Archivo de la etiqueta: autenticidad

Aprendiendo a Decir “NO”

Hay un asunto que es importante entender para tener relaciones más tranquilas, el miedo a decir “NO”. Este miedo nace de la necesidad que tenemos de mantener todo como está porque pensamos que es la única manera de vivir e interactuar con las personas a nuestro alrededor. Con el tiempo, algunos de nosotros hemos aprendido a agradar a las personas con las que nos relacionamos (amigos, familia, colegas, etc.), sentimos que todo es más fácil cuando percibimos que, aparentemente, todos quedan satisfechos con nuestras acciones y dejamos de lado lo que realmente queremos y necesitamos para ver a los otros sonreír, unas veces con el deseo de ser buenos hijos, padres, amigos, colegas, etc., otras porque es la única manera en que nos hemos relacionado con las personas y nos acostumbramos a eso.

Algunas veces evitamos la palabra “NO”, aunque sintamos que es necesaria, porque suponemos que van a pensar o a decir algo específico sobre nosotros, y le tememos a cómo la consecuencia puede impactar nuestra imagen. Es importante que recordemos que es imposible agradar a todo el mundo, inclusive dentro de nuestro núcleo familiar podemos encontrar personas que desaprueban nuestras acciones por más bondadosas que puedan parecernos, es aquí que percibimos la importancia ser más auténticos, por lo menos así nos relacionamos con las personas que autenticamente tienen más afinidad con nosotros (clic aqui para leer sobre autoconocimiento y sublimación).

Decir “NO” puede ser tan saludable como decir “SI”, para esto es necesario que nos conozcamos lo mejor posible y transmitamos eso de la manera más asertiva posible a las personas con las que nos relacionamos. Veamos algunos casos para entender los motivos que nos llevan a responder de determinada manera en la situación en que nos encontramos:

  1. Caso 1: ¿Si decimos “NO” nos sentimos mal por la reacción que los otros pueden tener o porque realmente queremos decir “SI”? Si la respuesta es por la reacción de los otros es importante que nos cuestionemos los motivos por los cuales realmente no queremos hacer lo que nos piden, pues encontramos respuestas de nosotros mismos que nos llevan a tomar decisiones más asertivas y más auténticas, pues necesitamos enfocarnos en lo que nos trae paz independiente de lo externo.

  2. Caso 2: ¿Nuestras decisiones están sujetas a la dependencia que tenemos por alguna persona? En algunos momentos de nuestra vida podemos sentirnos en la obligación de hacer cosas a cambio de algo material o emocional. A veces, cuando nos sentimos dependientes de algo o de alguien, nos volvemos sumisos al poder del otro perdiendo nuestra identidad y así el respeto que nos tenemos. Es esencial evaluar si nuestras acciones vienen de nuestro deseo o de nuestra necesidad de cumplir ciertas obligaciones que se han creado por la dependencia.

Decir “NO” es esencial en algunos casos para entender lo que estamos creando en nuestra vida, desde la reflexión, y para comenzar el camino de contrucción de nuestra paz a través del reconocimiento de lo que nuestro corazón necesita para su propósito.

Rescatar nuestra identidad es la mejor forma de decirnos a nosotros mismos que nos aceptamos y que estamos dispuestos a fluir con todo lo que somos, aunque eso implique la desaprobación de las personas que tenemos como prioridad en nuestras vidas, pues sólo así podemos crear espacio para que las verdaderas relaciones que nuestro corazón desea se manifiesten (clic aquí para leer sobre la constructividad de las relaciones).

Con amor,
Ángel

Humanidad Consciente: Respetando las Diferencias

Es esencial que integremos perspectivas que nos permitan construir con más consciencia lo que realmente queremos como sociedad. Cuando decidimos acercarnos más, respetando las diferencias de creencias personales, logramos construir nuevas situaciones que nos permiten expandir nuestra percepción del mundo, ya que cada uno de nosotros tiene una percepción diferente de acuerdo a lo que vive.

En este momento tenemos la oportunidad de entender que mientras más nos enfocamos de manera constructiva e integrativa en las diferencias, más contribuimos para construir justicia e inclusión. Todos tenemos derecho a tener el conocimiento de que somos 100% responsables por lo que decidimos vivir, depende de nosotros enfocar nuestra energía para construir lo que deseamos (nunca depende de lo externo, es nuestra propia voluntad).

Estas iniciativas que he aplicado en mi vida, me han servido para expandir mi percepción del mundo y para construir relaciones más respetuosas e íntegras:

  1. ESCUCHAR: Estamos acostumbrados a oír (percibir el sonido), pero escuchar necesita práctica, pues para ello necesitamos entender que no todo lo que sabemos es lo que parece, que nuestra realidad no es la realidad que todos viven. Sólo así logramos percibir la información e integrarla a la situación poniéndola en perspectiva y a partir de ahí decidir si lo que tenemos para decir realmente construye y si necesita ser realmente expresado. Aprender a escuchar implica evitar dar respuestas automáticas o consejos que vienen de nuestra convicción de sentirnos superiores de alguna manera.

  2. EXPRESARNOS ASERTIVAMENTE: la expresión asertiva incluye coherencia, transparencia y neutralidad. Para practicarla necesitamos dejar a un lado los juicios, pues ellos no son la verdad absoluta, sino una percepción de la realidad de acuerdo a nuestra experiencia; saber qué queremos expresar y qué impacto queremos causar con ello, y actuar de acuerdo con lo que queremos cosechar en nuestra vida.

  3. INTEGRAR: asumiendo una postura integrativa al interactuar con el mundo, podemos percibir algo que puede ser útil en lo que queremos construir. Una frase, un video, un libro, etc., pueden ser la llave para abrir un mundo de posibilidades en nuestra vida. Partiendo de la base de que podemos aprender de todos y de todo, nuestra postura nos hace respetar y aceptar las diferencias.

Respetar las diferencias no quiere decir que tenemos que aprender a vivir todo el tiempo con todo el mundo al lado, sino que necesitamos aprender a convivir como sociedad para poder cosechar el respeto que tanto exigimos de los demás. ¿Somos realmente respetuosos para exigir respeto? (clic aquí para leer el texto sobre el respeto)

Con amor,
Ángel

6 Indicadores de Presencia y Gratitud

Para ponernos en contacto con nuevas formas de percibir el mundo es necesario que seamos más conscientes de nuestros propios procesos y de la forma en que ellos influencian nuestra interacción con el medio. En este proceso la mente es esencial, pues como aliada presente puede transformar profundamente lo que consideramos un hecho inevitable y, conectada al corazón, nos enseña a agradecer por todo lo que hay (clic aquí para leer sobre elevar nuestra experiencia).

Traer la mente al presente (clic aquí para leer sobre mente presente) es una de las mejores estrategias para poder percibir que el milagro de la vida está en los pequeños detalles, una sonrisa, un abrazo, un chiste, el sol entrando por la ventana, un té en buena compañía, un paisaje de concreto o de naturaleza que tenemos todos los días al frente, en fin, todo lo que parece igual y rutinario empieza a percibirse como único y maravilloso, sólo podemos percibir la unicidad de cada momento cuando nos permitimos ampliar nuestra percepción.

Aquí tenemos 6 indicadores que nos muestran que estamos más presentes y agradecidos.

  1. Prestamos atención a los más mínimos detalles
  2. Usamos con más intensidad nuestros sentidos para conectarnos con todo y todos
  3. Integramos mejor lo que percibimos y recibimos a lo que vivimos
  4. Percibimos la unicidad de cada momento
  5. Aprendemos más sobre las situaciones que estamos viviendo y las personas con las que nos comunicamos durante el día
  6. Nos transformamos constantemente alineados a nuestro propósito y al contexto social.

Escogiendo vivir la vida desde la gratitud y el aprendizaje infinito nos conectamos con otros ángulos de la misma realidad y logramos reconocer la magia en el ahora. Podemos escoger percibir cada momento como un milagro.

Con amor,
Ángel

La Vida y La Muerte: Otra Perspectiva

La definición de muerte es el fin de la vida, pero la definición de vida, entre otras, es la existencia después de la muerte. Independiente de la creencia que tengamos a cerca de la vida y la muerte, es nuestra existencia la que nos mantiene vivos, lo que hemos transmitido a nuestros padres, hijos, amigos, compañeros, etc.

Un día hablando con un amigo llegamos a la conclusión de que su esposa continuaba con él y con sus hijos, ella había sembrado amor, atención, respeto y presencia, y todo esto continua dando sus frutos en las personas que son hoy en día, por lo tanto ella continua viva, ella existe en el corazón y en la mente de las personas.

Es nuestra decisión lo que queramos construir en nuestra vida y transmitir a los demás, pues así como puede ser algo que las personas sigan transmitiendo como destructivo (lo que va en contra de la vida, del respeto, de la transparencia, de la paz), puede también ser constructivo (lo que está a favor de la vida, del respeto, de la transparencia, de la paz). Cuando queremos transmitir algo que nos construya como humanidad podemos seguir estas acciones:

  1. MEJORAR NUESTRA COMUNICACIÓN: Escuchar mejor, silenciar la mente, recibir la información sin juzgarla para poder integrarla y responder de manera coherente con lo que escuchamos (si realmente hay algo que podamos decir que sea apropiado), aprender a usar mejor las palabras y gestos que usamos para expresarnos, tener claridad en el mensaje que queremos transmitir, abrir nuestra mente para poder establecer una comunicación más clara que estimula la transparencia. Recordemos que para que haya transparencia necesitamos aprender a escuchar y a construir a partir de ahí, pues cuando las personas nos perciben como inflexibles y autoritarios el diálogo se va para el lado de la mentira, sea para “evitar” conflictos (que luego pueden ser hasta peores de lo que serían en el momento) o para conseguir lo que se quiere (clic aquí para leer sobre transparencia).

  2. RESPETAR Y ACEPTAR: El hecho de que algo sea apropiado para nosotros no quiere decir que lo es para todo el mundo. Cuando nos conocemos de verdad y aceptamos lo que sentimos, pensamos, decimos y hacemos, aprendemos que el verdadero respeto es entender que todos tenemos el derecho de ser diferentes, y que eso no nos hace mejores o peores, y entendemos que es necesario aceptar las diferencias como una manera de enriquecer las construcciones humanas. Asumir la responsabilidad (clic aquí para leer sobre responsabilidad) por todo lo que depende de nosotros (sentimiento, pensamiento, palabra y acción) es el primer paso para construir una humanidad más consciente, influenciamos constantemente (consciente o inconscientemente) todo a nuestro alrededor (clic aquí para leer sobre respeto).

  3. TRANSFORMAR: Para obtener resultados diferentes es necesario transformar lo que existe de manera creativa, potenciando lo que es útil en este momento para construir la paz (clic aquí para leer sobre construcción de paz). Siendo conscientes de que hacemos parte de la humanidad y de que necesitamos asumir nuestra responsabilidad como únicos en el todo, logramos construir entre todos, integrando más los puntos de vista disponibles (clic aquí para leer sobre construir con consciencia).

Cada semilla que sembramos tiene el potencial de germinar, seamos más conscientes de ello y sembremos lo que queramos cosechar, ya que de esa manera estamos más enfocados en vivir, en existir.

Con amor,
Ángel