Contribución Social

Como individuos sociales podemos decidir actuar alineados a una construcción coherente de la paz.

La paz en la sociedad es el reflejo de la paz interior, esto va más allá del mundo mental con el que nos identificamos, es la verdadera conexión con lo que sentimos paz, lo que pensamos, sentimos, decimos y hacemos desde nuestra propia paz.

Esto se trata de comprometernos a construir siempre desde nuestra paz, de manera consciente, y a partir de ahí construir diferentes maneras de expresar nuestra paz.

Todo lo que pensamos, sentimos, decimos y hacemos tiene un impacto en la sociedad, podemos percibirlo en las situaciones que llegan a nuestra vida, por lo tanto sentir lo que es paz para nosotros y alinear nuestra mente y expresión a ese deseo nos llevan a impactar con una intención consciente, cuyo resultado podemos percibir también en nuestra experiencia.

Contribuir en la sociedad es entender que cada una de las decisiones que tomamos tienen un impacto en ella y que mientras más integridad hay en la intención de nuestra contribución, más integridad hay en la construcción social.