Archivos de la categoría Construcción

Sublimación de Nuestra Experiencia 5: Emociones y Sentimientos

Ahora que entendemos un poco mejor qué es la sublimación (haga click aqui para leer el artículo sobre sublimación completo), y como la experimentamos a nivel mental (click aquí para leer sobre realidad mental), creativo (click aquí para leer sobre energía creativa), y sexual (click aquí para leer sobre energía sexual), podemos entender mejor la sublimación de emociones en sentimientos.

Las emociones son energía reactiva e inconsciente en movimiento, surgen de necesidades y creencias que hemos asumido como nuestras a lo largo de nuestra vida. Las somatizamos en el cuerpo y nos identificamos con ellas hasta el punto en que pensamos que es el lenguaje de nuestro corazón. Las emociones nos hacen reaccionar de acuerdo a lo que hemos integrado, vamos de las lágrimas a las risas, del afecto a los gritos, y viceversa. Los sentimientos son energía activa y consciente en movimiento, surgen de necesidades y creencias que se construyen a partir de lo que hay en nuestro corazón, aquello con lo que fluimos en armonía con nuestro entorno desde lo que sentimos. Los sentimos en el cuerpo como un estado de paz y coherencia con nuestra esencia. Podemos actuar a partir de nuestros sentimientos, pues nuestra comprensión de cada situación se expande de acuerdo con nuestra experiencia y la manera en que pensamos, haciéndonos más asertivos en nuestra expresión.

Conociendo las emociones y los sentimientos, podemos seguir pasos simples para sublimar nuestras emociones de manera constructiva y en armonía con nuestra esencia y nuestro corazón.

  1. Preguntémonos: ¿Que pensamientos tenemos durante el día que nos generan cualquier emoción negativa o positiva?, ¿qué situaciones diarias intensifican esos pensamientos y esas emociones? Ejemplos: como ejemplo de pensamiento y emoción positiva, si pensamos en que vamos a salir con alguien que nos gusta sentimos maripositas en la barriga y cuando nos llama el pensamiento y la emoción se intensifican. Como ejemplo de pensamiento y emoción negativa, si pensamos en que alguien nos miente sentimos la emoción en alguna parte del cuerpo manifestando la impotencia y cuando nos dice algo que sabemos o pensamos que es mentira se intensifican el pensamiento y la emoción.

  2. ¿Cómo reaccionamos cuando sentimos esas emociones en el cuerpo? Ejemplos: para el primer caso la reacción puede ser sonreír y ponernos nerviosos, para el segundo puede ser gritar y enfrentar a la persona.
  3. ¿Cómo podríamos trabajar la emoción y actuar de manera más asertiva? Ejemplos: para trabajar la emoción necesitamos respiración diafragmática profunda hasta que nos sintamos tranquilos. Para actuar de manera más asertiva en el ejemplo positivo sonreír continua siendo asertivo, porque además se siente en la voz, y para continuar es importante que nos preguntemos si la persona con la que vamos a salir es realmente alguien con quien queremos construir algo juntos basados en la realidad de lo que es y lo que somos. Para actuar de manera más asertiva en el ejemplo negativo, una vez trabajada la emoción pensemos si hemos sido sinceros, con nosotros mismos y con los demás, y preguntémonos por qué mantenemos a esa persona en nuestra vida.

  4. Evaluemos lo que hemos permitido, pues las emociones nos llevan a lugares y a personas para que aprendamos algo que no hemos querido aprender a través de la auto reflexión. Entendamos que lo que queremos de corazón, es el sentimiento de armonía con nosotros mismos que nos guía en nuestro propio camino.

La reflexión que queda para hoy es: ¿Qué tenemos que aprender sobre nosotros mismos a través de las situaciones que vivimos?

Con amor,
Ángel

Cerrar Ciclos

Este año estuvo lleno de todo, estudio, amor, amigos, familia, momentos distintos que marcaron recuerdos en mi corazón, hoy la melancolía se hace notar, debido a que, en pocas horas, se acaba este año, y con él se van recuerdos, amigos, amores, momentos felices otros no tanto, pero al fin y cabo cada uno de ellos me hicieron crecer como persona, forjar cada vez más mi carácter y decidir ser feliz a pesar de todo.

No solo se cierra el 2017, también se cierran ciclos, que nos hicieron aprender lo suficiente como para poder continuar con lo aprendido, la mayor enseñanza que me dejó el 2017, es tener amor propio, el dolor de perder a mi pareja, me enseñó que todo pasa por algo, y que no puedo forjar a que las cosas sean como las quiero, no puedo mendigar amor, no debo dar lo que no recibo, lo único que puedo y debo hacer es aceptar que el dolor, y el vacío tan grande que quedó en mí, en algún momento pasará, el tiempo y Dios se encargarán de eso, por ende, debo amarme más aún, mentalizarme en que valgo tanto, que no puedo frenarme porque ya alguien no me quiere en su vida, que por el contrario, algo mejor llegará a mi vida, porque he conocido a alguien, soy yo, y voy a darme una oportunidad, de conocerme más, de saber qué me gusta, de fluir, de soñar, de crecer, no necesito que alguien me complete, ya estoy completa, no necesito que alguien me ame, ya me amo, no necesito que alguien me motive, cada día encuentro una razón distinta para sonreír, y para ser feliz, porque hay salud, tengo a mi familia, amigas y amigos muy especiales, la naturaleza, el amor de Dios, hay muchas razones para vivir feliz, por qué quedarme con una razón para estar triste.

Me despido de ti 2017, dándote las gracias por todas las enseñanzas que dejaste en mí, porque aunque no tengo las respuestas que quiero, tengo las que necesito, y poco a poco, habrá claridad en lo que pasará en mi vida, por ahora, debo seguir guerreando, seguir luchando por lo que quiero conseguir para mi vida, quiero estar sola, para aprender y entender que se puede ser feliz de todas las formas, que todo llega cuando tiene que llegar, y que hay que vivir cada momento intensamente, porque todo pasa, tanto lo bueno, como lo malo. Me dispongo a aprovechar al máximo cada momento en que sienta felicidad, y a sentir y vivir cada momento de tristeza, aceptándolo y entendiendo que también pasará en algún momento, y como dice aquella canción, lo que no mata, te hace más fuerte.

Te espero con ansias 2018, para demostrarte que soy más fuerte que hace un año, que cada vez estoy más cerca de mis sueños y de que decidiré cada momento ser feliz, porque para eso vinimos a este mundo, ¡ser feliz y ayudar a que los que nos rodean también lo sean!

Aleja Garzón

Sublimación de Nuestra Experiencia 4: Sexo

Ya hemos entendido como nuestra energía creativa es esencial en nuestro proceso reconectivo (click aquí para leer el artículo sobre sublimación de la energía creativa), así que podemos integrarla a la sublimación del sexo.

La energía sexual es también energía creativa que, al sublimarla de manera constructiva, nos conecta con nuestra esencia a través del amor. Nuestra energía sexual está conectada a procesos de atracción en nuestra propia percepción, que pueden fortalecer las conexiones a través de nuestro mundo emocional, mental y/o físico. Como leímos en la sublimación de la realidad mental (click aquí para leer el artículo completo) percibimos sólo las cosas a las que les damos atención, así que a medida que vamos conociéndonos a través de nuestra propia experiencia, tenemos la opción de expandir nuestra consciencia personal para aprender a conectar con nuestras propias señales personales y así de manera más asertiva con el mundo.

Reconociendo cómo nuestras emociones, pensamientos y percepciones influyen en la manera en que experimentamos nuestra energía sexual, podemos seguir pasos simples para sublimarla de manera constructiva y en armonía con todos y todo a nuestro alrededor.

  1. Preguntémonos: ¿Que motivos nos llevan a vivir nuestra sexualidad como lo hemos decidido?, ¿que sentimos y pensamos después del acto sexual o del orgasmo? Ejemplo: mi motivo para iniciar mi vida sexual fue mi baja autoestima, siempre pensé que el sexo era una manera de controlar a mi pareja para tenerla a mi lado. Mientras tuve ese pensamiento era común sentirme adolorida y vacía, como si algo me faltara que no podía encontrar fuera de mí, muchas veces me sentía cansada, como si no tuviera energía, pero pensaba que eso era normal.

  2. Con los pensamientos, y emociones, destructivos identificados, podemos trabajar transformándolos en acciones constructivas que nos empoderan. Ejemplo: Investigando descubrí que no era normal sentirme como me sentía y empecé a leer sobre varios asuntos y a sentirme más a mi misma en cada momento, mi consciencia sobre mi energía sexual se amplió y hoy percibo que no es sólo una cuestión de mis mundos emocional, físico y mental, sino que también incluye mi mundo sentimental y los mundos emocional, físico, mental y sentimental de la persona con la que permito que se establezca esa relación.

  3. Enfoquemos nuestra energía en el presente y aprendamos algo nuevo sobre nosotros y las maneras de que tengamos un impacto más constructivo en nuestras propias relaciones a través de nuestra interacción personal integrada a nuestras señales interiores.

La reflexión que queda para hoy es: ¿Enfocamos nuestra energía sexual por convicción personal o por complacer a los demás?

Con amor,
Ángel

COMO SE ORIGINAN LOS LIMITES MENTALES

COMO SE ORIGINAN LOS LIMITES MENTALES 

Los seres humanos somos gobernados por el subconsciente, esto quiere decir  que lo que ahora eres, crees, haces y en general tu forma de ser, es producto de experiencias que has vivido  a lo largo de la vida, muchas de las cuales ni siquiera tuviste tiempo de analizar.

La influencia familiar, el entorno donde nos movemos (colegio, universidad, trabajo) juega un rol  en la estructura de nuestra mente. Las experiencias a los que diariamente nos encontramos expuestos han originado ideas positivas y otras negativas. Estas circunstancias  se convierten en la forma de encontrar no solo nuestros límites sino también en la herramienta para poder desarrollar habilidades o re descubrir talentos y no dejar que estos límites mentales se apoderen de nosotros.

Las barreras mentales tienen origen en algunas de las siguientes circunstancias:

 

Traumas y malas experiencias:

Cuando se tiene una mala experiencia con un alto efecto emocional, eso genera algunas barreras mentales para el futuro.

Por ejemplo: un niño que a menudo es reprimido y castigado severamente, puede volverse tímido, inseguro y quizás con tendencia a la violencia, pero también podemos encontrar personas que superan estas experiencias y se convierten en todo lo contrario.

El constante miedo a lo desconocido:

Es común el miedo a lo desconocido, por ello uno de los miedos más comunes es el miedo al éxito, el afán por permanecer dentro de la  zona de confort o comodidad  y siempre querer jugar a lo seguro. Para triunfar es obligatorio que venzamos esos pensamientos y empecemos a construir un camino donde el aprendizaje sea continuo, la disciplina empiece a forjar una nueva mente y la aventura o el deseo de descubrir y ver diferentes alternativas nos  lleven a dar unos buenos pasos .

Se quieren evitar incomodidades:

Es normal que queramos evitar incomodidades, por tal razón cuando establecemos metas que nos exigen grandes cambios y pasos, en varias oportunidades no somos  capaces de intentarlo, otros no soportamos la presión, pero cabe clara que cada vez somos más los que  podemos superar nuestras barreras mentales hasta triunfar.

Límites Mentales

Después de conocer, escuchar, charlar con muchas personas que se encuentran   como en una especie de caja, donde la parte emocional, económica y hasta espiritual no nos permiten  ver más allá de lo cotidiano, es suprema mente necesario, e importante buscar otra realidad.

Las personas a diario pasamos por varios acontecimientos, tenemos ciertas barreras, muros, paredes, obstáculos que están en nuestra mente, un poder considerable que de no ser consiente puede que tengan un gran impacto en nuestra vida.

Claro que sí se puede salir de esa caja como la llamamos pero muy seguramente han escuchado de los límites mentales y ese es el tema que vamos a compartir.

Lo primero y muy necesario es que tengamos claro  Qué es un Limite Mental,

Entonces son los pensamientos que nos limitan en diferentes áreas de la vida, haciendo que hagamos unas cosas cuando quisiéramos estar haciendo otras o haciendo que no hagamos nada cuando quisiéramos hacer algo.

O sea que un límite mental es todo tipo de pensamientos, o  creencia que no nos  permite avanzar hacia el logro de un objetivo y afectan nuestro desarrollo personal, emocional, sentimental, espiritual y económico.

Poder superar lo que  nos limita es indispensable, esencial para poder pasar de la mente  a la acción y así conseguir el resultado, que al fin y al cabo de una u otra forma nos permite salir de nuestra zona de confort.

Por ejemplo:

 

Decir ¡no puedo! Sin siquiera haberlo intentado.

Sentimientos de culpa irrazonables.

Las ideas negativas.

La búsqueda de excusas

Creencias inapropiadas.

Anclar tu mente a las malas experiencias del pasado

 

Estos límites o barreras son los que no nos permiten avanzar, ni crecer, ni creer y por tal motivo nos volvemos personas mecánicas, donde los sueños, lo queríamos y lo que nos apasionaba quedaron en el olvido o definitivamente  una vana ilusión.

¿Te gustaría volver a creer, a soñar, o encontrar una oportunidad donde puedas tener una mejor calidad de vida?

 

Perdón Parte 5: Alineando la voz interior

Nuestra perspectiva sobre el perdón se expande al entender que toda herida nace de expectativas y necesidades, y que al asumir la responsabilidad, soltar el control y aceptar la verdad empezamos a vivir una realidad en que descubrimos que el principal motivo de las heridas es nuestra falta de conexión personal, lo que nos lleva a construir una nueva forma de relacionarnos, a partir del respeto por nosotros mismos.

Nuestro ego es un aliado poderoso cuando decidimos integrarlo como parte del ser integral que somos (click aquí para leer artículo completo sobre integración del ego), pero, mientras tratamos de “ignorarlo” continua siendo el opositor de nuestra voz interior, esa otra voz que nos compara positiva o negativamente con los demás, esa voz que juzga, esa voz que teme aunque se arriesgue, esa voz que al cuestionar siempre nos va a dar una respuesta que viene de la preservación de nosotros como individuos separados.

Cuando ejercitamos enfocar nuestro ego en conocernos mejor, nuestros pensamientos comienzan a acostumbrarse a hablar de nosotros mismos evitando el juicio, la comparación y la culpa, es en ese momento que empezamos a sentir nuestra voz interior, la que nos acepta como somos y nos muestra la manera más apropiada de construirnos en cada momento de nuestra vida. Una pregunta súper útil para verificar el origen de cada pensamiento es: ¿Esto es sólo para mi bienestar o contribuye para el bienestar de todo y todos? Con el tiempo el ego aprende a fluir con el corazón y la voz interior se va alineando y enfocando en lo que nos hace fluir, y nos gusta, que causa un impacto coherente y constructivo en nosotros y todo alrededor.

Escuchar la voz interior es confiar de verdad en nosotros mismos, comprender que siempre estamos acompañados, que hay infinitas maneras de relacionarnos con nosotros mismos, y con el mundo, y que podemos siempre decidir fluir con nuestro corazón.

Esta ha sido la semana del perdón, espero que les haya gustado y que si hay algún tema sobre el que quieren ver mi punto de vista me lo manden. Que tengan un lindo fin de semana.

Con amor,
Ángel

Perdón Parte 4: Aceptando la Verdad

A través de esta serie hemos visto el perdón desde otro punto de vista integrado a la culpa y al control, ahora es necesario entender sobre la aceptación de la verdad, pues es lo que nos lleva a lograr aplicar el perdón en todas las áreas de nuestra vida.

Aceptar la verdad requiere un profundo conocimiento de nosotros mismos. Todos sentimos de manera diferente, todos nos expresamos como consecuencia de lo que sentimos aplicado a un contexto, sea a favor o en contra del mismo, y escogemos nuestro camino, aunque muchas tomemos las decisiones siendo incoherentes con quien realmente somos. ¿Qué nos lleva a decidir salir con una persona comprometida?, ¿y a trabajar en una empresa que vende algo que no compramos?, ¿y a alejarnos de nuestra familia por construir otra?, este tipo de preguntas, respondidas con franqueza (sin tratar de crear juegos mentales que nos den siempre la razón), nos dan una visión más objetiva de nosotros mismos y de lo que queremos de corazón.

Cuando asumimos la responsabilidad por lo que expresamos, sentimos y pensamos, nos conectamos con nuestra verdad, la que nos muestra que estamos donde nosotros mismos nos hemos llevado, nadie es culpable, todo es apenas nuestra responsabilidad. Permitimos contacto con personas, aceptamos ofertas de trabajo, decidimos alejar ciertas cosas y hoy somos el resultado de cada una de nuestras decisiones, entonces, ¿queremos continuar donde estamos o no?. Si la respuesta es “NO”, entonces es necesario tomar decisiones que nos lleven a estar donde realmente queremos, de manera más coherente y aceptando que no siempre lo que hemos querido es lo que está realmente alineado con nuestra propia verdad.

Liberándonos de los miedos y creencias que nos han mantenido lejos de todo aquello que nos hace fluir y sentirnos respetados, logramos reconectarnos para construir una realidad más coherente con nuestra esencia, el proceso puede demorar, pero es importante atrevernos a dar el primer paso. Y para terminar la semana es necesario conectarnos con nuestra voz interior, esa voz que nos lleva a hacer lo que nos integra, nos hace sentirnos completos.

Aceptemos nuestra verdad y veremos florecer la verdad de todos, y todo, lo que nos rodea 🙂

Con amor,
Ángel

Perdón Parte 3: Soltando el Control

Como mencionado en el primer artículo de la serie Perdón (click aquí para leerlo), es común que nos sintamos heridos cuando las situaciones no salen como esperábamos o las personas no actúan como queremos. Pero, si a veces nosotros mismos no actuamos como pensábamos que actuaríamos, o no decimos lo que pensamos que diríamos, ¿cómo podríamos esperar algo de otros? Este es el punto de partida sobre soltar el control.

Pensar que tenemos el control sobre los demás es una ilusión. Surge en la idea de que somos superiores o de que tenemos más capacidades, ya sea que seamos padres, hijos que mantienen a sus padres, profesores, jefes, líderes, hermanos mayores, novios, esposos, amantes, etc., y de que inspiramos respeto. Estas relaciones de control se basan en la idea de que quien depende de nosotros, sea física, material o emocionalmente, puede ser controlado por nosotros y en realidad sólo logramos ver lo que confirma esto que es la manifestación del miedo del otro, que nada tiene que ver con respeto. Pero, ¿logramos percibir que cada una de las personas está decidiendo de acuerdo a sus propios temores y a la posición que decide asumir?

Entonces, ¿realmente tenemos el control sobre algo?. La respuesta es sí, sobre nosotros mismos a través del auto-conocimiento. Cuando decidimos soltar el control externo para permitirnos sentir dentro de nosotros, logramos entender lo que nos motiva a expresarnos y vivir de cierta manera. ¿De donde viene ese amor por el control?, ¿de nuestra inseguridad de nosotros mismos? Al conocernos ganamos confianza, sabemos lo que podemos hacer, entendemos y respetamos nuestros límites y eso nos muestra que el control externo no es lo que creemos. Si podemos estar bien con nosotros mismos, vivir disfrutando lo que nos gusta y expresarnos de manera más objetiva ¿para qué queremos controlar a los demás?

Podemos comprometernos a tener control de lo que expresamos, o dejamos de expresar, de cómo nos nutrimos, de la actividad física que le damos al cuerpo, de escoger a las personas con las que nos sentimos más a gusto, de crear nuestro ambiente y permitir que lo que nace de allí fluya trayendo aprendizaje y crecimiento.

Sobre este asunto todavía tenemos dos temas para integrar, el próximo artículo está enfocado en aprender a aceptar la verdad. Nos vemos 🙂

Con amor,
Ángel

Perdón Parte 2: Integrando la Culpa

Continuando con la serie sobre el perdón, ahora vamos a abordar la culpa para entender como integrarla de manera que podamos transformar lo que ha dejado de ser útil en nuestro presente.

Algunos de nosotros hemos aprendido a asumir la responsabilidad por el bienestar de los demás, desde el emocional hasta el material. A partir de este rol surgen muchas culpas a lo largo de nuestras vidas, pues tratamos de agradar a todo el mundo para garantizar la armonía en donde quiera que estemos y si sentimos que no lo logramos nos culpamos por las consecuencias de nuestras “faltas”.

Por definición de la RAE, culpa es la imputación a alguien de una determinada acción como consecuencia de su conducta, pero, ¿será que realmente lo que sucede es por culpa de alguien?, ¿y si mejor aprendemos TODOS a asumir nuestra responsabilidad en cada asunto y buscamos juntos la manera de hacer los ajustes necesarios para que la próxima vez TODOS seamos responsables por la consecuencia “buena” de nuestros actos?

Quiero compartir una historia personal. Un día, saliendo del parqueadero de un centro comercial, me estrellé contra un carro en movimiento. Las dos personas al volante estábamos andando en reversa y nos estrellamos. Cuando me bajé del carro, la señora muy nerviosa empezó a decirme que la culpa había sido mía, yo simplemente le dije que las dos estábamos manejando y que, por lo tanto, la responsabilidad era de las dos. A esto me refiero con el hecho de asumir la responsabilidad, esto puede pasar en diferentes ambientes y áreas en nuestra vida, pero siempre a través del diálogo podemos construir una consecuencia mejor para la próxima.

Integremos la culpa para canalizarla como una responsabilidad personal, en la que cada uno de nosotros asumimos conscientemente que nuestros actos (o falta de ellos, que también son actos) tienen un impacto en todo y todos a nuestro alrededor y construyamos consecuencias más asertivas a partir de cada situación.

Recuerden seguir el contenido del Portal Empowering Angle inscribiendo su email, siguiéndonos por Facebook (https://www.facebook.com/empoweringangle/) e Instragram (https://www.instagram.com/empoweringangle/), en la próxima publicación se aborda el perdón integrado al control.

Con amor,
Ángel