Todas las entradas de Ángel

Escritora y asistente en procesos personales, haciendo parte de la construcción de un mundo más colaborativo y transparente a partir de mi propia coherencia personal (alineamiento de mi corazón y mi mente, a través de sentimientos, pensamientos, palabras y acciones). Escritora e assistente em processos pessoais, fazendo parte da construção de um mundo mais colaborativo e transparente a partir de minha própria coerência pessoal (alinhamento de meu coração e minha mente através de sentimentos, pensamentos, palavras e ações). Writer and personal processes assistant, being part of the construction of a more collaborative and transparent world, from my own personal coherence (alignment of my heart and mind, through feelings, thoughts, words and actions).

Celebrando la Vida

¿Para qué esperar a enfermarnos para conocer más sobre hábitos para construir nuestras células? ¿Para qué esperar una fecha especial para expresar lo que sentimos o dar lo mejor de nosotros a nosotros mismos y al mundo? ¿Para qué expresar algo que no sentimos a alguien si podemos expresar lo que de verdad sentimos?

Imaginemos que, en vez de estar enfocados en la vida del otro para juzgarlo, compararlo o culparlo, estamos enfocados en construirnos y ser la versión más íntegra, respetuosa, coherente y transparente de nosotros mismos, SIEMPRE TENEMOS LA OPORTUNIDAD DE CELEBRAR LA VIDA Y TRANSFORMAR DESDE LA BASE LO QUE NOS MOTIVA A DECIDIR SOBRE NUESTRA PROPIA VIDA.

Hoy es mi cumpleaños, que para mí es la celebración de la vida, agradecer por todo porque gracias a eso he construido la versión de mí que soy hoy, entender que el conocimiento es infinito y que, integrado a mi vida, me permite experimentar el hecho de estar viva con una conexión cada vez más fuerte conmigo misma y con todo a mi alrededor. Mi regalo para todos este día es compartir un poco de mi experiencia sobre cómo celebrar la vida en cada momento:

  1. Respiración: necesitamos oxigenar nuestras células todo el tiempo, la manera más apropiada de hacerlo es haciendo respiración diafragmática profunda (parte baja del abdomen contraída, boca cerrada, entra el aire y primero se expande la parte alta del abdomen y luego el tórax. Cada vez que recordemos la respiración hagámosla y tratemos de mantenerla durante todo el día, así mantenemos la tranquilidad y aumentamos el tiempo de respuesta a las situaciones, pues pensamos con más claridad.

  2. Nutrición: es esencial tener una buena nutrición en todos los aspectos, nutrir nuestro sentimiento de unidad, nuestra mente con conocimiento sobre nuestros talentos y nuestro desarrollo, nuestra expresión con palabras y gestos más constructivos y nuestra integridad como individuos sociales.

  3. Actividad Física: Podemos hacer actividad física todo el día siendo conscientes de nuestros movimientos, nuestros músculos y nuestra postura. Mantener una postura recta (hombros hacia atrás, pecho abierto, abdomen y lumbar contraídos, cadera alineada a la columna) para caminar y para sentarnos nos fortalece y nos permite tener más consiencia sobre nuestro cuerpo.

Ejercitando nuestra presencia en cada momento, celebramos la vida 24/7, yo canto, bailo, escucho, abrazo, hablo, camino, creo, y le doy atención a mi cuerpo, a mis emociones, a mi mente y a mi corazón, porque de esa manera celebro su existencia y sintonizo con todo a mi alrededor (clic aquí para conocer y comprar el libro 7 Niveles Para el Empoderamiento Personal).

Con amor,
Ángel

Ángel

Ángel 2

Durante mi vida he vivido experiencias que me han hecho evaluar constantemente mi papel en la sociedad, he pasado momentos de crisis en los que he decidido comenzar de cero para entender otras perspectivas y me he experimentado en diversas facetas hasta encontrar la medida apropiada de todo lo que soy en el presente. Gracias a este proceso mi percepción se ha expandido, lo que me ha inspirado a enfocar mi energía en desarrollar mi talento natural: LA COMUNICACIÓN. Paso a paso nos potenciamos y tocamos nuestros corazones invirtiendo en nuestra autenticidad, desde nuestra paz.

Amo expandir mi propia consciencia en niveles que me permitan tener el conocimiento apropiado de lo que soy emocional, mental, sentimental, física y energéticamente, para fluir con mi corazón y expresar mi esencia. Disfruto leer y conversar, para integrar nuevos conocimientos, y poder transmitir, de una manera más simple, lo que integro en mi vida, potenciándolo a través de mi ejemplo.

La intención de lo que transmito es inspirar y acelerar procesos, de autoconocimiento y empoderamiento, a través de la experiencia personal, desde el nivel más sutil al más denso, de forma INTEGRAL.

Escribo artículos que contribuyen para la ampliación de la perspectiva personal en Empowering Angle y tengo disponible para la venta el libro electrónico para impresión (ebook), basado en mi experiencia personal, “7 Niveles para el Empoderamiento Personal”, que integra ejercicios prácticos, momentos de reflexión personal y una percepción integral de nuestros aspectos como seres humanos (mundos mental y emocional integrados al contexto social), enfocando nuestra energía, para desenvolvernos como individuos sociales (clic aquí para leer una parte de la introducción del libro electrónico).

Construimos una humanidad más consciente e íntegra, creamos una sociedad más contributiva, transparente y sostenible.

Creencias Empoderantes: 3 pasos para identificar y transformar creencias

Manteniendo la mente en el presente (clic aquí para leer el texto sobre mente presente) y teniendo pensamientos constructivos (clic aquí para leer el texto sobre mente constructiva) logramos conectarnos al mundo desde una perspectiva más amplia, donde reconocemos pequeñas cosas que no habíamos percibido antes. Sensaciones que vienen de las más variadas fuentes y nos permiten conocer un poco más sobre nosotros.

Para reforzar el proceso constructivo del pensamiento vamos a traer a la consciencia el sistema de creencias, que es una parte importante de nuestro ruido mental limitante, pues está instalado, funciona automáticamente y, muchas veces, es incoherente con lo que realmente queremos.

Siguiendo estos 3 pasos podemos identificar qué creencias traemos, si son limitantes o empoderantes, y transformarlas.

  1. Identificar la creencia origen del pensamiento que surge.
  2. Responder la pregunta: ¿esta creencia me empodera o empodera a las otras personas? Si la respuesta es “SI” aquí termina el ejercicio con esa creencia, si la respuesta es “NO” seguimos al tercer paso.
  3. Transformar la creencia limitante en creencia empoderante.

El proceso es simple, voy a poner un ejemplo para que quede más claro.

  1. Pensamiento: A esa edad es imposible tener esa oportunidad –> Creencia: después de cierta edad no hay oportunidades.
  2. Esta creencia es limitante, para mí y para los otros.
  3. Creencia Empoderante: las oportunidades dependen de la preparación y la actitud de las personas.

En algunos momentos para hacer la transformación vamos a tener que buscar hechos que nos muestren que nuestra creencia no es una verdad absoluta. En este caso veo a mi alrededor personas que con la edad se han vuelto más completos como profesionales y su experiencia y conocimiento los han llevado a ser referencia en su área, pues ellos creen que hay oportunidades para quien tiene habilidades y conocimientos integrados a su propia personalidad y en eso han trabajado siempre.

La clave para construir es el empoderamiento, tanto el nuestro como el de los demás, entonces concentrémonos en compartir más conocimiento y experiencia en nuestras interacciones para mejorar nuestro trabajo en equipo.

Con amor,
Ángel

Enfocando Nuestro Fanatismo

A lo largo de nuestra vida hemos tenido la oportunidad de percibir cómo el fanatismo se ha usado como herramienta de segregación, aún teniendo el potencial de ser usado desde la integración. Nuestro deseo de tener la razón sobre lo que creemos genera conflictos, pues todos vivimos nuestra experiencia desde perspectivas diferentes, así que, si realmente queremos construir paz, es esencial que ejercitemos la idea de ser fanáticos de lo que nos une para integrarnos como individuos sociales: nuestra integridad.

Veamos algunos aspectos para enfocar nuestro fanatismo en nuestra integridad personal, integrando la ciencia de las cosas y nuestra experiencia personal:

  1. Conozcamos nuestro cuerpo: a través de nuestra voluntad ejercitamos todo nuestro cuerpo, por eso al conocer mejor como funcionan las células y su nutrición (clic aquí para leer el texto sobre regeneración celular), los músculos, los huesos, las articulaciones, y sus respectivas funciones integradas, podemos transformar nuestra nutrición para construir nuestra salud y mejorar nuestra disposición, independiente de la edad. Recordemos que para que haya funcionamiento debe haber mantenimiento y uso constantes.
  2. Entendamos nuestro mundo mental: lo que creemos siempre puede ser transformado, entonces, ¿todo lo que pensamos nos produce tranquilidad?, si la respuesta es no, es momento de analizar y transformar nuestras creencias de una forma que nos impulsen a construir a partir de las diferencias (clic aquí para leer el texto sobre reprogramar nuestros pensamientos).
  3. Transformemos nuestras emociones: las emociones nos hacen reaccionar ante el mundo, al reconocer lo que sentimos dentro cada vez que están presentes, y aceptarlas, podemos construir sentimientos que nos permitan conectarnos con el respeto para actuar de una manera más apropiada (clic aquí para leer el texto sobre sublimación de emociones).
  4. Construyamos nuestra expresión: una comunicación transparente, coherente e íntegra, requiere una construcción consciente y constante donde integramos lo que sentimos, pensamos, decimos y hacemos para proyectar nuestra intención de construir paz. Esto se hace a través del autoconocimiento y del ejercicio de actuar alineados a nuestro propósito en todas las áreas de nuestra vida, mientras invertimos en nuestros talentos personales (clic aquí para comprar el libro 7 Niveles Para el Empoderamiento Personal que nos muestra cómo ejercitar nuestra integridad).

Ejercitando el fanatismo por nuestra integridad empezamos a percibir cómo el mundo a nuestro alrededor se transforma, ya que, al enfocarnos en la integridad, la forma en la que interactuamos es transformada también (ejercitamos el respeto, la transparencia y la coherencia con nosotros mismos, expandiendo nuestra intención más allá de lo que podríamos imaginar).

Como a cada uno de nosotros nos funcionan cosas diferentes, aprendemos a respetar los demás procesos e incluso a integrarlos si sentimos que hacen diferencia en nuestra propia vida. De esta manera el fanatismo lo usamos para reconocer lo que nos construye y aplicarlo efectivamente en nuestros hábitos personales, sin necesidad de querer imponerlo a los demás.

Con amor,
Ángel

¿Realmente Actuamos Con Respeto?

Cuando prestamos atención, percibimos que es necesario que construyamos coherencia con respecto al respeto, pues, la palabra en si, ha sido usada de una manera muy superficial que, generalmente, nos favorece según nuestra creencia personal. Entonces, ¿será que realmente actuamos con respeto?

La palabra respeto viene del latín respectus que significa atención, consideración, pero su significado social ha sido tocado, sobre todo, por el miedo. Cuando nuestra conducta ha sido adquirida sin ser cuestionada, existe la tendencia a asumir que respetamos porque tratamos de agradar a las personas (por miedo a la soledad, al castigo, al conflicto, etc.) y/o desarrollamos mecanismos de manipulación para lograr lo que queremos y los ejercemos con tanta maestría que ni siquiera percibimos que estamos siendo poco considerados con los demás, y con nosotros mismos.

Desde esta perspectiva es importante que conectemos el respeto con la responsabilidad que nos lleva a reconocer y aceptar las consecuencias de nuestros actos. Cuando decidimos conocernos mejor (clic aquí para comprar el libro 7 Niveles Para el Empoderamiento Personal), descubrimos nuestra capacidad de canalizar nuestras reacciones en acciones que construyen a través del conocimiento integrado a la experiencia y de aceptar e integrar nuestros talentos, y la ausencia de ellos, de una manera constructiva. Este proceso nos permite hacernos conscientes de que todo lo que sentimos, pensamos, decimos y hacemos tiene un impacto y que al asumir la responsabilidad por nuestros actos nos volvemos más respetuosos a cada nueva decisión que tomamos con atención y conocimiento.

Las siguientes preguntas son muy útiles para identificar si realmente estamos actuando con respeto y pueden llevarnos a transformar la manera de expresarnos para conectarnos de una manera más coherente con nuestro deseo de construir paz desde cada una de nuestras decisiones:

  1. ¿Expresamos nuestro punto de vista como experiencia para compartirlo (sin necesidad de imponerlo)?
  2. ¿Nutrimos pensamientos de constructividad sobre nosotros y todo lo que nos rodea? (clic aquí para leer el texto sobre reprogramar nuestros pensamientos)
  3. ¿Conversamos sobre experiencias y puntos de vista para transmitir e integrar?
  4. ¿Sabemos lo que queremos y lo comunicamos de la manera más constructiva posible (con argumentos coherentes y aplicables)?
  5. ¿Nutrimos sentimientos que nos hacen sentir conectados con la humanidad y el mundo?
  6. ¿Cumplimos las promesas que hacemos?
  7. ¿Aceptamos a los demás como son y construimos juntos generando un flujo apropiado entre dar y recibir?
  8. ¿Establecemos nuestros límites, los comunicamos y respetamos los límites de todo alrededor? (clic aquí para leer el texto sobre establecer límites)

Después de hacernos esas 8 preguntas podemos percibir que las respuestas “SI” nos indican donde nuestra construcción de respeto y responsabilidad está fortalecida y las respuestas “NO” nos muestran donde podemos enfocar la atención a partir de este momento para fortalecer todavía más nuestra expresión. Nuestro destino lo construimos con cada decisión que tomamos aquí y ahora, depende de nosotros usar los recursos disponibles de la manera más constructiva e íntegra posible.

Con amor,
Ángel

Descubriendo la Transparencia: 3 pasos para ejercitarla

Si queremos vivir una vida de transparencia, es necesario que aprendamos a construirla y enseñemos a las personas con quienes nos relacionamos, a través del ejemplo, el impacto que tiene escoger este camino de manera activa y consciente en nuestra propia experiencia.

Aunque sea común usar nuestra palabra como algo sin valor para lograr lo que queremos (desde controlar nuestro entorno hasta satisfacer el deseo de los demás, cosas que parece que se logran pero de las cuales no conocemos la verdad) no quiere decir que sea apropiado para construir lo que deseamos de corazón (transparencia, coherencia, tranquilidad, seguridad e integridad). Entonces, ¿estamos actuando con la transparencia que queremos que haya en el mundo? (clic aquí para leer el artículo sobre transmutación de la palabra corrupción)

Ya que son nuestras decisiones presentes las que crean nuestro destino (clic aquí para leer el texto sobre decidir por convicción), es momento de que decidamos los pasos a dar para construir el destino de paz que queremos a partir de ahora. Conozcamos 3 pasos para ejercitar y fortalecer el hábito de la transparencia::

  1. Asumir la responsabilidad por nuestros actos: es posible que alguna vez en nuestra vida hayamos actuado de una manera irrespetuosa, mentirosa y poco íntegra por seguir el modelo de lograr lo que queremos de cualquier manera, así que para ejercitar la transparencia es esencial asumir eso que hemos hecho en algún momento y reflexionemos sobre su utilidad para construir lo que esperamos del mundo. Cuando somos responsables por nuestras decisiones tenemos una perspectiva más amplia sobre lo que necesita ser transformado en este momento. Por ejemplo, si estamos en una relación por miedo a estar solos pero no nos sentimos conectados con la persona, podemos integrar nuestro miedo entendiéndolo y transformándolo en coraje para transmitirle a nuestra pareja la realidad sobre cómo nos sentimos de una manera apropiada y transformar la relación a través del respeto en una amistad (clic aquí para leer el texto Terminamos ¿y ahora?)
  2. Conocer mejor a las personas antes de envolverlas en nuestra vida: a través de las emociones entramos rápidamente en relaciones sin que seamos conscientes de la autenticidad, coherencia y afinidad entre las personas y nosotros. Conociéndonos de verdad (clic aquí para leer el texto sobre conectarnos con nuestro corazón) sabemos lo que es realmente necesario en nuestra vida para construir con propósito (clic aquí para leer el texto sobre necesidades no tan necesarias) y con autenticidad nos conectamos con las personas con propósitos definidos (clic aquí para leer el texto sobre el propósito de las relaciones) comunicando de manera respetuosa lo que realmente sentimos.
  3. Percibir nuestros sentimientos, pensamientos, palabras y acciones: durante el día surgen diferentes sentimientos y pensamientos que necesitamos entender para transformarlos y canalizarlos en la construcción de nuestra transparencia, así, a través de nuestras palabras y acciones, los expresamos de la manera más apropiada de acuerdo a nuestra realidad en el contexto del lugar en el que estamos, con respeto, coherencia e integridad.

Ejercitar la transparencia no se trata de contarle a todo el mundo como nos sentimos o lo que pensamos de los demás, de las situaciones o de lo que nos rodea, sino de transformar nuestra expresión reactiva en activa, a través de la consciencia de expresar nuestra verdad de manera respetuosa al comunicarnos, construyendo una comunicación cuyo propósito sea construir, a partir de las diferencias, una sociedad íntegra.

Con amor,
Ángel

¿Para qué Culpar, si Somos Responsables?

Uno de los principales motivos por los cuales culpamos a los demás por lo que sucede, fuera de la intención de destruir, es ignorar que la responsabilidad es totalmente nuestra, decidimos cada paso que damos, sea impulsiva e inconscientemente, o activa y conscientemente.

Si estamos en determinado lugar, con determinadas personas, viviendo determinadas experiencias es porque así lo hemos decidido. A veces hemos llegado a pensar que no teníamos otra opción, pero la realidad es que no percibimos las posibilidades cuando estamos enfocados en algo y queremos lograrlo de cualquier manera, pero “EL FIN NO JUSTIFICA LOS MEDIOS” el respeto (clic aquí para leer el texto sobre respeto), la transparencia y la coherencia (clic aquí para leer el texto sobre coherencia) deben ser los ingredientes principales de cada una de nuestras decisiones si realmente queremos vivir en una sociedad que se construye a través integridad y a partir de las diferencias (clic aquí para leer el texto sobre construir la paz a través de la consciencia).

Culpar a alguien por lo que nos sucede es una forma de ignorar algo que necesitamos aprender de nosotros mismos y de juzgar a los demás, estos hábitos destruyen nuestras relaciones con nosotros mismos y con el mundo que nos rodea, es por este motivo que es necesario que transformemos nuestras reacciones en acciones constructivas, de manera consciente. Veamos algunas acciones que pueden ser útiles para este propósito:

  1. Antes de culpar pensemos en las decisiones que nos han llevado a el momento presente: desde un corte de pelo, hasta la compra de una casa es necesario entender el para qué de todos los pasos que hemos dado, lo que motiva la acción, lo que pensamos, sentimos y decimos sobre la situación y lo que podemos aprender con ella.
  2. Enfoquémonos en hablar sobre lo que hemos hecho nosotros mismos y lo que podríamos hacer diferente: hablando sobre nuestro proceso nos escuchamos y podemos evaluar, de manera objetiva, lo que podría llevarnos a manifestar un resultado diferente conociendo nuestros talentos y reconociendo aquello para lo que no tenemos tanta habilidad, para unirnos a personas que fortalecen y potencian lo que ya somos.
  3. Cuestionemos el propósito que nos ha guiado, para actuar como hemos actuado, y transformémoslo si sentimos que está siendo irrespetuoso, mentiroso e incoherente con nuestra propia naturaleza: muchos propósitos en la vida los hemos creado para satisfacer necesidades, ajenas o personales, que nos alejan de quienes somos. Entendiendo mejor lo que hacemos de corazón logramos alinear nuestros sentimientos, pensamientos, palabras y acciones para reconectarnos con nosotros mismos y actuar de la manera más apropiada para el contexto en el que hemos decidido estar.

Recordemos que somos totalmente responsables por lo que experimentamos en nuestra vida, que nuestras decisiones construyen nuestro camino y que cuanto más conscientes estemos de la paz que queremos construir, más fácil es construirla en todas las áreas de nuestra vida (clic aquí para leer el texto sobre construcción de paz).

Con amor,
Ángel

Regeneración Celular: 6 alimentos para aumentar la ingestión diaria de proteína

<

p style=”text-align: justify;”>

Todos somos diferentes y es importante que aprendamos a entender las señales de nuestro cuerpo para alimentarlo de una manera más eficiente. Siguiendo los 4 pasos para expandir la consciencia nutricional (clic aquí para leer el artículo completo) logramos ponernos en contacto con la reacción que los alimentos causan y, así, integrarlo a nuestra dieta. Recordemos que es necesario desapegarnos de algunas creencias limitantes (clic aquí para leer el artículo sobre creencias) con respecto a ciertos alimentos que parecen hasta milagrosos, como vimos en los artículos anteriores, para poder transformar efectivamente alimentación en nutrición (clic aquí para leer sobre regeneración celular y micronutrientes).

Vamos a definir alimentación y nutrición para entender la diferencia. La alimentación consiste en consumir sustancias para mantener nuestras funciones vitales, es la manera en que le damos energía al cuerpo. La alimentación ocurre, principalmente, basada en la consciencia de los macronutrientes, proteínas, carbohidratos y lípidos (grasas). La nutrición consiste en proporcionar sustancias necesarias para nuestra conservación y crecimiento, aquí percibimos el cuerpo como un organismo en constante estado de evolución y regeneración que necesita macro y micronutrientes, vitaminas y minerales, para poder conservar el equilibrio y, consecuentemente, crear un estado de salud perfecta.

Conozcamos un poco sobre las proteínas y su importancia en nuestra dieta. En el libro Nutrición Humana en el Mundo en Desarrollo (disponible en Español en la página de la Organización de las Naciones Unidas Para la Agricultura y la Alimentación – FAO), el Profesor de Nutrición Internacional, Michael C. Latham, dice lo siguiente sobre las proteínas. Las proteínas contienen carbono, hidrógeno, oxígeno, nitrógeno y, a menudo, azufre. Son muy importantes para el crecimiento y la reparación de los tejidos corporales. Las proteínas son el principal componente estructural de las células y constituyen la mayor porción de sustancia de los músculos y órganos (aparte del agua).

Las proteínas son necesarias:

  • para el crecimiento y el desarrollo corporal;
  • para el mantenimiento y la reparación del cuerpo, y para el reemplazo de tejidos desgastados o dañados;
  • para producir enzimas metabólicas y digestivas;
  • como constituyente esencial de ciertas hormonas, por ejemplo, tiroxina e insulina.

Aunque las proteínas liberan energía, su importancia principal radica más bien en que son un constituyente esencial de todas las células. Todas las células pueden necesitar reemplazarse de tiempo en tiempo, y para este reemplazo es indispensable el aporte de proteínas.

Cualquier proteína que se consuma en exceso de la cantidad requerida para el crecimiento, reposición celular y de líquidos, y varias otras funciones metabólicas, se utiliza como fuente de energía, lo que se logra mediante la transformación de proteína en carbohidrato. Si los carbohidratos y la grasa en la dieta no suministran una cantidad de energía adecuada, entonces se utiliza la proteína para suministrar energía; como resultado hay menos proteína disponible para el crecimiento, reposición celular y otras necesidades metabólicas. Este punto es esencialmente importante para los niños, que necesitan proteínas adicionales para el crecimiento. Si reciben muy poca cantidad de alimento para sus necesidades energéticas, la proteína se utiliza para las necesidades diarias de energía y no para el crecimiento.

Ahora que sabemos la importancia de las proteínas en nuestro cuerpo es necesario que nos hagamos algunas preguntas para saber si estamos consumiendo diariamente una buena cantidad de proteínas:

  1. ¿Qué alimentos consumimos todos los días?
  2. ¿Sabemos si contienen proteína?
  3. ¿Cuál es la cantidad de alimentos con proteína que consumimos diariamente?

Si en nuestra dieta están faltando fuentes de proteína podemos integrar estos alimentos a nuestra dieta:

  1. Almendras (21 grs de proteína en cada 100 grs) – TODOS LOS TIPOS SANGUÍNEOS MENOS AB
  2. Nueces del Nogal (15 grs de proteína en cada 100 grs) – TODOS LOS TIPOS SANGUÍNEOS
  3. Nueces de Macadamia (8 grs de proteína en cada 100 grs) – TODOS LOS TIPOS SANGUÍNEOS
  4. Maní (26 grs de proteína en cada 100 grs) – TIPOS SANGUÍNEOS A y AB
  5. Linaza (14 grs de proteína en cada 100 grs) – TODOS LOS TIPOS SANGUÍNEOS
  6. Huevos Cocidos (13 grs de proteína en cada 100 grs) – TODOS LOS TIPOS SANGUÍNEOS

Recordemos que mientras más limpio esté nuestro intestino mejor se dará la absorción de nutrientes, por eso es importante mantener una dieta saludable con cantidad suficiente de agua y fibras (clic aquí para leer el artículo sobre absorción de nutrientes).

<

p style=”text-align: right;”>Con amor,
Ángel

FUENTES:

Es la consciencia la que construye paz

Pasamos la vida buscando la felicidad en lo que hacemos, en lo que pensamos, en lo que comemos, en lo que decimos, en lo que sentimos, pero, todas las veces que hemos esperado encontrar la felicidad en esos momentos, ¿hemos sido conscientes de respetarnos a nosotros mismos y todo a nuestro alrededor? (clic aquí para leer sobre respeto)

Imaginemos ahora la diversidad que existe en gustos y el impacto que la búsqueda por esas sensaciones puede tener, ¿será que ese instante de felicidad emocional destruye o construye?

Veamos algunos ejemplos sobre cómo la consciencia nos conecta con más respeto a nuestra sociedad (seres y medio ambiente):

    1. Siendo conscientes de lo que necesitan nuestras células para funcionar de manera apropiada, ¿construimos cuando comemos lo que no es realmente necesario? Al nutrirnos, damos a las células lo necesario, promovemos una cultura de consumo consciente de alimentos y estimulamos la producción natural y respetuosa de alimentos (clic aquí para leer sobre micronutrientes para las células).
    1. Siendo conscientes de que necesitamos darle a nuestro cuerpo sueño de calidad y actividad física, ¿construimos cuando fomentamos la pereza en nosotros y en los demás? Al ejercitar el cuerpo y dormir lo suficiente logramos construir con más consistencia nuestra salud, lo que nos lleva a crear con más calidad, a través de los años, estilos de vida más sostenibles.
    1. Siendo conscientes de que podemos construir con hechos y palabras a partir del sentimiento de unidad, ¿construimos cuando queremos ser superiores a los demás o competir por sobrevivencia? Al ejercitar la aceptación personal de quienes somos, a través de nuestro autoconocimiento, logramos aceptar las diferencias y podemos aprender nuevas maneras de expresarnos para construir, con un propósito, un estilo diferente de hacer las cosas (clic aquí para leer sobre coherencia y autoconocimiento).
  1. Siendo conscientes de que, para tener el derecho de traer un ser humano al mundo es esencial ser un ejemplo de lo que queremos para una humanidad más unida, ¿construimos cuando decidimos satisfacer nuestros deseos sexuales sin estar dispuestos a asumir la responsabilidad por cualquier consecuencia? Al entender que podemos canalizar nuestras emociones de una manera diferente a la que hemos aprendido, decidir por convicción se vuelve parte de nuestra vida (clic aquí para leer sobre decidir por convicción) y logramos tener más claridad en el propósito de cada una de nuestras acciones, enfocando así, nuestra energía en construir a partir de nosotros mismos en unidad.

Ser feliz puede ser destructivo para la sociedad porque se ha vuelto un término usado para satisfacer los deseos personales, ser consciente es constructivo porque nos lleva a entender que cada decisión tiene un impacto en nosotros mismos y en todo a nuestro alrededor y que como seres necesitamos desarrollar nuestro conocimiento sobre el lugar donde vivimos para integrar de la manera más asertiva y constructiva posible nuestros talentos a la construcción de lo que queremos como unidad.(clic aquí para leer sobre transformación de la humanidad)

Entonces, si queremos paz, transparencia, coherencia y respeto, ¿estamos construyendo eso con cada sentimiento, pensamiento, palabra y acción en nuestra vida? (clic aquí para leer el texto sobre construcción de paz)

Con amor,
Ángel