Afirmación

En un mundo regido por las emociones y la mente que las crea, encontramos apoyo a nuestras acciones, sin importar el nivel de legalidad, para justificarnos. Así como el concepto de felicidad depende de lo que cada uno de nosotros considera satisfactorio, la forma en la que nos relacionamos con personas y situaciones dependen de esa construcción mental, pero ninguno de los dos garantiza que estamos conectados con nosotros mismos desde la integridad (clic aquí para leer sobre costumbres).

Nuestra paz nos lleva a construir desde la simplificación de nuestra construcción mental y emocional, más allá de lo que creemos de las cosas y de lo que esas creencias nos hacen sentir, pues el sentimiento de paz es independiente del modelo mental, lo que hace que nuestra mente cuestione lo que hacemos desde allí, cuando está desalineada (clic aquí para leer sobre construcción mental).

En cada decisión hay una medida de imprevisibilidad, sabemos lo que queremos, pero el resultado es lo que es, la integración de todos los aspectos presentes. Decidimos cada paso, hasta dejar a otro decidir es una decisión, y todo esto impacta nuestra vida a corto, mediano y largo plazo, por esto, decidir desde nuestra paz nos lleva a construir una vida tranquila, a nuestro propio ritmo (clic aquí para leer sobre modelo de paz).