APRENDIENDO A AMAR LA MENOPAUSIA

Ya sabes por qué quiero compartir mi experiencia! Cuando empezaron a llegar los cambios con la pre-menopausia, empecé a leer acerca de esta etapa, sé que si tú estas en esa etapa o ya entraste de lleno en la menopausia, igual podemos hablar y podrás aplicar mis experiencias, con las cuales, si eres constante, obtendrás por lo menos pequeños cambios.  Antes de la llegada de la menopausia, sentí que tenía que intensificar algunas cosas que hacía, con el fin de evitar que esta etapa, y tal vez las que siguen y las que vendrán, me dejara con marcas que me afectaran.

He tenido contacto con varias mujeres a lo largo de mi vida (entre ellas mi madre), que al entrar en la menopausia, se puede decir que se “desvanecieron”, esto suena cruel, pero lo digo para que comprendamos que debemos mantener el motor encendido, no debemos permitirnos ni por un segundo sentir que hasta aquí llegó el camino; arriesgándome a parecer la escritora de un libro de autoayuda, propongo que si hacemos los cambios antes, durante o después de la menopausia nos sentimos plenas! Observemos que a esta altura de la vida ya los hijos han crecido y si tenemos pareja, cada uno se conoce a fondo y es capaz de “tolerar” los contratiempos, ayudándonos a enfrentar cualquier problema.

Aprovecho para comentarte que soy separada y aunque algunos  lo ven como algo negativo, he aprendido a sentirme a gusto con la persona que soy y a pesar de que a muchas mujeres el no tener pareja las aterra o las frustra, ese es otro aspecto que he aprendido a manejar (puedes estar pensando que eso no puede ser), pero cuando nos vamos preparando todos los aspectos de la vida entran en el paquete.

Es importante que entendamos que no es una enfermedad, que al igual que la pubertad, la adolescencia, el embarazo, forman parte del hecho de estar vivas y es la razón por la cual seguimos siendo las mismas mujeres con sueños y metas por cumplir.  Además porque en la menopausia vamos a estar por unos años más y estos no deben pasar en vano, sino más bien dejando una huella en el mundo.

A estas alturas de la vida hemos pasado por muchas cosas buenas y malas, todo ello parte de la vida y la razón de lo que actualmente somos.  Lo importante ahora es que, cualquiera sea la historia, somos las protagonistas de esta película que dejará una huella.

Constanza Calderón

Comenta