Aleja Garzón

Aleja Garzón

Aleja Garzón

Aleja Garzón

La vida siempre nos pone pruebas para hacernos cada vez más fuertes, hay diferentes tipos de pruebas, unas más difíciles que otras, pero lo que tienen en común es la capacidad que tienen para fortalecernos y construir la mejor versión de nosotros mismos.

Siempre trato de afrontar las pruebas de la mejor forma, sin limitarme ni hacerme preguntas como: “¿por qué a mí?”, porque sencillamente todo tiene una razón de ser, y si estoy pasando por ella, es porque es el momento y algo bueno quedará de ello.

Soy una apasionada de la vida, muy soñadora, perseverante, disciplinada, comprometida, entre otras, no tengo sueños ni metas pequeñas, por el contrario, son tan grandes que pueden pasar por utópicas, pero considero que de eso se trata la vida, de ir más allá, de querer marcar la diferencia y aportar algo en el mundo que habitamos, estoy segura de que la vida es algo más que estudiar, trabajar, conseguir bienes materiales y pagar deudas.

Soy muy agradecida con Dios, porque todo lo que soy se lo debo a él, desde niña lo siento en mí, me acompaña a donde quiera que vaya, y está conmigo en las situaciones más duras, me bendice exageradamente, y con eso se explica cómo todo lo que me propongo me sale, me gradué de bachillerado en 2015, y sin mis padres tener la capacidad económica para proporcionarme el estudio, me guió y conseguí una beca deportiva en la Escuela Nacional del Deporte, donde actualmente estudio Nutrición y dietética,  paso a 4to semestre y cada 6 meses sucede algo distinto que me permite continuar, -lo cual no es dinero-, situaciones, personas, que Dios pone en mi camino y me han permitido seguir el hilo de este sueño. Así como esa, hay muchas situaciones que me hacen amar a Dios sobre todas las cosas, pero no es el tema de esta descripción.

Amo el deporte, más que a nada, desde niña experimenté distintos tipos de deporte: danzar, porrismo, bailar salsa, baloncesto, hasta que, finalmente, encontré el deporte de mi vida: el fútbol, no hay algo que ame más que jugar fútbol, es el deporte que me hace soltar todo lo que tengo, me hace olvidar de cualquier dificultad por la que esté pasando, y dicho deporte, fue quien me ha permitido conocer muchas personas que han contribuido en mi formación y en el logro de varias metas. Actualmente, no lo ejerzo como antes, debido a la carga universitaria, que no me permite realizar las dos actividades al mismo tiempo, sin embargo, entreno en la selección de mi universidad, y todos los días voy al gimnasio, para no perder la disciplina del deporte.

En cuanto a mi familia, no la cambio por nada, a pesar de que hemos pasado muchas dificultades, tengo a la madre más guerrera y luchadora, que me motiva a salir adelante y perseverar para poder darle todos los gustos que merece. Un padre, que me enseña que el amor es paciente, leal, sincero y que no le importa lo negativo. Y unos hermanos (2) que me protegen, quieren siempre lo mejor para mí, y me brindan su apoyo incondicionalmente.

Para concluir, eso soy: amor, confianza, sinceridad, cariño, nobleza, disciplina, integridad y demás. La base de mi vida es Dios, mi familia y las ganas que tengo de marcar la diferencia y ser la mejor en mi área, quiero recompensar en algún momento a todas las personas que han contribuido en mi vida a que sea mejor y a que consiga todo lo que quiero.

“No hay nada que me haga más feliz que la satisfacción que siento al ayudar a los que me necesitan”. -FMND.

Aleja Garzón
Correo: nd.alejandragarzon@gmail.com

 

Comenta