Descubriendo la Transparencia: 3 pasos para ejercitarla

Si queremos vivir una vida de transparencia, es necesario que aprendamos a construirla y enseñemos a las personas con quienes nos relacionamos, a través del ejemplo, el impacto que tiene escoger este camino de manera activa y consciente en nuestra propia experiencia.

Aunque sea común usar nuestra palabra como algo sin valor para lograr lo que queremos (desde controlar nuestro entorno hasta satisfacer el deseo de los demás, cosas que parece que se logran pero de las cuales no conocemos la verdad) no quiere decir que sea apropiado para construir lo que deseamos de corazón (transparencia, coherencia, tranquilidad, seguridad e integridad). Entonces, ¿estamos actuando con la transparencia que queremos que haya en el mundo? (clic aquí para leer el artículo sobre transmutación de la palabra corrupción)

Ya que son nuestras decisiones presentes las que crean nuestro destino (clic aquí para leer el texto sobre decidir por convicción), es momento de que decidamos los pasos a dar para construir el destino de paz que queremos a partir de ahora. Conozcamos 3 pasos para ejercitar y fortalecer el hábito de la transparencia::

  1. Asumir la responsabilidad por nuestros actos: es posible que alguna vez en nuestra vida hayamos actuado de una manera irrespetuosa, mentirosa y poco íntegra por seguir el modelo de lograr lo que queremos de cualquier manera, así que para ejercitar la transparencia es esencial asumir eso que hemos hecho en algún momento y reflexionemos sobre su utilidad para construir lo que esperamos del mundo. Cuando somos responsables por nuestras decisiones tenemos una perspectiva más amplia sobre lo que necesita ser transformado en este momento. Por ejemplo, si estamos en una relación por miedo a estar solos pero no nos sentimos conectados con la persona, podemos integrar nuestro miedo entendiéndolo y transformándolo en coraje para transmitirle a nuestra pareja la realidad sobre cómo nos sentimos de una manera apropiada y transformar la relación a través del respeto en una amistad (clic aquí para leer el texto Terminamos ¿y ahora?)
  2. Conocer mejor a las personas antes de envolverlas en nuestra vida: a través de las emociones entramos rápidamente en relaciones sin que seamos conscientes de la autenticidad, coherencia y afinidad entre las personas y nosotros. Conociéndonos de verdad (clic aquí para leer el texto sobre conectarnos con nuestro corazón) sabemos lo que es realmente necesario en nuestra vida para construir con propósito (clic aquí para leer el texto sobre necesidades no tan necesarias) y con autenticidad nos conectamos con las personas con propósitos definidos (clic aquí para leer el texto sobre el propósito de las relaciones) comunicando de manera respetuosa lo que realmente sentimos.
  3. Percibir nuestros sentimientos, pensamientos, palabras y acciones: durante el día surgen diferentes sentimientos y pensamientos que necesitamos entender para transformarlos y canalizarlos en la construcción de nuestra transparencia, así, a través de nuestras palabras y acciones, los expresamos de la manera más apropiada de acuerdo a nuestra realidad en el contexto del lugar en el que estamos, con respeto, coherencia e integridad.

Ejercitar la transparencia no se trata de contarle a todo el mundo como nos sentimos o lo que pensamos de los demás, de las situaciones o de lo que nos rodea, sino de transformar nuestra expresión reactiva en activa, a través de la consciencia de expresar nuestra verdad de manera respetuosa al comunicarnos, construyendo una comunicación cuyo propósito sea construir, a partir de las diferencias, una sociedad íntegra.

Con amor,
Ángel

¿Para qué Culpar, si Somos Responsables?

Uno de los principales motivos por los cuales culpamos a los demás por lo que sucede, fuera de la intención de destruir, es ignorar que la responsabilidad es totalmente nuestra, decidimos cada paso que damos, sea impulsiva e inconscientemente, o activa y conscientemente.

Si estamos en determinado lugar, con determinadas personas, viviendo determinadas experiencias es porque así lo hemos decidido. A veces hemos llegado a pensar que no teníamos otra opción, pero la realidad es que no percibimos las posibilidades cuando estamos enfocados en algo y queremos lograrlo de cualquier manera, pero “EL FIN NO JUSTIFICA LOS MEDIOS” el respeto (clic aquí para leer el texto sobre respeto), la transparencia y la coherencia (clic aquí para leer el texto sobre coherencia) deben ser los ingredientes principales de cada una de nuestras decisiones si realmente queremos vivir en una sociedad que se construye a través integridad y a partir de las diferencias (clic aquí para leer el texto sobre construir la paz a través de la consciencia).

Culpar a alguien por lo que nos sucede es una forma de ignorar algo que necesitamos aprender de nosotros mismos y de juzgar a los demás, estos hábitos destruyen nuestras relaciones con nosotros mismos y con el mundo que nos rodea, es por este motivo que es necesario que transformemos nuestras reacciones en acciones constructivas, de manera consciente. Veamos algunas acciones que pueden ser útiles para este propósito:

  1. Antes de culpar pensemos en las decisiones que nos han llevado a el momento presente: desde un corte de pelo, hasta la compra de una casa es necesario entender el para qué de todos los pasos que hemos dado, lo que motiva la acción, lo que pensamos, sentimos y decimos sobre la situación y lo que podemos aprender con ella.
  2. Enfoquémonos en hablar sobre lo que hemos hecho nosotros mismos y lo que podríamos hacer diferente: hablando sobre nuestro proceso nos escuchamos y podemos evaluar, de manera objetiva, lo que podría llevarnos a manifestar un resultado diferente conociendo nuestros talentos y reconociendo aquello para lo que no tenemos tanta habilidad, para unirnos a personas que fortalecen y potencian lo que ya somos.
  3. Cuestionemos el propósito que nos ha guiado, para actuar como hemos actuado, y transformémoslo si sentimos que está siendo irrespetuoso, mentiroso e incoherente con nuestra propia naturaleza: muchos propósitos en la vida los hemos creado para satisfacer necesidades, ajenas o personales, que nos alejan de quienes somos. Entendiendo mejor lo que hacemos de corazón logramos alinear nuestros sentimientos, pensamientos, palabras y acciones para reconectarnos con nosotros mismos y actuar de la manera más apropiada para el contexto en el que hemos decidido estar.

Recordemos que somos totalmente responsables por lo que experimentamos en nuestra vida, que nuestras decisiones construyen nuestro camino y que cuanto más conscientes estemos de la paz que queremos construir, más fácil es construirla en todas las áreas de nuestra vida (clic aquí para leer el texto sobre construcción de paz).

Con amor,
Ángel

Regeneración Celular: 6 alimentos para aumentar la ingestión diaria de proteína

<

p style=”text-align: justify;”>

Todos somos diferentes y es importante que aprendamos a entender las señales de nuestro cuerpo para alimentarlo de una manera más eficiente. Siguiendo los 4 pasos para expandir la consciencia nutricional (clic aquí para leer el artículo completo) logramos ponernos en contacto con la reacción que los alimentos causan y, así, integrarlo a nuestra dieta. Recordemos que es necesario desapegarnos de algunas creencias limitantes (clic aquí para leer el artículo sobre creencias) con respecto a ciertos alimentos que parecen hasta milagrosos, como vimos en los artículos anteriores, para poder transformar efectivamente alimentación en nutrición (clic aquí para leer sobre regeneración celular y micronutrientes).

Vamos a definir alimentación y nutrición para entender la diferencia. La alimentación consiste en consumir sustancias para mantener nuestras funciones vitales, es la manera en que le damos energía al cuerpo. La alimentación ocurre, principalmente, basada en la consciencia de los macronutrientes, proteínas, carbohidratos y lípidos (grasas). La nutrición consiste en proporcionar sustancias necesarias para nuestra conservación y crecimiento, aquí percibimos el cuerpo como un organismo en constante estado de evolución y regeneración que necesita macro y micronutrientes, vitaminas y minerales, para poder conservar el equilibrio y, consecuentemente, crear un estado de salud perfecta.

Conozcamos un poco sobre las proteínas y su importancia en nuestra dieta. En el libro Nutrición Humana en el Mundo en Desarrollo (disponible en Español en la página de la Organización de las Naciones Unidas Para la Agricultura y la Alimentación – FAO), el Profesor de Nutrición Internacional, Michael C. Latham, dice lo siguiente sobre las proteínas. Las proteínas contienen carbono, hidrógeno, oxígeno, nitrógeno y, a menudo, azufre. Son muy importantes para el crecimiento y la reparación de los tejidos corporales. Las proteínas son el principal componente estructural de las células y constituyen la mayor porción de sustancia de los músculos y órganos (aparte del agua).

Las proteínas son necesarias:

  • para el crecimiento y el desarrollo corporal;
  • para el mantenimiento y la reparación del cuerpo, y para el reemplazo de tejidos desgastados o dañados;
  • para producir enzimas metabólicas y digestivas;
  • como constituyente esencial de ciertas hormonas, por ejemplo, tiroxina e insulina.

Aunque las proteínas liberan energía, su importancia principal radica más bien en que son un constituyente esencial de todas las células. Todas las células pueden necesitar reemplazarse de tiempo en tiempo, y para este reemplazo es indispensable el aporte de proteínas.

Cualquier proteína que se consuma en exceso de la cantidad requerida para el crecimiento, reposición celular y de líquidos, y varias otras funciones metabólicas, se utiliza como fuente de energía, lo que se logra mediante la transformación de proteína en carbohidrato. Si los carbohidratos y la grasa en la dieta no suministran una cantidad de energía adecuada, entonces se utiliza la proteína para suministrar energía; como resultado hay menos proteína disponible para el crecimiento, reposición celular y otras necesidades metabólicas. Este punto es esencialmente importante para los niños, que necesitan proteínas adicionales para el crecimiento. Si reciben muy poca cantidad de alimento para sus necesidades energéticas, la proteína se utiliza para las necesidades diarias de energía y no para el crecimiento.

Ahora que sabemos la importancia de las proteínas en nuestro cuerpo es necesario que nos hagamos algunas preguntas para saber si estamos consumiendo diariamente una buena cantidad de proteínas:

  1. ¿Qué alimentos consumimos todos los días?
  2. ¿Sabemos si contienen proteína?
  3. ¿Cuál es la cantidad de alimentos con proteína que consumimos diariamente?

Si en nuestra dieta están faltando fuentes de proteína podemos integrar estos alimentos a nuestra dieta:

  1. Almendras (21 grs de proteína en cada 100 grs) – TODOS LOS TIPOS SANGUÍNEOS MENOS AB
  2. Nueces del Nogal (15 grs de proteína en cada 100 grs) – TODOS LOS TIPOS SANGUÍNEOS
  3. Nueces de Macadamia (8 grs de proteína en cada 100 grs) – TODOS LOS TIPOS SANGUÍNEOS
  4. Maní (26 grs de proteína en cada 100 grs) – TIPOS SANGUÍNEOS A y AB
  5. Linaza (14 grs de proteína en cada 100 grs) – TODOS LOS TIPOS SANGUÍNEOS
  6. Huevos Cocidos (13 grs de proteína en cada 100 grs) – TODOS LOS TIPOS SANGUÍNEOS

Recordemos que mientras más limpio esté nuestro intestino mejor se dará la absorción de nutrientes, por eso es importante mantener una dieta saludable con cantidad suficiente de agua y fibras (clic aquí para leer el artículo sobre absorción de nutrientes).

<

p style=”text-align: right;”>Con amor,
Ángel

FUENTES:

El poder de la gratitud

¿Nos damos cuenta de las bendiciones que tenemos en nuestra vida? , muchas veces el día a día, la cotidianidad, el corre corre entre labores nos hacen (o más bien permitimos) dejar de lado lo esencial, que en general “es invisible a los ojos” y podemos caer en centrarnos en las circunstancias que no van quizás como realmente quisiéramos o deseamos. Sintiendo de manera negativa, con comportamientos y palabras que mas que construir en beneficio de obtener resultados positivos nos sumergen en ciclos de negatividad en todo lo que nos rodea … por ello es tan importante el “Poder de la gratitud”, practiquemos día a día el agradecimiento. Agradecer el nuevo día en que amanecemos, agradecer a nuestro cuerpo las funciones que ejecuta constantemente para que el organismo funcione, agradecer nuestro ser, nuestro espíritu, agradecer la lluvia y el sol… el alimento… Practicar agradecer los inconvenientes que se presentan, los cuales nos llevaran a un resultado mucho mejor de lo esperado, porque desde la esencia del corazón y con la certeza de que la vida es cíclica, desde el agradecimiento logramos llegar a donde deseemos. Recordar …

de lo que entregamos recibimos, como el símbolo infinito… todo va y regresa, así que no esperemos a cambio, porque la vida se encarga de devolvernos lo que entregamos!

Es la consciencia la que construye paz

Pasamos la vida buscando la felicidad en lo que hacemos, en lo que pensamos, en lo que comemos, en lo que decimos, en lo que sentimos, pero, todas las veces que hemos esperado encontrar la felicidad en esos momentos, ¿hemos sido conscientes de respetarnos a nosotros mismos y todo a nuestro alrededor? (clic aquí para leer sobre respeto)

Imaginemos ahora la diversidad que existe en gustos y el impacto que la búsqueda por esas sensaciones puede tener, ¿será que ese instante de felicidad emocional destruye o construye?

Veamos algunos ejemplos sobre cómo la consciencia nos conecta con más respeto a nuestra sociedad (seres y medio ambiente):

    1. Siendo conscientes de lo que necesitan nuestras células para funcionar de manera apropiada, ¿construimos cuando comemos lo que no es realmente necesario? Al nutrirnos, damos a las células lo necesario, promovemos una cultura de consumo consciente de alimentos y estimulamos la producción natural y respetuosa de alimentos (clic aquí para leer sobre micronutrientes para las células).
    1. Siendo conscientes de que necesitamos darle a nuestro cuerpo sueño de calidad y actividad física, ¿construimos cuando fomentamos la pereza en nosotros y en los demás? Al ejercitar el cuerpo y dormir lo suficiente logramos construir con más consistencia nuestra salud, lo que nos lleva a crear con más calidad, a través de los años, estilos de vida más sostenibles.
    1. Siendo conscientes de que podemos construir con hechos y palabras a partir del sentimiento de unidad, ¿construimos cuando queremos ser superiores a los demás o competir por sobrevivencia? Al ejercitar la aceptación personal de quienes somos, a través de nuestro autoconocimiento, logramos aceptar las diferencias y podemos aprender nuevas maneras de expresarnos para construir, con un propósito, un estilo diferente de hacer las cosas (clic aquí para leer sobre coherencia y autoconocimiento).
  1. Siendo conscientes de que, para tener el derecho de traer un ser humano al mundo es esencial ser un ejemplo de lo que queremos para una humanidad más unida, ¿construimos cuando decidimos satisfacer nuestros deseos sexuales sin estar dispuestos a asumir la responsabilidad por cualquier consecuencia? Al entender que podemos canalizar nuestras emociones de una manera diferente a la que hemos aprendido, decidir por convicción se vuelve parte de nuestra vida (clic aquí para leer sobre decidir por convicción) y logramos tener más claridad en el propósito de cada una de nuestras acciones, enfocando así, nuestra energía en construir a partir de nosotros mismos en unidad.

Ser feliz puede ser destructivo para la sociedad porque se ha vuelto un término usado para satisfacer los deseos personales, ser consciente es constructivo porque nos lleva a entender que cada decisión tiene un impacto en nosotros mismos y en todo a nuestro alrededor y que como seres necesitamos desarrollar nuestro conocimiento sobre el lugar donde vivimos para integrar de la manera más asertiva y constructiva posible nuestros talentos a la construcción de lo que queremos como unidad.(clic aquí para leer sobre transformación de la humanidad)

Entonces, si queremos paz, transparencia, coherencia y respeto, ¿estamos construyendo eso con cada sentimiento, pensamiento, palabra y acción en nuestra vida? (clic aquí para leer el texto sobre construcción de paz)

Con amor,
Ángel

3 preguntas para transformar la relación interior

Las relaciones son tan simples como queremos verlas. Es importante que la primer relación que analicemos en nuestra vida para tener relaciones mejores sea nuestra relación con nosotros mismos. Las relaciones que tenemos con las personas depende del valor que nos damos y de los límites que establecemos (clic aquí para leer el texto sobre establecer límites).

Hoy vamos a hacernos unas preguntas para responderlas conscientemente, con toda sinceridad, a nosotros mismos.

  1. ¿Cómo me trato cuando algo no sale como lo había planeado?
  2. ¿Me acepto como soy o trato de ser lo que los demás desean?
  3. ¿Asumo la responsabilidad de mi vida y mis decisiones? (clic aquí para leer el texto sobre decidir por convicción)

Es importante entender que es con nosotros mismos que tenemos que ejercitar todos los aspectos que sentimos que están faltando en nuestra vida. Lo que esperamos de los otros debe ser algo que damos, saber dar y recibir es muy importante para la armonía de las relaciones.

Cuando empezamos a trabajar la paciencia, la aceptación, la disciplina y la responsabilidad desde nuestro interior, y con nosotros mismos, nos sentimos más completos y cómodos.

Al cambiar el enfoque, e integrar lo externo y lo interno, logramos entender la importancia de tomar cada decisión en nuestra vida con la mayor calma y certeza posibles (clic aquí para leer el texto sobre polaridades como aprendizaje). De esta manera nuestras relaciones con el mundo se transforman, comprendemos que cada uno necesita ser completamente responsable por si mismo y así vivimos de una manera más reflexiva.

Después de mucho tiempo de estar responsabilizando a las personas, y a la vida, por todo, decidí asumir mi responsabilidad y me he sentido realmente empoderada, (clic aquí para comprar el libro 7 Niveles Para el Empoderamiento Personal) me acepto, me conozco y sé lo que quiero, así que dirijo mi energía para construir la vida que quiero en sociedad. ¿Y tú?

Recuerda compartir este texto con alguien a quien pueda parecerle útil y compartir tu experiencia con nosotros en los comentarios. ¿Cómo vives tu relación contigo?

Con amor,
Ángel

4 pasos para expandir la consciencia nutricional

Toda la vida hemos estado acostumbrados a comer de una manera “heredada” por nuestra familia o cultura. En algunos casos sabemos el motivo, que puede, o no, ser real y útil para nosotros mismos.

La propuesta que traigo hoy es revisar como está nuestra alimentación en este momento para que podamos entenderla y transformarla en nutrición.

Cuando nos hacemos conscientes de que los alimentos tienen macronutrientes (carbohidratos, proteínas y lípidos) y micronutrientes (vitaminas y minerales), empezamos a entender la relavancia que tiene saber qué consumimos.

El cuerpo necesita vitaminas, minerales y agua para funcionar correctamente. Ese es el objetivo de la nutrición, darle al cuerpo lo que necesita a través de los alimentos, que son la forma más eficiente de aumentar la disponibilidad de macro y micronutrientes a cada una de nuestras células (clic aquí para leer el texto sobre nutrientes y regeneración celular).

Es necesario conocer el motivo por el cual llevamos determinada dieta, y cuando hablo de dieta hablo de hábitos alimentares (o nutricionales) que tenemos, pues sólo así identificaremos la necesidad de transformar hábitos que pueden traer el estado de equilibrio y de alta energía a nuestro cuerpo (clic aquí para leer el texto sobre más energia a través de los carbohidratos).

Los siguientes pasos nos conectan con nuestra propia consciencia. Recordemos que cada alimento reacciona diferente en cada cuerpo, por eso es importante que aprendamos a entender las señales de nuestro propio cuerpo. A medida que nos conocemos mejor tenemos mejores resultados a través de la alimentación. La propuesta es:

  1. Consumir más alimentos naturales que procesados. Los alimentos naturales contienen mayor cantidad de micronutrientes y éstos, a su vez, son mejor absorbidos por el organismo.
  2. Consumir alimentos sin mezclarlos para determinar si su consumo está siendo benéfico para el cuerpo.
  3. Consumir la mayor parte de alimentos antes del medio día, cenar poco y, por lo menos, 3 horas antes de ir a dormir.
  4. Consumir líquidos y sólidos con, por lo menos, 1 hora de diferencia.

Los invito a hacer la prueba, a enviarle este artículo a quien pueda interesarle y a compartir los propios resultados aquí en el blog para motivar a otras personas a través del ejemplo.

Esos pasos los he seguido continuamente para mantener mi cuerpo más saludable, en mi caso siento que aumenta mi energía, la calidad del sueño y la velocidad de mi proceso digestivo. Si ya lo has hecho ¿Qué has sentido al cambiar estos hábitos? (clic aquí para leer el artículo sobre energía y nutrientes a través de las grasas saludables)

Con amor,
Ángel

Transformando a la Humanidad a través de la Consciencia

Expandir nuestra consciencia es buscar conocimiento, entender que existen otros puntos de vista y que eso contribuye a una construcción con bases sólidas a través de la inclusión e integración de todos los elementos de la sociedad, a partir de esto logramos ver el respeto como recurso fundamental para realmente unir a la humanidad (clic aquí para leer el texto sobre conexiones respetuosas) e integrarla al planeta y los recursos vigentes de manera respetuosa también (clic aquí para leer el texto sobre respeto).

Como seres humanos, necesitamos asumir la responsabilidad por la realidad que vivimos, no es culpa del gobierno, de nuestros padres, de los extraterrestres, de los ángeles, es nuestra responsabilidad (nosotros decidimos), mientras más conocimiento tenemos sobre nuestros propios procesos y los integramos a la sociedad en que vivimos, más fácil es percibirnos como parte del todo, un granito de arena puede causar un gran impacto uniéndose a otros granitos de arena dispuestos a construir la paz y cuando se enfocan nuestra energía y recursos en eso se logra algo diferente. (clic aquí para leer el texto sobre construcción de la paz)

Nada ni nadie puede quitarnos la responsabilidad por nuestros actos, por eso es importante que empecemos a ver la vida como un aprendizaje infinito y que recibamos con gratitud lo que nos llega, pues es parte de lo que somos (clic aquí para leer el texto sobre presencia y gratitud) y aprendamos con ello. A partir de ahí, percibimos que nuestros hábitos nos llevan a crear nuestra realidad y que cambiándolos nuestra realidad cambia, entonces, ¿Qué realidad queremos? (clic aquí para leer el texto sobre vivir la vida que merecemos)

Si lo que queremos es una humanidad transparente, respetuosa y coherente, es nuestro deber como seres humanos empezar a construir la transparencia, el respeto y la coherencia en la manera en que nos relacionamos con nosotros mismos y con el mundo, al entender y construir eso logramos expandirlo a los demás y nos volvemos ejemplos constructores de paz para quien nos conoce.

Con amor,
Ángel

Cuestionémonos: 2 Pasos Para Vivir la Vida que Merecemos

La vida que nos merecemos está directamente relacionada con quienes somos, consciente e inconscientemente, y esto al estar desalineado al sentimiento de unidad, en el que se construyen la transparencia, la aceptación y el respeto, nos trae todo de lo que constantemente nos quejamos, pues nosotros mismos expresamos eso y lo vivimos, ya que cosechamos lo que sembramos, es una ley que nos lleva a cuestionarnos si estamos decidiendo actuar de una manera que nos permita vivir la vida que realmente queremos.

Cuando alimentamos pensamientos destructivos de rabia, odio, rencor, etc., eso rige la forma en que sentimos, reaccionamos y nos expresamos, por lo tanto es lo que vamos sembrando por ahí y es lo que vamos cosechando. Lo mismo sucede cuando alimentamos pensamientos constructivos de amor, paz, respeto, aceptación, etc., vamos sembrando por ahí y cosechando eso para nosotros (no necesariamente con las mismas personas). La cuestión es que de acuerdo al ambiente algunos percibimos lo constructivo como destructivo, y viceversa, por este motivo es necesario que nos cuestionemos.

Somos quienes somos porque lo hemos decidido, lo interesante es que podemos decidir ser una versión más coherente con nuestro deseo (clic aquí para leer el texto sobre quienes somos). Hemos creado inconscientemente muchas cosas que nos han parecido injustas pero que si nos cuestionamos a fondo tal vez hayan sido una muestra de algo que estábamos pensando, sintiendo, diciendo o haciendo en cada una de las épocas. Siguiendo estos pasos construimos la vida que deseamos y merecemos vivir de manera consiente:

  1. CUESTIONAMIENTO: Para iniciar es necesario que nos cuestionemos para entender qué estamos sembrando, vamos a usar las siguientes preguntas: ¿Qué ejemplo percibirían nuestros hijos si no pudiéramos hablarles?, ¿somos consciente de los efectos que los alimentos causan en nuestro cuerpo?, ¿tratamos a todas las personas con el mismo nivel de respeto?, ¿nos expresamos con el mismo nivel de sinceridad siempre?, ¿nos preocupamos o nos ocupamos?, ¿juzgamos o aceptamos?, ¿somos claros con todos por igual? Después de responder estas preguntas vamos a descubrir la coherencia de nuestras respuestas al preguntarnos: ¿Qué vida queremos? ¿Una vida en que haya transparencia, respeto y aceptación, por ejemplo?, se encajarían las respuestas de lo que estamos sembrando con lo que queremos? Pensemos en eso.

  2. TRANSFORMACIÓN: Una vez que tenemos identificado lo que somos, y lo que queremos, necesitamos enfocarnos en transformar nuestras incoherencias en coherencias. Por ejemplo, si queremos transparencia pero no tenemos el mismo nivel de sinceridad siempre necesitamos practicar la sinceridad en nuestras interacciones de la manera más asertiva posible. Entonces si alguien me invita a algún lugar y prefiero hacer otra cosa puedo decir “Hoy prefiero quedarme en casa, gracias”. A medida que vamos practicando nos vamos volviendo especialistas en nuestra propia vida. La idea es hacer eso con cada una de las incoherencias que percibamos.

Siendo el cambio que queremos del mundo estamos haciendo lo que está dentro de nuestras posibilidades para construir un mundo más consciente, así que cuando aparezcan cosas que nos parezcan injustas revisemos que es lo que estamos sembrando para entender que necesitamos transformar.

Con amor,
Ángel