pero siempre somos nosotros quienes decidimos estar donde estamos, y generalmente tenemos algo que aprender de ahí.

He escuchado muchas personas quejándose de la injusticia de personas que asumen cargos importantes haciendo menos que ellas pero también he percibido que muchas de estas personas que se quejan parece que trabajan mucho, pues a veces simplemente no están en el área para la cual tienen talento y para hacer lo mismo que los otros requieren mucho más tiempo y esfuerzo. ¿Les ha pasado esto? Podemos percibirlo fácilmente cuando hacemos algo que no nos gusta, por ejemplo, a mi no me gusta cocinar sola, y cuando lo hago me demoro más tiempo cocinando algo que la persona a la que le gusta y además no me queda tan rico, como que le falta algo. Esto es lo que sucede, necesitamos conocernos mejor para trabajar en algo para lo que tengamos talento y con lo que podamos fluir, eso evita que veamos la situación de la ascensión de alguien que aparentemente trabaja menos como una injusticia.

Ahora, si después de que hayamos ampliado nuestra perspectiva aún percibimos que hay injusticia es hora de buscar un lugar para trabajar que sea más compatible con nuestros valores y principios. Es importante que tengamos certeza sobre lo que queremos para poder establecer los límites dentro de los cuales vamos a buscar el trabajo apropiado en una empresa compatible con nosotros (click aquí para leer el artículo sobre establecer límites). Necesitamos confiar lo suficiente en nosotros para poder aceptar lo que nos merecemos, así como entender nuestras necesidades en todos los aspectos de nuestra vida, que muchas veces pueden ser más simples de lo que parecen y nos abren posibilidades de trabajar en áreas que se encajarían en una realidad de necesidades extremas no tan necesarias (click aqui para leer el artículo sobre identificación de necesidades).

Aquí tenemos algunos puntos de vista que pueden asistirnos en nuestra toma de decisiones con respecto a nuestra vida laboral:

  1. ¿Sentimos que tenemos que trabajar mucho para lograr pequeñas cosas? Percibiendo los momentos en nuestra propia vida en que sentimos que lo que hacemos nos gusta y nos permite fluir, nos damos cuenta de que es ahí cuando nos olvidamos del tiempo y de la energía que le estamos dedicando. Entonces, si hacemos algo que no nos permite fluir, que nos cansa y nos hace sentir que tenemos que esforzarnos para hacerlo necesitamos evaluar otras posibilidades para monetizar lo que hacemos a partir de nuestros talentos personales integrados. ¿Que es lo que más se nos facilita y nos gusta hacer que contribuye para la construcción de una humanidad más humana y como podemos monetizar eso para poder vivir en donde estamos?

  2. ¿Las necesidades materiales que tenemos son realmente necesarias? Muchas veces creamos en nuestra realidad necesidades que nos mantienen prisioneros a algo que no nos gusta en el ambiente laboral, cuando percibimos que necesitamos menos de lo que creemos logramos avanzar en nuestra vida personal, pues construimos con más calma y satisfacción nuestra vida material a través de nuestros talentos.

En mis 6 años de vida laboral, he aprendido que puedo hacer todo lo que me proponga, pero eso a veces requiere hacer cosas que no están alineadas a mis valores y principios, entonces he decidido que prefiero fluir en lo que hago con más facilidad, por eso escribo y asisto personas en sus propios procesos, así siento que soy más coherente conmigo misma y que logro conectarme de manera más genuina con todo y todo a mi alrededor, tengo tiempo para mi y para las cosas y personas que son prioridad en mi vida, hoy tengo la certeza de que no necesito todo lo que ambicionaba, y agradezco lo que llega para construir lo que realmente deseo de corazón, que se va manifestando a medida que voy viviendo. ¿Lo que haces te permite estar en armonia?

Con amor,
Ángel