Nutricion consciente

Necesidades Nutricionales: Adaptación al Contexto

 

A medida que la humanidad evoluciona, los hábitos alimenticios se van transformando.  La leche y la carne han sido alimentos necesarios sobre todo para los pueblos que han vivido como nómadas (generalmente de sangre tipo B) y para los pueblos que se han dedicado a la caza, sea por falta de conocimiento para trabajar la tierra o por la infertilidad del suelo que habitan (generalmente de sangre tipo O), pero ¿son realmente necesarios los lácteos y cárnicos para nuestra nutrición? La respuesta es: NO. El único motivo por el que estos alimentos todavía son relevantes es por la presencia de vitamina B12 que facilmente se puede encontrar consumiendo huevos cocidos. Además la vitamina B12 es conservada en el hígado.

Actualmente, tenemos una estabilidad mayor que nos permite desarrollar la agricultura en nuestros suelos fértiles y transportar los productos naturales a varios lugares, posibilitando el consumo de los nutrientes que realmente necesitamos. Por este motivo es posible que nos adaptemos al contexto para que realmente demos a nuestro cuerpo lo que necesita para nutrir nuestras células y permitir que haya más energía para mantener nuestra salud (clic aquí para leer sobre micronutrientes para regeneración celular), de esta manera, y asociando la nutrición a hábitos saludables como aprender a respirar, a permitir fluir las emociones, a dormir lo suficiente y a hacer ejercicios físicos (clic aquí para comprar el libro 7 Niveles Para el Empoderamiento Personal, que trae ejercicios prácticos para integrar y crear una vida más íntegra y saludable) aumentamos nuestros niveles de energía y aprendemos a relacionarnos de una manera más consciente con nuestro propio cuerpo.

Ahora que tenemos la opción de adquirir hábitos que construyen nuestra nutrición, es importante que empecemos a buscar conocimiento, a experimentar con nuestro propio cuerpo (clic aquí para leer sobre expandir la consciencia nutricional) y a encontrar la manera más apropiada para nutrirnos. Al hacer esto estamos apoyando la construcción de un consumo más consciente y pacífico (nuestro cuerpo, los animales y el planeta agradecen). Estas son algunas acciones que podemos tomar para percibir la respuesta de nuestro cuerpo:

  1. PRUEBA DE RESTRICCIÓN: Escoger un alimento para suspenderlo durante una semana, primero la carne de res, luego la de cerdo, luego el pollo, luego el pescado (de acuerdo a cada caso) y luego la leche, los quesos, los embutidos, etc. Esta misma prueba es bueno hacerla con todos los alimentos que consumimos, ya que cada organismo reacciona de manera diferente y la idea es encontrar los alimentos que realmente nos dan energía porque nos nutren.

  2. PRUEBA DE OLOR Y SABOR: El sabor de la comida varia mucho, sobre todo cuando existe la tendencia a mezclar la comida con otros alimentos, lo que es muy común. La propuesta es coger cada uno de los alimentos por separado, sin sal, sentir si realmente nos gustan el olor y el sabor de ellos solos, crudos y cocidos.

Entendiendo cómo funciona nuestro cuerpo y aprendiendo a darle lo que necesita, percibimos que podemos mantener un nivel alto de energía durante el día comiendo menos (clic aquí para leer el sobre comer menos nutriendo más) y devolver la salud e integridad a nuestros órganos desde la misma célula (clic aquí para leer sobre la importancia de las proteínas para las células).

Con amor,
Ángel

Contacto:

Email: empowered.angel@outlook.com
WhatsApp: +57 305 3715480

Artículos PEAhttps://empoweringangle.com/category/angel/
Linkedinwww.linkedin.com/in/empoweredangel
Instagramhttps://www.instagram.com/empowered.angel/
Facebookhttps://www.facebook.com/empowered.angel0/

 

Comenta