Hortalizas

Ciclos Naturales: Hortalizas

 

Quiero ser más respetuoso con la vida, y por eso voy a ser vegetariano. No quiero matar seres vivos para comérmelos, quiero comer sólo vegetales. Me surge la pregunta, ¿las hortalizas no tienen vida? ¿Debo comérmelas? ¿Cómo hago para comerlas cuando ya no tengan vida?

Las Hortalizas son un grupo imaginario de especies de plantas que es muy amplio y variado en el mundo. Hay tantas y puede haber muchas más, entre los transgénicos y la selección artesanal de semillas siguen diversificando nuestra reserva de alimentos! Es una reserva que parece inagotable. Aunque hay que tener cuidado con la erosión genética (consulta aquí qué es).

Nuestros abuelos y nuestras abuelas seleccionaron las malezas más ricas y nutritivas, cargaron sus semillas para poder entregar a sus nietos el mejor alimento. Es proceso precioso, es la llama que cargamos l@s human@s. Hay que agradecer eso, su vida.

Tomando eso en cuenta, hay que saber que cuando uno se come la planta es probable que le haya costado un esfuerzo enorme para poder producirla. No sólo a ella, sino a una serie de humanos que producen sus abonos o fertilizantes, que producen su semilla, que preparan el suelo, que cuidan y velan por el cultivo, y luego cosechan, cargan el alimento hasta la mesa. Toda esa cadena está un poco escondida últimamente, pero es que es increíble la cantidad de comida que arrancamos de los suelos.

Uno se come la hortaliza en su estado más vital, cuando está más rica y concentra más energía del sol y la tierra. La comida es energía del sol empaquetada por las diferentes plantas y animales en carbohidratos, grasas y proteínas. En los granos, como el trigo del pan y el maíz, uno se come los bebés de ellos, que son sus semillas. Se resiembran unas, se comen otras. La vida funciona así, este concepto se llama trofobiosis. También el petróleo y el carbón vegetal que alimentan nuestras industrias son energía del sol producidas y almacenadas por animales y plantas hace millones de años, pero eso es otra discusión (si te interesa mira este concepto del EROEI).

Digo que arrancamos el alimento del suelo porque las tecnologías actuales de usufructo de la tierra son INSOSTENIBLES, es decir que en un futuro no pueden seguir sucediendo. Todo nuestro alimento, todas nuestras construcciones, todas nuestras herramientas tecnológicas, todas nuestras vestimentas, todas nuestras actividades en el planeta están ligadas inherentemente a prácticas destructivas. Hay contadas excepciones, pero son casos aislados, la verdadera tragedia sigue ocurriendo y escalas mucho mayores que antes. Dicen que tener un hijo es lo peor que le puede pasar al planeta… No lo sé, para mí que la gente confunde la vida con la muerte y la muerte con la vida.

Entre más gente consciente haya, dispuesta a un cambio, más oportunidad de biodiversidad y estabilidad ecológica. Somos potencialmente destructores o constructores.

De las lechugas sólo se pueden comer sus hojas si no ha empezado a florecer, igual con las coles. A los brócolis y coliflores sólo se les puede cosechar en su momento, es el cogollo de la flor, el primer estado de floración de la planta. Las zanahorias y remolachas pierden gran parte de su fruto si se les deja florecer, toca elegir las más bonitas y sacarles las semillas, las demás comerlas y agradecerlas. Igual con los animales… hay momentos óptimos para comérselos.

Sí, para ambos hay MUCHAS tecnologías de producción sostenible, pero casi todas afirman que debe haber un cambio tan radical que debe afectar todas las esferas de la convivencia entre los humanos, la naturaleza y las demás especies de micro y macro organismos vivientes. Pero eso sí es otra discusión GIGANTE.

Un gusto.

Nicolás.

Comenta