4 pasos para transformar nuestras, no tan necesarias, necesidades

Para transformar nuestra mente (clic aquí para leer sobre mente constructiva) y enfocar esa energía en la construcción empoderante de nuestra vida, y de la de los demás, no siempre es suficiente practicar ver el lado constructivo de las situaciones, a veces necesitaremos ir mas hondo para entender nuestro sistema de creencias personal (clic aquí para leer sobre creencias) y las necesidades que hay detrás del mismo, pues al conocer la necesidad, que genera la creencia, y transformarla logramos, efectivamente, actuar diferente de manera coherente (clic aquí para leer sobre coherencia).

En algunos momentos parece difícil pensar algo constructivo sobre una situación para empoderar nuestros pensamientos o creencias y es en ese momento que debemos parar para analizar el origen de esa incomodidad interior, pues hay algo que no hemos considerado, nuestras propias necesidades.

Con el tiempo construimos una realidad con ciertas necesidades, que pueden, o no, ser nuestras. Por este motivo es muy útil pasar un tiempo viviendo de una manera diferente a la que siempre hemos vivido, pues en ese cambio percibimos que no todo lo que creemos que necesitamos realmente lo necesitamos.

Ahora que entendemos mejor lo que es una necesidad y su efecto vamos a aprender una manera fácil de trabajarla.

  1. Identificar la necesidad que nos lleva a la creencia que genera incomodidad para empoderarla.
  2. Analizar si esta necesidad es realmente necesaria.
  3. Si no es necesaria podemos cambiar la necesidad.
  4. Si es necesaria debemos alinear la creencia y el pensamiento con ella y reunir el coraje necesario para transformar esa situación a través de la acción.

Para tener armonía en nuestra vida es importante cambiar la perspectiva, algunos aspectos serán más fáciles de trabajar, otros menos, lo importante es que siempre busquemos la integración.

Con amor,
Ángel

Conexión Respetuosa: 5 pasos para ejercitar el respeto

Para construir toda relación es importante ejercitar el RESPETO, con nosotros mismos y con los demás, pues es un valor constructivo. Cuando nos respetamos y establecemos nuestros límites creamos un canal claro de comunicación con el mundo (clic aquí para leer sobre transparencia). Y si al hacer eso sumamos la intención de respetar los límites del otro estaremos construyendo una base sólida para cada relación.

RESPETAR los límites propios, y de los demás, es entender que somos todos diferentes y que eso hace parte de la construcción de quienes somos, y del lugar en que vivimos, y estar dispuestos a interactuar absorbiendo lo más apropiado de cada situación, evitando atacar. Lo que hemos considerado negativo o positivo en algún momento puede cambiar de lado de acuerdo a nuestra experiencia, lo que es un hecho real es que, sin importar de que lado las dejemos, las experiencias vividas hacen parte de nuestra vida y de nuestro desarrollo. Por esto todo el mundo merece nuestro respeto, como el que le damos a alguien que nos enseña algo.

Los siguientes 5 pasos nos ayudan a ejercitar el respeto:

  1. Respetarnos y establecer límites personales coherente y asertivamente (clic aquí para leer sobre establecer límites).
  2. Respetar límites ajenos.
  3. Evitar emitir opiniones que no hayan sido pedidas.
  4. Observar la manera en que nos expresamos sobre los demás y transformarla de forma constructiva.
  5. Revisar la constructividad de lo que expresaremos antes de hacerlo.

Siguiendo estos pasos transformamos la manera en que nos relacionamos con el mundo, lo que, a su vez, nos trae nuevas perspectivas y posibilidades. RESPETEMOS como queremos que nos RESPETEN.

Con amor,
Ángel

Energía Extra: 7 carbohidratos para tener una salud perfecta

Ya hemos leído sobre la importancia de las proteínas en nuestra dieta, ya que son ellas las responsables por la regeneración celular (clic aquí para leer el artículo completo), lo que hace que su consumo sea esencial.

Ahora conozcamos un poco mejor los carbohidratos. Los carbohidratos son otro macronutriente importante para el cuerpo. En el libro Nutrición Humana en el Mundo en Desarrollo (disponible en Español en la página de la Organización de las Naciones Unidas Para la Agricultura y la Alimentación – FAO), el Profesor de Nutrición Internacional, Michael C. Latham dice que los carbohidratos son compuestos que contienen carbono, hidrógeno y oxígeno. Durante el metabolismo se queman para producir energía, y liberan dióxido de carbono (CO2) y agua (H2O). Los carbohidratos en la dieta humana están sobre todo en forma de almidones y diversos azúcares. Los carbohidratos se pueden dividir en tres grupos:

  • monosacáridos, ejemplo, glucosa, fructosa, galactosa;
  • disacáridos, ejemplo, sacarosa (azúcar de mesa), lactosa, maltosa;
  • polisacáridos, ejemplo, almidón, glicógeno (almidón animal), celulosa.

Los carbohidratos representan energía para el cuerpo. Una manera inteligente de consumir carbohidratos sería conocer cuáles son más ricos en nutrientes y son mejor aceptados por el cuerpo de las personas de acuerdo a la dieta del tipo sanguíneo. A continuación vemos una lista de 7 alimentos que mejoran nuestros niveles de energía y nutrición en el cuerpo:

  1. Arroz Integral
  2. Nueces del Nogal
  3. Uvas
  4. Nueces de Macadamia
  5. Piña
  6. Pera
  7. Linaza

Simples alimentos pueden mejorar notablemente las funciones de nuestras células y, consecuentemente, de nuestro cuerpo. Invirtamos en nuestra nutrición y mantengamos perfecta nuestra salud.

FUENTES:

Con amor,
Ángel

Celebrando la Vida

¿Para qué esperar a enfermarnos para conocer más sobre hábitos para construir nuestras células? ¿Para qué esperar una fecha especial para expresar lo que sentimos o dar lo mejor de nosotros a nosotros mismos y al mundo? ¿Para qué expresar algo que no sentimos a alguien si podemos expresar lo que de verdad sentimos?

Imaginemos que, en vez de estar enfocados en la vida del otro para juzgarlo, compararlo o culparlo, estamos enfocados en construirnos y ser la versión más íntegra, respetuosa, coherente y transparente de nosotros mismos, SIEMPRE TENEMOS LA OPORTUNIDAD DE CELEBRAR LA VIDA Y TRANSFORMAR DESDE LA BASE LO QUE NOS MOTIVA A DECIDIR SOBRE NUESTRA PROPIA VIDA.

Hoy es mi cumpleaños, que para mí es la celebración de la vida, agradecer por todo porque gracias a eso he construido la versión de mí que soy hoy, entender que el conocimiento es infinito y que, integrado a mi vida, me permite experimentar el hecho de estar viva con una conexión cada vez más fuerte conmigo misma y con todo a mi alrededor. Mi regalo para todos este día es compartir un poco de mi experiencia sobre cómo celebrar la vida en cada momento:

  1. Respiración: necesitamos oxigenar nuestras células todo el tiempo, la manera más apropiada de hacerlo es haciendo respiración diafragmática profunda (parte baja del abdomen contraída, boca cerrada, entra el aire y primero se expande la parte alta del abdomen y luego el tórax. Cada vez que recordemos la respiración hagámosla y tratemos de mantenerla durante todo el día, así mantenemos la tranquilidad y aumentamos el tiempo de respuesta a las situaciones, pues pensamos con más claridad.

  2. Nutrición: es esencial tener una buena nutrición en todos los aspectos, nutrir nuestro sentimiento de unidad, nuestra mente con conocimiento sobre nuestros talentos y nuestro desarrollo, nuestra expresión con palabras y gestos más constructivos y nuestra integridad como individuos sociales.

  3. Actividad Física: Podemos hacer actividad física todo el día siendo conscientes de nuestros movimientos, nuestros músculos y nuestra postura. Mantener una postura recta (hombros hacia atrás, pecho abierto, abdomen y lumbar contraídos, cadera alineada a la columna) para caminar y para sentarnos nos fortalece y nos permite tener más consiencia sobre nuestro cuerpo.

Ejercitando nuestra presencia en cada momento, celebramos la vida 24/7, yo canto, bailo, escucho, abrazo, hablo, camino, creo, y le doy atención a mi cuerpo, a mis emociones, a mi mente y a mi corazón, porque de esa manera celebro su existencia y sintonizo con todo a mi alrededor (clic aquí para conocer y comprar el libro 7 Niveles Para el Empoderamiento Personal).

Con amor,
Ángel

Ángel

Ángel 2

Durante mi vida he vivido experiencias que me han hecho evaluar constantemente mi papel en la sociedad, he pasado momentos de crisis en los que he decidido comenzar de cero para entender otras perspectivas y me he experimentado en diversas facetas hasta encontrar la medida apropiada de todo lo que soy en el presente. Gracias a este proceso mi percepción se ha expandido, lo que me ha inspirado a enfocar mi energía en desarrollar mi talento natural: LA COMUNICACIÓN. Paso a paso nos potenciamos y tocamos nuestros corazones invirtiendo en nuestra autenticidad, desde nuestra paz.

Amo expandir mi propia consciencia en niveles que me permitan tener el conocimiento apropiado de lo que soy emocional, mental, sentimental, física y energéticamente, para fluir con mi corazón y expresar mi esencia. Disfruto leer y conversar, para integrar nuevos conocimientos, y poder transmitir, de una manera más simple, lo que integro en mi vida, potenciándolo a través de mi ejemplo.

La intención de lo que transmito es inspirar y acelerar procesos, de autoconocimiento y empoderamiento, a través de la experiencia personal, desde el nivel más sutil al más denso, de forma INTEGRAL.

Escribo artículos que contribuyen para la ampliación de la perspectiva personal en Empowering Angle y tengo disponible para la venta el libro electrónico para impresión (ebook), basado en mi experiencia personal, “7 Niveles para el Empoderamiento Personal”, que integra ejercicios prácticos, momentos de reflexión personal y una percepción integral de nuestros aspectos como seres humanos (mundos mental y emocional integrados al contexto social), enfocando nuestra energía, para desenvolvernos como individuos sociales (clic aquí para leer una parte de la introducción del libro electrónico).

Construimos una humanidad más consciente e íntegra, creamos una sociedad más contributiva, transparente y sostenible.

Creencias Empoderantes: 3 pasos para identificar y transformar creencias

Manteniendo la mente en el presente (clic aquí para leer el texto sobre mente presente) y teniendo pensamientos constructivos (clic aquí para leer el texto sobre mente constructiva) logramos conectarnos al mundo desde una perspectiva más amplia, donde reconocemos pequeñas cosas que no habíamos percibido antes. Sensaciones que vienen de las más variadas fuentes y nos permiten conocer un poco más sobre nosotros.

Para reforzar el proceso constructivo del pensamiento vamos a traer a la consciencia el sistema de creencias, que es una parte importante de nuestro ruido mental limitante, pues está instalado, funciona automáticamente y, muchas veces, es incoherente con lo que realmente queremos.

Siguiendo estos 3 pasos podemos identificar qué creencias traemos, si son limitantes o empoderantes, y transformarlas.

  1. Identificar la creencia origen del pensamiento que surge.
  2. Responder la pregunta: ¿esta creencia me empodera o empodera a las otras personas? Si la respuesta es “SI” aquí termina el ejercicio con esa creencia, si la respuesta es “NO” seguimos al tercer paso.
  3. Transformar la creencia limitante en creencia empoderante.

El proceso es simple, voy a poner un ejemplo para que quede más claro.

  1. Pensamiento: A esa edad es imposible tener esa oportunidad –> Creencia: después de cierta edad no hay oportunidades.
  2. Esta creencia es limitante, para mí y para los otros.
  3. Creencia Empoderante: las oportunidades dependen de la preparación y la actitud de las personas.

En algunos momentos para hacer la transformación vamos a tener que buscar hechos que nos muestren que nuestra creencia no es una verdad absoluta. En este caso veo a mi alrededor personas que con la edad se han vuelto más completos como profesionales y su experiencia y conocimiento los han llevado a ser referencia en su área, pues ellos creen que hay oportunidades para quien tiene habilidades y conocimientos integrados a su propia personalidad y en eso han trabajado siempre.

La clave para construir es el empoderamiento, tanto el nuestro como el de los demás, entonces concentrémonos en compartir más conocimiento y experiencia en nuestras interacciones para mejorar nuestro trabajo en equipo.

Con amor,
Ángel

Ciclos Naturales: Hortalizas

 

Quiero ser más respetuoso con la vida, y por eso voy a ser vegetariano. No quiero matar seres vivos para comérmelos, quiero comer sólo vegetales. Me surge la pregunta, ¿las hortalizas no tienen vida? ¿Debo comérmelas? ¿Cómo hago para comerlas cuando ya no tengan vida?

Las Hortalizas son un grupo imaginario de especies de plantas que es muy amplio y variado en el mundo. Hay tantas y puede haber muchas más, entre los transgénicos y la selección artesanal de semillas siguen diversificando nuestra reserva de alimentos! Es una reserva que parece inagotable. Aunque hay que tener cuidado con la erosión genética (consulta aquí qué es).

Nuestros abuelos y nuestras abuelas seleccionaron las malezas más ricas y nutritivas, cargaron sus semillas para poder entregar a sus nietos el mejor alimento. Es proceso precioso, es la llama que cargamos l@s human@s. Hay que agradecer eso, su vida.

Tomando eso en cuenta, hay que saber que cuando uno se come la planta es probable que le haya costado un esfuerzo enorme para poder producirla. No sólo a ella, sino a una serie de humanos que producen sus abonos o fertilizantes, que producen su semilla, que preparan el suelo, que cuidan y velan por el cultivo, y luego cosechan, cargan el alimento hasta la mesa. Toda esa cadena está un poco escondida últimamente, pero es que es increíble la cantidad de comida que arrancamos de los suelos.

Uno se come la hortaliza en su estado más vital, cuando está más rica y concentra más energía del sol y la tierra. La comida es energía del sol empaquetada por las diferentes plantas y animales en carbohidratos, grasas y proteínas. En los granos, como el trigo del pan y el maíz, uno se come los bebés de ellos, que son sus semillas. Se resiembran unas, se comen otras. La vida funciona así, este concepto se llama trofobiosis. También el petróleo y el carbón vegetal que alimentan nuestras industrias son energía del sol producidas y almacenadas por animales y plantas hace millones de años, pero eso es otra discusión (si te interesa mira este concepto del EROEI).

Digo que arrancamos el alimento del suelo porque las tecnologías actuales de usufructo de la tierra son INSOSTENIBLES, es decir que en un futuro no pueden seguir sucediendo. Todo nuestro alimento, todas nuestras construcciones, todas nuestras herramientas tecnológicas, todas nuestras vestimentas, todas nuestras actividades en el planeta están ligadas inherentemente a prácticas destructivas. Hay contadas excepciones, pero son casos aislados, la verdadera tragedia sigue ocurriendo y escalas mucho mayores que antes. Dicen que tener un hijo es lo peor que le puede pasar al planeta… No lo sé, para mí que la gente confunde la vida con la muerte y la muerte con la vida.

Entre más gente consciente haya, dispuesta a un cambio, más oportunidad de biodiversidad y estabilidad ecológica. Somos potencialmente destructores o constructores.

De las lechugas sólo se pueden comer sus hojas si no ha empezado a florecer, igual con las coles. A los brócolis y coliflores sólo se les puede cosechar en su momento, es el cogollo de la flor, el primer estado de floración de la planta. Las zanahorias y remolachas pierden gran parte de su fruto si se les deja florecer, toca elegir las más bonitas y sacarles las semillas, las demás comerlas y agradecerlas. Igual con los animales… hay momentos óptimos para comérselos.

Sí, para ambos hay MUCHAS tecnologías de producción sostenible, pero casi todas afirman que debe haber un cambio tan radical que debe afectar todas las esferas de la convivencia entre los humanos, la naturaleza y las demás especies de micro y macro organismos vivientes. Pero eso sí es otra discusión GIGANTE.

Un gusto.

Nicolás.

Enfocando Nuestro Fanatismo

A lo largo de nuestra vida hemos tenido la oportunidad de percibir cómo el fanatismo se ha usado como herramienta de segregación, aún teniendo el potencial de ser usado desde la integración. Nuestro deseo de tener la razón sobre lo que creemos genera conflictos, pues todos vivimos nuestra experiencia desde perspectivas diferentes, así que, si realmente queremos construir paz, es esencial que ejercitemos la idea de ser fanáticos de lo que nos une para integrarnos como individuos sociales: nuestra integridad.

Veamos algunos aspectos para enfocar nuestro fanatismo en nuestra integridad personal, integrando la ciencia de las cosas y nuestra experiencia personal:

  1. Conozcamos nuestro cuerpo: a través de nuestra voluntad ejercitamos todo nuestro cuerpo, por eso al conocer mejor como funcionan las células y su nutrición (clic aquí para leer el texto sobre regeneración celular), los músculos, los huesos, las articulaciones, y sus respectivas funciones integradas, podemos transformar nuestra nutrición para construir nuestra salud y mejorar nuestra disposición, independiente de la edad. Recordemos que para que haya funcionamiento debe haber mantenimiento y uso constantes.
  2. Entendamos nuestro mundo mental: lo que creemos siempre puede ser transformado, entonces, ¿todo lo que pensamos nos produce tranquilidad?, si la respuesta es no, es momento de analizar y transformar nuestras creencias de una forma que nos impulsen a construir a partir de las diferencias (clic aquí para leer el texto sobre reprogramar nuestros pensamientos).
  3. Transformemos nuestras emociones: las emociones nos hacen reaccionar ante el mundo, al reconocer lo que sentimos dentro cada vez que están presentes, y aceptarlas, podemos construir sentimientos que nos permitan conectarnos con el respeto para actuar de una manera más apropiada (clic aquí para leer el texto sobre sublimación de emociones).
  4. Construyamos nuestra expresión: una comunicación transparente, coherente e íntegra, requiere una construcción consciente y constante donde integramos lo que sentimos, pensamos, decimos y hacemos para proyectar nuestra intención de construir paz. Esto se hace a través del autoconocimiento y del ejercicio de actuar alineados a nuestro propósito en todas las áreas de nuestra vida, mientras invertimos en nuestros talentos personales (clic aquí para comprar el libro 7 Niveles Para el Empoderamiento Personal que nos muestra cómo ejercitar nuestra integridad).

Ejercitando el fanatismo por nuestra integridad empezamos a percibir cómo el mundo a nuestro alrededor se transforma, ya que, al enfocarnos en la integridad, la forma en la que interactuamos es transformada también (ejercitamos el respeto, la transparencia y la coherencia con nosotros mismos, expandiendo nuestra intención más allá de lo que podríamos imaginar).

Como a cada uno de nosotros nos funcionan cosas diferentes, aprendemos a respetar los demás procesos e incluso a integrarlos si sentimos que hacen diferencia en nuestra propia vida. De esta manera el fanatismo lo usamos para reconocer lo que nos construye y aplicarlo efectivamente en nuestros hábitos personales, sin necesidad de querer imponerlo a los demás.

Con amor,
Ángel

¿Realmente Actuamos Con Respeto?

Cuando prestamos atención, percibimos que es necesario que construyamos coherencia con respecto al respeto, pues, la palabra en si, ha sido usada de una manera muy superficial que, generalmente, nos favorece según nuestra creencia personal. Entonces, ¿será que realmente actuamos con respeto?

La palabra respeto viene del latín respectus que significa atención, consideración, pero su significado social ha sido tocado, sobre todo, por el miedo. Cuando nuestra conducta ha sido adquirida sin ser cuestionada, existe la tendencia a asumir que respetamos porque tratamos de agradar a las personas (por miedo a la soledad, al castigo, al conflicto, etc.) y/o desarrollamos mecanismos de manipulación para lograr lo que queremos y los ejercemos con tanta maestría que ni siquiera percibimos que estamos siendo poco considerados con los demás, y con nosotros mismos.

Desde esta perspectiva es importante que conectemos el respeto con la responsabilidad que nos lleva a reconocer y aceptar las consecuencias de nuestros actos. Cuando decidimos conocernos mejor (clic aquí para comprar el libro 7 Niveles Para el Empoderamiento Personal), descubrimos nuestra capacidad de canalizar nuestras reacciones en acciones que construyen a través del conocimiento integrado a la experiencia y de aceptar e integrar nuestros talentos, y la ausencia de ellos, de una manera constructiva. Este proceso nos permite hacernos conscientes de que todo lo que sentimos, pensamos, decimos y hacemos tiene un impacto y que al asumir la responsabilidad por nuestros actos nos volvemos más respetuosos a cada nueva decisión que tomamos con atención y conocimiento.

Las siguientes preguntas son muy útiles para identificar si realmente estamos actuando con respeto y pueden llevarnos a transformar la manera de expresarnos para conectarnos de una manera más coherente con nuestro deseo de construir paz desde cada una de nuestras decisiones:

  1. ¿Expresamos nuestro punto de vista como experiencia para compartirlo (sin necesidad de imponerlo)?
  2. ¿Nutrimos pensamientos de constructividad sobre nosotros y todo lo que nos rodea? (clic aquí para leer el texto sobre reprogramar nuestros pensamientos)
  3. ¿Conversamos sobre experiencias y puntos de vista para transmitir e integrar?
  4. ¿Sabemos lo que queremos y lo comunicamos de la manera más constructiva posible (con argumentos coherentes y aplicables)?
  5. ¿Nutrimos sentimientos que nos hacen sentir conectados con la humanidad y el mundo?
  6. ¿Cumplimos las promesas que hacemos?
  7. ¿Aceptamos a los demás como son y construimos juntos generando un flujo apropiado entre dar y recibir?
  8. ¿Establecemos nuestros límites, los comunicamos y respetamos los límites de todo alrededor? (clic aquí para leer el texto sobre establecer límites)

Después de hacernos esas 8 preguntas podemos percibir que las respuestas “SI” nos indican donde nuestra construcción de respeto y responsabilidad está fortalecida y las respuestas “NO” nos muestran donde podemos enfocar la atención a partir de este momento para fortalecer todavía más nuestra expresión. Nuestro destino lo construimos con cada decisión que tomamos aquí y ahora, depende de nosotros usar los recursos disponibles de la manera más constructiva e íntegra posible.

Con amor,
Ángel