Archivos de la categoría Verbalización

7 Niveles Para el Empoderamiento Personal (eBook para impresión)

A través del proceso para reconectarme con mi paz interior, he llegado a la conclusión de que para manifestar la paz que queremos en el mundo, es esencial conocernos de verdad para potenciar nuestros talentos e integrarnos en la medida apropiada al contexto, así contribuimos, de manera auténtica, a la construcción de una sociedad de integridad.

A partir de los procesos que he acompañado, y a los que he contribuido, ha nacido la idea de transmitir de manera simplificada el conocimiento que he integrado, y del cual soy ejemplo, en el libro 7 Niveles Para el Empoderamiento Personal, que, en aproximadamente 100 páginas, integra ejercicios prácticos, momentos de reflexión personal y una percepción integral de nuestros aspectos como seres humanos (mundos mental y emocional integrados al contexto social), enfocando nuestra energía, para desenvolvernos como individuos sociales (clic aquí para leer una parte de la introducción del libro).

Cada capítulo es un nivel que nos lleva a entender con más profundidad la conexión que hay entre nuestro sistema de creencias, nuestras emociones, nuestros sentimientos y nuestra autenticidad, para que integremos todo, de la manera más apropiada, a la expresión integral de nuestra esencia, y así, fortalecer nuestra coherencia desde nuestro corazón, nuestra paz interior.

Somos la integración de varias dimensiones, necesitamos encontrar nuestra medida apropiada para contribuir como parte de todo, agradecer, aceptar y potenciar la autenticidad en unidad.

Para adquirir el libro electrónico para impresión, haz clic aquí

El libro incluye una dedicatoria personalizada.

Con amor,
Ángel

Ejemplo Sólido

Como seres humanos, se percibe la incoherencia que se hace presente cuando no se sabe lo que se quiere y, aún así, se busca una falsa seguridad tratando de controlar todo alrededor. De esta manera, se adquieren mecanismos para transmitir a los demás una imagen diferente de lo que se es y se justifica la hipocresía de predicar sin aplicar.

Todos podemos transformarnos, es una decisión, existe la posibilidad de que seamos una versión diferente, consciente e íntegra de nosotros mismos. Esto requiere mucha reflexión, percepción, transparencia y ejercicio de nuestra voluntad, alineada al propósito de integración y paz. Veamos algunos aspectos para ejercitar ser el ejemplo que queremos del mundo:

  1. Transparencia: percibiendo la decisión que tomamos al responder podemos entender cómo reaccionamos, para poder transformar la forma en que nos expresamos. Podemos responder con la verdad o no responder, es siempre nuestra decisión.(clic aquí para leer sobre ejercitar la transparencia)

  2. Neutralidad: siempre tenemos la opción de enfocarnos en nuestro propio proceso, de construir, de trabajar, de nutrirnos, entonces, ¿es necesario destinar nuestro tiempo y energía para juzgar o criticar, sea negativa o positivamente? No, y el tiempo y la energía que ahorramos son bienvenidos en nuestros proyectos personales. (clic aquí para leer sobre neutralidad)

  3. Respeto: la aceptación y el conocimiento nos permiten aprender a respetarnos desde lo básico que es la nutrición de nuestro cuerpo, de nuestra relación con nosotros mismos y de nuestra relación con el mundo y con los demás.(clic aquí para leer sobre el respeto).

  4. Coherencia: decimos que es importante ser coherentes, pero, ¿somos coherentes entre lo que sentimos, pensamos, decimos y hacemos?, recordemos que la coherencia sólo se logra a través de la integridad y del autoconocimiento, pues lo único que realmente queremos es construir paz desde adentro, lograr vivir la integración de nuestra verdad con la verdad de los demás, alineada al contexto. (clic aquí para leer sobre coherencia).

Escuchando, percibiendo e integrándonos como individuos sociales nos alineamos con la paz que todos deseamos, y que sólo puede ser experimentada en la sociedad cuando la sentimos dentro y aprendemos a expresarla (clic aquí para leer sobre paz).

Con amor,
Ángel

¿Es Realmente de Corazón?

Esta semana he enfocado mi atención en las interacciones humanas de quienes queremos integrarnos a través del amor, la transparencia, el respeto, la integridad y la coherencia, y he percibido que el supuesto conocimiento y la búsqueda de la “verdad”, pueden ser la base de la segregación. Cuando percibimos que todo conocimiento que poseemos hace parte de la realidad en que vivimos (así sea imperceptible desde el sistema perceptivo de alguien), podemos usar el conocimiento integrado a la experiencia para construir nuestra propia sabiduría, en vez de hacer lo que hacemos por costumbre: querer imponer nuestra verdad a los demás y sentirnos víctimas separadas porque no quieren escuchar lo que decimos.

En todas las áreas de nuestra vida como seres humanos sociales (científica, espiritual, religiosa, política, etc.), hemos transmitido conocimiento con una tendencia a la polarización que genera conflicto, separación y oposición, muchas veces basados en lo que nos cuentan y no en lo que experimentamos o vivimos. Usamos nuestra mente para definir si algo es bueno o malo y a partir de ahí escogemos la información desde las emociones creadas por las creencias, la cuestión es cuando sentimos algo como verdadero porque nos sentimos bien y decimos que es del corazón estando inconscientes de que viene de una emoción.

Como nos hemos acostumbrado a que decimos que viene del corazón todo lo que nos hace sentir eufóricos, hemos ignorado que tenemos emociones que hemos clasificado como “buenas” que no nos llevan a actuar sino a reaccionar sobre las situaciones de la vida, desde nuestro interés personal. Todo lo que sentimos, pensamos y expresamos tiene un impacto en lo que construimos, en todo y todos alrededor, entonces la reacción desde la emoción viene de la mente que todavía no está realmente integrada al todo, en cambio la acción desde el corazón viene del sentimiento de unidad usando la mente para ponerla en contexto de la manera más apropiada posible desde nuestro conocimiento y experiencia integrados (clic aquí para leer sobre conectarnos con nuestro corazón)

Siempre que queremos evaluar el origen de nuestras formas de sentir, pensar y expresarnos con palabras y acciones, para entender si son realmente de corazón, podemos hacernos las siguientes preguntas:

  1. ¿Estamos integrando? Cuando integramos estamos enfocados en integrar y transmitir para construir, si segregamos juzgamos (positiva o negativamente), comparamos y culpamos (clic aquí para leer sobre responsabilidad).

  2. ¿Nos sentimos tranquilos? Cuando la decisión viene del corazón sentimos paz, si viene de la mente y está desalineada del corazón se sienten estados emocionales como intranquilidad, dolor, tristeza, euforia, felicidad, ansiedad, estrés, etc.

  3. ¿Podemos expresar de manera transparente lo que decidimos? Cuando somos capaces de encontrar la forma apropiada de expresar nuestras decisiones de manera integrativa y respetuosa (clic aquí para leer sobre el respeto), logramos poner la mente a disposición del corazón usando la transparencia (clic aquí para leer sobre transparencia).

Nuestro corazón siempre busca integración a través de la coherencia, transparencia, respeto e integridad, así que nuestras decisiones tomadas basadas en esta certeza construyen con las bases más sólidas que podemos crear como seres humanos en el presente. Todo lo que es construido desde un extremo de polaridad tiende a encontrar su extremo de destrucción, así que mientras más íntegra y alineada a nuestro corazón es nuestra construcción, más estabilidad encuentra para perpetuarse y continuar su evolución a través de la consciencia. Construyamos desde la integración y percibamos la transformación de todas las áreas de nuestra vida y nuestra sociedad.

Con amor,
Ángel

Conectándonos con la Neutralidad

Es un proceso natural que queramos tomar decisiones a partir de nuestra experiencia personal, pero cuando asumimos una postura observadora a largo plazo, descubrimos aspectos relevantes de construcción y destrucción, personales y sociales, que pueden presentarse cuando tomamos determinadas decisiones.

La neutralidad es encontrar el punto de percepción donde podemos cuestionarnos sobre todo lo que sentimos, pensamos y expresamos, es el proceso para reconocer que para construir nuestra paz interior, y manifestarla en el exterior, es esencial poner en acción nuestra certeza del corazón (clic aquí para leer sobre manifestar la verdad de nuestro corazón). Como somos 100% responsables por lo que nos sucede, pues creamos a partir de nuestros pensamientos, sentimientos y expresión, podemos entender que al conectarnos con la neutralidad estamos construyendo desde la integración, pues logramos percibir que somos células partes de un todo y que podemos transformar todo lo que existe en nuestra sociedad que continúa generando más de lo mismo.

Analicemos los siguientes aspectos dentro de nuestra construcción personal, para identificar las decisiones y creencias que nos han llevado a construir la realidad que vivimos y así poder entender la forma de conectarnos con la neutralidad que queremos construir a partir de ahora:

  1. Nos sentimos injusticiados: es momento de cuestionar si estamos siendo injustos con nosotros mismos o con los demás, recordemos que nuestras actitudes en un área en nuestra vida pueden manifestarse en otra a la que le damos más relevancia, entonces analicemos todas las situaciones de injusticia que podemos estar ejerciendo, como lo sería actuar de una manera inconsciente y egoísta con la gente, con nosotros mismos y con el medio ambiente.(clic aquí para leer sobre reflejos en las relaciones)

  2. Sentimos que no hay reconocimiento: al tener la idea de división los juicios y comparaciones están presentes, cuando entendemos que, como células, cada uno de nosotros tiene su talento, y que nuestra autenticidad real nos permite que todo funcione de una manera completa, entendemos que el reconocimiento lo hacemos en nosotros mismos y que a medida que fortalecemos desde la neutralidad nuestros talentos integrados al contexto aprendemos a reconocer que cada célula está haciendo su parte y se vuelve innecesaria la idea del reconocimiento externo. (clic aquí para leer sobre merecimiento)

  3. Queremos sobresalir: cuando estamos en modo colaborativo entendemos que sobresalir para dejar un legado es una actitud de segregación, pues para eso nos volvemos células competitivas destructivas por sólo pensar en nuestro destaque (pensemos en eso como un tumor) y automáticamente fomentamos la aparición de personas que necesitan a alguien de destaque, ya que no se conectan con ellas mismas. Cuando colaboramos, trabajamos en nuestros talentos y los transmitimos para poder integrarlos con el medio en el que estamos, podemos cambiar al mundo construyéndolo desde la colaboración. (clic aquí para leer el texto sobre construir paz desde la consciencia).

  4. Sentimos que no confiamos en nosotros: este sentimiento existe porque nos hemos acostumbrado a creer más en los demás que en nosotros mismos. Para transformar esto necesitamos conocernos e invertir nuestros recursos en trabajar nuestros talentos e integrarlos de manera neutra en nuestro entorno, mientras más confianza construimos en nosotros mismos mayor es el impacto de nuestras acciones, asumamos la responsabilidad y trabajemos en hacernos más íntegros a cada día, es así que construimos nuestra confianza personal y la confianza en el mundo y en la vida. (clic aquí para leer el texto sobre construir el respeto personal).

Recordemos que todo está siempre en armonía, así que si enfocamos nuestra energía en una polaridad su otra cara se manifiesta en nuestra vida para equilibrar aquello que estamos creando, entonces creemos desde la neutralidad, desde la idea de que todos somos capaces de asumir nuestra responsabilidad de ser seres más conscientes e íntegros y de que así podemos construir enfocándonos en la transformación de la polaridad en neutralidad de todos los sistemas desde la visión de mantener la autenticidad en la unidad.

Con amor,
Ángel

Creando Consciencia Sobre Nuestra Coherencia

Últimamente he percibido el movimiento que hay en las redes sociales, donde las personas se sienten libres para ser ellas mismas, o mejor, para expresar su opinión sobre lo que viven. A partir de ahí surge este texto sobre nuestra coherencia, algo que al parecer no nos han enseñado y/o no hemos aprendido, porque nos ha faltado cuestionar las verdades absolutas que nos hemos creído y hemos integrado a nuestra realidad. Sea lo que sea que hagamos, consciente o impulsivamente, tenemos un impacto en nosotros mismos y en todo a nuestro alrededor, nuestros modelos de consumo, la forma en que nos expresamos, la forma en que nos tratamos es como tratamos al mundo.

Cuando decidimos usar etiquetas necesitamos encontrar los verdaderos motivos para hacerlo, de esta manera fortalecemos nuestra convicción (clic aquí para leer sobre decidir por convicción). Si no consumimos carne por salvar a los animales, pero usamos accesorios de cuero y no nos damos los nutrientes necesarios para salvarnos a nosotros mismos, ¿estamos siendo coherentes? Si nos quejamos de la contaminación pero tenemos un vehículo que contamina y compramos productos que durante su proceso y descarte contaminan también, ¿estamos siendo coherentes?

Es importante que tomemos consciencia sobre nuestra coherencia si queremos una vida en paz de verdad. Sólo cosechamos lo que sembramos, entonces necesitamos aprender a respetarnos si queremos ser respetados, a cuidar si queremos ser cuidados, a amar si queremos ser amados, a aceptar si queremos ser aceptados, pero, sobre todo, a usar y alinear nuestros pensamientos, sentimientos, palabras y acciones, para construir la vida que realmente queremos vivir. Aquí hay algunas preguntas que pueden ser útiles para que decidamos nuestros próximos pasos en la vida con más coherencia y consciencia:

  1. ¿Queremos construir relaciones, de todos los tipos, que construyan paz? (clic aquí para leer sobre respeto a las diferencias).

  2. ¿Queremos vivir el desarrollo sostenible de nuestro planeta?

  3. ¿Queremos actuar a favor de construir algo desde nuestra integridad y nuestra coherencia? (clic aquí para leer sobre construir paz)

  4. ¿Queremos trabajar en equipo contribuyendo de verdad? (clic aquí para leer sobre contribución)

  5. ¿Queremos incentivar la autenticidad en unidad?

Siempre hemos sido los únicos responsables por construir nuestra vida y la sociedad en la que vivimos, así que si realmente queremos resultados diferentes debemos convertirnos en lo que esperamos del mundo, aunque para eso necesitemos aprender nuevas formas de vivir la vida o tengamos que crearlas. Podemos construir paz (clic aquí para leer sobre paz desde la consciencia), consumir lo necesario, invertir más tiempo y recursos en el autoconocimiento y en las experiencias, conocer y trabajar nuestros talentos integrados a nuestra personalidad, hacer lo que amamos, amar lo que hacemos, ponernos en el mismo nivel a través de la responsabilidad y conectarnos como humanidad. ¿Qué estamos esperando para comenzar a construir? El primer paso podemos darlo ahora mismo, es nuestra decisión.

Con amor,
Ángel

¿Empoderamiento Personal?

Desde que comencé a interesarme intensa y conscientemente en mi proceso de autoconocimiento, he percibido lo importante que es el Empoderamiento Personal. Desde mi percepción, el Empoderamiento Personal es una forma de integración que incluye el mundo interno y externo de cada uno de nosotros. Es conocernos y entendernos, tan profundamente, que logremos conectarnos, de la manera más asertiva y coherente posible, con todos los recursos que tenemos disponibles para integrarlos a nuestro contexto. A partir de este proceso llegamos a entender nuestra propia realidad como una construcción hecha a partir de percepciones, muchas veces regidas por la sociedad, y percibimos el nivel de coherencia que hay entre lo que sentimos, pensamos, decimos, hacemos y vivimos.

He decidido dedicarme a este asunto porque me parece maravilloso el hecho de que podamos migrar de un estado reactivo, crítico, comparativo, competitivo, destructivo y en el que culpamos, a uno activo, de aceptación, de autenticidad, de contribución, constructivo y en el que asumimos nuestra propia responsabilidad (clic aquí para leer sobre responsabilidad). Para mí, el Empoderamiento Personal ha sido la manera más apropiada de asumir mi poder personal desde mi corazón, poniéndome en contacto con la integridad de la totalidad de lo que soy y de como contextualizo eso en mi presente, eso ha sido sorprendente, pues he percibido que todo lo que tenía que pensaba que me haría sentir plena era una cuestión mental que fui construyendo a medida que crecía, ahora que realmente sé quien soy, de corazón, puedo discernir de manera apropiada para dar y recibir con gratitud (clic aquí para leer sobre gratitud).

Este proceso, desde mi percepción, tiene como propósito integrar la mente al corazón, fortalecer la intención, donde pasamos de destruir desde las reacciones emocionales generadoras de conflictos, a construir, a través del pensamiento alineado al sentimiento de paz y unidad, a actuar escogiendo de manera más asertiva las palabras y actos que exteriorizamos. Percibimos quien creemos ser para construir desde quien realmente somos, para poder volver a confiar en nosotros mismos, conociéndonos, respetándonos y aceptándonos totalmente, integrándonos así, de una manera más constructiva, al contexto social en el que vivimos.

Para integrar este proceso en tu vida puedes comprar el libro electrónico, para impresión, 7 Niveles Para el Empoderamiento Personal, donde comparto técnicas e información, fáciles de entender e integrar a la rutina diaria, para conocer e integrar nuestras dimensiones como seres humanos y poder construir con más consciencia desde nuestro corazón (clic aquí para comprar el libro electrónico para impresión).

Con amor,
Ángel

Construyendo con solidez, integrando nuestra esencia

Para mi ha sido un gran descubrimiento percibir que no todo lo que parece “bueno” realmente viene del corazón o es lo más apropiado para mi. Durante nuestra vida hemos estado acostumbrados a emitir juicios sobre todo lo que percibimos y generalmente decimos que alguien tiene un buen corazón porque aparentemente ayuda desinteresadamente al mundo, a las personas o a los animales, y eso se ha puesto de moda también con respecto a los negocios, entonces cuando alguien quiere tener un destaque para ser percibido como alguien de buen corazón hace caridad de manera “desinteresada”, pero, ¿eso realmente viene del corazón o es algo construido por la mente a partir de los juicios que hay en la sociedad?

Todos nacemos con el potencial para ser lo que queramos, desde la persona más mala hasta la mas buena (desde cualquier percepción de la sociedad), todo depende de hacia donde vamos a dirigir nuestra energía (pensamientos, sentimientos, expresión), para cualquier lado que escojamos nuestra mente se arma de motivos para justificar que lo que hacemos es lo correcto y los demás deben seguirnos porque están equivocados, pero en realidad cada uno de nosotros está en su camino apropiado para aprender, de alguna manera, lo que necesita. Existimos para aprender constantemente, cuando no lo hacemos sufrimos, pero, ¿que tal si decidimos aprender con nosotros mismos a partir de ahora?

Para construir algo con bases sólidas es necesario empezar por el autoconocimiento, cuando enfocamos nuestra energía en algo que no nos gusta o para lo que no somos buenos en algún momento lo que hemos construido se destruye, pues sólo la confianza real en nosotros mismos, en nuestras capacidades y en nuestros talentos, nos llevan a tomar decisiones más asertivas y a construir desde nuestra propia base. Veamos algunos puntos importantes para construir con solidez:

  1. DESEOS: A lo largo de nuestra vida creamos muchos deseos que vienen de la mente, de nuestro apego a lo material y a las personas, de compararnos con los demás. Todo eso nos lleva a canalizar la energía donde nos dicen que podemos tener mejores resultados, muchas veces sin importarnos nosotros mismos o los demás, a veces hasta ignorando las propias leyes, y ahí vamos gastando nuestra vida en lo que creemos que necesitamos para ser felices. Es importante que recordemos que la plenitud está en el momento presente, y que el deseo del corazón (click aquí para leer sobre conectarnos con nuestro corazón) nos lleva a actuar aquí y ahora, dando pasos firmes y seguros para construir a partir de nuestros talentos y dones integrados, nosotros debemos ser los dueños de nuestros propios deseos e ir aprendiendo a darles forma a cada minuto, con cada pensamiento, con cada sentimiento, con cada palabra, con cada acción, con cada gesto. Nuestros deseos nunca son demasiado grandes o pequeños, por eso es importante que aprendamos a vivir de manera más auténtica, a amar e integrar lo que somos.

  2. COHERENCIA: Desde nuestra relación con nosotros mismos, pasando por la relación que tenemos con nuestra familia y con el medio en que vivimos es importante que seamos conscientes de lo que necesitamos para relacionarnos con respeto y transparencia (clic aquí para leer sobre transparencia). Ejercitemos la coherencia entre lo que nosotros mismos pensamos, sentimos y expresamos, así logramos realmente dirigir esa energía potenciada completamente a todas las áreas en nuestra vida que son realmente una prioridad para nosotros.

  3. AYUDA: En realidad nadie necesita ayuda (clic aquí para leer sobre ayudar vs. contribuir), lo que necesitamos es asistencia en aquello que no somos especialistas para poder construir. Al dedicarnos a “ayudar” a la gente que creemos que lo necesita, porque lo pide o porque creemos que lo necesita, no estamos dando asistencia para que construyan sino dando lo que quieren para permanecer en su zona de confort, por lo tanto, es esencial que aprendamos a conocernos mejor y a conectarnos con el corazón para poder contribuir con lo que está alineado con quien realmente somos y lo que podemos dar.

Empecemos a conectarnos más amorosamente con nosotros mismos, mientras más nos aceptamos más asertivas son nuestras decisiones, evitemos juzgar lo que nos parece bueno o malo y dejemos que el corazón nos lleve por el camino de nuestra tranquilidad respetando siempre a todo y todos a nuestro alrededor (clic aquí para leer sobre la armonía de la energía). Para tener un mundo más consciente y transparente no necesitamos ser los mejores, apenas necesitamos ser la versión más íntegra de nosotros mismos.

Con amor,
Ángel

Historia de un Ser…

Hoy te cuento la historia de un ser en estado alterado que vivía en lo alto de un cerro y que empezó a cantar odas al viento. Apaciguaba su ser el intenso entendimiento de que es su expresión que lo llena de amor. Ya entendida la materia, percibió que cuando lo hacía circulaba su energía y lo ponía en estado de alegría y plenitud.

Este es el relato de una dinámica fácil y práctica, de cómo nos transformamos reviviendo los momentos motivacionales simples, que siempre hemos cargado en nuestro corazón. Cuando hacemos lo que nos nace del corazón elevamos nuestra frecuencia vibratoria de paz, entramos en un estado de flujo y reconexión con nosotros mismos y todo lo que existe alrededor.

Haciendo cosas simples como cantar, reír, cocinar, compartir, leer, escribir, o cualquier otra cosa que hagamos con amor, logramos sentir nuevas dimensiones de las mismas situaciones y percibir nuevos aspectos de las mismas personas. Es maravilloso percibir como simples acciones inclusivas pueden expandir nuestra percepción y enseñarnos que siempre hay otras maneras de canalizar la energía, como destinándola a construir hábitos que nos hagan sentir más conectados con todo y todos a nuestro alrededor.

Hagamos una lista de todo lo que nos aleje de estar tranquilos y otra de todo lo que nos genera paz. Volvamos hábitos diarios todos los que nos conecten con la fluidez del momento presente y empecemos a ejercitar la expresión desde nuestro corazón (integridad, coherencia, transparencia y respeto) (clic aquí para leer sobre empoderar hábitos).

Con amor,
Ángel

Mente Constructiva: 4 pasos para reprogramar nuestros pensamientos

Para ser y estar conscientes de nuestra expresión (gestos, palabras, actos, emociones) el primer paso es ejercitar la presencia mental, la cual logramos a través de la integración de nuestra percepción del mundo y nuestra atención, como leímos y practicamos en el artículo 4 pasos para mantener la mente en el presente (clic aquí para leer el artículo completo).

Cuando nuestra mente está presente, podemos enfocarla en nuestro propio proceso de construcción, pero ¿cómo puede ser útil?, fácil, vamos a empezar a trabajarlo por partes. En este artículo entenderemos cómo usar la mente presente para reprogramar nuestros propios pensamientos, ya que son ellos los responsables por la tercera parte de nuestro estado de ánimo y nivel de energía (por los otros dos tercios la percepción y la expresión).

Todos hemos crecido en ambientes diferentes y, de forma inconsciente, estamos sometidos, constantemente, a información que nos hace enfocarnos en el lado “destructivo” de la vida. Y, como es lo que más recibimos, vemos que nuestras conversaciones con las personas se vuelven un campo fértil para hablar de los demás, quejarnos, sentir pesar, citar tragedias, en fin, de hablar de cosas que no podemos transformar. Y eso efectivamente influencia nuestro humor y nuestra energía.

Hoy vamos a enfocar nuestra atención en cómo sintonizarnos, conscientemente, con el lado constructivo de la vida para reprogramar nuestros pensamientos (clic aquí para leer sobre empoderamiento de hábitos). Para esto vamos a seguir estos 4 pasos diariamente hasta integrarlos a nuestros hábitos:

    1. Buscar fuentes de información constructiva para remplazar la información destructiva. Puede ser a través de internet, televisión, personas con las que interactuamos, etc. Por ejemplo, en vez de investigar sobre lo que le hace mal al cuerpo, buscar sobre lo que le hace bien.
    1. Percibir los pensamientos que surgen durante el día. Si generan preocupación, ansiedad o cualquier sensación destructiva vamos a buscar motivos constructivos personales para resignificarlos. Por ejemplo, pienso que necesito dinero para pagar una cuenta, veo que puedo organizar una rifa, hacer un trabajo extra o vender algo que no me sirve y me doy cuenta de que puedo conseguir el dinero, entonces enfoco mis pensamientos en la acción que voy a tomar para conseguir la cantidad necesaria, puede ser que hasta consiga más.
    2. Enfocar los pensamientos en nosotros mismos, y en los proyectos en los que estamos involucrados, pues es donde podemos efectivamente asumir la responsabilidad de la transformación. ¿Para qué pensar en los motivos de otras personas, que son responsabilidad de ellas, si podemos estar usando ese tiempo para expandir nuestra consciencia y construir? Pensemos en eso.
  1. Encontrar, por lo menos una vez al día, un lugar en el que admiremos todo lo que percibimos con nuestro sistema perceptivo, y nos sintamos tranquilos, y pensemos en todo lo constructivo que hemos vivido y como podemos integrarlo a nuestra vida, a nuestros proyectos.

Es nuestra decisión escoger con lo que queremos conectarnos (clic aquí para leer sobre conectarnos con nuestro corazón). Entre más personas conscientes de su propia vida y dispuestas a contribuir de manera asertiva, tenemos mejores resultados remodelando el mundo en que vivimos, construyendo todos los días con más asertividad e innovando para transformar lo que sea necesario. Yo elijo conectarme con lo que contribuye para mi integridad para transformar el mundo con la contribución de todos y todo a mi alrededor, ¿y tú?

Compartamos este método fácil con las personas que quieran recuperar su energía y sentirse empoderadas.

4 pasos para mantener la mente en el presente

Cuando interactuamos con nosotros mismos y con todo alrededor es importante ser conscientes de actuar más y reaccionar menos. Hoy vamos a concentrarnos en los pensamientos, lo que pasa por nuestra mente en cada momento.

En el 2016 participé en un entrenamiento para construir una comunicación mas asertiva y el mensaje es muy claro, cargamos diversos filtros de los cuales muchas veces no estamos conscientes, nuestros juicios y comparaciones basados en las propias creencias (que a veces nos da seguridad porque otras personas también las han comprado), y estos filtros hacen que nuestra mente esté siempre reaccionando a lo que vivimos en vez de estar presente (clic aquí para leer sobre decidir por convicción).

Muchas veces, si estamos hablando con alguien, empezamos a juzgar lo que dice, en nuestra mente, sea de manera positiva o negativa, y ya tenemos una respuesta preparada. En algunos casos la persona ni siquiera ha terminado de hablar y ya respondemos (antes de que se nos olvide). Y lo mismo hacemos continuamente en casi todo lo que hacemos. Cocinamos pensando en la hora, nos bañamos pensando en que ponernos, etc., cualquier situación vuelve nuestra mente un ocho cuando no somos conscientes de traerla al momento presente.

Hoy vamos a seguir estos pasos para traer nuestra mente al “aquí y ahora” y entrenarla para que actúe a partir del momento, en vez de reaccionar a partir de los filtros:

  1. Escoger una sola acción para enfocar la atención mental.
  2. Concentrarse en la persona y/o en la acción que está ocurriendo.
  3. Si aparece un pensamiento dejarlo pasar y volver al punto de concentración.
  4. Sentir, con todos nuestro sistema perceptivo, lo que se está viviendo.

A medida que practicamos siguiendo esos pasos, nuestra mente se va habituando al nuevo patrón de comportamiento y cambia nuestro estado de atención y conexión con la vida. Comparte este texto con quien pueda necesitarlo y cuéntanos tu experiencia. ¿Tu mente vive en el futuro, en el pasado o en el presente?

Con amor,
Ángel