Archivo de la etiqueta: amor

Manifestando la Relación que Deseamos

He pasado por varios momentos en la vida que han contribuido para una percepción más amplia y responsable sobre las relaciones. La vida vivida desde el mundo mental y emocional puede llevar a una desconexión de la integridad y del poder personal, lo que genera experimentar desde los vacíos creados por la ilusión de separación que crea personas individualistas. Esta es la base para tener relaciones con ausencia parcial, o total, de transparencia, aceptación, respeto y coherencia, comenzando desde la relación con uno mismo, y así continúa hasta que decidimos aprender a experimentar nuestra vida desde la integración de nuestros mundos mental y emocional con nuestro corazón, nuestra esencia.

La relación que tenemos con nosotros mismos es lo único que podemos manifestar en nuestra relación con todo y todos alrededor, mientras más transparentes, coherentes, respetuosos e íntegros somos con nosotros mismos, más manifestamos eso en nuestras relaciones (clic aquí para leer sobre reflejos en las relaciones). Es por esto que nuestra relación integrada, con nuestra vida, con el ambiente y con las personas, tiene propósitos claros para revelar en el presente las consecuencias de lo que hemos pensado, sentido y expresado, para que podamos transformar la manera en que nos relacionamos de adentro hacia afuera (clic aquí para leer sobre propósitos de las relaciones) .

Ahora que entendemos que sólo podemos manifestar afuera las relaciones desde nuestro estado actual, podemos reflexionar sobre estos aspectos que efectivamente nos llevan a relacionarnos con todo alrededor de una manera más consciente:

  1. TRANSPARENCIA: este aspecto comienza con el autoconocimiento, pues descubriendo nuestros motivos por detrás de cada decisión podemos analizarlos y alinearlos a la verdad de autenticidad en unidad que está en nuestro corazón. Siendo sinceros con nosotros mismos empezamos a sentir aumentar nuestra autoconfianza, lo que nos lleva a la certeza de expresar nuestros talentos, nuestro deseo de contribuir, nuestra conexión universal innata y, consecuentemente, a manifestar una realidad en la que la expresión de la verdad es siempre nuestra prioridad.

  2. COHERENCIA: a medida que nos conocemos, percibimos que necesitamos permitir que nuestro sistema perceptivo se expanda para alinear nuestra expresión a la sabiduría personal de quienes realmente somos e integrarla al contexto. Nuestros pensamientos necesitan estar más enfocados en la construcción a partir de la contribución (clic aquí para leer sobre contribución), nuestras emociones necesitan ser sentidas e integradas para expresar integridad desde el sentimiento (clic aquí para leer sobre sublimación de emociones) y nuestra expresión necesita ser más íntegra, considerando el contexto y nuestra capacidad real de contribución.

  3. ACEPTACIÓN: cuando nos aceptamos a nosotros mismos desde nuestra esencia y entendemos que todos estamos en un proceso de experimentación constante de nuestra propia realidad, logramos aceptar y entender todo y todos alrededor. Nuestro poder de decisión se enfoca en nosotros mismos, somos responsables por lo que construimos y por el impacto que eso causa en la sociedad, debemos ser el ejemplo de la integridad y de la paz que queremos del mundo (clic aquí para leer sobre construir paz).

  4. INTEGRIDAD: cuando nos conectamos con la realidad como seres íntegros, completos, que tenemos todo lo necesario para contribuir desde nuestra esencia, estamos listos para construir en el todo como una célula, asumiendo el papel que nos corresponde desde un propósito que integra todas las áreas de nuestra vida y que manifiesta relaciones enfocadas en su construcción. En el estado de integridad logramos amar desde la libertad de ser quienes somos y abrazar a todo y todos por ser quienes son, entendemos que cada relación es parte de la construcción y que de acuerdo a su propósito en nuestra vida es que debemos decidir y actuar (clic aquí para leer sobre relaciones constructivas).

Desde la verdad de nuestro corazón construimos relaciones que nos conectan y fortalecen la estructura para construir, pues aceptamos las diferencias como parte íntegra del todo y percibimos desde la esencia y el momento. Percibimos la vida como un momento, la vivimos como si sólo existiera el presente con el propósito de dejar un legado íntegro que sirva como ejemplo para evolucionar en unidad, desde el amor, desde la integración.

Con amor,
Ángel

Contacto:

Email: empowered.angel@outlook.com

Artículos PEAhttps://empoweringangle.com/category/angel/
Linkedinwww.linkedin.com/in/empoweredangel
Instagramhttps://www.instagram.com/empowered.angel/
Facebookhttps://www.facebook.com/empowered.angel0/

Aprendiendo a Decir “NO”

Hay un asunto que es importante entender para tener relaciones más tranquilas, el miedo a decir “NO”.  Este miedo nace de la necesidad que tenemos de mantener todo como está porque pensamos que es la única manera de vivir e interactuar con las personas a nuestro alrededor. Con el tiempo, algunos de nosotros hemos aprendido a agradar a las personas con las que nos relacionamos (amigos, familia, colegas, etc.), sentimos que todo es más fácil cuando percibimos que, aparentemente, todos quedan satisfechos con nuestras acciones y dejamos de lado lo que realmente queremos y necesitamos para ver a los otros sonreír, unas veces con el deseo de ser buenos hijos, padres, amigos, colegas, etc., otras porque es la única manera en que nos hemos relacionado con las personas y nos acostumbramos a eso.

Algunas veces evitamos la palabra “NO”, aunque sintamos que es necesaria, porque suponemos que van a pensar o a decir algo específico sobre nosotros, y le tememos a cómo la consecuencia puede impactar nuestra imagen. Es importante que recordemos que es imposible agradar a todo el mundo, inclusive dentro de nuestro núcleo familiar podemos encontrar personas que desaprueban nuestras acciones por más bondadosas que puedan parecernos, es aquí que percibimos la importancia ser más auténticos, por lo menos así nos relacionamos con las personas que autenticamente tienen más afinidad con nosotros (clic aqui para leer sobre autoconocimiento y sublimación).

Decir “NO” puede ser tan saludable como decir “SI”, para esto es necesario que nos conozcamos lo mejor posible y transmitamos eso de la manera más asertiva posible a las personas con las que nos relacionamos. Veamos algunos casos para entender los motivos que nos llevan a responder de determinada manera en la situación en que nos encontramos:

  1. Caso 1: ¿Si decimos “NO” nos sentimos mal por la reacción que los otros pueden tener o porque realmente queremos decir “SI”? Si la respuesta es por la reacción de los otros es importante que nos cuestionemos los motivos por los cuales realmente no queremos hacer lo que nos piden, pues encontramos respuestas de nosotros mismos que nos llevan a tomar decisiones más asertivas y más auténticas, pues necesitamos enfocarnos en lo que nos trae paz independiente de lo externo.

  2. Caso 2: ¿Nuestras decisiones están sujetas a la dependencia que tenemos por alguna persona? En algunos momentos de nuestra vida podemos sentirnos en la obligación de hacer cosas a cambio de algo material o emocional. A veces, cuando nos sentimos dependientes de algo o de alguien, nos volvemos sumisos al poder del otro perdiendo nuestra identidad y así el respeto que nos tenemos. Es esencial evaluar si nuestras acciones vienen de nuestro deseo o de nuestra necesidad de cumplir ciertas obligaciones que se han creado por la dependencia.

Decir “NO” es esencial en algunos casos para entender lo que estamos creando en nuestra vida, desde la reflexión, y para comenzar el camino de contrucción de nuestra paz a través del reconocimiento de lo que nuestro corazón necesita para su propósito.

Rescatar nuestra identidad es la mejor forma de decirnos a nosotros mismos que nos aceptamos y que estamos dispuestos a fluir con todo lo que somos, aunque eso implique la desaprobación de las personas que tenemos como prioridad en nuestras vidas, pues sólo así podemos crear espacio para que las verdaderas relaciones que nuestro corazón desea se manifiesten (clic aquí para leer sobre la constructividad de las relaciones).

Con amor,
Ángel

Contacto:

Email: empowered.angel@outlook.com

LinkedInwww.linkedin.com/in/empoweredangel
Instagramhttps://www.instagram.com/empowered.angel/
Facebookhttps://www.facebook.com/empowered.angel0/

Aprobándonos desde adentro en 3 pasos

A medida que he ido avanzando en mi propio proceso de empoderamiento personal, he percibido que hay un punto muy sensible en la manera en la que nos relacionamos con el mundo: La Aprobación Externa. Algunos de nosotros aprendimos que nuestro éxito en la vida depende de la aprobación externa, de lo que los demás piensan de nuestra vida, de nuestros proyectos, de nuestras relaciones, y llegamos a olvidarnos un poco de nuestra propia aprobación interna porque no nos conocemos lo suficiente para poder entender nuestros propios deseos y límites.

De alguna manera, como mencioné en el artículo sobre el ego (clic aquí para leer el artículo completo), todos vivimos en un contexto y necesitamos alinear, por lo menos, nuestras acciones a las leyes del lugar en el que estamos, pues hacemos parte del colectivo, y, a parte de esto, a veces encontramos expectativas sociales que nos hacen pensar que necesitamos ser o actuar de cierta forma para tener éxito, pero como vimos en el artículo ¿Qué nos merecemos? (clic aquí para leer el artículo completo) el éxito es el resultado feliz de un acto, es simplemente llegar a los resultados que son más apropiados para nosotros mismos, no implica necesariamente casarnos, tener mansiones, empresas, carros, hijos, es tan simple como vivir nuestro presente de la manera más auténtica e íntegra posible, aprobándonos plenamente.

Para poder seguir nuestro camino real conectado con nuestra esencia, es fundamental que nos conozcamos lo mejor posible, pues somos todos diferentes, cada uno de nosotros tiene una estructura similar pero las conexiones con los acontecimientos y las reacciones a ellas varían, desde lo que consideramos placentero a lo que consideramos incómodo, por eso necesitamos evitar un poco ese fanatismo por seguir referenciales (clic aquí para leer sobre fanatismo), pues sólo nosotros mismos podemos conectarnos con la manera más apropiada de construir nuestra propia realidad y para esto necesitamos realmente aprobarnos desde el interior. Podemos hacerlo siguiendo estos 3 pasos:

  1. FORTALECER NUESTRA CONEXIÓN INTERIOR: Para que logremos esto, es necesario que nos demos un espacio en el día para que estemos solos, algunos momentos en silencio para sentirnos y entendernos mejor, otros haciendo algo que nos guste y que podamos hacer solos. Al crear este espacio en nuestro día, empezamos a percibir nuevas cosas en nosotros que amplían nuestra percepción y nos permiten cuestionarnos sobre lo que está en nuestra vida que necesita salir para dar paso a nuestro presente desde el corazón (clic aquí para leer sobre conectarnos con nuestro corazón).

  2. PRIORIZAR LO QUE NOS TRAE TRANQUILIDAD: A medida que vamos avanzando en nuestro tiempo a solas, nos damos cuenta de lo que nos trae tranquilidad, de esos momentos en los que sentimos que todo fluye, cuando trabajamos, cantamos, escribimos, dibujamos, jugamos, etc. Cuando empezamos a priorizar estas acciones es más fácil percibir aquello en nuestra vida que nos saca de nuestro centro y no nos trae tranquilidad, así podemos decidir en consecuencia para poder mantener un ambiente en el que nos sintamos en armonía y podamos atraer personas que están en esa misma frecuencia para construir con ellas (clic aquí para leer sobre conectarnos con la neutralidad).

  3. CONSTRUIR A PARTIR DE NUESTRA ESENCIA: Teniendo claro lo que disfrutamos podemos empezar a integrar otras acciones, solos o acompañados, que tengan el propósito de traer armonía a nuestra vida a partir de nuestros talentos y nuestra esencia. Mientras más nos aprobamos a nosotros mismos desde lo que nos trae tranquilidad en todas las áreas de nuestra vida, mas conectados estamos con las personas que vibran esa armonía, mejorando así nuestras relaciones de adentro hacia afuera (clic aquí para leer sobre elevar nuestra experiencia).

Conozcamos lo que nos permite fluir y amémoslo lo suficiente para que aprobarnos sea nuestra única opción. Cuando nos aprobamos estamos expresando que confiamos en nosotros mismos y así podemos tomar las decisiones más apropiadas para nuestra propia vida. ¿Nos aprobamos totalmente?

Con amor,
Ángel

Contacto:

Email: empowered.angel@outlook.com

LinkedInwww.linkedin.com/in/empoweredangel
Instagramhttps://www.instagram.com/empowered.angel/
Facebookhttps://www.facebook.com/empowered.angel0/

¿Qué nos merecemos?

Aprender a seguir nuestro corazón (clic aquí para leer sobre conectarnos con nuestro corazón) es una de las formas más efectivas para que lleguemos a entender que somos valiosos como somos y que si decidimos ser completos e íntegros en nuestro presente, eso es lo mínimo que merecemos vivir, es a partir de aquí que empezamos a priorizar, de una manera más apropiada para nosotros, las actividades y personas en nuestras vidas.

Algunas de nuestras creencias nos hacen aceptar migajas de la vida porque sentimos de alguna manera que eso es lo que damos, es por este motivo que necesitamos aprender más sobre nosotros mismos e invertir en el desarrollo de nuestras habilidades humanas como un todo, desde la manera en que nos relacionamos con nosotros mismos, como base, hasta cómo damos lo más apropiado de nosotros en cada momento que vivimos. Veamos situaciones que se nos pueden presentar en las cuales podemos escoger un camino más íntegro para nosotros mismos:

  1. ¿Dependemos de que las personas hagan lo que queremos? es más común de lo que pensamos, se da principalmente en las relaciones de poder en que necesitamos sentir que dominamos a la otra persona para sentirnos seguros. Necesitamos aprender a ser autosuficientes y a conocernos tan bien que sepamos qué es lo que realmente podemos dar, para conocer lo que los demás pueden dar también. Todos tenemos nuestros talentos y podemos construir juntos, pero no delegar la responsabilidad de todo lo que queremos y necesitamos, cada uno de nosotros debe hacer su parte. De esta manera, tenemos relaciones más constructivas y dejamos la dependencia emocional de lado para construir relaciones más íntegras.

  2. ¿Consideramos que no recibimos lo que damos? revisemos los motivos que nos llevan a dar, porque muchas veces damos creyendo que es lo mejor para la otra persona sin considerar lo que ella vive. Sólo podemos saber realmente lo que es más apropiado para nosotros, demos más atención a lo que podemos trabajar en nosotros mismos y escuchemos más a los demás, evitando nuestras respuestas automáticas.

  3. ¿Decimos SÍ por satisfacer a los demás? la vida está hecha de momentos, decir sí a todo sin preguntarnos si es lo que realmente es necesario para construir lo que queremos en nuestra vida es decirnos que merecemos cualquier cosa, evaluemos mejor y decidamos de acuerdo a nuestros propios principios y proyectos, respetémonos (clic aquí para leer sobre aprender a decir “NO”).

  4. ¿Nos interesa alguien que está comprometido? este caso puede presentarse, así que antes de que tratemos de convencernos a través de nuestras creencias, o de experiencias personales o ajenas, de que es correcto meterse en el medio de una relación, pensemos en cómo nos gustaría que fuera nuestra relación y si lo que vamos a hacer nos gustaría vivirlo si fuéramos la otra persona de la pareja. Toda acción, o reacción, tiene su efecto, así que por más inmunes que podamos creernos es necesario que evaluemos cada paso que queremos dar.

  5. ¿Trabajamos por amor o por necesidad? los miedos a que nos falten recursos o a que nuestros talentos no sean pagos si los hacemos solos (o se demoren en darnos retorno), o la necesidad de hacernos millonarios porque pensamos que así seremos felices, o porque pensamos que sólo el dinero nos lleva al éxito, esos son algunos de los motivos que nos pueden mantener en una vida regida por el dinero que ni siquiera nos hace sentir plenos, pero por lo menos nos hace sentir seguridad material. Cuestionemos nuestras prioridades en la vida, ¿trabajamos en un lugar que respeta a las personas, al medio ambiente, que tiene valores alineados a los nuestros como personas?, ¿qué haríamos si tuviéramos un último día de vida, iríamos a trabajar en esa empresa? Aquí necesitamos integrar todo con lo que fluimos y ponerlo en el contexto en el que nos encontramos. Recordemos que el éxito es el resultado feliz de un acto, por lo tanto, pasar por encima de nosotros mismos, de nuestros principios y de los demás (por más bien mentalmente justificado que parezca), no es tener éxito, evaluemos nuestras acciones de manera cada vez más consciente.

Nos merecemos un presente íntegro, alineado a nuestros valores y al respeto y el amor que tenemos por nosotros mismos, entonces evaluemos bien las opciones que se nos presentan, todo lo que nos cause duda evaluémoslo mejor todavía, confiemos más en nosotros mismos y en nuestras capacidades y veremos una nueva realidad abrirse ante nosotros (clic aquí para leer sobre cómo decidir por convicción).

Con amor,
Ángel

Contacto:

Email: empowered.angel@outlook.com

Linkedinwww.linkedin.com/in/empoweredangel
Instagramhttps://www.instagram.com/empowered.angel/
Facebookhttps://www.facebook.com/empowered.angel0/

Amores conscientes: 3 hábitos para conectarnos

Ahora que entendemos la importancia de la armonía entre padres (clic aquí para leer sobre padres conscientes) e hijos (clic aquí para leer sobre hijos conscientes) podemos conectarnos, de manera más asertiva, con lo que es necesario para construir nuestras relaciones.

Es importante partir del principio de responsabilidad. Entramos en una relación porque así lo decidimos, el otro es y está presente para enseñarnos a través del amor lo que aún no hemos reconocido en nosotros (creencias, necesidades, emociones) y que necesitamos empoderar y resignificar para conectarnos con nuestra paz interior.

Teniendo claros los puntos presentados, podemos conocer pequeños hábitos que nos permiten aprender, de una manera más tranquila, a través de nuestras relaciones.

  1. Dar y recibir: el primer punto es identificar lo que esperamos de la otra persona y lo que estamos dispuestos a dar. Si esperamos algo pero no estamos dispuestos a darlo hay algo que necesitamos trabajar dentro de nosotros, ya sea permitiendo la transparencia para que lo que suceda sea parte de un acuerdo o encontrando motivos para conectarnos con la fidelidad hacia nosotros mismos, empoderando las creencias limitantes que tenemos con respecto al compromiso.
  2. Comunicación: para mantener una relación saludable es muy importante saber lo que queremos y sentir la libertad para expresarlo de manera asertiva. Recordemos que el otro está presente para conocernos mejor, por lo tanto el abordaje siempre debe ser desde nuestra perspectiva personal. Compartir, conocer y respetar los límites de cada uno es la llave para construir una base sólida de respeto (clic aquí para leer sobre límites y respeto).
  3. Libertad: uno de los puntos más importantes en los cambios de paradigmas en las relaciones de pareja es la libertad de ser nosotros mismos. Permitamos la expresión del otro tal como es, conectémonos a nosotros mismos y démonos la oportunidad de poder decidir, con la mayor tranquilidad, que podemos recorrer otros caminos. Esto lo logramos cuando aprendemos a amarnos como somos y así permitimos que entren a nuestra vida personas que resuenan con ese amor interior y que se proyectan de una manera más alineada con nuestro propósito de vida.

Amor es dar, recibir, expresar, respetar y ser libre para decidir ser y estar. Evitemos usar títulos para cortar alas, usémolos para potenciar nuestra intención de unirnos a alguien con el propósito de construir juntos, honremos nuestro sentimiento, nuestro pensamiento y nuestra expresión con nuestro amor.

Con amor,
Ángel

Contacto:

Email: empowered.angel@outlook.com

Artículos PEAhttps://empoweringangle.com/category/angel/
Linkedinwww.linkedin.com/in/empoweredangel
Instagramhttps://www.instagram.com/empowered.angel/
Facebookhttps://www.facebook.com/empowered.angel0/

Estableciendo Límites: cómo construir el respeto personal

A medida que vamos expandiendo nuestra consciencia personal aumentamos nuestra conexión con quienes realmente somos (clic aquí para leer sobre la transmutación del ser) y adquiriendo nuevos hábitos empoderamos nuestras raíces, las creencias y necesidades, de esta manera logramos acceder a una parte de nosotros que nos motiva a ejercitar el respeto (clic aquí para leer sobre respeto).

Nos han transmitido que todo viene desde adentro y realmente es tan simple como eso. Cuando queremos ser respetados es muy importante que sepamos respetar, de corazón. Pero, ¿cómo sabemos si estamos respetando o no, si no conocemos nuestros límites personales y los de los demás (clic aquí para reflexionar sobre el respeto)? Aquí el autoconocimiento, la autoconfianza, el respeto y la comunicación transparente juegan un papel muy importante, pues sólo nosotros mismos podemos saber que es lo que queremos, lo que nos gusta y lo que necesitamos, y cuando esto está alineado al respeto y a la constructividad, y así mismo es comunicado, es realmente de corazón.

Siguiendo estos pasos podemos ser más asertivos al establecer nuestros propios límites a partir de nuestro corazón:

  1. Empoderar creencias: tenemos creencias que hacen que ejerzamos una falta de respeto propio. Por ejemplo “si decimos “NO” nos quedamos solos” o “decir siempre “SÍ” es necesario para ser una buena persona”. Esto son creencias, al abrirnos totalmente sin imponer límites nos hacemos daño y damos ese ejemplo a quienes nos rodean, por eso es importante verificar el motivo por el cual hemos dejado de construir lo que deseamos (clic aquí para leer sobre empoderar creencias).
  2. Conexión interior, nuestro deseo: ponernos en contacto con lo que realmente somos nos ayuda a proyectarnos en la vida y a construir los límites necesarios para nuestro desarrollo. Si queremos un trabajo en el que podamos tener un horario flexible podemos conseguirlo, para eso debemos mandar hojas de vida a las empresas que ofrecen este beneficio o crear nuestro propio negocio (eso sería un límite que nos ayuda a construir lo que queremos). RECORDEMOS QUE LO QUE DESEAMOS DE CORAZÓN SIEMPRE ESTÁ CONECTADO A LA TRANSPARENCIA, AL RESPETO Y A LA CONSTRUCTIVIDAD (clic aquí para leer sobre reconocer lo que es de corazón).
  3. Límites claros: cuando decidimos lo que queremos en nuestra vida personal, profesional, amorosa, etc., podemos establecer límites claros que nos traigan los resultados que queremos. Lo ideal es que estos límites estén alineados al corazón, es decir, que sean desapegados y entiendan la libertad de ser del otro, para que así podamos construir asertivamente.
  4. Comunicación y aplicación: para finalizar el proceso es importante que comuniquemos nuestra realidad a las partes involucradas y que apliquemos lo que deseamos. Si deseamos una relación donde reinen la fidelidad, la lealtad, el respeto y la libertad de ser quien somos, debemos actuar coherentemente con ese deseo, trabajar en nosotros mismos lo que queremos para poder ofrecerlo también.

Esto es un ciclo importante para conectarnos en un nivel más amoroso con el mundo, haciendo de él un hábito sentimos que nuestras relaciones se transforman y se hacen más tranquilas.

Después de dos años de trabajar en una empresa, me dí cuenta de que mi deseo es estar con las personas y asistirlas en ser una versión más apropiada de si mismas y tener tiempo durante el día para cuidarme a mi misma, el límite que establecí con el tiempo fue “trabajar donde pueda asistir a los demás y cuidarme a mi misma”. Eso cambia totalmente mi vida. ¿Y tú? ¿Has aplicado algún límite que te ha permitido mejorar tu vida?

Con amor,
Ángel

Contacto:

Email: empowered.angel@outlook.com

Artículos PEAhttps://empoweringangle.com/category/angel/
Linkedinwww.linkedin.com/in/empoweredangel
Instagramhttps://www.instagram.com/empowered.angel/
Facebookhttps://www.facebook.com/empowered.angel0/

Padres Constructivos: 6 pasos para tener una relación asertiva con los hijos

Para que las relaciones sean constructivas necesitan inversión de tiempo y compromiso de las personas que están en ellas, sin importar su propósito o su naturaleza. Padres, hermanos, tíos, abuelos, nietos, primos, amigos, compañeros, profesores, alumnos, novios, esposos, clientes, empresas, etc, podemos mejorar nuestra vida observando como nos relacionamos y evaluando la constructividad de nuestras interacciones (clic aquí para leer sobre relaciones constructivas).

Cuando nos ponemos en el lugar de la otra persona podemos tener una percepción un poco más amplia y objetiva de lo que está sucediendo, pues logramos ir más allá de los títulos que tenemos que nos llevan, muchas veces, a actuar desde lo que pensamos que representan sin tener en cuenta que somos mucho más que eso. Como hijos al ponernos en el lugar de nuestros padres, entendiendo que hacen lo mejor que pueden desde su perspectiva, que nos han enseñado a vivir en este mundo, a través de su experiencia, y que sus emociones y sus miedos impulsan en gran parte la manera en que interactúan con nosotros, nos hace ser más conscientes de que como hijos podemos ser mejores apenas trabajándonos a nosotros mismos. No necesitamos tratar de cambiar a los demás, sentirnos bien con nuestra propia evolución y trabajo personal es suficiente para que las personas alrededor conozcan cosas nuevas que pueden ayudarlas a transformarse a si mismas.

Sabemos que como hijos tenemos la oportunidad de crear armonía con nuestros padres (clic aquí para leer sobre hijos conscientes) y es importante que como padres que somos, o que queremos ser, también asumamos la responsabilidad por actos que en realidad sean constructivos para la relación con nuestros hijos. Aquí tenemos 6 pasos para expandir nuestra consciencia como padres para tener una relación más asertiva con nuestros hijos:

  1. Entender que los hijos son del mundo y que necesitan un ejemplo de consciencia, autosuficiencia, contribución y respeto en casa para que puedan ser ellos mismos e integrar ese ejemplo en su vida para construir un mundo íntegro.
  2. Crear un ambiente en que haya expresión transparente y presencia total (momentos en que sólo haya tiempo y espacio para la comunicación familiar).
  3. Conocer y entender a si mismos (emocional, sentimental, física y mentalmente) para evolucionar constantemente y poder guiar a los hijos por ese camino  integral.
  4. Ser coherentes y buscar la manera más clara posible de explicar a los hijos lo que para ellos no está claro.
  5. Estimular la creatividad de los hijos y enriquecerla a través de nuevos conocimientos y experiencias.
  6. Enseñar a través del ejemplo la importancia de la claridad y el enfoque en lo que se quiere y la disciplina para actuar de manera asertiva.

Ser padres es la oportunidad de crecer en amor, de relacionarnos con otra generación para enriquecer nuestra propia experiencia, de construir el mejor ejemplo posible para que ese legado evolucione y toque más corazones. Ser padre es sembrar la mejor semilla, regarla, cuidarla y dejarla florecer.

Agradezcamos a nuestros padres por el lindo trabajo que han hecho con nosotros y permitámonos florecer para ser personas cada vez más conscientes, responsables y constructivas, y llevemos esa construcción a nuestros hijos.

Con amor,
Ángel

Contacto:

Email: empowered.angel@outlook.com

Artículos PEAhttps://empoweringangle.com/category/angel/
Linkedinwww.linkedin.com/in/empoweredangel
Instagramhttps://www.instagram.com/empowered.angel/
Facebookhttps://www.facebook.com/empowered.angel0/

Hijos Conscientes: 6 acciones para armonizar nuestro hogar

Somos todos hijos, a veces creamos vínculos con personas nuevas en nuestras vidas que nos acogen como familia, otras vivimos la experiencia con nuestra familia de sangre, lo cierto es que somos todos hijos y ser hijo es encontrar la manera de integrarse a los padres a través del respeto y el amor. Ahora que sabemos cómo ejercitar el respeto (clic aquí para leer el artículo sobre el respeto) podemos entender mejor lo que como hijos podemos hacer cada día.

Nuestros padres nos transmiten su experiencia y así nos muestran diferentes maneras de vivir. El hecho de tenerlos en nuestra vida no significa que tenemos que ser iguales a ellos sino que podemos aprender de ellos y enseñarles (clic aquí para leer el texto sobre diferencias). La familia es una estructura llena de diversidad en la que, al aplicar la aceptación y el respeto (clic aquí para leer el texto sobre respeto consciente), logramos enriquecer nuestros puntos de vista para integrarlos a nuestra experiencia.

Veamos algunas acciones útiles para armonizar la vida en familia siendo hijos más conscientes:

  1. Absorber lo mejor que haya en el medio evitando juzgar.
  2. Asumir la responsabilidad de nuestra vida, evitar culpar.
  3. Colaborar con la armonía y el mantenimiento del hogar.
  4. Establecer y respetar los espacios y límites (clic aquí para leer el texto sobre límites).
  5. Estar abiertos a la comunicación.
  6. Agradecer por ser y estar en familia.

En nuestro hogar podemos, de manera más tranquila, aprender a vivir por gusto, sin obligaciones. Cuando nos empoderamos de nuestro hogar descubrimos la importancia del trabajo en equipo. Como hijos debemos entender que somos todos diferentes y que para trabajar los desafíos que se presentan en la familia es importante que aprendamos a comunicarnos. Normalmente los padres dan lo mejor que pueden desde su experiencia, aunque a los ojos de algunos parezca lo contrario. Ni los hijos ni los padres tenemos manuales, por este motivo es importante que se cree un espacio sano de comunicación en el que se puedan expresar los puntos de vista en un ambiente de aceptación y respeto.

Yo decido hacer parte activa de la armonía y mantenimiento de mi hogar aquí y ahora. ¿Y tú?

Con amor,
Ángel

Contacto:

Email: empowered.angel@outlook.com

Artículos PEAhttps://empoweringangle.com/category/angel/
Linkedinwww.linkedin.com/in/empoweredangel
Instagramhttps://www.instagram.com/empowered.angel/
Facebookhttps://www.facebook.com/empowered.angel0/

El poder de la gratitud

¿Nos damos cuenta de las bendiciones que tenemos en nuestra vida? , muchas veces el día a día, la cotidianidad, el corre corre entre labores nos hacen (o más bien permitimos) dejar de lado lo esencial, que en general “es invisible a los ojos” y podemos caer en centrarnos en las circunstancias que no van quizás como realmente quisiéramos o deseamos. Sintiendo de manera negativa, con comportamientos y palabras que mas que construir en beneficio de obtener resultados positivos nos sumergen en ciclos de negatividad en todo lo que nos rodea … por ello es tan importante el “Poder de la gratitud”, practiquemos día a día el agradecimiento. Agradecer el nuevo día en que amanecemos, agradecer a nuestro cuerpo las funciones que ejecuta constantemente para que el organismo funcione, agradecer nuestro ser, nuestro espíritu, agradecer la lluvia y el sol… el alimento… Practicar agradecer los inconvenientes que se presentan, los cuales nos llevaran a un resultado mucho mejor de lo esperado, porque desde la esencia del corazón y con la certeza de que la vida es cíclica, desde el agradecimiento logramos llegar a donde deseemos. Recordar …

de lo que entregamos recibimos, como el símbolo infinito… todo va y regresa, así que no esperemos a cambio, porque la vida se encarga de devolvernos lo que entregamos!