Archivos de la categoría Ángel

Injusticia y Poder Parte 2: Ambiente Laboral

Retomando la serie de injusticia y poder, el tema central hoy es cómo podemos actuar de manera más asertiva frente a esta situación en el ambiente laboral. Lo principal en esta situación es que entendamos que es nuestra decisión estar donde estamos, los motivos pueden ser miedos o convicciones, pero siempre somos nosotros quienes decidimos estar donde estamos, y generalmente tenemos algo que aprender de ahí.

He escuchado muchas personas quejándose de la injusticia de personas que asumen cargos importantes haciendo menos que ellas pero también he percibido que muchas de estas personas que se quejan parece que trabajan mucho, pues a veces simplemente no están en el área para la cual tienen talento y para hacer lo mismo que los otros requieren mucho más tiempo y esfuerzo. ¿Les ha pasado esto? Podemos percibirlo fácilmente cuando hacemos algo que no nos gusta, por ejemplo, a mi no me gusta cocinar sola, y cuando lo hago me demoro más tiempo cocinando algo que la persona a la que le gusta y además no me queda tan rico, como que le falta algo. Esto es lo que sucede, necesitamos conocernos mejor para trabajar en algo para lo que tengamos talento y con lo que podamos fluir, eso evita que veamos la situación de la ascensión de alguien que aparentemente trabaja menos como una injusticia.

Ahora, si después de que hayamos ampliado nuestra perspectiva aún percibimos que hay injusticia es hora de buscar un lugar para trabajar que sea más compatible con nuestros valores y principios. Es importante que tengamos certeza sobre lo que queremos para poder establecer los límites dentro de los cuales vamos a buscar el trabajo apropiado en una empresa compatible con nosotros (click aquí para leer el artículo sobre establecer límites). Necesitamos confiar lo suficiente en nosotros para poder aceptar lo que nos merecemos, así como entender nuestras necesidades en todos los aspectos de nuestra vida, que muchas veces pueden ser más simples de lo que parecen y nos abren posibilidades de trabajar en áreas que se encajarían en una realidad de necesidades extremas no tan necesarias (click aqui para leer el artículo sobre identificación de necesidades).

Aquí tenemos algunos puntos de vista que pueden asistirnos en nuestra toma de decisiones con respecto a nuestra vida laboral:

  1. ¿Sentimos que tenemos que trabajar mucho para lograr pequeñas cosas? Percibiendo los momentos en nuestra propia vida en que sentimos que lo que hacemos nos gusta y nos permite fluir, nos damos cuenta de que es ahí cuando nos olvidamos del tiempo y de la energía que le estamos dedicando. Entonces, si hacemos algo que no nos permite fluir, que nos cansa y nos hace sentir que tenemos que esforzarnos para hacerlo necesitamos evaluar otras posibilidades para monetizar lo que hacemos a partir de nuestros talentos personales integrados. ¿Que es lo que más se nos facilita y nos gusta hacer que contribuye para la construcción de una humanidad más humana y como podemos monetizar eso para poder vivir en donde estamos?

  2. ¿Las necesidades materiales que tenemos son realmente necesarias? Muchas veces creamos en nuestra realidad necesidades que nos mantienen prisioneros a algo que no nos gusta en el ambiente laboral, cuando percibimos que necesitamos menos de lo que creemos logramos avanzar en nuestra vida personal, pues construimos con más calma y satisfacción nuestra vida material a través de nuestros talentos.

En mis 6 años de vida laboral, he aprendido que puedo hacer todo lo que me proponga, pero eso a veces requiere hacer cosas que no están alineadas a mis valores y principios, entonces he decidido que prefiero fluir en lo que hago con más facilidad, por eso escribo y asisto personas en sus propios procesos, así siento que soy más coherente conmigo misma y que logro conectarme de manera más genuina con todo y todo a mi alrededor, tengo tiempo para mi y para las cosas y personas que son prioridad en mi vida, hoy tengo la certeza de que no necesito todo lo que ambicionaba, y agradezco lo que llega para construir lo que realmente deseo de corazón, que se va manifestando a medida que voy viviendo. ¿Lo que haces te permite estar en armonia?

Con amor,
Ángel

Injusticia y Poder Parte 1: ¿Estamos viviendo esto?

Hoy decidí preguntarle a un amigo sobre las quejas que escucha de las otras personas y el tema del que más le hablan es de la injusticia, tanto en la vida profesional como en la vida personal. En el trabajo se presenta sobre todo en el reconocimiento desde la perspectiva personal de cada uno, pues lo que se percibe es la desigualdad de remuneración en relación al esfuerzo del trabajo y lo que llamamos “lambonería” en Colombia. Ya en la vida personal puede suceder en nuestras relaciones familiares, de pareja o amistades, es también la percepción de que lo que hacemos no es suficiente para las personas, que cada vez exigen más de nosotros mismos y no reconocen nuestro “esfuerzo” (pongo la palabra esfuerzo entre comillas porque eso es lo que hacemos cuando tratamos de buscar la aprobación externa, lo que no es necesario cuando empezamos a guiarnos por la aprobación interna – click aquí para leer el artículo completo sobre Aprobación interna en 3 pasos).

Conectado al concepto de injusticia, generalmente, está el poder sobre los demás, otro tema que surgió en una conversación con otro amigo ayer. En el trabajo, en algunos casos, las personas que tienen cargos más altos son personas que usan su poder personal para manipular a todos y todo a su alrededor, y ese es uno de los motivos para llegar a esa posición (fuera el poder que tienen por el conocimiento y la experiencia que pueden tener), obviamente si nuestro deseo es ejercer nuestro poder personal sobre nosotros mismos de alguna manera no encajamos en una posición que requiera hacer eso, ¿cierto? Ya en otro tipo de relaciones encontramos a las personas que quieren ejercer control sobre las otras y no las dejan ser ellas mismas (ojo, podemos ser nosotros mismos), aquí encontramos abuelos, padres, hijos, hermanos, parejas, amigos, que quieren que todo sea hecho a su manera y, cuando no se hace así, usan el miedo como herramienta de manipulación para obtener el control.

¿Nos hemos sentido identificados con alguna de estas situaciones? Si la respuesta es “SÍ”, continuemos leyendo la serie de Injusticia y Poder para que encontremos una manera asertiva de salir de esta situación y crear nuevas oportunidades en nuestra vida a partir de decisiones personales tomadas por convicción (click aquí para leer el artículo sobre decidir por convicción).

Con amor,
Ángel

Sublimación de Nuestra Experiencia 5: Emociones y Sentimientos

Ahora que entendemos un poco mejor qué es la sublimación (haga click aqui para leer el artículo sobre sublimación completo), y como la experimentamos a nivel mental (click aquí para leer sobre realidad mental), creativo (click aquí para leer sobre energía creativa), y sexual (click aquí para leer sobre energía sexual), podemos entender mejor la sublimación de emociones en sentimientos.

Las emociones son energía reactiva e inconsciente en movimiento, surgen de necesidades y creencias que hemos asumido como nuestras a lo largo de nuestra vida. Las somatizamos en el cuerpo y nos identificamos con ellas hasta el punto en que pensamos que es el lenguaje de nuestro corazón. Las emociones nos hacen reaccionar de acuerdo a lo que hemos integrado, vamos de las lágrimas a las risas, del afecto a los gritos, y viceversa. Los sentimientos son energía activa y consciente en movimiento, surgen de necesidades y creencias que se construyen a partir de lo que hay en nuestro corazón, aquello con lo que fluimos en armonía con nuestro entorno desde lo que sentimos. Los sentimos en el cuerpo como un estado de paz y coherencia con nuestra esencia. Podemos actuar a partir de nuestros sentimientos, pues nuestra comprensión de cada situación se expande de acuerdo con nuestra experiencia y la manera en que pensamos, haciéndonos más asertivos en nuestra expresión.

Conociendo las emociones y los sentimientos, podemos seguir pasos simples para sublimar nuestras emociones de manera constructiva y en armonía con nuestra esencia y nuestro corazón.

  1. Preguntémonos: ¿Que pensamientos tenemos durante el día que nos generan cualquier emoción negativa o positiva?, ¿qué situaciones diarias intensifican esos pensamientos y esas emociones? Ejemplos: como ejemplo de pensamiento y emoción positiva, si pensamos en que vamos a salir con alguien que nos gusta sentimos maripositas en la barriga y cuando nos llama el pensamiento y la emoción se intensifican. Como ejemplo de pensamiento y emoción negativa, si pensamos en que alguien nos miente sentimos la emoción en alguna parte del cuerpo manifestando la impotencia y cuando nos dice algo que sabemos o pensamos que es mentira se intensifican el pensamiento y la emoción.

  2. ¿Cómo reaccionamos cuando sentimos esas emociones en el cuerpo? Ejemplos: para el primer caso la reacción puede ser sonreír y ponernos nerviosos, para el segundo puede ser gritar y enfrentar a la persona.
  3. ¿Cómo podríamos trabajar la emoción y actuar de manera más asertiva? Ejemplos: para trabajar la emoción necesitamos respiración diafragmática profunda hasta que nos sintamos tranquilos. Para actuar de manera más asertiva en el ejemplo positivo sonreír continua siendo asertivo, porque además se siente en la voz, y para continuar es importante que nos preguntemos si la persona con la que vamos a salir es realmente alguien con quien queremos construir algo juntos basados en la realidad de lo que es y lo que somos. Para actuar de manera más asertiva en el ejemplo negativo, una vez trabajada la emoción pensemos si hemos sido sinceros, con nosotros mismos y con los demás, y preguntémonos por qué mantenemos a esa persona en nuestra vida.

  4. Evaluemos lo que hemos permitido, pues las emociones nos llevan a lugares y a personas para que aprendamos algo que no hemos querido aprender a través de la auto reflexión. Entendamos que lo que queremos de corazón, es el sentimiento de armonía con nosotros mismos que nos guía en nuestro propio camino.

La reflexión que queda para hoy es: ¿Qué tenemos que aprender sobre nosotros mismos a través de las situaciones que vivimos?

Con amor,
Ángel

Sublimación de Nuestra Experiencia 4: Sexo

Ya hemos entendido como nuestra energía creativa es esencial en nuestro proceso reconectivo (click aquí para leer el artículo sobre sublimación de la energía creativa), así que podemos integrarla a la sublimación del sexo.

La energía sexual es también energía creativa que, al sublimarla de manera constructiva, nos conecta con nuestra esencia a través del amor. Nuestra energía sexual está conectada a procesos de atracción en nuestra propia percepción, que pueden fortalecer las conexiones a través de nuestro mundo emocional, mental y/o físico. Como leímos en la sublimación de la realidad mental (click aquí para leer el artículo completo) percibimos sólo las cosas a las que les damos atención, así que a medida que vamos conociéndonos a través de nuestra propia experiencia, tenemos la opción de expandir nuestra consciencia personal para aprender a conectar con nuestras propias señales personales y así de manera más asertiva con el mundo.

Reconociendo cómo nuestras emociones, pensamientos y percepciones influyen en la manera en que experimentamos nuestra energía sexual, podemos seguir pasos simples para sublimarla de manera constructiva y en armonía con todos y todo a nuestro alrededor.

  1. Preguntémonos: ¿Que motivos nos llevan a vivir nuestra sexualidad como lo hemos decidido?, ¿que sentimos y pensamos después del acto sexual o del orgasmo? Ejemplo: mi motivo para iniciar mi vida sexual fue mi baja autoestima, siempre pensé que el sexo era una manera de controlar a mi pareja para tenerla a mi lado. Mientras tuve ese pensamiento era común sentirme adolorida y vacía, como si algo me faltara que no podía encontrar fuera de mí, muchas veces me sentía cansada, como si no tuviera energía, pero pensaba que eso era normal.

  2. Con los pensamientos, y emociones, destructivos identificados, podemos trabajar transformándolos en acciones constructivas que nos empoderan. Ejemplo: Investigando descubrí que no era normal sentirme como me sentía y empecé a leer sobre varios asuntos y a sentirme más a mi misma en cada momento, mi consciencia sobre mi energía sexual se amplió y hoy percibo que no es sólo una cuestión de mis mundos emocional, físico y mental, sino que también incluye mi mundo sentimental y los mundos emocional, físico, mental y sentimental de la persona con la que permito que se establezca esa relación.

  3. Enfoquemos nuestra energía en el presente y aprendamos algo nuevo sobre nosotros y las maneras de que tengamos un impacto más constructivo en nuestras propias relaciones a través de nuestra interacción personal integrada a nuestras señales interiores.

La reflexión que queda para hoy es: ¿Enfocamos nuestra energía sexual por convicción personal o por complacer a los demás?

Con amor,
Ángel

Sublimación de Nuestra Experiencia 3: Creatividad

Sublimando nuestra realidad mental (haga click aquí para leer el artículo sobre sublimación de nuestra realidad mental completo), abrimos una puerta para conectarnos con nuestra energía creativa, ya que al fluir con la vida confiamos más en nosotros mismos y en nuestras capacidades. Hoy el tema central es la sublimación de nuestra energía creativa.

Cuando nutrimos una realidad empoderante, que nos reconecta con la confianza en nosotros mismos, y en la vida, empezamos a integrar la información interna y externa que recibimos de manera más auténtica para expresarla, cuestionándonos más sobre lo que nos llega, pues descubrimos que todos somos diferentes y, al mismo tiempo, hacemos parte de la realidad colectiva que existe.

Ahora que tenemos una realidad mental más constructiva y basada en lo que es más apropiado para nosotros desde nuestra propia experiencia, podemos integrar algunos pasos para aumentar nuestra reconexión personal y permitir que nuestra creatividad fluya, en todas las áreas de nuestra vida.

  1. Hidratación: ¿Somos conscientes de la calidad de hidratación de nuestro cuerpo? Ejemplo: el agua que consumimos debe tener minerales esenciales para hidratarnos, podemos mineralizar el agua con sal marina, y un poco de bicarbonato de sodio, y solarizarla, a mi me ha dado muy buen resultado, mi cuerpo funciona mejor y pide menos líquido durante el día. Investiguemos y probemos con nuestro propio cuerpo.

  2. Nutrición: ¿Comemos para alimentarnos o para nutrirnos? (Click aquí para leer el artículo para expandir nuestra consciencia nutricional). Ejemplo: cuando comemos pensando sólo en balancear harinas y proteínas estamos ignorando los minerales y vitaminas, que son esenciales para el funcionamiento apropiado de nuestro cuerpo. Yo por ejemplo he dejado las carnes y los lácteos porque me he dado cuenta de que mi intestino absorbe mejor los nutrientes de los alimentos funcionales y necesito comer menos para sentirme con más energía y más salud.

  3. Respiración: ¿Sabemos cual esla calidad de nuestra respiración? Ejemplo: nuestra respiración se va volviendo más corta y usamos sólo una parte de nuestra capacidad pulmonar para oxigenar nuestro cuerpo. Yo he ido integrando una respiración diafragmática profunda durante el día y me he sentido más conectada y tranquila.

  4. Regeneración celular: ¿Dormimos lo suficiente y damos al cuerpo lo que realmente necesita? Ejemplo: nuestro cuerpo necesita determinado tiempo para regenerarse y regularse durante el sueño, por esto es importante que sepamos cuánto tiempo necesitamos para levantarnos con disposición y energía. A medida que he mejorado mi nutrición me he dado cuenta de que mi cuerpo necesita menos tiempo cuando como lo necesario (Click aquí para leer el artículo completo sobre regeneración celular).

Dándole atención a nuestro nivel energético, de manera integrada, permitimos que nuestra creatividad fluya con facilidad y en cualquier momento presente.

La reflexión que queda para hoy es: ¿Investigamos realmente los procesos que nos permiten ampliar nuestra consciencia personal?

Sublimación de Nuestra Experiencia 2: Realidad Mental

Ahora que entendemos un poco mejor qué es la sublimación (haga click aqui para leer el artículo sobre sublimación completo), y como la experimentamos en nuestra vida, podemos iniciar un viaje a través de nuestra propia experiencia, integrando todas las áreas que componen nuestra integridad humana. El tema de hoy es la sublimación de nuestra realidad mental, que es la base de la manera en que nos relacionamos con el mundo.

La realidad que existe en nuestra mente, la que nutrimos, es la manera en que vivimos nuestra propia experiencia. Tenemos varias opciones y percibimos sólo las cosas a las que les damos atención, porque además es lo que más nos comunican, ya que nos conectamos e identificamos con ello. Entonces si decidimos ver todo como una adversidad, o un desafío, nuestra vida nos muestra eso en todo lo que hacemos, ya cuando decidimos ver todo como un aprendizaje vivimos la vida como una experiencia infinita de conocimiento. Es por este motivo que es tan importante que verifiquemos la realidad que estamos nutriendo en nuestra mente.

Reconociendo cómo nuestra mente influye en la manera en que experimentamos nuestro presente, podemos seguir pasos simples para sublimar nuestra realidad mental de manera constructiva y en armonía con todos y todo a nuestro alrededor.

  1. Preguntémonos: ¿Que pensamientos tenemos durante el día que nos generan angustia, estrés, ansiedad, tristeza?, ¿qué situaciones diarias intensifican esos pensamientos y esas emociones? Ejemplo: si pensamos en la situación del país nos sentimos inseguros, esto se intensifica al ver noticieros y hablar con las personas sobre el tema.

  2. Con los pensamientos, y emociones, destructivos identificados, podemos trabajar transformándolos en acciones constructivas que nos empoderan. Ejemplo: buscamos la manera de disminuir las necesidades que no son necesarias (haga click aquí para ver un paso a paso para evaluar nuestras necesidades), de vivir con lo necesario, de ahorrar lo que nos entra ahora, de identificar nuestros talentos para trabajar contribuyendo con la construcción de modelos más constructivos, coherentes y transparentes, donde sea que estemos.

  3. Identifiquemos los pensamientos y situaciones en nuestro día que nos traen tranquilidad y nos hacen tener confianza en nosotros mismos. Ejemplo: cuando nos enfocamos en hacer algo para lo que tenemos talento, cuando pasamos tiempo con nosotros mismos, con nuestros hijos, con animales, con personas, con la naturaleza, etc.

  4. Enfoquemos nuestra energía en intención (pensamientos, sentimientos, palabras y acciones) en lo que nos hace sentirnos conectados con nosotros mismos y con el mundo. Aprendamos algo nuevo sobre nosotros y las maneras de que tengamos un impacto más constructivo desde casa.

La reflexión que queda para hoy es: ¿Cuánto tiempo dedicamos por día para sublimar lo que es constructivo para nosotros?

Sublimación de Nuestra Experiencia 1: Definición y Contextualización

Hoy, mientras tomaba mi jugo bomba de nutrientes, reflexionaba sobre el hecho de sentirme en éxtasis cuando lo consumo, y no es sólo porque su sabor me produzca placer, sino porque todo lo que representa a nivel nutricional y energético, para mi, lo hace ser una de las cosas sagradas en mi vida. Me he dado cuenta de que nosotros mismos podemos construir sentimientos sublimes sobre cosas que parecen simples y a las cuales normalmente no les damos mucha importancia, es cuestión de vivir el momento plenamente y ampliar nuestra consciencia sobre nosotros mismos. A esto se le llama SUBLIMACIÓN, que, según la definición del diccionario de la RAE, es engrandecer, exaltar, ensalzar, elevar a un grado superior.

Durante nuestra vida, casi siempre de manera inconsciente, hemos sublimado varias cosas, algunas destructivas, conectándolas con la manera en que nos sentíamos a nivel emocional y mental en determinado momento, y también hemos relacionado aspectos, que pueden ser constructivos para nosotros, con momentos negativos a nivel emocional y mental. Cuando nos empezamos a dar cuenta de eso percibimos el origen de muchos de nuestros vicios a la comida, al cigarrillo, a la emoción, al juego, a las personas, al sexo, a las drogas, a la bebida, etc., y descubrimos que podemos conectar de manera consciente hábitos más constructivos a través del sentimiento de amor a nosotros mismos.

Cada acción trae consecuencias, sean a corto o largo plazo, es por esto que es importante que empecemos a escoger de manera más consciente y asertiva las decisiones que queremos tomar para impactar nuestra vida, en nuestra salud, niveles de energía, relaciones con nosotros mismos y con los demás, etc., de manera constructiva. Por este motivo, esta semana nos enfocaremos en conocer maneras simples de sublimar diversas áreas de nuestra vida desde los mínimos detalles.

La reflexión que queda para hoy es: ¿Qué hemos sublimado que es destructivo para nosotros?

Hábitos Constructivos: 2 pasos para analizar y empoderar hábitos

En estos días han surgido muchas conversaciones relacionadas a los hábitos, que podemos percibir como la manera de representar nuestra disciplina. Muchas veces pensamos que no somos disciplinados porque no logramos hacer lo que pensamos que sería más constructivo para nosotros, pero la verdad es que somos disciplinados con nuestros hábitos destructivos y además les tenemos un apego emocional que necesitamos soltar cuando realmente queremos transformar nuestra vida.

La cuestión no es que seamos disciplinados, sino que seamos libres para ser lo más apropiado para nosotros mismos, de acuerdo a lo que vivimos.

Cuando evaluamos la causa de nuestros hábitos destructivos normalmente encontramos ideas basadas en creencias o una canalización inconsciente de nuestra propia energía. Ya los hábitos constructivos generalmente tienen un propósito dentro de nuestra experiencia, y se encajan en nuestra vida porque nos hacen conectarnos con nuestro estado de flujo (niveles constantes de energía fluida, tranquilidad, reconexión con nosotros mismos, salud, etc.).

Viendo así las cosas podemos aplicar estos dos pasos para identificar y remplazar los hábitos que no tienen propósito constructivo en nuestra vida en este momento:

  1. Escojamos un hábito y preguntémonos: ¿Para qué hacemos eso?, ¿por qué lo hacemos?, ¿cuánto tiempo le dedicamos a este hábito durante el día?, ¿tiene un propósito constructivo para nosotros y quienes nos rodean?
  2. Si la respuesta a la última pregunta es NO, podemos continuar. Ahora preguntémonos de nuevo: ¿Qué podríamos hacer en ese tiempo que invertimos en el hábito destructivo?, ¿hay algún hábito constructivo que queremos incluir en nuestra vida?, ¿podemos construir algo diferente durante ese tiempo?

Recordemos que hábitos son todas las reacciones, o acciones, que manifestamos repetidamente en nuestra vida como querer tener la razón, estar pendiente de la aprobación de los demás a través de lo que piensan o dicen sobre nosotros, comer por llenarnos, justificarnos por todo, continuar conflictos, etc. Todo puede ser transformado cuando analizamos con amor que es lo que realmente nos construye. Cada hábito constructivo que integramos nos saca de un círculo vicioso y nos abre hacia un espiral de evolución a partir del autoconocimiento.

Perdón Parte 5: Alineando la voz interior

Nuestra perspectiva sobre el perdón se expande al entender que toda herida nace de expectativas y necesidades, y que al asumir la responsabilidad, soltar el control y aceptar la verdad empezamos a vivir una realidad en que descubrimos que el principal motivo de las heridas es nuestra falta de conexión personal, lo que nos lleva a construir una nueva forma de relacionarnos, a partir del respeto por nosotros mismos.

Nuestro ego es un aliado poderoso cuando decidimos integrarlo como parte del ser integral que somos (click aquí para leer artículo completo sobre integración del ego), pero, mientras tratamos de “ignorarlo” continua siendo el opositor de nuestra voz interior, esa otra voz que nos compara positiva o negativamente con los demás, esa voz que juzga, esa voz que teme aunque se arriesgue, esa voz que al cuestionar siempre nos va a dar una respuesta que viene de la preservación de nosotros como individuos separados.

Cuando ejercitamos enfocar nuestro ego en conocernos mejor, nuestros pensamientos comienzan a acostumbrarse a hablar de nosotros mismos evitando el juicio, la comparación y la culpa, es en ese momento que empezamos a sentir nuestra voz interior, la que nos acepta como somos y nos muestra la manera más apropiada de construirnos en cada momento de nuestra vida. Una pregunta súper útil para verificar el origen de cada pensamiento es: ¿Esto es sólo para mi bienestar o contribuye para el bienestar de todo y todos? Con el tiempo el ego aprende a fluir con el corazón y la voz interior se va alineando y enfocando en lo que nos hace fluir, y nos gusta, que causa un impacto coherente y constructivo en nosotros y todo alrededor.

Escuchar la voz interior es confiar de verdad en nosotros mismos, comprender que siempre estamos acompañados, que hay infinitas maneras de relacionarnos con nosotros mismos, y con el mundo, y que podemos siempre decidir fluir con nuestro corazón.

Esta ha sido la semana del perdón, espero que les haya gustado y que si hay algún tema sobre el que quieren ver mi punto de vista me lo manden. Que tengan un lindo fin de semana.

Con amor,
Ángel

Perdón Parte 4: Aceptando la Verdad

A través de esta serie hemos visto el perdón desde otro punto de vista integrado a la culpa y al control, ahora es necesario entender sobre la aceptación de la verdad, pues es lo que nos lleva a lograr aplicar el perdón en todas las áreas de nuestra vida.

Aceptar la verdad requiere un profundo conocimiento de nosotros mismos. Todos sentimos de manera diferente, todos nos expresamos como consecuencia de lo que sentimos aplicado a un contexto, sea a favor o en contra del mismo, y escogemos nuestro camino, aunque muchas tomemos las decisiones siendo incoherentes con quien realmente somos. ¿Qué nos lleva a decidir salir con una persona comprometida?, ¿y a trabajar en una empresa que vende algo que no compramos?, ¿y a alejarnos de nuestra familia por construir otra?, este tipo de preguntas, respondidas con franqueza (sin tratar de crear juegos mentales que nos den siempre la razón), nos dan una visión más objetiva de nosotros mismos y de lo que queremos de corazón.

Cuando asumimos la responsabilidad por lo que expresamos, sentimos y pensamos, nos conectamos con nuestra verdad, la que nos muestra que estamos donde nosotros mismos nos hemos llevado, nadie es culpable, todo es apenas nuestra responsabilidad. Permitimos contacto con personas, aceptamos ofertas de trabajo, decidimos alejar ciertas cosas y hoy somos el resultado de cada una de nuestras decisiones, entonces, ¿queremos continuar donde estamos o no?. Si la respuesta es “NO”, entonces es necesario tomar decisiones que nos lleven a estar donde realmente queremos, de manera más coherente y aceptando que no siempre lo que hemos querido es lo que está realmente alineado con nuestra propia verdad.

Liberándonos de los miedos y creencias que nos han mantenido lejos de todo aquello que nos hace fluir y sentirnos respetados, logramos reconectarnos para construir una realidad más coherente con nuestra esencia, el proceso puede demorar, pero es importante atrevernos a dar el primer paso. Y para terminar la semana es necesario conectarnos con nuestra voz interior, esa voz que nos lleva a hacer lo que nos integra, nos hace sentirnos completos.

Aceptemos nuestra verdad y veremos florecer la verdad de todos, y todo, lo que nos rodea 🙂

Con amor,
Ángel