Cerrar Ciclos

Este año estuvo lleno de todo, estudio, amor, amigos, familia, momentos distintos que marcaron recuerdos en mi corazón, hoy la melancolía se hace notar, debido a que, en pocas horas, se acaba este año, y con él se van recuerdos, amigos, amores, momentos felices otros no tanto, pero al fin y cabo cada uno de ellos me hicieron crecer como persona, forjar cada vez más mi carácter y decidir ser feliz a pesar de todo.

No solo se cierra el 2017, también se cierran ciclos, que nos hicieron aprender lo suficiente como para poder continuar con lo aprendido, la mayor enseñanza que me dejó el 2017, es tener amor propio, el dolor de perder a mi pareja, me enseñó que todo pasa por algo, y que no puedo forjar a que las cosas sean como las quiero, no puedo mendigar amor, no debo dar lo que no recibo, lo único que puedo y debo hacer es aceptar que el dolor, y el vacío tan grande que quedó en mí, en algún momento pasará, el tiempo y Dios se encargarán de eso, por ende, debo amarme más aún, mentalizarme en que valgo tanto, que no puedo frenarme porque ya alguien no me quiere en su vida, que por el contrario, algo mejor llegará a mi vida, porque he conocido a alguien, soy yo, y voy a darme una oportunidad, de conocerme más, de saber qué me gusta, de fluir, de soñar, de crecer, no necesito que alguien me complete, ya estoy completa, no necesito que alguien me ame, ya me amo, no necesito que alguien me motive, cada día encuentro una razón distinta para sonreír, y para ser feliz, porque hay salud, tengo a mi familia, amigas y amigos muy especiales, la naturaleza, el amor de Dios, hay muchas razones para vivir feliz, por qué quedarme con una razón para estar triste.

Me despido de ti 2017, dándote las gracias por todas las enseñanzas que dejaste en mí, porque aunque no tengo las respuestas que quiero, tengo las que necesito, y poco a poco, habrá claridad en lo que pasará en mi vida, por ahora, debo seguir guerreando, seguir luchando por lo que quiero conseguir para mi vida, quiero estar sola, para aprender y entender que se puede ser feliz de todas las formas, que todo llega cuando tiene que llegar, y que hay que vivir cada momento intensamente, porque todo pasa, tanto lo bueno, como lo malo. Me dispongo a aprovechar al máximo cada momento en que sienta felicidad, y a sentir y vivir cada momento de tristeza, aceptándolo y entendiendo que también pasará en algún momento, y como dice aquella canción, lo que no mata, te hace más fuerte.

Te espero con ansias 2018, para demostrarte que soy más fuerte que hace un año, que cada vez estoy más cerca de mis sueños y de que decidiré cada momento ser feliz, porque para eso vinimos a este mundo, ¡ser feliz y ayudar a que los que nos rodean también lo sean!

Aleja Garzón

2 Comments

Comenta